Páginas vistas en total

martes, 27 de marzo de 2012

SCARF: Número Uno

Anoche, al llegar a casa desde Sevilla, me puse a ver Número Uno, el nuevo programa de Antena 3. ¿Otro “Operación Triunfo”? Nada de eso. Básicamente por tres aspectos. El primero, porque los concursantes “ya vienen aprendidos de casa”. El segundo, porque el jurado está formado por personalidades de la música española (Miguel Bosé, Ana Torroja, Sergio Dalma, Bustamante y Natalia Jiménez) que muestran un buen rollo espectacular. Y tercero, porque se genera un ambiente de disfrute y no de miedo, riesgo, tensión.

Me puse a pensar en las investigaciones de David Rock sobre los circuitos cerebrales del placer y de la amenaza. David Rock es el padre del Neuroliderazgo y desde mediados de los 90 ha formado a unos 10.000 coaches en todo el mundo, en 64 países. El modelo del Dr. Rock es SCARF (la bufanda). En youtube nos cuenta su modelo. www.youtube.com/watch?v=5Wu33SdjeCs

El modelo SCARF parte de tres ideas clave:

- El cerebro humano trata muchas amenazas y recompensas sociales como si fueran físicas (Liberman & Eisenberger, 2009).

- La capacidad para tomar decisiones, resolver problemas y cooperar con otras personas se reduce si hay una respuesta de amenaza y mejora si hay una respuesta de recompensa (Elliot, 2008).

- La respuesta de amenaza es más intensa y más frecuente, y ha de ser minimizada en las interacciones sociales (Baumeister et al, 2011).

Este modelo es el acrónimo de Status, Certeza, Autonomía, Relación y Ecuanimidad (Fairness, en inglés). Cinco dominios que, según diversos estudios, activan el circuito de las recompensas (Rock, 2009). Los fans de los estudios de Daniel Pink (La sorprendente verdad sobre qué nos motiva) apreciamos un claro paralelismo entre los cinco dominios de SCARF y la motivación intrínseca (Propósito, Autonomía, Dominio) de Pink (o con el modelo de Sodexho: vivir, crecer, relacionarse).

- El Estatus es la importancia relativa que le concedemos a los demás.

- Certeza es la capacidad de anticipar el futuro.

- Autonomía es la sensación de control sobre los acontecimientos.

- Relación es un sentido de seguridad con otros.

- Equidad es la percepción de justicia en los interpersonales.

Mi agradecimiento a la Dra. Silvia Damiano, que nos enseñó el modelo SCARF a la gran mayoría de quienes lo conocemos en España, y a la profesora Irene Martínez, experta en Marca Profesional, que lo explica mejor que nadie.

Pero volvamos a este programa de televisión, Número Uno. La paradoja es que genera un clima de tan buen ambiente (por Paula Vázquez, la presentadora, por el jurado ya mencionado, cantantes de categoría, por el talento de los intervinientes) que los candidatos ya son, cada uno en su estilo, auténticos “números uno”.

¿Y si aplicáramos esta estrategia de gestión del talento a nuestras organizaciones? En lugar de funcionar desde el miedo, el riesgo, la incertidumbre, la amenaza, apostar por la importancia del ser humano, la certeza, la autonomía, las buenas relaciones personales, la equidad meritocrática en el trato… Nos iría, sin duda, mucho mejor a cada uno de nosotr@s y a nuestras empresas.

Seguro que Número Uno va a ser un éxito de audiencia. Se lo merece. El circuito de las recompensas, del placer, nos hace mucho más humanos, más brillantes, mejor gente, que el de las amenazas.

En España hay muchísimo pero que muchísimo talento. Lo único a mejorar es que Miguel Bosé, Bustamante, Ana Torroja, Natalia Jiménez y Sergio Dalma se han referido en ocasiones a "envidiar". Cuando la envidia es sana, no es envidia; es admiración. Como la que sentimos por ellas y ellos.

Y si viéramos lo mismo, aplicando el SCARF desde la Calidad Directiva, en nuestras tiendas, en nuestras cafeterías y restaurantes, en nuestros hoteles, en todas nuestras empresas públicas y privadas, seguro que nos iría muchísimo mejor.

Pues a ponernos “la bufanda”, desde esta primavera, y… ¡manos a la obra!