Páginas vistas en total

domingo, 15 de enero de 2012

Sobre liderazgo, hormonas y princesas

El de hoy ha sido un domingo atípico. Por la mañana, en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas (sede de la Real Federación Española de Fútbol) he impartido, dentro del II Curso Universitario en Gestión Deportiva, organizado por la Fundación RFEF, el CIES (International Centre for Sports Studies) y la Universidad Rey Juan Carlos, la ponencia Liderazgo, Empresa y Deporte, de 9 a 11.15 h. Unos cincuenta alumnos, hombres y mujeres, de cinco nacionalidades, con los que hemos aprendido juntos las claves del éxito del deporte español, las 5 + 1 E del Liderazgo en la Empresa y el Deporte (Estrategia, Equipo, Emociones, Empeño, Equilibrio, más la Ética, “el modo más inteligente de vivir”). Un colectivo muy centrado, muy comprometido (entrenadores, árbitros, intérpretes, directivos del mundo del deporte…), con el que me lo he pasado muy bien. Agradezco mucho a Francisco Rubio, director del Curso, el que amable y generosamente me hay invitado por segundo año a participar en él. De 11.45 a 14 h. ha sido la profesora Leonor Gallardo, titular de Actividad Física y del Deporte en la Universidad de Castilla-La Mancha, co-autora de media docena de libros juntos y excelente amiga, la que ha participado como ponente con el tema Gestión de Instalaciones Deportivas. Ojalá me hubiera podido quedar a escucharla.

Sin embargo, me he ido a Atocha, a tomar el AVE de las 14.10 h a Valencia, para que el Director de Innovación de una de las mayores y mejores empresas del planeta me hiciera partícipe de sus planes este año. Se trata de una colaboración entre asesores franceses, estadounidenses y españoles para poner en valor la experiencia que esta empresa ha generado en los cinco continentes. Es un proyecto super-espectacular, que apela a lo más íntimo de todos nosotros, a comunicar desde el estómago.

En la estación del AVE y durante el trayecto a la ciudad del Turia he estado leyendo la prensa del día. Entrevistas a Cristóbal Montoro (en ABC y Las provincias): “España recuperará pronto su prestigio con reformas y unas cuentas saneadas” “La subida del IVA duplicaría la caída de la economía española”, a Iciar Bollain (en El País Semanal): “Yo voy al cine buscando emoción, y supongo que eso es también lo que quiero ofrecer con mis películas”. En el mismo suplemento, Luis Miguel Ariza se pregunta ¿Heredamos la felicidad? Las últimas investigaciones sugieren que un tercio es genético; básicamente se trata de entrenarnos en construir la felicidad.

En El País Negocios, Jordi Sevilla explica Por qué la desigualdad no es productiva: En España la desigualdad social se ha reducido, con excepción de los dos últimos años; el 10% de los más ricos reciben ingresos 11 veces mayores al 10% de los más pobres. Para combatir la desigualdad, crecimiento económico, creación de empleo estable, retribuciones dignas, impuestos progresivos y políticas sociales redistributivas. Emilio Ontiveros nos presenta España 2012: Entorno global deprimido, Riesgos persistentes en la eurozona, Prolongada recesión española. “Las políticas del gobierno actual en modo alguno facilitarán el crecimiento, y la reducción del paro”.

En XL semanal, un interesante artículo sobre Neurociencia: Las hormonas que nos vuelven locos, de A. Geisler, C. Koch y N. Simon. “Son los mensajeros que comunican entre sí a las 100.000 M de células de nuestro cuerpo. Influyen en el carácter, nos hacen palidecer y acalorarnos, nos enfadan o nos llenan de pasión. No pasa un mes sin que se descubran nuevos datos sobre ellas ni una semana sin que alguno de los clichés sobre las emociones no acabe en el cubo de la basura de la ciencia. El amor ya no es lo que era”. Adrenalina (la pócima del amor), Oxitocina (amor de madre), Testosterona (se busca macho alfa), Estradiol (mujer al mando), Somatotropina (bajo sospecha), Serotonina (adiós, tristeza)… Las hormonas marcan nuestra vida.

Y en la contraportada de Las provincias, entrevista de Arantza Furundarena a Luisa Sallent, pintora y escultora. Durante más de 18 años fue ‘la esposa no reconocida’ de Juan Antonio Samaranch. A sus 77, ha escrito Vidas y apariencias: “Juan Antonio tenía una vida pública con su esposa, pero su mujer de verdad fui yo”. Doce años que “cuando llegaba a casa, no era el hombre poderoso, sino el hombre”. Al quedarse viudo, se quiso casar con Luisa, pero ella no se atrevió… Ahora, dice la autora del libro, “sabe que las pastoras también pueden ser princesas”.

AVE de vuelta a Madrid a las 19.10 horas. He estado leyendo “El aprendizaje de la felicidad”, de Christine Carter, directora del Centro para el incremento del bienestar de la Universidad de California. Un libro muy práctico e interesante, con lo último en Psicología Positiva y los 10 pasos para fomentar la felicidad en nuestros hijos, que merece una entrada propia en este blog. Probablemente mañana.

Mi agradecimiento en este día tan especial a Paco, Leonor, los alumnos del CUGD, Eric y sus familiares y a Ken.