Páginas vistas en total

lunes, 27 de febrero de 2012

Nuestro país, ¿desnortado?

De nuevo, hacia Galicia. Vuelo de las 7.50 h Madrid-Santiago. Esta semana pasaré cinco días aquí, en dos etapas (de lunes a miércoles, de viernes a sábado), en Santiago, Orense, Vigo y A Coruña. Una jornada sobre nuevas tendencias de gestión del talento y coaching, un “afterwork” de empresa y deporte (ambas iniciativas, de APD, con el liderazgo de Santiago Sesto) y un curso, al final de la semana, con el Colegio Oficial de Médicos sobre calidad directiva y liderazgo. Me encanta trabajar y compartir el aprendizaje en esta preciosa tierra de mis ancestros.

Esta mañana he leído el artículo de Almudena Grandes en la contraportada de El País. Se titula Por qué y concluye así: “¿Por qué hacen esto? (se refiere a la reforma laboral, los recortes en educación, etc) Porque no pueden cumplir lo que han prometido. Mientras estrenamos otra recesión, no hace falta tener el ingenio de Santiago Segura para explicar cómo funcionan las cosas en este país”.

Admiro mucho la calidad literaria de Almudena Grandes, su talento para escribir. Sin embargo, prefiero decir, en lugar de “este país”, “nuestro país”. Porque creo absolutamente que es nuestro, de todos nosotros, y nosotros tenemos que construirlo día a día. Este 2012 reduciremos el PIB en 1’2% (Goldman Sachs dixit), pero no es una nueva recesión. Es un cambio de era. En esta nueva época las reglas del juego están cambiando radicalmente, y si esperamos que “esta crisis pase” no tenemos ningún futuro.

¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros? Se me ocurren ocho iniciativas para jugar adecuadamente en los nuevos tiempos.

1- Descubre tu Talento o no vales nada. Esta es una sociedad dual, de personas con talento (que ponen en valor su valía) y de otros con empleos precarios y muy bajos salarios. O César o nada.

2- Fórmate continuamente. Estudia, prepárate, lee, actualízate en lo tuyo. Dedica buena parte de las 4’5 horas diarias de televisión como españolito al desarrollo de tu talento. Si te estancas, te deprecias (y te “desprecias” como ser humano).

3- Traslada lo que sabes (conocimientos) a lo que haces (comportamientos), a través del coaching, para servir mejor a tus clientes, innovar más, generar confianza, mostrar compromiso. Son tus conductas las que determinan tu talento.

4- Conviértete en un/a “agente libre” (en el talentismo, todos somos “autónomos” o deberíamos serlo). Gana en autonomía, en iniciativa, en criterio. Ve de Risto Mejide (con tu propia opinión), porque los corderitos acaban en el matadero.

5- Invierte en tu Capital Erótico (Catherine Hakim). Si no eres cada vez más atractivo, pasas desapercibido.

6- Haz Equipo (un grupo humano que genera sinergias). Contra el miedo, el equipo. Invierte tiempo y esfuerzo en construirlo, porque los equipos no se improvisan.

7- Sé “Clase Creativa” (Richard Florida), desde una comunicación expresiva y asertiva. Sé tan generoso como honesto contigo mismo.

8- Construye tu Felicidad (Sonya Lyubomirsky), desde el Optimismo responsable, el Disfrute (saborear las alegrías de la vida) y la Gratitud.

En el talentismo, la educación es lo primero. Paloma Díaz Sotero comparaba hoy en El Mundo el modelo educativo de Finlandia con el nuestro. Allí, el 95% de los alumnos continúa estudiando el bachillerato o la FP (el “fracaso escolar” es del 5%). Aquí, el fracaso es del 38%. En la evaluación PISA, Finlandia es la campeona de Occidente y está en el podio a nivel mundial. España está 30 puestos más abajo en comprensión lectora y 35 en Ciencias. La educación de Finlandia es pública en un 96%, mixta y gratuita. Aquí es privada en el 36%. En Finalndia, no hay diferencias entre regiones (los municipios financian el 55% del presupuesto) y destinan a educación el 6’2% del PIB. En España le destinamos el 4’74%. Aquí hay una enorme diferencia entre comunidades autónomas: Castilla y León está entre los excelentes; Andalucía y Baleares están en los peores puestos. La diferencia de calidad entre centros privados y públicos en España está entre 30 y 46 puntos porcentuales.

Rescato, de una artículo de Raúl Rivero, los versos de Thelma Nava en su poema Para nombrar a España con amor: Es posible que me reconozca en ti, en tu olor a semillas, en tus flores recién cortadas/ en tu morada donde la libertad me reciba como a un huésped deseado./ Es posible. / ¿Golpearía yo a tus puertas si no te amara?

Y por cierto, ojalá tuviéramos el ingenio de Santiago Segura, uno de nuestros mayores talentos. Ha entendido la industria del cine como nadie (quién va a las salas y a ver qué, cómo evitar el pirateo, cómo promocionar eficazmente sus películas, como ser un “outsider” para la Academia de Cine…) y hace lo que dijo Romanones para evitar la envidia, el mal nacional de una país nuestro que no acepta el mérito: “Invéntese una cojera”. Santiago Segura va de feo, gordo, estrafalario… Si fuera atractivo, no le perdonarían su éxito. Y él lo sabe bien.

Mi agradecimiento hoy a Mar, a Santiago y a Susana (Xunta de Galicia), con quienes he pasado un día estupendo en Santiago.

1 comentario:

Alfonso Sagi-Vela dijo...

Magnífico, Juan Carlos, definitivamente inspirador.
Abrazo,

ASV