Páginas vistas en total

miércoles, 18 de abril de 2012

El despropósito de la Sra. Kirchner

Amo Argentina. Es un país que me encanta, que he visitado varias veces y que siempre me ha tratado de maravilla. Tengo grandes amigos argentinos en todas partes del mundo y considero que estamos unidos, argentinos y españoles, por lazos muy profundos de historia, cultura…

Sin embargo, Argentina no ha tenido suerte (probablemente nosotros los españoles tampoco) en muchos momentos de la historia en los gobernantes que la ha dirigido. Decía D. Antonio Machado que uno tiene los gobernantes que se merece. No lo sé, espero que no… En cualquier caso, ¡qué mala suerte!

En este cambio de era, en los inicios del talentismo, cuando despierta económicamente Iberoamérica (no me gusta el término Latinoamérica, creado por el ingeniero francés Michel Chevalier (1806-1879) en Lettres sur L’Amerique du Nord (1836), antes de que Napoléon III impusiera a Maximiliano de Habsburgo como emperador de Mexico, y que fue acogido por los estadounidenses para diferenciar la pobre América “latina” de la anglosajona), Dña. Cristina Fernández de Kichner se carga la seguridad jurídica internacional y expropia sin causa alguna la parte argentina de Repsol. Sólo el gobierno de Hugo Chávez en Venezuela ha mostrado su apoyo a la expropiación (y Hillary Clinton se ha mostrado tímida en sus opiniones, lo que no le honra precisamente). Una lástima, porque los inversores decidirán seguir invirtiendo en México, en Brasil, en Panamá, en Costa Rica, en Perú, en Colombia, en Uruguay… pero no en Argentina, donde España es de momento el primer inversor extranjero.

La avaricia rompe el saco. El descubrimiento del yacimiento de Vaca Muerte, que vale 10.500 millones de euros, ha despertado las ansias del gobierno argentino. Y al parecer el viceministro de economía, Axel Kicillof, un economista de 41 años que es amigo de Máximo Kirchner (hijo mayor de Néstor y Cristina), es quien ha “hipnotizado” a la presidenta para mover pieza. Hijo de un psiquiatra y una psicóloga, ha llevado a la Cámpora (las juventudes del partido) al poder en el país y se presenta como “el presente y el futuro” de Argentina. Lo de “a Cristina la tengo hipnotizada” lo ha dicho el propio Kicillof en el término de una conversación.

España no se encuentra en su mejor momento (excepto en el deporte, claro está), pero cuenta con tres aliados que son muy poderosos: México (PEMEX, la mayor empresa de Iberoamérica, cuenta con el 10% de Repsol), la Unión Europea (que ha convertido la expropiación de YPF en prioritaria) y el entorno internacional de negocios, que sabe muy bien que si este precedente triunfa la incertidumbre será aún mayor.

Esto no es la guerra de las Malvinas, un conflicto bélico estúpido que acabó con la junta militar argentina. Es una guerra económica, una expropiación que no puede salir adelante ni en los tribunales ni en la comunidad internacional, más allá de las bravuconadas populistas.

Para que no todo sean despropósitos, ayer compré en la FNAC El libro grande de la PNL de Allan Santos y Enric Lladó, con prólogo de Robert Dilts e ilustraciones de Alfredo D’Ippolito. La novedad no está en su contenido (la Programación Neurolingüstica), sino en que el libro es un cómic, un cómic de 221 páginas. El cómic es una forma literaria de la era conceptual (Daniel Pink, que ya lo utilizó en uno de sus libros: “Johnny Bunko”).

El libro grande de la PNL está dividido en doce capítulos:

1. Qué es la PNL. Origen, principios básicos.

2. Aprendiendo a escuchar: Calibración (Visual, Auditivo, Cinestésico, Lenguaje corporal).

3. Conectando con el otro: Rapport.

4. Conectando con estados internos: Anclajes.

5. Modificando estados internos: Submodalidades.

6. De un estado a otro: Estrategias de motivación.

7. Cambiando mi percepción: Re-etiquetado.

8. Ampliando mi mapa: Triple posición perceptiva.

9. Congruencia para el cambio: Integración de polaridades.

10.Conociéndome más: Concepto de subconsciente.

11.Ayudando con preguntas: Metamodelo.

12.Descubriendo lo que quiero y lo que me frena: Objetivos y creencias.

Presuposiciones de la PNL que se recogen en el libro: Cada persona tiene su “mapa” de la realidad. El mapa no es el territorio. No es la realidad la que nos limita sino nuestros mapas de la misma. En un sistema el elemento más flexible y con más alternativas es el que domina el sistema. No existen fracasos, sino sólo resultados de los que es posible aprender. Si lo que hacemos no funciona, hagamos algo distinto. No es lo mismo conducta que identidad. Las personas funcionamos de la mejor manera posible con una intención positiva y adaptativa. Las personas tenemos disponibles todos los recursos que necesitamos.

Y sobre el co-pago, Susanna Griso se refería a éste como el re-pago. Así es. Pagar dos veces: a través de los impuestos directos, y volver a pagar otra vez. “Ahorros” que cargan sobre los ciudadanos, cuando el absentismo en la administración es monstruoso, la productividad es ínfima y el servicio al ciudadano en general lamentable. Necesitamos liderazgo en la administración: competitividad, productividad, eficiencia. Ojalá el foco vaya por ahí, por una gestión eficaz y por un liderazgo versátil.

No es que lo diga un servidor; lo dice The New York Times en su editorial “Una sobredosis de dolor” (12 de abril de 2012): www.nytimes.com/2012/04/13/opinion/an-overdose-of-pain-for-spain.html. “España podría ser la próxima economía europea que caiga debido a la mala gestión de la crisis por Alemania en la eurozona. No debería ser así. Pero no va a quedar otra a no ser que la Sra. Merkel y sus aliados políticos dentro y fuera de Alemania reconocen que contener el déficit sofocando el crecimiento económico. Porque la austeridad de talla única prescrita por la Merkel no está funcionando en ningún sitio”.