Páginas vistas en total

miércoles, 8 de febrero de 2012

Gratis total

Ayer no pude llegar a tiempo (otra hora de retraso en el vuelo de vuelta Santander-Madrid) para ver el Athletic-Mirandés, pero sí el resumen después del partido. Un gran encuentro. Mis felicitaciones para los leones, merecidos finalistas, y para la buena gente de Miranda, porque su equipo ha estado de primera durante todo el torneo.

Y hoy en Alicante, inicio de la segunda edición del Curso Superior de Coaching Estratégico en FUNDESEM. ¡Qué gran noticia que hay continuidad en estos tiempos tan difíciles! Alicante posee un potente Club de Coaching que ya nos está dando muchas alegrías. Gracias, muchas gracias, a todos los que lo están alimentando, cuidando como un bonsái.

El primer ciclo de este Curso Superior de Coaching cuenta con 23 alumnos: neurólogos, economistas, abogados, ingenieros, empresarios, directores comerciales, directores de RR HH, mandos de bomberos… de las más diversas procedencias, con propósitos comunes (ampliar sus conocimientos, convertirse en coaches internos en sus organizaciones y externos como profesionales liberales, ser líderes-coaches dominando el estilo de liderazgo propio del siglo XXI). Profesionales en búsqueda de un sentido todavía mayor a sus vidas que invierten esfuerzo y dinero en mejorarse a sí mismos y a sus entornos. Esta primera sesión nos ha dejado a todos un excelente sabor de boca. Como ha dicho alguno de ellos, ha sido “una primera cita” con muchas posibilidades. Mi profundo agradecimiento a Gabi y a todo el equipo de Fundesem que hace posible que el Coaching se esté desarrollando a tanto nivel en la provincia de Alicante.

En la revista Capital, que dirige con enorme talento mi admirada Consuelo Calle, este mes podemos leer en portada: “LO QUIERO TODO GRATIS. Ya nadie quiere pagar por nada. Los jóvenes, y los no tan jóvenes, quieren gratis la música, la telefonía, la información, el cine, los libros… ¿Pero realmente hay algo que no cueste? ¿Y cómo se puede ganar dinero sin cobrar un euro?” Efectivamente, lo gratis –y la gratitud- define este nueva era del talentismo, junto con el sentido de lo conceptual y la economía conducta. Frente a lo racional, lo analítico y lo transaccional (el capitalismo del macho alfa), lo emocional, lo conceptual y lo gratuito (el talentismo de las relaciones profundamente humanas).

Rafael Pascual nos cuenta que la economía de lo gratuito mueve al año 300.000 M $. ¿Cómo ganar dinero así? “La gratuidad proviene del espónsor. Para que algo sea gratis, el usuario debe ser víctima de la publicidad” (Daniel Soriano, IE Business School). No creo que “víctima” sea la palabra, pero para las empresas del siglo XXI, las “googleizadas” (que son las ganadoras, léase el libro de Jeff Jarvis), la excelencia, el patrocinio y la tribu (de clientes/comerciales de tu servicio o producto) son conceptos esenciales.

El mismo Rafa indaga en el ‘Spanish business’ a cero euros: animación, videojuegos, tecnología, música, libros… La industria de contenidos digitales mueve en España unos 10.000 M € anuales.

Consuelo Calle y Alfonso Pérez entrevistan a Amado Franco: “Los egos llevaron a las cajas a una dinámica sin sentido”. Tengo el honor de conocer al actual presidente de Ibercaja desde hace 25 años, cuando fue nombrado director general de la entidad (el proyecto de transformación de la antigua Cazar a la nueva iberCaja fue mejor proyecto europeo en Arthur Andersen a finales de los 80) y me alegra que hayan captado su actitud prudente, su profunda inteligencia, su bonhomía… Una estupenda entrevista.

Y además, Heriberto Araujo nos habla de la década frenética de China, tras su entrada en la Organización Mundial del Comercio.

Un excelente número, una vez más, éste de Capital. Periodismo del bueno. Sigue así, Consuelo, que tus lectores seguiremos respondiendo positivamente.

He visto en la prensa deportiva que en los guiñoles franceses Iker Casillas, Pau Gasol y Rafa Nadal firman en apoyo a Contador con jeringuillas en lugar de bolígrafos. ¡Qué mala es la envidia! Me ha gustado la respuesta de Gasol ante esta broma de pésimo gusto: “Los españoles no ganamos por casualidad, eso es cierto. Apuntad las claves de nuestro éxito: talento, esfuerzo, perseverancia y humildad". Este incidente me provoca dos reflexiones. Una, citando a D. José Ortega y Gasset, que “la envidia es una forma de elogio” (ya le gustaría a nuestros vecinos contar con el talento deportivo que nosotros tenemos). La segunda, una enseñanza de Buda: “Responde inteligentemente al tratamiento no inteligente”. Nosotros a lo nuestro, en el deporte, en el fútbol y en la vida.

Y como prueba de ello, la segunda semifinal (partido de vuelta) de la Copa del Rey. Como había dicho Guardiola, “un partido de hombres”. El Valencia de Unai Emery se atrevió a plantar cara a domicilio, en todo un Camp Nou ante el mejor equipo del mundo, y no tuvo acierto (Mathieu en el minuto 4 y Feghouli en el 13 pudieron marcar; Soldado no pudo jugar por fiebre). Un pase de 30 metros a Cesc y gol del Barça en el minuto 16, en la primera llegada del equipo local. Diego Alves paró en el 26, en el 32, en el 37 y en el 55. Y Jordi Alba pudo marcar en un mano a mano con el portero rival en el primer minuto del segundo tiempo. "Pinto ha estado espectacular. Prácticamente, nos ha llevado él solo a la final”, ha destacado el técnico azulgrana. Expulsado Feghouli en el 76, Xavi marcó a 9 minutos del final (en el 80, Adúriz pudo resolver una contra; un gol que habría empatado la eliminatoria). Así son las cosas del fútbol: tras 180 minutos, se decide por detalles.

Mis felicitaciones al Valencia de Emery, que ha competido a lo grande contra un equipo histórico. “Tenemos la desgracia de hacer buenos partidos, buenos momentos, pero no conseguimos ganarles simple y llanamente por su potencial. Sabíamos que este emparejamiento iba a ser duro pero teníamos ilusión. Con toda la fe que teníamos sabíamos de la dificultad y que tendríamos que hacer el partido perfecto, y no lo hemos sabido hacer", ha manifestado el entrenador valencianista en la rueda de prensa posterior al encuentro. Hacer buenos partidos, querido Unai, no es una desgracia y tú bien lo sabes. La fe y la ilusión mueven el mundo. Que se decida una semifinal por momentos puntuales ante un equipazo de enorme potencial, con cuatro veces tu presupuesto y uno de los mejores ‘coaches’ de la historia, como es Guardiola, es de un mérito enorme. Y sólo se consigue con la Mentalidad Ganadora que inculcas a tus jugadores. La afición valencianista tiene que sentirse muy orgullosa. Se hablaba de una Liga – y una Copa- “escocesa”, con el Real Madrid y el FC Barcelona campando a tus anchas. Gracias a tu esfuerzo y talento, al de Bielsa en el Athletic, al del Simeone en el Atleti, al de JIM en el Levante, al de Molina en el Villareal, al de Pellegrini en el Málaga, probablemente al de Míchel en el nuevo Sevilla, etc. estáis logrando que los aficionados disfruten de grandes encuentros, de poder a poder, con los equipos poderosos, por momentos, contra las cuerdas. Mi admiración y agradecimiento a los entrenadores que fomentan la excelencia. Y eso que lo mejor está por venir…