Páginas vistas en total

sábado, 31 de diciembre de 2011

Los 11 principales acontecimientos de 2011

Acaba 2011, un año jugoso en lo que acontecimientos se refiere:

11.Revueltas en Londres en verano, las peores en 30 años, a un año de la celebración allí de los Juegos Olímpicos. Escándalo sexual de Dominique Strauss Kahn y la corrupción que no cesa.

10.Algo se mueve en el África subsahariana: independencia de Sudán del Sur, fin de la guerra civil en Costa de Marfil, reelección del presidente nigeriano, atentado al presidente de Guinea, hambruna en el cuerno de África,

9. Hugo Chávez anuncia que tiene cáncer y Fidel Castro dimite de sus cargos. En Perú, Ollanta Humala gana las elecciones y en Argentina, Cristina Kichner es reelegida y en Nicaragua, Daniel Ortega. En Chile, revueltas estudiantiles.

8. Osama Bin Laden es asesinado en Pakistán tras diez años de persecución. Este “botín de guerra”, que no cumple con la legislación internacional, es aplaudido ampliamente en EE UU.

7. La primavera árabe, que ha supuesto un cambio importante en Túnez, Egipto, Libia (muerte de Gadaffi), Yemen… Revueltas en Siria, petición de ingreso de Palestina en la ONU. Todavía están por ver las consecuencias de estos movimientos.

6. Los indignados del 15-M, un movimiento que puede quedar en nada o convertirse en la semilla de algo importante.

5. Catástrofe en Japón. Tsunami de grado 9 en el noroeste del país, que afecta gravemente a la central nuclear de Fukushima. Los japoneses dan una lección de civismo. Terremoto en Lorca, el peor en España desde 1969.

4. Adiós a Steve Jobs. El icono de las nuevas tecnologías fallece de cáncer y el planeta le llora al unísono.

3. La crisis de la deuda en Europa, que se cobra a los gobiernos irlandés, portugués, italiano y griego. Merkel y Sarkozy no dan la talla como líderes europeos.

2. El cambio de poder político en España. Vuelco electoral en las municipales y autonómicas a favor del PP; el 20-N, holgada mayoría absoluta para Rajoy y mínimo histórico del PSOE.

1. El fin de la violencia terrorista. Para un servidor, la gran noticia del año, después de tanta sangre, tantos muertos y tanto miedo.

El deporte, una vez más, nos ha dado grandes alegrías a los españoles: Copa Davis, fútbol, moto GP, baloncesto, etc.

Un mundo de 7.000 millones de habitantes desde el 31 de octubre, del que nos han dejado, además del mencionado Steve Jobs, Facundo Cabral, Amy Winehouse, Josefina Aldecoa, Augusto Algueró, Antoñete, Florinda Chico, Césària Évora, Peter Falk, Václav Havel, María Isbert, Sydney Lumet, Lynn Margulis, Amparo Muñoz, Juanito Navarro, Ken Olsen, Manolo Otero, Pete Posylethwaite, Javier Pradera, Luis Ángel Rojo, Ken Russell, el futbolista Sócrates y Peter Yates. Descansen en paz.

Y ya llega 2012. Bisiesto, año del dragón, fin del calendario maya. Seguro que será un año muy interesante.

viernes, 30 de diciembre de 2011

Estereotipia

Segunda jornada en Valencia con mi hiia Zoe. Por la mañana, hemos ido a visitar el Bioparc, en el Parque de Cabecera, junto al Jardín del Turia, inaugurado hace casi cuatro años. Bioparc es un zoológico de nueva generación, un enorme espacio de 100.000 metros cuadrados donde se puede disfrutar de los animales de la sabana africana, África ecuatorial y Madagascar sin rejas ni jaulas.

En unas tres horas hemos podido disfrutar de la sabana (la mayor concentración de grandes herbívoros del mundo), contemplando además su vida subterránea, la cueva de Kitum (de más de 40 metros, excavada por los elefantes por la sal de sus paredes), el “bai” o claro del bosque y las especies de Madagascar (desde hace 160 millones de años, esta gran isla del Índico ha estado separada del continente africano, por lo que más del 80% de las especies son propias).

Más de 4.000 animales de 250 especies diferentes, que reproducen en espacios abiertos el hábitat del animal. Es una lástima que, a pesar de que en el plan estratégico se consideraba que se alcanzaría el millón de visitantes anual, en la actualidad se estima que llegará a los 600.000 al año en 2015 (es una cuestión, como tantas, de marketing y comercial) y que el centro comercial y de restauración a la entrada esté totalmente desaprovechado, además de que costará el triple de lo previsto (60 millones de euros, con inversiones no previstas y no productivas por 16 millones, como una pasarela y un parking con 800 plazas).

Me ha interesado especialmente la historia del rinoceronte Rómulo, que da vueltas en círculos de 18 metros de diámetro sin parar. Rómulo es un rinoceronte sureño de 33 años de edad. Tiene la misión de “macho encelador”, para provocar a Cirilo, el otro rino macho, más joven y procreador, que copule con Mayayi y Nombula, las hembras de rinoceronte con quien comparte espacio en Bioparc. Rómulo nació en un safari park de Inglaterra, trabajó en un circo ambulante y terminó en el antiguo zoo de los Jardines de Viveros en la ciudad de Valencia, en una reducida jaula que sólo le permitía dar vueltas en círculos de 18 metros. Cuatro años después, vive en un recinto abierto, mucho más amplio, pero tiene “estereotipado” ese movimiento inconsciente. Los cuidadores quieren que desaparezca, cambiándole los objetos a su alrededor, como los troncos o la arena, pero es en vano. Rómulo come adecuadamente, está sano pero, respecto a su estereotipia, “existen pocas posibilidades de curación”, según Miguel Casares, director técnico del Bioparc. Le quedan más de 40 años de vida, y así seguirá dando vueltas en círculos de 18 metros de diámetro.

Es extraño el fenómeno de la estereotipia. La estereotipia es “el arte de estereotipar o de imprimir con planchas firmes o estables en lugar de las que se usan formadas de letras sueltas”. El término procede, por tanto, del mundo de la imprenta. En el ámbito de la psicología y la psiquiatría, es “la repetición involuntaria de expresiones verbales, gestos y movimientos, que tienen lugar en algunas enfermedades psiquiátricas y neurológicas”.

En Bioparc, no le ha pasado sólo al rinoceronte Rómulo. La chimpancé Miriam y sus dos crías, que también provienen del antiguo zoo, han sufrido algo parecido a agorafobia (temor a los espacios abiertos), así como algunos grandes gorilas (especialmente el macho, asustadizo a la libertad).

Estereotipias: patrones de comportamiento repetitivos e incansables. En la mayor parte de nuestras organizaciones, en un país “tibetanizado” (como diría el maestro Ortega y Gasset, cerrado al mundo durante unos 500 años, desde Felipe II hasta nuestra entrada en la Comunidad Económica Europea), muchos directivos y empresarios repiten conductas propias de mercado local, cuando hoy Europa, y todo el mundo, es nuestro mercado. Exportan poco o nada, sólo hablan un idioma (el inglés es la lengua de los negocios), tratan a su gente como “recursos” y no como el gran activo de talento, son “cuellos de botella” por donde pasan todas las decisiones, por pequeñas que sean, improvisan y no se sirven de una estrategia coherente…

¿Se puede curar la estereotipia, así entendida? Podríamos pensar que sí, que en personas inteligentes los nuevos hábitos (por ejemplo, a través de procesos de coaching estratégico), más saludables, pueden aparecer. En realidad todos somos menos racionales de lo creemos, y hace falta mucha voluntad de supervivencia en un entorno abierto y global para no resistirnos mortalmente al cambio.

Rómulo tiene estereotipia, da vueltas y vueltas pero en condiciones de estrés (por ejemplo, ante un fuego) es capaz de correr a 40 kilómetros por hora. Ojalá nuestras empresas y organizaciones estereotipadas, desde determinada parte de la Administración pública a muchas compañías familiares, sean conscientes de verdad y puedan eliminar sus estereotipos. Nos jugamos mucho todos en el envite.

jueves, 29 de diciembre de 2011

Campions for África en Valencia

Por mucho que uno sepa que las emociones se contagian y que la percepción de otra persona modifica la tuya, hasta que no lo vive no refresca la memoria al respecto.

Hoy he tomado el AVE de las 8.40 a Valencia con mi hija Zoe, para quien era su primera visita a la ciudad del Turia. He hecho este trayecto más de 50 veces en el último año (para impartir conferencias en TMT, Gesta, el Colegio de Psicólogos, AEDIPE, APD…; para impartir talleres y seminarios; para mantener reuniones; para preparar proyectos editoriales, etc) y ésta ha sido la más especial, sin duda. Cómo vive esta experiencia una niña que pronto va a cumplir 11 años es fascinante. Zoe tiene una expresión cuando algo le sorprende positivamente: ¡Hala! y hoy la ha empleado mucho. Primero, durante la hora y media desde Madrid al Mediterráneo.

Allí hemos dejado el equipaje en el Barceló Valencia y saludado a su director (con este grupo hemos participado en algún proyecto de desarrollo del liderazgo). Hemos visitado el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, el Hemisféric (donde hemos visto una peli interesantísima en 3D de National Geographic sobre dinosaurios marinos) y el Oceanográfic, uno de los mejores del mundo. Zoe ha hecho un montón de fotos (sin flash) a peces, pingüinos, caballitos y dragones de mar, tiburones, morsas, belugas, etc.

Sin solución de continuidad, hemos comido en el Centro Comercial Aqua y hemos tomado el Bus Turístic por toda la zona histórica de esta bellísima ciudad. Los 18 grados de la mañana no han bajado de 14 por la tarde. En la plaza de la Reina y aledaños, la gente tomando chocolate con churros al aire libre.

Y a eso de las 7 y media, en Mestalla para disfrutar del solidario “Campions for África”, organizado por la Fundación Kanouté y UNICEF. La Selección Champions, dirigida por Unai Emery, "frente" al Africa United, de Garrido y Juan Ignacio Martínez. 40.000 espectadores en el estadio del Valencia, más de 10.000 SMS para ayudar con el hambruna infantil en el Cuerno de África y un 14-14 que será difícil que volvamos a verlo, aunque sea en un partido benéfico. El mejor espíritu navideño, ligado al deporte rey.

Zoe lo ha pasado de maravilla en esta Valencia de mis amores. A lo largo del día, mientras ella veía por primera vez las obras de Calatrava o las puertas de esta histórica ciudad, me acordaba de “Dentro de ti”, la canción que Revólver le dedicó a la capital de la comunidad valenciana: “Avenidas de gigantes, calles desnudas sin luz, el amor de una y mil vidas eres tú”. Me encanta esta versión de Carlos Goñi y su banda con Sole Giménez.

www.youtube.com/watch?v=gyf599cJ0BE.

Y me ha dado tiempo a leer un libro, ya de 2012, “Relevancia de la marca” del gran David Aaker, gurú del Branding. Ilustrado con 25 casos empresariales (Apple, Zara, IKEA, Yamaha, Subway, General Electric), es un texto importante sobre este componente esencial del marketing, de su concepto, de la estrategia, de su proceso… La Marca Relevante como causa del éxito empresarial. Tenemos que tomar nota. El libro se estructura así:

1. Cómo ganar la batalla de la relevancia de la marca


2. Cómo comprender la relevancia de la marca


3.Cómo cambiar el paisaje del minorista


4. La dinámica del mercado en la Industria del automóvil


5.Adaptación de la industria alimentaria


6.Cómo identificar nuevos conceptos


7.Evaluación


8.Definición y gestión de la categoría o subcategoría


9.Creación de barreras


10.Cómo lograr y mantener relevancia en mercados dinámicos


11.La organización innovadora


Epílogo


Branding en la Era conceptual, en la Economía conductual, en la Googleización generosa. Muy actual.

También esta tarde he estado hablando con Casimiro Gracia, socio presidente y fundador de AXIS Corporate, una empresa con más de 85 profesionales que desde Barcelona y con su espíritu “Leading Transformation” cuenta con sedes, además de en la ciudad condal, en Madrid, Shanghai, Sao Paulo, Londres, Boston… para servir a sus clientes en todo el mundo. Un enfoque de excelencia a través de siete líneas de negocio, una misión de resultados visibles y unos valores (Compromiso, Coherencia, Honestidad, Excelencia, Flexeverancia y Humildad) con los que me identifico plenamente.

En estos momentos difíciles, hay Champions, en el fútbol, en el pensamiento gerencial, en las empresas globales. Mi agradecimiento a quienes han hecho posible el partido benéfico de hoy, al director del Barceló Valencia y su equipo, a David Aaker por enseñarnos tanto, a Casimiro y su gran equipo de profesionales.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Mis libros favoritos de este año 2011

Cuando este 2011 haya acabado, habré leído unos 350 libros (me faltan hasta las campanadas “Schiller o la invención del idealismo alemán”, de Rúdiger Sfranski; “Daños colaterales”, de Sygmund Bauman y “Relevancia de la marca”, de David Aaker).

De ellos, ¿cuántos me han gustado? Alrededor de un tercio. Y de esos 120, éstos son mis 25 favoritos del año:

25. El gran Reset, de Richard Florida

24. El genio que llevamos dentro, de Daniel Schenk

23. Cosas que me enseñó la vida gracias a la empresa, de Carlos Espinosa de los Monteros

22. Así se manipula al consumidor. Cómo las empresas consiguen lavarnos el cerebro y que compremos sus marcas, de Martin Lindstrom

21. El viaje al Optimismo, de Eduard Punset

20. Reset & Reload, de Javier Rovira

19. El pequeño libro de las grandes decisiones, de Mikael Krogerus y Roman Tschäppeler

18. Empresas que caen y por qué otras sobreviven, de Jim Collins

17. Inteligencia comercial, de Lluis Bassat

16. ¡Basta de historias!, de Andrés Oppenheimer

15. Las ventajas del deseo, de Dan Ariely

14. Cuando sea feliz, de Mónica Esgueva

13. El banco. Cómo Goldman Sachs dirige el mundo, de Marc Roche

12. El Mantra del Talento, de José Manuel Casado

11. Rafa. Mi historia, de Rafa Nadal y John Carlin

10. Nada es imposible, de Xavier Gabriel

9. The talking manager, de Álvaro González Alorda

8. ¡Influye!, de Enrique Alcat

7. Los secretos de la motivación, de José Antonio Marina

6. Cambia el Chip, de Chip y Dan Heath

5. Grietas del sistema, de Raghuram G. Rajan

4. El arte de cautivar, de Guy Kawasaki

3. Implícame, de Silvia Damiano

2. El Sorprendedor, de Sergio Fernández y Rubén Chacón

1. Generación de modelos de negocio, de Alexander Osterwander e Yves Pigneur

25 libros excepcionales, con los que un lector rentabiliza ampliamente la inversión de tiempo y reflexión que pueda dedicarles. Quedan “fuera de concurso”, por razones obvias, “Mourinho versus Guardiola”, “Por qué necesitas un coach” y “Los Mosqueteros de Guardiola”, que tantas alegrías nos han reportado durante este 2011.

y el resto, hasta 120, de los libros que he leído este año y que creo sinceramente que merecen la pena son los siguientes (sin orden ni concierto):

Resuena, de Nancy Duarte, sobre presentaciones eficaces.

Obliquity, de John Kay.

The Happiness Equation, de Nick Powdthavee

¡Indignaos! de Stephane Hessel

La fuerza de la ilusión, de Jorge Blass y Fernando Botella

Contra la cultura del subsidio, de Marc Vidal

Power, de Jeffrey Pfeffer

El sexo débil y su cerebro, de Gerhard Hüther

¿De verdad se va a acabar la crisis?, de Roberto Centeno

¿Hay que ser un cabrón para llegar a ser Director General?, de Antonio Agustín y Sofía Delclaux

Expertología, de Andrés Pérez Ortega

Mi Alma en Silos, de Inma Jiménez

La próxima década, de George Friedman

El vendedor de sueños, de Augusto Cury

Sonríe o Muere. La trampa del pensamiento positivo, de Barbara Ehrenich

La palabra al poder, de Frank Luntz

La encrucijada de Carlota, de Isabel Aguilera

Hacer piña, de Jordi López Datell

El fin de una época, de Iñaki Gabilondo

Saber que se puede. 20 años después, de Irene Villa

Libertad en venta, de John Kampfner

La sociedad de la ignorancia, de VV AA

Lady Gaga. Poker face, de Maureen Gallaghan

Creative personal branding, de Jürgen Salenbacher

Cobra, de Frederick Forsyth

Wikileaks y Assange, de David Leigh y Luke Harding

Marketing 3.0, de Phillip Kotler

Vivo en el futuro… y esto es lo que veo, de Nick Bilton

Díselo con Cine, de Eduardo Camino

El arte del ruido, de Pep Torres

Viaje de ida y vuelta, de Gerard Piqué

Con copia oculta, de Marisa Cruzado, Enrique Jurado y Pilar Pérez

El cerebro infantil. La gran oportunidad, de José Antonio Marina

Delito de silencio, de Federico Mayor Zaragoza

As One. Individual action, collective power, de Mehrdad Baghai y James Quigley

Agua para elefantes, de Sara Gruen

La fuerza del grupo, de José María Belenguer

Principios, pensamiento e innovación empresarial. La visión de Antonio Cancelo, de Fermín Garmendia y Manolo González

Herramientas de coaching, de Joao Alberto Catalao y Ana Teresa Penim

Los superhéroes y la filosofía, de Tom Morris

Tú puedes. Nuevas ideas para potenciar tu talento, de Joaquín Llorente

Big Brother is dead. El día que el consumidor hizo callar a las marcas, de Javier Regueira

Economía contracorriente. Antología de David Anisi

La malla, de Lisa Gansky

Biografía para encontrarme, de Mario Benedetti

El gorila invisible y otras maneras mediante las cuales nuestra ilusión nos engaña, de Christopher Chabris y Daniel Simons

El gran Reset, de Richard Florida

El ilímite del potencial humano, de Manuel Rivero y Iago Santalla

No te rindas, de Enrique Rojas

La sabiduría de la Toscana, de Ferenc Maté

La empresa consciente, de Freddy Kofman

Medición del Capital Humano, de Cristina Simón, Pilar Rojo y Elena Molina

Despilfarro. El escándalo global de la comida, de Tristram Stuart

La Quimera del Crecimiento. La sostenibilidad en la era postindustrial, de Ramón Folch

Mundo Twitter, de José Luis Orihuela

El camino del cambio. El método que ha transformado a David Bustamante, de Martín Giacchetta

Buen jefe, Mal jefe, de Robert Sutton

La Vía para el futuro de la humanidad, de Edgar Morin

And furthermore, de Judi Dench

¿Cuándo y cómo acabará la crisis?, de Ramón Tamames

Los masones. La apuesta de los Hijos de la Luz, de Josep Carles Clemente

China 2050, de Marcelo Muñoz

El odio a Occidente, de Jean Ziegler

La primavera árabe, de Tahar Ben Jelloun

Futuros imperfectos, de Daniel Altman

The 4-Hour Body, de Timothy Ferriss

La humanidad amenazada: gobernar los riesgos globales, de Daniel Innerarity y Javier Solana

La segunda oportunidad, de Martín Hernández-Palacios

La ausencia, de Vicente Verdú

Aflorismos, de Castilla del Pino

Adáptate, de Tim Hartford

Asegurar resultados en tiempos de incertidumbre, de Stephen R. Covey, Bob Whitman y Breck England

Claves para entender los nuevos derechos humanos, de María Eugenia Rodríguez Palop

Soy economista y os pido disculpas, de Florence Noiville

El libro de las posibilidades de Albert Liebermann

Mundo 3.0., de Pankaj Ghemawat

La importancia de vivir, de Lin Yutang

Verdad, bondad y belleza reformuladas, de Howard Gardner

La tercera revolución industrial, de Jeremy Rifkin

La vida que florece, de Martin Seligman

Las cualidades del líder, de Joseph S. Nye Jr.

El sinsentido común, de Borja Vilaseca

Neuroética y neuropolítica, de Adela Cortina

Cita con la realidad, de Santiago Álvarez de Mon

EBS Trends, de Varios Autores

Años de prosperidad, de Chan Koonchung

La silenciosa conquista china, de Juan Pablo Cardenal y Heriberto Araújo

Las presentaciones: Secretos de Steve Jobs, de Carmina Gallo

Pequeño tratado de las grandes virtudes, de José Antonio Marina

La economía del miedo, de Joaquín Estefanía

Practicar la felicidad, de Tal Ben Shahar

Descubre tu don, de Shahen Joy Aziz y Demian Lichtenstein

Palabra de entrenador, de Orfeo Suárez

La revolución de la dignidad, de Lina Ben Mhenni

Por qué Marx tenía razón, de Terry Eagleton

Anticípate, de Joan Quintana y Ceferí Soler

¿Qué está pasando?, de Bernardo de Miguel

Maonomics, de Loretta Napoleoni

Mi profundo agradecimiento a los autores, que hacen posible a través de su pensamiento que todos podamos convertirnos en personas más sabias y tal vez más felices, y a los editores, que consiguen que las ideas se plasmen en papel y lleguen a nosotros.

martes, 27 de diciembre de 2011

Valores del fútbol y la vida

Jornada medio festiva en medio de estas navidades 2011.

Por la mañana, me he reunido en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas con mi buen amigo Jorge Carretero, portavoz de la Real Federación Española de Fútbol, que me ha estado contando el proyecto de la RFEF con Instituciones Penitenciarias, ligado a los valores del deporte. El fútbol, más allá de la alta competición (se juegan más de un millón de partidos oficiales en España al año) es uno de los mejores espacios para enseñar valores: integración social, esfuerzo, dedicación, equipo… En los próximos meses haremos grandes cosas juntos al respecto.

Después hemos comido Zoe y yo en el Marca Café, uno de sus sitios favoritos. Un gran espacio que homenajea el deporte.

Ayer, en El País, Juan Diego Quesada escribía sobre Eduardo Valcárcel, director de la Escuela de Fútbol Base de la RFEF. Una de las personas a la que más admiro. “El maestro solo tiene una pierna”. Esto es lo que contaba Juan Diego:


“Un directivo del Real Madrid, ex jugador internacional, se cruzó hace un par de semanas en la puerta de un restaurante con un hombre con muletas. Hizo el ademán de entrar primero pero se lo pensó dos veces: "Pasa tú antes que estás lisiado". En efecto, el directivo estaba en la obligación de cederle el paso pero no por estar ante un "lisiado", sino por tener enfrente a un gran tipo que podría darle clases magistrales de fútbol.

A Eduardo Valcárcel (San Sebastián, 1974) le falta una pierna pero le sobra carácter y cabeza. Es el director de la escuela de fútbol base de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). A su cargo tiene 800 niños y en los dos últimos años ha viajado por el mundo para explicar los secretos del balompié español. Entrenadores de todas partes pasan semanas a su lado para copiar sus métodos de trabajo. Cada tres semanas instruye a los comerciales de una empresa de telefonía móvil en el arte de no aceptar una negativa. "En la vida te van a decir muchas veces que no. ¿Dónde vas sin pierna, como vas a ser entrenador? Ante eso no me he quedado sentado. He intentado lograr un sí o como poco un puede...", reflexiona Valcárcel, recién llegado de Camerún.

Valcárcel perdió la pierna al año y medio de nacer, cuando la rueda de un camión le pasó por encima. Fue sometido a 20 operaciones para que no perdiese las dos. En el colegio marianista donde estudió no podía jugar en el patio como los otros niños. El cura Ignacio Pujana le hizo a los 12 años una predicción que hubo de marcarle la existencia: "Tú vas a ser entrenador". Los siguientes siete se hizo cargo del equipo del centro y a los 19 vino a Madrid para hacer un curso de electrónica. Tenía el apoyo de su familia: "Nunca me pusieron barreras. Me dijeron que si mi apuesta era ser entrenador, pues adelante. Esa actitud me ha ayudado a superarme".

Desde la ventana del cursillo veía un campo de fútbol. Era el del Rayo Majadahonda. Un buen día se presentó allí y lo contrataron para entrenar a chavales. En un par de años estaba al frente del primer equipo, en Tercera División. A la vez organizó una liga de fútbol 7 que a día de hoy es la más popular de toda la región. En ella juegan un puñado de ex futbolistas. El campeonato empezó con siete equipos y ahora tiene 104, con más de 1.400 jugadores.

El título de entrenador de élite se lo sacó en 2004, a la vez que ex jugadores como el portero Agustín o el extremo Quique Estebaranz. Se dice a menudo que Valcárcel es el único entrenador del mundo con una sola pierna. "Al fútbol se juega con el cerebro, no solo con dos piernas. El jugador lo que quiere es que le expliques el por qué de las cosas. Esa es tu misión y eso no es nada fácil. Hay muchos futbolistas que recién retirados los ponen en Primera a entrenar y te das cuenta de que no conocen ese secreto", señala.

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) lo contrató hace cuatro años. En concreto lo hizo Jorge Pérez, la mano derecha del presidente José María Villar. Su objetivo primordial es enseñar a los niños respeto, compañerismo y disciplina. A más de un padre incontrolado le ha invitado a irse de los partidos por estar gritando en la grada. Lo importante es la educación. "La intención de la Federación no es solo ser los mejores en el campo, sino también fuera de él. Los valores son muy importantes y ahí tenemos el ejemplo de los chicos de la selección absoluta", explica.

Ya tiene un hijo y en junio espera el segundo. Tuvo que aprender a llevar a la niña con una sola mano. La otra la usa para apoyarse en la muleta. Esto quiere decir que no hace falta que nadie le abra la puerta. Él solito la derriba.”

Este donostiarra maravilloso es una gran lección para todos. Sus valores son mis valores, espero.

Y sin salir de Gipuzkoa, esta tarde he tenido el gran honor de charlar largo y tendido con Juan María Emery, el padre de Unai Emery. Juan es hijo del mítico “Pajarito” Emery, uno de los más grandes cancerberos de todos los tiempos, y hermano, padre y abuelo de jugadores (su nieto Lander, con ocho años, es portero en las categorías infantiles del Valencia). Jugó en el Real Unión de Irún, Alavés, Burgos, Logroñés, Deportivo de La Coruña (junto a Amancio, en el equipo que ascendió a Primera), Sporting de Gijón y Granada (ambos equipos también ascendieron a la categoría de honor), Recreativo de Huelva y Real Jaén. En total, 16 años como profesional. Volvió a su tierra, combinó ser entrenador (del Real Unión de Irún) con trabajar como comercial para sacar a su familia adelante y, como tenía el título de entrenador regional pero no el nacional (había que marchar a Madrid a sacarlo), se dedicó a entrenar al Pasaia y a los juveniles del Real Unión. Juan Emery sabe mucho de fútbol; le gusta el juego ofensivo, directo. Y sobre todo ha inculcado a su hijo unos valores con los que disfrutamos todos los aficionados. Soy de los que piensan que los padres son los grandes forjadores del carácter de sus hijos.

¡Qué suerte tenemos de que nuestro deporte no sólo triunfe en el mundo, sino que inculque los valores adecuados!

Y a partir de las 22.00 h he participado en el programa Momentos de la Cadena COPE, para hablar de mi libro “Por qué necesitas un coach”. Me ha encantado cómo el equipo de la emisora ha preparado la entrevista sobre el Coaching y sobre los contenidos de este libro. Hemos hablado del Coaching, de la necesidad continua de desarrollarnos, de Optimismo, de Gratitud, de cine y de música.

A partir de hoy, y durante una semana, los afroamericanos celebran Kwanzaa, con sus 7 principios: Unidad, auto determinación, trabajo colectivo y responsabilidad, cooperación, propósito, creatividad y fe. Principios de coinciden con los valores del deporte.

Ejemplo de banda sonora, el instrumental “This land” (Esta tierra) de El rey león, del gran Hans Zimmer (autor de la música de Gladiator, Thelma y Louise, Misión Imposible, La roca, El último samurái, Piratas del Caribe, Kung Fu Panda): www.youtube.com/watch?v=BxESdIM_xLI ¡Qué preciosidad! Los últimos 20 segundos son una explosión de energía y entusiasmo:

Busa le lizwe (Lidera esta tierra)

Busa le lizwe (Lidera esta tierra)

Busa le lizwe (Lidera esta tierra)

Busa lomhlaba (Lidera esta nuestra tierra)

Ubuse le lizwe (Tú lideras esta tierra)

Ubuse le lizwe (Tú lideras esta tierra)

Ubuse le lizwe (Tú lideras esta tierra)

Busa lomhlaba (Tú lideras esta nuestra tierra)

El compositor sudafricano Lebo M., que colaboró con Hans Zimmer, se inspiró en este tema para crear Busa:

www.youtube.com/watch?v=PD8KV62j1-8

Mi agradecimiento a los periodistas de COPE, a Jorge, a Unai y a su padre, Juan María Emery.

lunes, 26 de diciembre de 2011

Inmortales

Esta tarde he ido a ver “Immortals”, dirigida por el indio Tarsem Singh (La Celda, The Fall. El sueño de Alejandría y el próximo Mirror, mirror, sobre el mito de Blancanieves) con los productores de 300. Cuenta la historia de Teseo (en griego, “el fundador”), mítico rey de Atenas, que lucha contra el titán Hiperión, hijo de Urano (el cielo) y Gea (la tierra).

La película se inicia y concluye con la misma frase de Sócrates: “Todas las almas de los hombres son inmortales, pero las almas de los justos son inmortales y divinas”. Zeus, disfrazado de anciano (John Hurt) es el ‘coach’ de Teseo: le enseña a combatir y a defender los ideales. Hiperión (Mickey Rourke) le declara la guerra a los hombres y busca el arco Epiro, hecho por Ares en el Olimpo. Con él puede liberar a los titanes, que están encerrados en el Monte Tártaro y quieren vengarse. Por ley divina, los dioses no pueden entrometerse en los asuntos humanos (“Si queremos que los hombres confíen en nosotros, debemos confiar en ellos y dejarles utilizar su libre albedrío”, proclama Zeus. Y de dice a Teseo: “Confío en ti. Demuéstrame que tengo razón. Guía a los tuyos”). Junto a Teseo, la visionaria sacerdotisa Phaedra (Freida Pinto) y el esclavo Stavros (Stephen Dorff). Atenea le pregunta a Zeus: “En la paz, los hijos entierran a sus padres; en la guerra, los padres entierran a sus hijos. ¿Estamos en guerra, padre?”. Teseo, en la batalla final, les dice a los helenos: “Luchad por el futuro, luchad por vuestros hijos, luchad por la inmortalidad”.

Me ha gustado “Immortals”. Visualmente cautivadora, tal vez demasiado cruenta, el guión (escrito por Charlie y Vlasis Parlapanides) me parece potente. Se ve muy bien en versión digital sin necesidad de 3D. Los mitos de la Antigua Grecia (Homero, Hesiodo) bien merecen revisitarse.

Es el triunfo del honor: frente a la mezquindad de lo efímero, la grandeza de la inmortalidad.

Hablando de inmortales, precisamente John Carlin escribía hoy en su columna de El País sobre el tema: Los inmortales del fútbol.

“El fútbol es la mitología griega de nuestra época. Es el terreno en el que creamos héroes, mitos y leyendas. Hay para todos los gustos y todas las tribus futboleras, pero solo unos pocos perduran en el tiempo, resuenan para siempre como Aquiles, Ulises o Héctor de Troya.

¿Quiénes seguirán en el panteón de aquí a 100 años? ¿Qué equipos y figuras contemporáneas se convertirán en leyendas universales?

En primera fila, garantía de inmortalidad, están el Real Madrid y Brasil. El Madrid de Di Stéfano, Puskas y Gento; el Brasil de Pelé. Tal fue la magia de las hazañas logradas hace medio siglo que los nombres Real Madrid y Brasil no dejarán nunca de brillar. Aún en el fracaso, no pierden la grandeza.

El Ajax y la Holanda de Johan Cruyff no se olvidarán tampoco, ni, seguramente, el Milan de Van Basten y Maldini. De los equipos ingleses, el que mas trofeos europeos ha conquistado es el Liverpool, pero el que más carisma posee es el Manchester United. ¿Por qué? La clave está en los jugadores, en aquellos cuyas imágenes se quedan grabadas en la retina colectiva de la humanidad.

El Manchester United es grande no, en primer lugar, por los triunfos acumulados durante los 25 años que Alex Ferguson ha estado al mando; es grande porque en la segunda mitad de los años sesenta tuvieron tres jugadores en el equipo llamados Bobby Charlton, George Best y Denis Law. Todos los que los vieron nunca los olvidarán. Pero lo mágico del asunto es que incluso para los que nunca los vieron, para los que solo tienen un vago conocimiento de sus nombres, su leyenda impregna y ensalza al Manchester United de hoy; como Di Stéfano, Puskas y Gento -de los cuales sólo podemos ver vemos imágenes borrosas en televisión- para el Real Madrid.

Los entrenadores no dejan huella de la misma manera. Si los equipos son grandes, ellos suelen ser olvidados. ¿Quién se acuerda de los nombres de los entrenadores del Real Madrid y Brasil en sus tiempos de máxima gloria? Pocos. Se dan casos, en cambio, de entrenadores que brillan por encima de sus propios equipos. Como Helenio Herrera, inventor del catenaccio, cuyos barcelonas, romas e interes nadie recuerda como se le recuerda a él.

Dirán lo mismo en un futuro no muy lejano de Alex Ferguson y José Mourinho. Ferguson será recordado por su infatigable hambre de victoria y por su extraordinaria longevidad. Sus equipos jugaron, en el mejor de los casos, con brío, pero nunca con brillantez.

Mourinho pasará a la historia por el personaje que se ha creado, por su magnífico egocentrismo, y por su extraordinario éxito en el Oporto. Quizá nunca supere la épica lograda en sus comienzos con aquel equipo portugués que conquistó, para sorpresa del mundo, la Liga de Campeones, pero cuyo juego nadie (fuera de Oporto) recuerda. Tambien logró grandes cosas con el Chelsea, convirtiendo un equipo de segunda categoría en un formidable campeón. Fue Mourinho el que encandiló al club londinense, no los jugadores o su forma de jugar.

Lo mismo seguramente se dirá acerca del Real Madrid actual en el probable caso de que agregue más triunfos en los próximos años al logrado la temporada pasada en la Copa del Rey. Pasará a la posteridad Mourinho en mayor medida que su equipo. Y durará tambien por haber forjado un colectivo capaz de convertirse en un formidable rival para el Barcelona, al que la feroz presión competitiva de Mourinho ha hecho aún mejor.

El Barcelona de hoy reúne un equipo imborrable en la historia en el que, por primera vez, la figura del entrenador será igual de mítica que la de sus estrellas en el campo. Se hablará con la misma admiración de Messi, Xavi e Iniesta de aquí a 50, 100 y -si la humanidad no se destruye a sí misma, o un cometa no lo hace- 1.000 años del mismo modo que se habla hoy de Di Stéfano, Puskas y Gento. Pero Pep Guardiola, reinventor del fútbol, vivirá para siempre también.

Y después, porque así es la vida, vendrán épocas duras y frustrantes, pero lo que la generación actual ha logrado es que el Barcelona ascienda al Olimpo, asegurando que ahí siga, con el mismo esplendor que el Real Madrid o Brasil, por los siglos y los siglos.

Feliz Navidad.”

Y esta noche, ya en casa, he estado viendo en La 2, La Ola, la película alemana de Dennis Gansel. Hablé de ella en este blog el 28 de noviembre de 2008. La cinta da para una tesis doctoral. En aquella ocasión, me impactó lo rápido que se puede pasar de la democracia a la autocracia (la película está basada en una historia real). Me compré la peli, pero no la he visto posteriormente (aunque la he recomendado mucho). Esta vez me ha llamado la atención el poder de lo autocrático: equipo, identidad, orgullo, resultados de la colectividad. ¿Puede derrotar ese modelo –tan presente en muchos países del mundo- a las democracias occidentales? “Todo esto tiene un poder pedagógico; los alumnos están muy motivados”, dice el profesor antes de que se le vaya el tema de las manos.

Mi agradecimiento hoy a los buenos narradores, de la antigua Grecia, de la Alemania contemporánea, de la España actual. Son nuestras obras, nuestro legado, lo que puede convertir en inmortal al ser humano.