Páginas vistas en total

viernes, 27 de abril de 2012

La confianza, el pingüino y la marcha de Pep


Ayer llegué al hotel en La Coruña a las 2 de la mañana. Los 24 grados de los que disfrutábamos en Alicante se convirtieron en menos de la tercera parte (7 grados) en Santiago de Compostela. Y hoy he quedado con Enrique Ulloa a las 8.45 h para ir a la Escuela de Negocios de NovaGalicia.
Tengo el privilegio de impartir, hoy y mañana, el Programa de Coaching Ejecutivo, sobre el tema de la Confianza. Una cuenta corriente emocional (según Stephen Covey), una expectativa sobre el comportamiento de los demás, la clave de la argamasa social, uno de los principales intangibles de gestión… He disfrutado mucho con los alumnos de este programa: Ángeles, Camila, Carlos, Carmen, Daniel, Iago, los dos Manuel, Marcos, María, Mercedes, Pilar, Raquel (hoy ha faltado Marta). Profesionales de varias de las mejores empresas de Galicia, de la función comercial, de RR HH, de riesgos… Muchas gracias por vuestra involucración.
El tema del día ha sido, sin duda, la marcha de Pep Guardiola como entrenador del FC Barcelona. Una decisión que se veía venir y que hoy se ha hecho oficial.
La Dra. Leonor Gallardo hemos escrito en los últimos años una trilogía sobre el coach del Barça: Liderazgo Guardiola (7ª edición), Mourinho versus Guardiola (4ª edición) y Los Mosqueteros de Guardiola. Guardiola desde el Liderazgo admirable, desde su labor de líder-coach y desde el espíritu de “La Masía”. En estas cuatro temporadas, hemos aprendido muchísimo de su forma de entrenar, de su apuesta por el talento colectivo, de sus valores personales forjados en la cantera azulgrana. Nunca olvidaremos Leonor ni un servidor su dedicatoria al primero de estos libros: “Gracias por ayudarme a conocerme mejor”. Un orgullo.
Me han preguntado algunos medios sobre la decisión de Guardiola. Creo sinceramente que cuatro años seguidos, a la intensidad con la que los ha vivido Pep, son mucho tiempo. Agotan física y psicológicamente.
Guardiola nos ha enseñado a saber ganar, a saber perder, a despedirse cuando toca. Es, sin embargo, no un punto final sino un punto y seguido. Después del sabático, Guardiola seguirá escribiendo sus mejores páginas.
Su legado es impresionante. Lo que ha hecho disfrutar a los aficionados al fútbol, maravilloso. Y los dueños con Mourinho en las dos últimas temporadas, sensacionales. Gracias, Pep, muchas gracias.
Cena en Manolito, con Enrique, Mar y Cristina. Pulpo, croquetas, calamares, merluza, tarta de Santiago. La gastronomía gallega es de lo mejor.
Y he estado leyendo El Pingüino y el Leviatán. Por qué la cooperación es nuestra arma más valiosa para mejorar el bienestar de la sociedad, del profesor de Harvard Yochai Benkler. Un alegato, excelentemente documentado, sobre las ventajas de la cooperación y contra el capitalismo basado en la premisa de que las personas somos egoístas, gente de las que uno no se puede fiar.
Confianza o control. Son dos modelos mentales contradictorios. Uno es el pasado y el otro se está imponiendo. Por ello estamos ante un cambio de época, un cambio de era. “Durante siglos, como sociedad, hemos actuado con una visión muy poco alentadora de la naturaleza humana: siempre hemos pensado que, básicamente, somos egoístas. En consecuencia, nuestras estructuras sociales más arraigadas –como por ejemplo los modelos empresariales jerarquizados– han sido construidas sobre la base de que lo único que nos motiva es el propio interés y que estamos condicionados para responder a la mano invisible del libre mercado o al puño de hierro de un gobierno controlador. Sin embargo, durante la última década, esta falacia ha empezado a desmoronarse a medida que centenares de estudios han demostrado que la mayoría de la gente tiende a cooperar mucho más de lo que creíamos. Benkler nos muestra cómo podemos aprovechar el poder de la cooperación humana para mejorar los procesos empresariales, diseñar una tecnología más inteligente, reformar nuestros sistemas económicos, maximizar las contribuciones voluntarias a la ciencia, reducir los delitos o aumentar la eficacia de los movimientos cívicos, entre otras muchas cuestiones. El Pingüino y el Leviatán no sólo cuestiona muchas de las formas en que vivimos y trabajamos, sino que también nos obliga a replantearnos por completo nuestra visión de la naturaleza humana.”
El libro estará en las librerías el próximo jueves 3 de mayo.  Merece mucho la pena leerlo.
De todas las páginas del texto, me quedo con la reproducción de la Declaración del Dr. Alan Greenspan (un patán que se ha vendido de miedo y llegó a ser presidente del banco de la reserva federal) ante la Comisión del Senado de los Estados Unidos para la supervisión y reforma del gobierno:
AG: Aquellos de nosotros que hemos confiado en el interés propio de las instituciones de crédito para proteger el capital de sus accionistas (especialmente yo) estamos en un estado de conmoción e incredulidad.
Senador Henry Waxman: En otras palabras, se ha dado cuenta de que su visión del mundo, su ideología, no era correcta. No funcionaba.
AG: Precisamente… ése es precisamente el motivo de mi conmoción, porque durante cuarenta años o más he estado convencido de que funcionaba excepcionalmente bien.

A buenas horas, mangas verdes. La creencia en el egoísmo humano (Hobbes), derrotada por la cooperación (Rousseau). De La Riqueza de las naciones a la Teoría de los sentimientos morales (un Adam Smith por otro). Nuevos tiempos fascinantes, en los que la cooperación, la comunidad, la confianza, marcan la pauta. ¿Estamos preparados?