Páginas vistas en total

martes, 7 de febrero de 2012

La vida creativa

Vuelo Madrid-Bilbao (una hora de retraso para un vuelo de 50 minutos) y, junto con Mikel Madariaga, DG de APD Norte, hemos ido a Santander a celebrar una jornada de APD sobre Mourinho versus Guardiola. Es un honor que nuestro libro con el mismo título ya esté en 4ª edición en castellano, esté triunfando en japonés (Liderazgo Guardiola está en 7ª edición en castellano y en 7ª en japonés) y en portugués. Hemos llegado tiempo para almorzar en el Hotel Bahía con el presidente de APD Norte y consejero de Banesto Carlos Sabanza; el subdirector general y director territorial en Cantabria del Banco Santander, Carlos Hazas; el director de la fábrica de Nestlé en La Penilla Alfonso López, el DG de El Diario Montañés, Manuel Campillo y el director de AEDIPE Cantabria, Alfonso de la Mora.

La sala principal del mismo hotel estaba repleta (de hecho, han tenido que incorporar algunas sillas adicionales). Más de 220 personas, entre ellas buenos amigos como Jesús, Antonio, Carlos, Pepe, Manolo, Dolores, Elizabeth; Jesús Sánchez (El cenador de Amos), uno de los mejores chefs españoles, representantes de la CEOE, políticos… Os doy las gracias por haber venido a escucharnos.

A las 5.30 h, tras la presentación del presidente de APD, he hablado durante media hora del líder-coach (Mourinho, Guardiola) y del espíritu de un super-equipo (Los Mosqueteros). Después les he preguntado al resto de ponentes sobre el paralelismo entre empresa y deporte, sobre la labor desarrolladora de los directivos, sobre si sus empresas (Nestlé, Santander, Vocento) son más del estilo Mourinho o de Guardiola y sobre en qué debe mejorar la calidad directiva en Cantabria. Ha cerrado el acto, a las 7.30 pm, el presidente de AEDIPE Cantabria.

Me gusta mucho venir a Santander, la tierra de mi familia materna. Me recuerda los veranos en el Sardinero, mis etapas en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, el asesoramiento a instituciones públicas y empresas privadas, mis amigos aquí… Una maravilla reencontrarme con todo ello. Cantabria está llena de gente creativa y emprendedora.

Ha fallecido a los 88 años Antoni Tàpies, uno de los mayores artistas de nuestra historia. Pintor, escultor, teórico del arte, era el último de los vanguardistas de postguerra. “Es muy importante compensar el dolor con el amor. Y ese equilibrio te hace ver la vida con optimismo”, declaró no hace mucho. Prefería ser un “cazador de almas” que convencer a las masas, algo que él creía que no era posible.

Tàpies procedía de una familia de políticos catalanistas, con tradición librera, lo que explica su pasión por los libros. Abandonó la carrera de Derecho y decidió dedicarse a la pintura gracias al impacto que le produjo el número de la revista D'Ací i d'allà de 1934. Inicialmente su pintura era realista (retratos de amigos y familia); después, tras entablar amistad con Joan Brossa, Joan Ponç, Modest Cuixart, Arnau Puig y Cirlot, editaron una revista en la imprenta que tenía Tharrats, Dau al Set, que revolucionó el panorama artístico de la posguerra. Con Joan Miró como referente, los artistas de Dau al Set reconstruyeron los puentes perdidos con las primera vanguardias, con una estética surrealista o de realismo mágico. Es el valor del equipo, de un superorganismo, del espíritu de “Los Mosqueteros”. Tàpies resumía ya buena parte del mundo de signos, su afición por el esoterismo, el mundo de los sueños, el simbolismo, sus autorretratos metáforas del cuerpo desmembrado, la afición por el jazz y la música contemporánea, su fervor por Klee, Ernst o Poe. Más tarde, Tàpies, tras una beca de estudios en París, dio un vuelco a su pintura para ensayar el informalismo matérico.

La tisis que contrajo a los 18 años y la convalecencia en el sanatorio de Puig d'Olena fueron vitales en su desarrollo. Sus lecturas de Dostoievski, sus audiciones de Wagner o el descubrimiento de la filosofía zen por medio de El libro del te le ayudaron a encontrar vías de superación del dolor. Otro acontecimiento impactante para Tàpies fue el lanzamiento de la bomba atómica. La materia, el átomo, el polvo, el uso de materiales ajenos a los tradicionales se integraron en su pintura. La preocupación por el desarrollo de nuevas formas de expresividad siempre fueron acompañadas de su preocupación social por lo que sucedía en el mundo, por incluir la vida en su obra y del compromiso ético con Catalunya y con la democracia. Su arte combinatorio llegaba a Ramon Llull, al misticismo de todas las religiones, y de ahí tendía un doble puente hacia las filosofías budistas o hindúes, de India, por una parte, y los hallazgos de la ciencia contemporánea, de los que estaba al día. Buscaba conciliar contrarios. La cruz o el aspa marcan esta tensión entre materia y espíritu. Sus signos son polivalentes y dejan siempre un misterio que resolver. Sus materiales son humildes (paja, calcetines, mantas), útiles… "En mi pintura he hecho muchas sillas, pero nunca he repetido una sola". "El arte es una fuente de conocimiento, como la ciencia, la filosofía. Si las formas no son capaces de herir a la sociedad que las recibe, de irritarla, de inclinarla a la meditación, si no son un revulsivo, no son una obra de arte". Sus obras están presentes en los mejores museos del mundo. En Barcelona, Núvol i cadira corona la fachada de la fundación que donó a la ciudad. Nos queda su legado para siempre.

“Cómo liderar una vida creativa”, es la portada de la revisa Fast Company. En la foto, Martin Scorsese (Hugo, su última película, que aquí se estrena el 24 de febrero, ha merecido los mayores elogios; James Cameron ha dicho que es la cinta que mejor ha aprovechado la tecnología de 3D). A sus 69 años (22 películas, 13 documentales, 5 anuncios 5 esposas, 25 estudios, varias quiebras), este gran director sigue al pie del cañón. ¿Cómo lo hace? Sí, a través de una visión (proyecto, reto), de su profunda admiración por colegas de la dirección como Orson Welles, Roberto Rossellini, Michael Powell, John Cassavetes o Robert Altman, de fiarse de los suyos (aunque no demasiado, dice Scorsese), de jugar las reglas del juego, de desafiar lo que hay, de hacer también otras cosas y de aprender y aprender. “La ilusión de un joven estudiante o director me ilusiona a mí también”. Scorsese nos enseña que ser creativo es mantenerse joven y viceversa.

La revista pone múltiples ejemplos: los 10 “disruptivos”, rompedores, Lenovo (una empresa de la China comunista con la velocidad del Sillicon Valley), el talento femenino (“un buen indicador del desarrollo de un país es el tratamiento a la mujer”)…

En la vieja Europa, la pareja “Merkozy” me parece cada vez más, dicho con todos los respetos, como los protagonistas de “Los Muppets” (los teleñecos, como les llamábamos antes): la cerdita Piggy y la rana Gustavo (Kermit). Lo siento, pero es la imagen que me ha venido a la cabeza al hacer la entrevista conjunta en París. En España, a Alberto Contador no le han aplicado la “presunción de culpabilidad” y no la “presunción de inocencia” que rige en Derecho, lo que demuestra la debilidad internacional de nuestro país. Todos con Contador. En el Congreso de los Diputados, duelo de Sorayas: abogadas, vallisoletanas, combativas.

Una buena noticia, para finalizar. El anuncio de Chrysler sobre Detroit protagonizado por Clint Eastwood, "Half time in America" y presentado en el medio tiempo de la Superbowl (la final de la liga de fútbol americano, el pasado domingo). Puede verse en Youtube (www.youtube.com/watch?v=2e7o-URyjR0) y es una maravilla. Habla de la segunda parte, en el deporte y en la vida. De esforzarse para salir adelante y obtener la victoria. Si creemos en ello, es posible.