Páginas vistas en total

viernes, 24 de febrero de 2012

Clase en Oporto

Esta mañana he salido en el vuelo de TAP Portugal hacia Oporto, ciudad patrimonio de la humanidad. En la desembocadura del Duero, esta preciosa ciudad alberga una de las sedes de la Escuela de Negocios de Novacaixagalicia Banco. La primera vez que estuve en Oporto fue hace unos 40 años, de niño, en un viaje familiar desde Lisboa hasta Galicia. El país vecino caerá, si se cumplen los augurios, un 3’3% del PIB este 2012 (entre el -4’4% de Grecia y el -1’1% de España). Tenía, según me he enterado hoy, un desempleo de apenas el 5% (meramente friccional) hace una década; ahora sufre el 14% y sus ciudadanos están bastante desesperados, porque la situación no mejora. Sin embargo, como me ha comentado António (responsable de la Escuela en Oporto), el coaching cada vez despierta más interés, y por ello dedicarle una sesión de viernes y sábado a este tema en el VII International Executive MBA in Business Strategy.

El perfil de los alumnos es de lo más variado. Directores económico-financieros, comerciales, gerentes de empresas de consultoría y del sector del automóvil, periodistas, biólogos con experiencia en gestión, el subdirector de El Corte Inglés de Oporto… Les he ofrecido dar la clase en inglés, pero se han decidido por que lo hiciera en castellano (que todos entienden a la perfección) y ellos expresarse en portugués (a un nivel que yo pudiera entender). Hemos trabajado, desde un enfoque de nueva era, el Talento, el Liderazgo y el Coaching. Me parece una excelente noticia que se tomen tanto interés por el talento y su desarrollo (especialmente, el liderazgo como talento para influir decisivamente en los demás), que serán claves para su calidad directiva.

Ni que decir tiene que hemos hablado un montón de y sobre José Mourinho, que en Portugal es un héroe nacional (entrenó precisamente aquí, en el Oporto). El fútbol siempre levanta pasiones.

Hoy en la pagina web de Superdeporte podíamos leer “Mourinho se mete en otro lío”. La noticia, de EFE, era la siguiente:

“No para de buscarse enemigos. Mourinho ha sido acusado de homofobia por la Federación europea de gays y lesbianas por unas declaraciones que hizo en la previa del CSKA-Real Madrid. El entrenador portugués usó el término ´maricones´, con desprecio, según la propia organización. Fue justo en el momento en el que el míster comprobaba con qué balones se iba a jugar el choque de la Champions en el estadio Luzhniki. Mou afirmó lo siguiente: «Y esos maricones... ¿no dicen con qué balones se juega?». La polémica está servida.

El copresidente de EGLSF, Louise Englefield, considera que esa simple expresión es merecedora de castigo. Por eso, se han puesto en contacto con la UEFA para que tome cartas en el asunto. La Federación de gays y lesbianas emitió un comunicado: «La homofobia es inaceptable en el fútbol, y mucho más al ponerse en boca de una alta figura del deporte. Estamos profundamente decepcionados con el señor Mourinho por emplear términos homófonos en uso de su posición y durante un partido internacional», dice el escrito.”

En fin, que una nueva polémica está servida. He estado leyendo Héroes y villanos. Los secretos de los más grandes guerreros de la historia, del historiador Fank McLynn (autor de dos formidables biografías sobre Napoléon y Ricardo Corazón de León). Aquí analiza a figuras como Espartaco, Atila, Ricardo Corazón de León, Hernán Cortés, Tokugawa Ieyasu y Napoléon, para encontrar unos rasgos de “la psicología del guerrero”. Una labor muy valiosa. Como dice el autor, podemos admirar a los grandes guerreros, pero también compadecerlos, porque ninguno (a excepción del japonés mencionado) murió tranquilamente en su cama. Sufrieron exilios, envenenamientos, olvidos, o en el campo de batalla. Es lo que tiene ser un guerrero.

Mi agradecimiento a Kathy, Cristina, Marta, Pedro Aleixandre, Luis, Vítor V., António, Carlos, José, Manuel, José Alberto, José Luis, Miguel, Paulo, Pedro Ricardo y Vítor M. por su ilusión y su inversión en ser mejores ejecutivos.