Páginas vistas en total

jueves, 12 de enero de 2012

Las "karankas"

Un precioso día en Santiago de Compostela. Me encanta volver a Galicia en este 2012.

En el avión de las 7 de la mañana he coincido con Enrique y Lucía (Infoempleo) y me he tomado un café en Lavacolla, en el aeropuerto de Santiago, con ellos. Quique es un conversador brillante. Infoempleo está llevando adelante iniciativas espectaculares, como el programa Lidera de la Comunidad de Madrid.

Coaching estratégico con el Consejero Delegado de una gran compañía de esta comunidad autónoma. Tercera sesión, casi cuatro horas de conversación y la sensación por el directivo de que lo necesitaba, de que le apetecía mucho, de que le resulta de enorme utilidad… Estamos viviendo la dualidad del coaching: en muchos casos, con la mejor de las intenciones, la banalidad (el coaching como una ‘faena de trasteo y aliño’, para salir del paso y decir que lo tenemos en la organización; lo barato sale caro); en determinadas circunstancias, muy especiales, el coaching tomado en serio, con una rentabilidad de entre 6 y 11 veces el tiempo y el dinero invertido. El buen deporte español se toma en serio el desarrollo del talento; las empresas mediocres de nuestro país no practican que los profesionales crezcan u den lo mejor de sí mismos.

A la una, reunión con Santiago Vázquez, DRH de la empresa de telecomunicaciones R, una de las mejores empresas para trabajar, que abandera el modelo de la felicidad en la empresa. Hemos hablado de Felicidad (Happiness) y de Bienestar (Well-being). Cuando hay bienestar sin felicidad (desgraciadamente, muy frecuente en esta parte del mundo) hay un victimismo tristón; cuando hay Felicidad sin Bienestar (sin resultados, sin logros palpables) lo que tenemos es autoengaño, la felicidad del yonqui…. Por ello, hemos hablado de Calidad Directiva, de cómo valorarla en términos muy palpables para que sirva de palanca de mejora. “Menos cháchara, más acción”. Somos pasionales, y por ello Galicia y España le van a dar la vuelta a la tortilla (de la administración pública y de las empresas privadas) con buena Calidad Directiva.

Almuerzo en Ruta Jacobea con mi socio y amigo Enrique (luego dirá que aparece en este blog siempre comiendo). Hemos estado hablando Y después, al aeropuerto para volver a Madrid.

En el aeropuerto, me ha llamado el Consejero Delegado de una gran entidad financiera y su Director Financiero para desarrollar su Liderazgo. Da gusto que la mejora de la Calidad Directiva forme parte del núcleo estratégico de las empresas importantes. La distancia entre las ganadoras y las perdedoras cada día es mayor.

He estado leyendo La mordaza. Las verdaderas razones de la crisis económica, de la economista italiana Loretta Napoleoni (es un libro de 2010; el último suyo es Maonomics, también soberbio). Así le explicaba al periodista de La Vanguardia:

Un sutil rastro une los atentados del 11 de septiembre de 2001 y el reciente y todavía vigente descalabro de la economía mundial. Lo desvela la periodista y economista italiana Loretta Napoleoni en su último libro, La mordaza. Las verdaderas razones de la crisis económica (Paidós), que llega ahora a las librerías tras el éxito de Terror Incorporated y Economía canalla, en los que analizó los beneficios perversos que ha tenido la globalización para el terrorismo y las grandes estructuras económicas.

El sistema financiero internacional estuvo al borde del colapso porque –tras la desregulación y la bajada de las tasas de interés americanas para financiar la llamada guerra contra el terrorismo- se había convertido, admite Napoleoni, en algo muy parecido a la famosa estafa conocida como esquema de Ponzi: "los bancos compran la deuda de los países, otros bancos compran esta deuda a los bancos… Y cada vez hay una creación de riqueza que es virtual, no es real."

Pero culpar exclusivamente a los financieros, indica, sería demasiado fácil: son los políticos quienes, al hacer que sus países acumulen enormes deudas, han permitido que el mercado tenga tanto poder.

Aunque para la economía y las exportaciones europeas podría ser beneficioso que el euro siga devaluándose, el problema sería que en realidad indicaría la debilidad política de la Unión Europea. Napoleoni cree que la fractura de moneda europea llegará si el euro cae por debajo del dólar.



-Osama Bin Laden no logró destruir el sistema financiero occidental con los atentados del 11-S ¿Pero logró poner una bomba de relojería en el sistema?


-Sí, por supuesto. Aunque la verdad es que Osama Bin Laden no hizo lo que pasa ahora. No tenía el poder ni los instrumentos. Los que lo han hecho son los políticos. Los americanos en particular, pero los europeos también. No hemos entendido las consecuencias de una política de tasas de interés tan bajas en un momento en el que tenían que subir.



-Pero su libro La Mordaza sí establece relaciones de causa-efecto entre aquellos atentados y la situación actual.


-Sí. La relación es que los Estados Unidos tenían que financiar una guerra contra el terrorismo que es muy cara y decidieron hacerlo vendiendo obligaciones del gobierno americano al mercado internacional de capitales. Recortaron las tasas de interés para ser más competitivos, pasando del 6% el 11 de septiembre de 2001 al 1,2% en el comienzo del verano de 2003, que es cuando los americanos dijeron que la guerra en Irak había acabado.



-¿Se está logrando regular el sistema financiero financiera?


-Lawrence Summers es quien hizo la desregulación con Clinton y ahora preside el Consejo de Economía de Obama. La misma gente que creó este sistema en el que los bancos tienen un poder inmenso ahora deberían hacer la legislación para reducirlo. Por este motivo no tenemos esta legislación. La única que está haciendo algo contra el mercado es Angela Merkel. Y me parece que no hay consenso ni apoyo de los otros estados europeos sobre la decisión de no hacer más ese short-selling, que es la especulación sobre la caída del euro. Ella es la única.



-Quizás los estados temen perder dinamismo económico si introducen este tipo de medidas.


-El short-selling no introduce dinamismo, es sólo especulación.



-¿Pero introducir controles más estrictos no entorpecerá la economía?


-La regulación del mercado financiero será positiva para la economía. El problema no son las finanzas, es la economía. La situación de Grecia, por ejemplo, es muy seria pero en realidad no lo es tanto como pensamos. Ni tampoco la de España. La deuda nacional y el déficit de los Estados Unidos son más altos que los de España.



-¿Entonces porqué España tiene problemas y Estados Unidos no los tiene?


-Ahora el mercado ha decidido que el euro no es una moneda que represente una realidad política. Es decir, que la Unión Europea tiene muchos problemas. Los inversores abandonan el euro y se van al dólar. Pero en los últimos dos años el dólar ha bajado muchísimo mientras el euro ganaba. Pero el mercado no debería decirnos a nosotros lo que marcha y lo que no marcha. El mercado se mueve cuando tiene oportunidades de ganar dinero y cuando tiene miedo de perder dinero. Y se mueve muy rápido. El mercado dice que los americanos tienen una economía mejor que la nuestra, cuando en realidad los americanos tienen una deuda más alta que la nuestra.



-¿Los mercados siguen marcando la pauta?


-Los mercados son muy importantes porque tenemos una deuda enorme y sin ellos no podemos ir a venderla y a buscar el dinero para pagar las tasas de interés que produce. Esto es un error. Un estado no puede tener una deuda tan alta que le obligue todas las semanas a ir a vender obligaciones. Es una debilidad de nuestro sistema. Al mismo tiempo, la política económica y financiera de un país no puede ser hecha sólo cuando el mercado tiene problemas.



-¿El sistema financiero llegó a convertirse en un esquema de Ponzi a nivel internacional?


-Sí, en realidad es un Ponzi: los bancos compran la deuda de los países, otros bancos compran esta deuda a los bancos… Y cada vez hay una creación de riqueza que es virtual, no es real.



-Madoff reconoció que era un estafador. ¿Los financieros que propiciaron este sistema eran ignorantes o estafadores?


-Los banqueros no eran ignorantes sino simples. No se puede pensar que el mercado siempre sube, pero ellos pensaron que sí. Quien trabaja sobre el mercado siempre piensa que va a ser el último en ganar el último dólar. Pero también había muchos economistas que han escrito sobre el tema asunto y advertían que el mercado inmobiliario era como una tumba. Como ha sido el caso de España.



-Usted afirma que pueden pasar más de 20 años hasta que vuelvan a subir los precios de la viviendas.


-Ahora hay demasiados pisos y el mercado ha bajado, pero no tanto como debería. La vivienda no volverá a los precios de 1970, pero sí al precio de aquella época si contamos la inflación.



-Otro de los temas de su libro es la banca islámica. ¿Mahoma fue mejor economista que Adam Smith?


-[Ríe] Adam Smith es un buen economista. Nunca ha dicho lo que nosotros pensamos que dijo. Fue muy crítico con el mercado y hablaba de controlarlo. El neoliberalismo no es Adam Smith, es Milton Friedman. Lo importante de la banca islámica es que entre el individuo y el banquero hay cooperación, son socios en los negocio y trabajan juntos. Nosotros no tenemos ese concepto y siempre hay tensión y lucha entre banquero e individuo. Un ejemplo muy interesante es lo que ha pasado en Dubai, donde su deuda de 30.000 millones de dólares se ha reestructurado y al final pagará sólo el 40%. Lo han logrado porque Dubai ha garantizado la deuda gracias a la Unión de los Emiratos Árabes. Mientras tanto, en la Unión Europea tenemos un problema estructural del euro por 9.000 millones de euros. No sabemos qué vamos a hacer y hay la sensación que los alemanes no quieren quedarse en Europa con los españoles y los griegos.



-¿Se puede llegar a romper el euro?


-Sí, se puede romper, hay este riesgo. Lo dicen muchos economistas.



-¿En qué caso se podría romper?


-Puede suceder si el euro sigue bajando. Ahora dicen que la nueva relación de la tasa de cambio entre Estados Unidos y Europa será de entre 1,10 y 1,15. Creo que puede pasar si el euro baja por debajo de la paridad.



-¿Tan malo sería que el euro bajara a ese nivel?


-En realidad no, porque con una tasa tan baja las exportaciones subirían y las importaciones bajarían. También sería bueno para la deuda, porque sería menor. El problema no es el valor del euro sino lo que representa la caída del euro: la falta de confianza en Europa y en el euro.

Y hoy, en El País, tres impactos: David Trueba habla de “hacer una karanka”. Se refiere a mandar a tu segundo a dar la cara (Soraya Saénz de Santamaría, el propio Aitor Karanka) cuando hay problemas. Cuidado, porque puede indicar no falta de valentía, sino que lo que haces no te gusta (el disfrute es la clave del talento).

El catedrático Josep Mª Vallés escribe Del déficit democrático a la bancarrota política: cuando los gobernante europeos prefieren dar prioridad a las entidades que a sus ciudadanos.

www.elpais.com/articulo/opinion/deficit/democratico/bancarrota/politica/elpepuopi/20120112elpepiopi_5/Tes

Y una entrevista de Borja Hermoso a Álex de la Iglesia: “Si para sobrevivir tienes que renunciar a ti, ¿para qué sobrevivir?” Totalmente de acuerdo. Sin identidad propia (integridad, coherencia), lo demás es superfluo.

www.elpais.com/articulo/cultura/sobrevivir/tienes/renunciar/ti/sobrevivir/elpepicul/20120112elpepicul_3/Tes

Mi agradecimiento a la buena gente con la que he estado hoy en Galicia: los dos Enriques, Santi, Juan, Manolo, etc.