Páginas vistas en total

lunes, 16 de abril de 2012

La Roja por dentro

De la prensa de ayer domingo, me quedo con el artículo de José Antonio Marina sobre la Felicidad en su columna Ideas (“La felicidad está de moda (…) Querer hacer una ciencia de la felicidad no es cosa nueva. Fue la aspiración de los filósofos antiguos. Aristóteles la llamó “ética”, y el nombre hizo fortuna. Pensó que la felicidad se relacionaba con la perfección, no sólo con el bienestar. Era un modo noble de vida, no un crucero por el Caribe. En griego, “felicidad” se dice “eudaimonia”. Sin embargo, mi admirada Martha Nussbaum –a mi juicio la mejor helenista del mundo- pide que no se traduzca por “felicidad”, sino por “flourishing”, florecimiento, expansión de posibilidades. Conviene distinguir entre una “felicidad objetiva” y una “felicidad subjetiva”. La objetiva es una situación justa, que favorece la realización de los proyectos personales de los ciudadanos. Es un concepto político-social. Pero, en esa situación objetivamente feliz, las personas pueden estar alegres o tristes, realizadas o fracasadas, ennoblecidas o encanalladas. A eso se refiere la felicidad subjetiva, que me atrevo a definir como la armoniosa satisfacción de tres deseos básicos: el bienestar, la vinculación afectiva, y el sentimiento de progreso y de sentido. El bienestar, sin duda imprescindible, no es suficiente. Escribo esto para alertar a mis alumnos”. Brillante, una vez más, querido maestro. Tus alumnos quedamos alertados.

Con esta diferenciación entre felicidad objetiva y subjetiva, se me ocurre elaborar una matriz. Felicidad objetiva alta y subjetiva alta = Felicidad plena. Felicidad objetiva alta y subjetiva baja (como la de nuestro país, por ejemplo) = Victimismo. Felicidad objetiva y subjetiva bajas = Desastre. Felicidad objetiva baja y subjetiva alta = Nihilismo.

En el Magazine, también de El Mundo se resume en dos páginas la Inteligencia Ejecutiva de José Antonio Marina. Es lo que: inhibe la respuesta, Dirige la atención, Controla las emociones, Planifica y organiza las metas, Permite iniciar y mantener la acción, Es flexible, Recuerda trabajos previos y Examina cómo pensamos. Ojalá el concepto de JAM fructifique.

En XL Semanal (Vocento), Estos profesores están revolucionando la enseñanza. Fernando Goitia y Víctor de Azevedo se refieren a Salman Kahn, Walter Levin, Juan Medina, David Christian, Dan Meyer… Están en TED. Y Sir Robinson (considerado “el mayor experto en educación del mundo”) lista las Siete mentiras de la escuela tradicional: Si te esfuerzas en el cole, tendrás un mejor trabajo; Todos los que suspenden son tontos; Se debe clasificar a los niños por edades; El cole desarrolla la inteligencia de forma integral; Hay una epidemia de falta de atención; La solución es exigir menos a los alumnos; La inteligencia se mide con un test. Conclusión: ¡Descubre tu elemento! (“Talento más pasión igual a Éxito”). Particularmente, no entiendo el Talento sin Pasión (el Talento es tanto Capacidad como Compromiso -Pasión- como Contexto, así que sumar dos veces la pasión es como lo del co-pago, que en realidad es re-pago), pero iniciativas como las del Sir están en nuestro bando, el del desarrollo y el progreso.

Pensando en progreso, algo de política. Jordi Sevilla reclama “Un plan estratégico España SA” (a buenas horas…), Pedro J. empieza a atacar a Rajoy: “La barca de Rajoy no ha logrado franquear la corriente de la prima de riesgo y parece a punto de quedar a la deriva”, el sondeo de Metroscopia revela que el PP pierde más de ocho puntos en intención de voto, que no son capitalizados por el PSOE (“Cae la imagen de los ministros y se desploma la de Gallardón”) y el “hiperpresidente” Sarkozy está perdiendo su última batalla (“los sondeos dejan pocas dudas de que Hollande vencerá en la votación decisiva”). La primera vuelta, el próximo domingo.

Esta mañana he impartido durante tres horas la clase de Liderazgo en el Curso de Directores Deportivos de la Real Federación Española de Fútbol que dirige Jorge Carretero. 13 ediciones lleva ya este curso (unas dos por año) y más de 800 alumnos. Un honor poder formar parte de esta iniciativa tan importante. Mi amigo Jorge Carretero, Portavoz de la RFEF, me ha regalado el libro que han hecho de España como Campeón del Mundo 2010. Un texto de Luis Arnáiz, con unas fotografías preciosas. Después hemos estado almorzando en el restaurante de la Ciudad del Fútbol. Nos hemos reído un montón con las ocurrencias de Jorge.

Y hablando de nuestra selección, he disfrutado mucho del libro de Silvia Barba La Roja por dentro. Silvia es la cara que desde TVE ha narrado los éxitos de nuestro equipo nacional en la Eurocopa y en el Mundial. Se define por su pasión por el deporte y el periodismo.

Con prólogo de Carles Puyol y epílogo de Pepe Reina, La Roja por dentro rezuma positividad y optimismo. No es un libro de cotilleos, como otros (ni de un modelo organizativo, como La Roja. El triunfo de un equipo o El Mundial de La Roja) sino de sensaciones positivas (la medalla al mérito deportivo, el Premio Príncipe de Asturias), de “la otra plantilla” (nuestro seleccionador, Toni Grande, Javi Miñano, Paco Jiménez, Juan Cota, Raúl Martínez, Fernando Galán, Silvia Dorschnerova, el presidente y el secretario general, Fernando Hierro y Mª José Claramunt), la concentración (residencia, descanso, entrenamientos, gimnasio, tiempo libre, aficiones de cada uno, viajes), la convocatoria (Casillas, Reina y Valdés; Piqué, Arbeloa, Albiol, Puyol, Jordi Alba, Capdevila; Javi Martínez, Xabi Alonso, Xavi Hernández, Iniesta, Fábregas, Cazorla, Mata, Silva, Busquets, Pedro, Navas; Villa, Torres, Llorente, Soldado, Negredo), el partido (y el post-partido) y, finalmente, “a por la Eurocopa de Ucrania y Polonia” (desde la impecable fase de clasificación a los rivales –por Víctor Orta-). Silvia concluye: “Nuestros campeones son la élite, pero desde la humildad. Nuestros futbolistas son “chicos normales”, no lo olvidéis nunca”.

He disfrutado mucho, pero que mucho, con este relato sincero, honesto y optimista de Silvia Barba. Es el tipo de periodista que me gusta, de la que podemos aprender. Y de todas las páginas, aquéllas que se refieren a Iker Casillas y a su íntimo amigo Jorge Carretero: “Son amigos de siempre y compañeros de partida de cartas, de pocha en concreto. Podríamos decir sin temor a equivocarnos que son íntimos, dado que se cuentan los problemas y se hacen confidencias personales. “Me llevo muy bien con todos los jugadores, pero Iker es especial. No soy objetivo en este sentido, pero nadie me puede discutir que es un hombre humilde que mantiene los mismos amigos que cuando era pequeño. Es un ejemplo para todos. Su faceta humana es aún mayor que su faceta deportiva. Nunca busca la foto y sigue celebrando las fiestas con su gente”, destaca Jorge, al que le insisto para que me cuente cómo llama al portero. “Le llamo Criatura. Así, sin más”, dice entre risas. Jorge es un fijo en las expediciones de La Roja; por eso, él también tiene mote. “¿Qué pasa, Jungla?”, es el saludo de Iker cuando pasa a su lado. A Jorge los amigos le llaman Jungla por el personaje de la película George de la jungla y salió de una partida de pocha. Aún recuerda la imagen que más le llamó la atención después de que España se proclamara campeona de fútbol en Sudáfrica. “Cuando Iker abrazó a su novia Sara Carbonero al final del partido. Fue único”.

Gracias, Silvia, por dejar para la historia estos grandes momentos. Estoy seguro de que La Roja por dentro será un superventas, porque lo merece.