Páginas vistas en total

sábado, 14 de abril de 2012

Liderazgo Innovador & Coaching Estratégico

¡Me encanta el carácter pionero de los aragoneses! Javier Pardo, Director en Aragón de la APD (Asociación para el Progreso de la Dirección) y Jorge Mateo, Director de ESIC en Zaragoza, soñaron con un Programa Superior de Liderazgo Innovador & Coaching Estratégico. Una iniciativa de desarrollo de 155 horas (120 horas lectivas más 35 horas de prácticas de coahing) dirigida a gerentes y directivos de empresas que van a adquirir habilidades como coaches (el/la líder coach), certificada por AECOP (Asociación Española de Coahing y Consultoría de Procesos, miembro de la European Mentoring & Coaching Council), por primera vez en Zaragoza. Gracias al talento de Irene Martínez, Directora de Key Executive, este programa es una realidad desde ayer.

Agradezco mucho que formen parte de este proyecto a las alumnos, personas muy comprometidas que ocupan puestos de responsabilidad en sus organizaciones y que han demostrado en las primeras sesiones de ayer y hoy una gran calidad profesional y humana. De abril a junio van a trabajar en profundidad el concepto de Coaching y sus aplicaciones (15 horas), la metodología del Coaching Estratégico (15 horas), las herramientas de desarrollo en coaching (PNL, inteligencia emocional, habilidades interpersonales durante 35 horas), las aplicaciones especializadas de coaching de equipo y coaching de carrera profesional (15 horas), el liderazgo y el coahcing organizativo (25 horas), además de las prácticas y la supervisión por un total de 50 horas.

Para un servidor es un enorme privilegio co-dirigir este Programa Superior. Ayer comenté en los inicios que estamos adentrándonos en una nueva era en la que el Talento es más escaso que el Capital y que además el Talento hemos de dejar de considerarlo algo fijo (“tú sí que vales… o que no vales”), sino algo que debe desarrollarse (“el talento que no se aprecia se deprecia”). Tras la presentación general del programa (secuencia, contenidos), ayer comenzamos con el concepto general del coaching, su etimología, historia, sentido, aplicaciones… Y hoy, además de focalizar lo que sabemos sobre el talento y cómo se desarrolla (¿se nace, se hace?) y sobre el liderazgo (el talento para influir decisivamente en los demás, desde la autoridad moral/credibilidad, en un papel distinto al de directivo, gestor o ejecutivo), hemos practicado role-plays de las distintas fases de reflexión, descubrimiento, plan de acción y generación de nuevos hábitos.

¡Un comienzo fulgurante! Mi agradecimiento a Jorge, Javier, a todos los participantes y a los equipos de ESIC y APD en Aragón que han hecho posible un Programa de tanto nivel. Esto no ha hecho más que empezar…

Ya en casa, he estado leyendo La rebelión de las moscas. Reflexiones, principios y pautas para una organización optimista, de la gran Belén Varela. Como dice ella, nacida en mayo del 68 (y nada menos que en Galicia), es abogada, especialista en dirección de personas y VP de AEDIPE en Galicia. Es una de nuestras mayores expertas en Psicología Positiva.

¿Por qué las moscas? Porque Belén parte de la comparación unamuniana entre moscas y abejas. “Se ha calumniado a la mosca, suponiéndola más tonta que la abeja”. Sin embargo, si metemos a ambas en un tarro con el fondo hacia la luz y la boca abierta en sentido opuesto, “las abejas, buscando la luz siempre, no hacen sino agitarse contra el cristal del fondo, sin poder convencerse de aquel invisible obstáculo, mientras que las atolondradas moscas, revoloteando de una a otra parte, hallan cuando menos lo esperan, la salida”. Don Miguel, como buen vasco, es tajante: “la abeja es más lógica, es decir, más estúpida que la mosca, y ésta es más estética, es decir, más espiritual que aquella”.

La autora reivindica inteligente el optimismo y lo hace desde un enfoque de organizaciones: “De tal foco, tal gestión”. Porque “el sistema condiciona nuestras emociones y los comportamientos que se derivan de ellos”. En este sentido, el planteamiento de Belén Varela es ultramoderno: el Talento depende del contexto tanto como de la capacidad y del compromiso.

Belén define el optimismo como propensión a ver las cosas en su estado más favorable, lo que permite juzgar también positivamente: “La esperanza es un alimento necesario para la motivación humana”. Y por ello nos propone como ecuación la de Resultados = Satisfacción x Expectativas. Sin duda, “el optimismo, potenciador de cualidades como la firmeza, la actitud prospectiva o la perseverancia, es un elemento clave para el éxito de cualquier empresa”.

¿Calimerizamos o piolinizamos? Se refiere muy ingeniosamente a la “actitud Calimero” (“Es una injusticia”) o a la de Piolín (“dulce gatito”). ¡Vaya dos pájaros! La diferencia está en cómo externalizamos o no nuestra eficacia, extradimensionamos o no los problemas y perpetuamos o no la adversidad. En la sensación de control o de perderlo está la diferencia. Los optimistas, nos advierte Belén, no son incautos (ingenuos, irreflexivos) sino gente práctica, de acción, que afrontan situaciones. Por ello, las organizaciones nacen optimistas (y empiezan a morir cuando dejan de serlo, me permito añadir).

¿Para qué sirve el optimismo? Para la resiliencia (aguantar los embates de la vida), para tener buen humor (“El sentido del humor es sólo sentido común, bailando”, William James), para ser más influyente (la autora nos recuerda que tan sólo el 2% de nuestro cerebro trabaja de forma consciente)… “La voluntad nos convierte en personas comprometidas con la búsqueda de soluciones o en personas resignadas a la fuerza del destino”. Citando al Dr. Sapolsky, la anticipación de una meta genera dopamina, una potente droga del placer.

Las organizaciones optimistas construyen sus expectativas, desafían de forma equilibrada, ponen el foco para el compromiso (“las preguntas crean la realidad”, Tal Ben Shahar), individualizan y diferencian, fomentan la libertad. Es el “logoliderazgo” (Belén parte de la “logoterapia” de Víctor Frankl: la voluntad de sentido), con los ejemplos de Kim Cameron (los líderes han de mantener una proporción de 5:1 en emociones positivas para una comunicación eficaz) y Marva Collins (la educación desde un enfoque de confianza), con pequeñas rutinas para grandes cambios. Por eso es tan poderoso el coaching (“la vocación de cocheros”, como diría José Manuel Iglesias, de Galopín).

Belén dedica las últimas 50 páginas de su libro a experiencias optimistas: Actega Artística (Teresa Ramos, DG), Galopín (José Manuel Iglesias, fundador), Alcatel-Lucent (Yolanda Carrasco, DRH), URO Vehículos Especiales (José Sierra, Presidente), Teaming (Jil Van Eyle), Infojobs (Jaume Gurt, DG; Joan Pau Fisas, DRH), Wrigley (Juan Martín, DG), Galfor (Javier Currás, DG), R (Arturo Dopico, DG; Santiago Vázquez, DRH).

¡Un gran libro, querida Belén, que aporta mucho a las organizaciones desde el optimismo responsable e inteligente! Necesitamos autores como tú para seguir avanzando en el desarrollo del talento y la felicidad y el bienestar de las personas. He disfrutado mucho leyéndolo.

Vosotras, las familiares,
inevitables golosas,
vosotras, moscas vulgares,

me evocáis todas las cosas.

Antonio Machado

1 comentario:

Beatriz Blasco dijo...

Me alegra saber que ya ha comenzado el Curso sobre coaching estratégico en Zaragoza. Lo estuve mmirando para participar en él, pero por las fechas me era imposible. Me coincidía con exámenes. ¿Sabes si habrá una próxima convocatoria?
Interesante la comparación entre la mosca y la abeja. Me ha hecho reflexionar. Anoto el libro para leerlo.
Gracias por compartir esta información.