Páginas vistas en total

viernes, 30 de septiembre de 2011

TMT y TOC

Anoche tuvimos la cena de los Top Employers en el Museo del Traje de Madrid, con las 43 compañías que se han hecho merecedoras de esta certificación en 2011, el equipo del CRF Institute (tanto nacional como internacional) y sus “partners”. Una velada exquisita para celebrar los logros de las empresas humanistas, en la que he disfrutando charlando con tantos y tantos amigos en las DRH.

AVE a las 7.10 a Valencia, para asistir y participar en el III TMT (Talento & Management Tendencias) de GESTA, organizado por la Universidad de Valencia. Nada menos que en el Palau de la Música, con capacidad para 1.500 personas. Ha presentado el acto, junto a Roberto Luna, Román Ceballos (secretario autonómico) y el representante de la CEV. Posteriormente, Carlos Andreu, autor de “Del ataúd a la cometa” ha dado su conferencia sobre hasta qué punto somos clones y qué hacer para ser felices. El público se ha reído mucho y se lo ha pasado de maravilla. Silvia Damiano, profesora de la Escuela de Negocios de Melbourne y autora de “Implícame” (que está siendo un gran éxito de ventas) ha hablado de cómo funciona el cerebro humano y del papel de las emociones. Da gusto escuchar a la profesora Damiano, porque explica lo complejo de una forma extremadamente didáctica.

Tras el descanso (en el que los ponentes han firmado un montón de libros), ha hablado José Antonio Marina, sobre la educación y el desarrollo del talento. Una maravilla escuchar a JAM (“en plan cantautor”, como ha dicho Roberto Luna, ante tantísimos asistentes que le escuchábamos fascinados). Y hemos dedicado los últimos 40 minutos a una mesa redonda con Carlos, Silvia y José Antonio en el que el profesor Luna y un servidor les hemos preguntado sobre la negligencia política y empresarial, el feedback, las jerarquías, la motivación personal de cada uno para dedicarse a lo que se dedica…

Este 3º TMT ha sido una experiencia mágica. Lo que se consigue en Valencia es realmente espectacular: gran éxito de público, ponentes de talla mundial y sobre todo un ambiente, un clima de aprendizaje en el que nos sentimos desbordados. La próxima cita, el viernes 3 de febrero. No pienso faltar.

AVE de vuelta a Madrid para llegar al teatro. Había quedado con mis amigos Mar y Enrique para ver TOC TOC, que inicia tercera temporada en la capital de España. Se trata de una comedia divertidísima sobre seis personas que padecen TOC (trastornos obsesivo-compulsivos) y se reúnen en la consulta de un prestigioso psiquiatra. Pasas un rato magnífico, sin parar de reír, y los actores son sensacionales. Creo que ha sido una excelente elección para iniciar el fin de semana.

Y después, cena al aire libre en el restaurante Hevia de la calle Serrano. El otoño madrileño nos ofrece su cara más amable.

Entre los libros que José Antonio Marina ha firmado hoy, uno de mis favoritos: Palabras de Amor. Comentaba en este blog hace dos años y medio el famoso poema de Lope de Vega sobre lo que es el Amor, incluido en el libro.

Desmayarse, atreverse, estar furioso,

áspero, tierno, liberal, esquivo,

alentado, mortal, difunto, vivo,

leal, traidor, cobarde y animoso:

no hallar fuera del bien centro y reposo,

mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,

enojado, valiente, fugitivo,

satisfecho, ofendido, receloso:

huir el rostro al claro desengaño,

beber veneno por licor süave,

olvidar el provecho, amar el daño:

creer que el cielo en un infierno cabe;

dar la vida y el alma a un desengaño,

¡esto es amor! quien lo probó lo sabe.

Y la advertencia del maestro Marina: “Pero se equivocaba. Esto no es el amor, sino los sentimientos que lo acompañaban. Por eso pueden cambiar sin que el amor cambie, aunque, forzoso es decirlo, salvo en casos de gran sumisión, si el amor sólo provoca sentimientos dolorosos, acaba por desaparecer o por convertirse en un apego nostálgico y desesperado”.

El Amor es el cóctel de sentimientos que mueve al mundo.

Mi profundo agradecimiento al equipo de Top Employers CRF Institute (Steven, David, Robert, Salva, Victoria, Miquel y todos los demás) por la cena de ayer. Al de GESTA (Bob Moon, mi querido Agustín, Pilar, etc). Y a mis amigos Mar y Enrique, con quienes da gusto conversar sobre todo.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Los 10 temas de este trimestre

Jornada en Barcelona. Salida en el primer AVE (el de las 6.30 de la mañana, finalmente), un par de sesiones de coaching en la ciudad condal y de vuelta para llegar a tiempo a la cena de los “Top Employers 2011” organizada por el CRF Institute. Una estupenda oportunidad para compartir y celebrar con los responsables de RR HH de las compañías más avanzadas en la gestión y el desarrollo del talento.

El último McKinsey Quarterly destacaba los 10 artículos más importantes de este trimestre. Repasarlos nos puede dar idea de lo que “se lleva” esta temporada.

1. Todos estamos en el marketing (www.mckinseyquarterly.com/Marketing/Strategy/Were_all_marketers_now_2834). Es la era del “customer engagement”, de la involucración, del diseño, de la participación conjunta.

2. Replantéate tu mentalidad estratégica (www.mckinseyquarterly.com/Strategy/Globalization/Remapping_your_strategic_mind-set_2837). Del 10% al 25% de la actividad ya es global.

3. El impacto de China en las empresa (www.mckinseyquarterly.com/Economic_Studies/Productivity_Performance/What_Chinas_five-year_plan_means_for_business_2832). Un análisis de 33 sectores. El nuevo plan quinquenal de China lo transforma todo.

4. Se trata de vender (www.mckinseyquarterly.com/Marketing/Sales_Distribution/Freeing_up_the_sales_force_for_selling_2838 ). Del 50 al 75% del tiempo de los comerciales se dedica a otra cosa que no es vender sino tratar con el “apoyo” comercial.

5. El valor de la búsqueda (www.mckinseyquarterly.com/Marketing/Digital_Marketing/Measuring_the_value_of_search_2848). El impacto de internet en la economía mundial es equivalente al PIB de Holanda o Turquía.

6. El peligro de una mala estrategia (www.mckinseyquarterly.com/Strategy/Strategic_Thinking/The_perils_of_bad_strategy_2826). El ejemplo de Nelson en Trafalgar. Las buenas estrategias tienen diagnóstico, políticas coherentes y acción.

7. Entrevista al Director Financiero de Google (www.mckinseyquarterly.com/Corporate_Finance/Performance/Googles_CFO_on_growth_capital_structure_and_leadership_2846). “Si no hacemos un producto que utilicen 1.000 M de personas, estamos perdiendo el tiempo”.

8. El feedback a la Alta Dirección (www.mckinseyquarterly.com/Governance/Leadership/Top_executives_need_feedback--heres_how_they_can_get_it_2852). Por eso los coaches son imprescindibles.

9. Tus clientes como “colgados digitales” (www.mckinseyquarterly.com/Marketing/Digital_Marketing/Are_your_customers_becoming_digital_junkies_2839). Los iClientes son más del 50% en EE UU.

10. ¿Has probado tu estrategia últimamente? (www.mckinseyquarterly.com/Strategy/Strategic_Thinking/Have_you_tested_your_strategy_lately_2711). El 65% de las empresas no hace suficientes tests a su estrategia. Las pruebas son Mercado, Ventaja, Competitividad y Vanguardia.

Lo que nos ofrece MKQ es una maravilla.

Gabriel Ginebra, autor del libro “Gestión de incompetentes”, publicaba antes de ayer (27-IX) esta entrada sobre “El más burro, el jefe. Cuando Dilbert tiene razón”. Es la siguiente:

“Las empresas son sabias y colocan a cada uno dónde más pueda aportar. Pero si un empleado no sabe nada, es situado dónde menos daño pueda hacer: en la dirección”. Así es el Principio de Dilbert, que siempre me inspira. ¿Somos jefes que saben de lo que hablan, o exigimos a los demás, sin ayudarles en cómo lograrlo?

Ninguna dosis de genio puede sustituir la preocupación por el detalle. Insistir en conceptos genéricos como liderazgo, estrategia o calidad sirve de poco. Para dirigir personas hay que conocer el negocio, hasta el punto de saber los costes, los calendarios y fechas clave, los emplazamientos, las personas de referencia, lo que funciona y lo que no: ¡Cuánto se agradece que te digan “así no vas bien”!

Mintzberg denuncia “hoy parece que un directivo puede gestionar igual un hotel que una cadena de lavanderías. Se enseña gestión como si todas las empresas fueran iguales -porque a todas se les puede aplicar la misma contabilidad. Y no es así. Cada negocio es muy específico y sólo conociéndolo al dedillo puedes hacerlo funcionar bien. (…). Warren Buffet, por ejemplo, no invierte en un negocio que no comprenda. Por eso nunca invierte en alta tecnología. Los directivos no son tan intercambiables como se nos hace creer: un buen directivo de una constructora no puede gestionar igual de bien una televisión” (Entrevista de Lluís Amiguet).

Todo directivo debe ser un maestro, alguien que sabe y alguien que sabe enseñar. Si queremos ser reconocidos por la gente, hay que destacar en el negocio de la empresa en que mandamos. Si trabajas mejor que yo, tendrás autoridad ante mí. Es natural que la autoridad formal vaya acompañada –y precedida- por el plus de experto. Por más que resaltemos la actitud y el liderazgo, nadie llega a ser buen mando si no conoce el oficio. Es más fácil enseñar dirección a alguien que conoce el negocio, que enseñar el oficio a alguien que sólo sabe mandar.

No se pueden dirigir películas sin saber de cine o liderar un grupo musical sin tener oído. Por eso los ingenieros fueron –y todavía son- quienes llevan la dirección en entornos industriales; los directores de publicidad buenos creativos y las empresas de informática crecen con personas de talento para los ordenadores. Al frente de los periódicos encontramos periodistas, y nos pondríamos nerviosos si descubriéramos que el jefe de servicio del hospital en que estamos ingresados no sabe medicina.

Tener oficio no significa tener un doctorado –más bien lo contrario. He conocido empleados sin titulación disertar sobre moléculas, y expertos en poliuretano que no han pisado la facultad. Para gestionar la guerra de secesión Abraham Lincoln aprendió técnica militar, para poder plantear estrategias y escoger al mejor general.

Hay que recuperar la virtud de la studiositas que propone Tomás de Aquino, “agudo interés en buscar conocer las cosas” (S. Th, q.166). Studio significa atención, tratar con delicadeza. La persona studiosa encuentra las claves de sus obligaciones profesionales. No lo debemos confundir con la curiositas, su versión degradada, que busca el saber por el saber, la lógica del zapping o el internet de madrugada.

Vivimos tan acelerados haciendo, que no nos fijamos en cómo lo hacemos y no aprendemos nada al hacerlo. Si revisamos las biografías de éxito encontramos expedientes académicos cortos, pero una inquietud por aprender enorme. Es el caso de Steve Jobs o de Bill Gates, de Pepe Hidalgo (Air Europa) o Francisco Martin Frías (MRW).

Hoy como ayer. En la novela “La Mano de Fátima” de Ildefonso Falcones, el morisco protagonista llega a ser rico y respetado en un intolerante mundo cristiano por sus conocimientos sobre caballos y traducir la lengua árabe: saber le salva la vida.

¿Es usted un profesional que sabe? ¿Sus colegas le consultan? ¿Podría mencionar las tendencias y acontecimientos del sector? ¿Conoce a los grandes, ha contactado con ellos? ¿Cuál es la última gran publicación? ¿Asiste a congresos o eventos? ¿Se ha desplazado para conocer experiencias de primera mano?

Aquí tiene unas cuantas preguntas de autoexamen. Espero que salga bien parado. En caso contrario: ¡DESE PRISA! No se lo diré a nadie, pero le acecha el autoritarismo. El día que no seas capaz de enseñar algo a los que dependen de ti, el día que dejes de sorprenderles, habrás perdido una parte importante de tu autoridad. Y no me invento nada, ya lo decía Max Weber, que fue quién inventó el concepto de carisma. No hagamos que Dilbert tenga razón.”

La reflexión de G2 da qué pensar. Entramos en una nueva era, el talentismo, en la que el jefe ignorante no tendrá cabida. O Dilbert o Confucio. Ya verás qué bien lo vamos a pasar.

Mi agradecimiento a Gabriel Ginebra y a los expertos de McKinsey por este “alimento para la mente”.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Arriba los corazones

Rueda de prensa ante una veintena de medios de comunicación esta mañana en el Hotel Intercontinental para presentar los Top Employers 2011. Se trata de las empresas españolas que cuentan con la certificación del CRF Institute de las empresas con buenas prácticas de gestión y desarrollo del talento. Esta multinacional de origen holandés analiza desde hace dos décadas a las empresas que pretenden certificarse. Por tanto, Top Employers separa “el grano de la paja” tanto en nuestro país como en China, Sudáfrica, Brasil, buena parte de Europa y, próximamente, Australia.

Salvador Ibáñez ha presentado la lista de las 43 compañías Top Employers 2011 y las buenas prácticas que se analizan por parte del CRF Institute. Robert Schaefer ha comparado a los Top Employers europeos con sus homólogos europeos. Un servidor ha comentado las 8 claves de las empresas ganadoras. Ser un Top Employer es una cuestión de supervivencia (la mortalidad ha pasado en los primeros 80 del 2’5% al 7% en 2007 y en la actualidad al 10% en EE UU y el 25% en España). Las ocho claves son las siguientes:

1. ¿Contamos con el Talento que necesitamos? Se estima que menos del 10% de las empresas europeas y el 73% de las Top Employers españolas cuentan con perfiles de talento (aptitud, actitud, compromiso). Atraer talento se estima en 5 sobre 10 como prioridad estratégica, y fidelizar talento en 6 sobre 10. El coaching lo practican el 23% de las Top Employers (hace un año era el 28%) de nuestro país.

2. ¿Detectamos realmente el potencial? Si no, las empresas caen en el “principio de Peter”. El 79% de la promoción es interna. En las Top Employers españolas, el 35% de los sucesores es elegido directamente por el director anterior.

3. ¿Generamos Compromiso? Por credibilidad de los líderes y por un proyecto ilusionante. He citado los datos de Silvia Damiano en su libro “Implícame”: las personas comprometidas son un 20% más productivas y un 87% más fidelizadas. Se estima que un 29% de los profesionales están enganchados y un 17% activamente desenganchados. La Gestión del Compromiso es una prioridad de 9 sobre 10 en las Top Employers.

4. ¿Estamos a lo que le compensa a nuestra gente? La retribución variable afecta al 6% de los administrativos y al 14% de los profesionales no directivos de las Top Employers. Hay sabáticos en el 88% y permiso por estudios en el 74% de los Top Employers.

5. ¿Tenemos una Cultura de Orgullo de Pertenencia? Es la clave de la eficiencia.

6. ¿Nuestra fama es la que merecemos? El poder de la Reputación, esencial para atraer talento. Una marca es una promesa de valor, y su insistencia depende de la conexión emocional, valor, accesibilidad, atención (awareness) y diferenciación relevante.

7. ¿Practicamos la Excelencia? Se trata de detectar y difundir las mejores prácticas para crear valor para el cliente.

8. ¿Somos un Equipo y hay Liderazgo? La última tendencia es “el líder sabio” (Nonaka y Takeuchi): ético, comunicador, sintético, de relaciones, de acción y de desarrollo de los colaboradores. El liderazgo y el trabajo en equipo son claves para ser una Top Employer.

Estas ocho claves se resumen en dos: Convertir la empresa en una meritocracia y el Espíritu de los Mosqueteros (“Todos para uno”). Citando a Tom Peters: “La pasión sin sistema es tan peligrosa como el sistema sin pasión”.

Esta noche he disfrutado mucho con el Valencia-Chelsea. El portero Diego Alves ha hecho un partidazo, suspense hasta el final… el equipo che ha empatado contra uno de los grandes del continente (ha sabido, querido y podido) y ha dejado un gran sabor de boca a la afición. Amunt València!

La canción de hoy, “Arriba los corazones”, de Antonio Flores: www.youtube.com/watch?v=--yp2CxRKr4

Me voy con mi sombra 


al bar de la esquina 


un bourbon con hielo

y una aspirina.



La barra un paisaje

triste y desolado, 


la copa en mi morro 


se está soldando.



Y el penúltimo trago

en la batalla,


la soledad me quema

como metralla…


y arriba los corazones 


palpitan en las cornisas


y andan a tropicones


casi muertos de risa.



Me voy con mi sombra 


al bar de la esquina,


un nudo en la garganta primo 


me hace cosquillas. 


La dolorosa pagando 


con la propina; 


la última sonrisa


pa su sobrina.



Y arriba los corazones, 


me siento en plena subida. 


Me salen a borbotones

cicatrices en la vida.



Arriba los corazones,


arriba los corazones,

arriba los corazones,


arriba los corazones
pidiendo

cariño por compasión,


cariño por compasión.



Y arriba los corazones,


arriba los corazones,


arriba los corazones,


arriba los corazones
pidiendo

cariño por compasión, 


cariño por compasión.

martes, 27 de septiembre de 2011

Sicofantas

Esta tarde he tenido el privilegio de participar en la presentación del libro “La Segunda Oportunidad”, de Martín Hernández-Palacios. Un magnífico libro.

Martín Hernández-Palacios y Martín-Neda es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, Diplomado en Comunidades Europeas por la Escuela Diplomática y en Altos Estudios Internacionales, es Diplomado en Derecho internacional público y privado por La Haya, y de Derechos Humanos por Estrasburgo. Asesor jurídico en el Parlamento Europeo, fue socio del bufete Cámara Legal y profesor en las universidades Francisco de Vitoria, Nebrija, Saint Louis y Missisipi. Desde 1999 es Director General de Aliter, Escuela Internacional de Negocios. Escribe en el Diario Negocio y es compañero en Dossier Empresarial.

Como ha tenido ocasión de comentar en esta presentación, “La Segunda Oportunidad” me parece un libro IMPRESIONANTE. He tenido hoy la misma sensación que pudieron tener quienes conocieron por primera vez textos como “La Colmena” de Camilo José Cela (Elena Gil, Directora del Área de Educación y Medio Ambiente de la Obra Social de Caja Madrid y Consejera de Jazztel, escribe en el prólogo que ha disfrutado de su lectura como de la de sus novelistas favoritos: Henry James, Joseph Conrad, Sandor Marai o Stefan Zweig). Es la historia de Andrés Ruiz de Moura, un abogado de éxito que, educado en los valores y con la posibilidad de elegir, toma el camino equivocado.

Elena Gil ha leído su prólogo, que es magistral. Y ha citado, como en la obra, a Lao Tse: “Sabiendo cuándo detenerte, estás a salvo del peligro”. Laura González-Molero, Presidenta de Merck, ha destacado la Introspección (“¿cómo sería mi segunda oportunidad?”) y la ausencia de líderes, así como la “carta de un ex amigo”, especialmente brillante en la obra. Una reflexión, como ha dicho Laura, interesante y dolorosa. Se ha referido a dos temas especialmente importantes para ella: el Emprendimiento y el Fracaso. Ha defendido a la sociedad civil y a la auto-exigencia y ha destacado las palabras que utiliza Martín, como “sicofanta” (persona que no tiene dignidad, vocablo empleado por Manuel Fraga Iribarne y que aparece con frecuencia en el teatro de Aristófanes).

El libro es un homenaje al teatro, a los empresarios como Enrique Jardiel Poncela o Pío Baroja, a grandes figuras como María Guerrero o Fernando Díaz de Mendoza, a saber gestionar bien el éxito (la triste historia del gran Errol Flynn), a autores de éxito literario y teatral como Benito Pérez Galdós. A la amistad: “La amistad es el plato fuerte de la vida” (Platón). El protagonista, abogado de profesión, utiliza el teatro para hacer buenas presentaciones. Se opone, al final de la obra, su forma de actuar con la del Abad de Silos, Dom Clemente. “La segunda oportunidad” es un homenaje a la familia y a los buenos valores que nos inculcan.

En el turno de preguntas, me he permitido preguntarle a Martín Hernández-Palacios si los malvados acaban ganando o perdiendo. “Los malvados pierden siempre porque interiormente se consumen”, ha declarado Martín.

Se ha comentado por parte del público (creo que ha sido mi buen amigo Félix Aguado) la siguiente cita de San Agustín: “Si queremos que los tiempos mejoren, seamos mejores personas”.

Dignidad, Gratitud, Honor. “La Segunda Oportunidad” es una gran novela, extraordinaria. Muchas gracias, Martín, por ofrecernos un texto tan completo. Y a María Cruces, Elena y Laura por hacer una presentación tan exquisita.

En el taxi hacia la Fundación Rafael del Pino, sede de la presentación, he escuchado un clásico de Michael Bolton: “How I’m supposed to be without you”:

www.youtube.com/watch?v=3aUvYBX4qIs&feature=related

I could hardly believe it

When I heard the news today

I had to come and get it straight from you.

They said you were leaving,

Someone's swept your heart away .

From the look upon your face, I see it's true

So tell me all about it, tell me about the

plans you're making

Then tell me one thing more before I go

CHORUS:

Tell me how am I suppose to live without you,

Now that I've been loving you so long.

How am I suppose to live without you,

How am I suppose to carry on,

When all that I've been living for is gone.

I didn't come here for crying,

Didn't come here to break down.

It's just a dream of mine is coming to an end.

And how can I blame you

When I build my world around.

The hope that one day, we'd be so much

more than friends.

And I don't wanna know the price I'm

gonna pay for dreaming,

even now it's more than I can take.

CHORUS:

(bridge)

And I don't wanna face the price I'm

gonna pay for dreaming.

Now that your dream has come true.


Preciosa canción, plena de sentimiento.

lunes, 26 de septiembre de 2011

La ausencia y los malvados

A lo largo de este mes de septiembre he trastocado las matinales dominicales de cine por las vespertinas (a última hora) de los lunes, fuera de Madrid. En lugar de quedar a cenar, palomitas y refresco con una buena peli. Hoy ha sido “No habrá paz para los malvados”, de Enrique Urbizu, con José Coronado, Juanjo Artero y Helena Miquel . Madrid, año dos mil y pico. Un domingo cualquiera, otro más, el inspector de policía Santos Trinidad de camino a casa, ya muy borracho, se ve involucrado en un triple asesinato. Pero hay un testigo que consigue escapar… y podría incriminarle. Santos Trinidad inicia la caza del hombre, emprende una investigación destinada a localizar y eliminar al testigo. Mientras tanto la juez Chacón, encargada de la investigación del triple crimen, avanza meticulosamente en la búsqueda del asesino. Ambos, Santos y Chacón, van a descubrir que nada es lo que parece y lo que empieza siendo un simple caso de tráfico de drogas, desembocará en algo mucho más peligroso. Solo Santos parece ser capaz de impedirlo, siempre que la juez Chacón no consiga detenerle antes a él.” En realidad, es una del oeste, pero en la España actual. Los malvados son los cárteles colombianos de la droga y los yihadistas islámicos; John Wayne es Coronado, que está espléndido. Una peli para no moverse de la butaca en los 96 minutos que dura la cinta.

He estado leyendo “La ausencia”, de Vicente Verdú. Doctor en Ciencias Sociales por la Sorbona, considero a Verdú, periodista de El País, una especie de filósofo francés por sus lecturas y reflexiones. Hace 8 años, en julio de 2003, perdió a su mujer. Ese dolor, junto a la crisis actual, “en la que falta casi todo, desde el conocimiento suficiente para afrontar el problema a la paralela ausencia de trabajo, de liquidez, de líderes, de confianza, de moral y de muchos otros importantes asideros”, le han llevado a escribir este texto. La ausencia como mal global de nuestro tiempo.

Divide esta obra en 16 capítulos: I. Desaparición total: “La religión hundida, las utopías evaporadas, los valores evaporados, las jerarquías abatidas, la autoridad refutada, los padres desnortados, las instituciones desacreditadas han compuesto un círculo que recalca, por su lado, la patraña del arte, el fin de la confianza y el empleo fijo, el arrasamiento de casi cualquier afianzamiento o, en consecuencia, el predominio del vacío, la vacuidad y el peso cero.”

II. La volatilidad de lo visible: la cultura de arena. “La desorientación, el caos, el extravío del valor o del pudor”. Lastre cero.

III. La atracción del cielo: El avatar del avatar.

IV. Blanco (la política sin ideología) y Gratis (Chris Anderson). La economía nube.

V. El luto político: “Nadie, en fin, en sus cabales sería capaz de esperar nada interesante e innovador de los partidos de hoy, que ya en las mismas apariencias de sus líderes manifiestan su pertenencia a una rancia y desteñida grey.” Abstencionismo, absentismo laboral y golpes de protesta (no para transformar la sociedad, sino para ahuyentar una parte indeseable de ella) como el 15-M o la primavera árabe.

VI. Los relámpagos: De los burgueses (trabajo, ahorro, metas prácticas) a los especuladores. La cultura corta.

VII. La mirada del vacío: Es la visión de la ceguera, la creatividad de la escasez, el prestigio de la lejanía.

VIII. Músicas para recordar: el velor del silencio.

IX. Proyectos sin fin. “El héroe no persigue la felicidad, sino el honor.”

X. El mar de la melancolía. Un consomé melancólico que juega con la muerte.

XI. El plomo del yo. “En general, muchos nexos y pocos vínculos, mucha conversación en horizontal y menos en vertical.”

XII. La identidad lejos de mí. “El dictamen de los sabios dice que el mejor modo de ser feliz es conocerse a sí mismo. Nadie, sin embargo, lo ha conseguido. La identidad, sea esto lo que sea, es lo menos identificable, gracias a Dios.”

XIII. El amor negro. El universo está lleno de vacío, de energía oscura. Es la pareja que se va.

XIV. Las voces del dolor: “El hombre es un aprendiz. El dolor es su maestro” (Alfred de Musset).

XV. Agua para olvidar. “Nada es más terrible que lo que no se ha dicho” (Céline).

XVI. La elegancia de la muerte. “La desnuda y anacarada majestad de la ausencia”.

Un libro duro, profundo, un tanto trsticos.﷽﷽﷽es trabajos artu, a Coronado y a Verdo"ificable, gracias a Dios."a uno mismo. parte indeseable de ella) como el 15-M oágico. Pero es lo que hay.

Mi agradecimiento a Urbizu, a Coronado y a Verdú. Tres grandes trabajos artísticos.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Talento a gorrazos

Delicioso día de sol en Madrid, ideal para tomar el aperitivo en una terraza y leer al aire libre. Oficialmente, estamos en otoño; posiblemente, en el “veranillo de San Miguel”.

De la prensa de este fin de semana, en Expansión & Empleo Tino Fernández (que ha entrevistado a página entera en contraportada a Carmen Mur, de Manpower) se pregunta Cuánto vale su creatividad. En opinión de los expertos (y de un servidor, que también es citado en el artículo), “las personas creativas quieren libertad. Si hay procedimientos rígidos no se sienten compensados. Cuanta más Dirección por objetivos y retribución variable mejor, porque lo que más les importa es el ansia de libertad y que aquello que hacen tenga un propósito”. En el mismo suplemento, Montse Mateos trata Cómo motivar sin aumento de sueldo (sigo pensando que la mejor aportación al respecto es el libro de Daniel Pink, “La sorprendente verdad sobre qué nos motiva”: riguroso, ameno, profundo). Ángela Méndez comenta el libro “Implícame”, de Silvia Damiano, que estoy seguro de que va a ser un best-seller en castellano. Arancha Bustillo habla de los nuevos trabajos multitarea y Montse, en “Cine de Gestión”, explica la fragilidad del liderazgo, la confianza y la tolerancia a través de la controvertida película “El árbol de la vida”. Como me fío del criterio de esta excelente periodista, iré a verla en cuanto pueda. Ángela también entrevista a Florence Noiville, autora de “Soy economista y os pido disculpas”: “La ética no se contempla en las escuelas (de negocios)”. Convertir la inteligencia en avaricia es muy grave.

En Empleo y Directivos de Cinco Días, Profesiones sin paro, de Alfonso Simón: diseñadores de juegos, ingenieros de I+D con MBA, perfiles digitales… Paz Álvarez entrevista al cocinero Joan Roca, que proclama que su restaurante no tiene deudas. Y el suplemento de Formación y Empleo de El País habla de Crear Emprendedores y la FP a distancia. Me ha gustado la entrevista a Salvador Ordóñez, Rector de la UIMP: “Lo verde debe ser el nuevo sueño colectivo”. Salvador opina (y yo con él) que “los cambios de modelo productivo no son rápidos, pero sí inexorables”. La UIMP ha nombrado Doctoras Honoris Causa a Ana Mª Matute, Margarita Salas, María Teresa Fernández de la Vega y Rosalía Mera. Excelente elección.

De El Mundo, además de los comentarios de Casimiro García Abadillo sobre la operación Repsol-Pemex, me ha llamado la atención el artículo de Eduardo Suárez, desde Nueva York, sobre el libro “Confidence Men” de Ron Suskind. Obama es el presidente con menos experiencia ejecutiva anterior, y se nota. Según Suskind, es un novato maniatado por los poderes reales, en un entorno machista y fascista. Se resiste a tomar decisiones y se ha convertido en un títere de un equipo económico resabiado (los mismos culpables de la crisis), con Larry Summers a la cabeza. El ex Rector de Harvard (que aparece en “La red social”) debe ser tremendo. “Obama es inteligente, pero la inteligencia no es suficiente”. “El liderazgo es otra cosa y tiene que ver con tomar decisiones de verdad”. Leeré el libro, porque la obra es fruto de entrevistas a más de 200 fuentes en unas 740 horas de diálogo.

La revista “Cinemanía” se adelanta a octubre en los kioskos. Su director, Carlos Marañón, titula el editorial: “La gorra de Maquiavelo”. “Supongo que el éxito de cada uno también puede medirse por la gorra que lleves.” Cita a Spielberg y Jackson (Tintin), que llegaron a pensar en Jack Nicholson para el capitán Haddock.

Cine en crisis: Margin Call (21 de octubre), Larry Crowne (30 de septiembre), Inside Job, The Company Men, The International. Y tres monstruos: Sofía Coppola (Somewhere, 30 de septiembre), Steven Soderbergh (Contagio, 14 de octubre), Gus Van Sant (Restless, 14 de octubre).

Y cine “made in Spain”. En cartel, “No hay paz para los malvados· y “Lo contrario al amor”. Vienen “Capitán Trueno” e “Intruders” (7 de octubre), “Mientras duermes” y “El sueño de Ivan” (14 de octubre), “De mayor quiero ser soldado” y “Transgression” (21 de octubre), “Eva” (28 de octubre). En noviembre, Chapero-Jackson, Juan Gona y Max Lemcke. En diciembre, Álex de la Iglesia y Paco Arango.

Mi agradecimiento hacia los periodistas que, con la que está cayendo, hacen buenos artículos y a los cineastas que siguen haciendo buen cine. Que cada talento se ponga su gorra, se ponga en valor.

sábado, 24 de septiembre de 2011

Por una cabeza... privilegiada

Ayer estuve viendo (de nuevo), en la 1, “Mentiras Arriesgadas”, dirigida por James Cameron, con Arnold Schwartzenegger y Jamie Lee Curtis. Una de acción muy entretenida.

En el inicio de la peli, el tango “Por una cabeza”, compuesto por Carlos Gardel en 1935. La letra dice:

Por una cabeza

de un noble potrillo

que justo en la raya

afloja al llegar,

y que al regresar

parece decir:

No olvidés, hermano,

vos sabés, no hay que jugar.

Por una cabeza,

metejón de un día

de aquella coqueta

y burlona mujer,

que al jurar sonriendo

el amor que está mintiendo,

quema en una hoguera

todo mi querer.

Por una cabeza,

todas las locuras.

Su boca que besa,

borra la tristeza,

calma la amargura.

Por una cabeza,

si ella me olvida

qué importa perderme

mil veces la vida,

para qué vivir.

Cuántos desengaños,

por una cabeza.

Yo juré mil veces,

no vuelvo a insistir.

Pero si un mirar

me hiere al pasar,

sus labios de fuego

otra vez quiero besar.

Basta de carreras,

se acabó la timba.

¡Un final reñido

ya no vuelvo a ver!

Pero si algún pingo

llega a ser fija el domingo,

yo me juego entero.

¡Qué le voy a hacer..!”

Para mí es un tango inolvidable, porque en la presentación del libro “Gestión del Talento” en el Berlín Cabaret hace unos años, José Antonio Marina se atrevió a cantarla (JAM es un apasionado de este tema). Precisamente lo que he recordado hoy en el programa “Pensamiento Positivo” de Sergio Fernández, que trataba de la Felicidad y en el que han estado Mónica Esgueva, Pilar Jericó y José Pedro García. He recordado en antena momentos de felicidad con los cuatro: en la mencionada presentación del libro de Pilar, en la del primer libro de Sergio, “Vivir sin jefe”, escuchando cantar a Josepe “New York, New York” en la ciudad de los rascacielos (Challenge 2010) y almorzando con Mónica y con Natalie Lainsa en un estupendo restaurante oriental (Mónica Esgueva es una viajera que pasa un cuarto del año con los lamas en el Tibet). La Felicidad está hecha de momentos con otros. En el programa, he recomendado (además del libro de Mónica, “Cuando sea feliz”), “La búsqueda de la felicidad”, de Tal Ben Shahar, y la peli “Cómo acabar con tu jefe”, la segunda más taquillera en estos momentos.

Hoy he disfrutado, además de escuchando “Pensamiento Positivo” y acompañando a Zoe a cambiar cromos de la Liga, esta tarde con mi amigo Miguel Ángel, que está a la última y me ha hablado de “Homo imitans” de Leandro Herrero (a pesar de su nombre tan hispano, trabaja en UK) y del “Talent issue” de HBR de octubre y esta noche del libro “Aflorismos”, de Carlos Castilla del Pino.

El Dr. Castilla del Pino (1922-2009) es uno de los mayores referentes en la psiquiatría y la psicología. Llamó a sus sentencias breves e íntegras “aflorismos” (de aflorar: surgir, aparecer. “El aforismo concluye. El aflorismo comienza, no acaba donde concluye”). El libro que se acaba de publicar recoge 844 de ellos. Una delicia.

Los aflorismos de Castilla del Pino son como los pintxos en la gastronomía vasca. Merecen ser degustados, porque condensan el placer (emocional e intelectual) en un mínimo espacio. Difícil destacar algunos:

(1)“La felicidad –ya me entienden- no se la encuentra; se construye.”

(2) “De competir, con uno mismo, nunca con los demás. Se pueden aprender, y desaprender, ambas cosas.”

(8) “Si quieres recordar para siempre al que ahora ves, mírale a los ojos mientras te habla.”

(9) “Haz de forma que sea impropio decir de ti que trabajas, porque juegas.

(15) “Convivir, una forma de inteligencia.”

(19) “No te exhibas; que los demás te descubran.”

(27) “La vejez comienza cuando no hay proyecto”.

(32) “Los demás son parte de uno mismo. Nadie es sino con los demás.”

(41) “Competir con uno mismo exige saber quién se es y, luego, ser más de lo que se era.”

(50) “Inteligencia emocional: una contradicción. Es como calificar de inteligencia pedestre el uso inteligente del pie. La emoción es un instrumento, como la mano, como el pie, como el habla, y pueden ser usados inteligentemente, o no.”

(71) “La felicidad existe. La felicidad es la sabiduría, y ésta es el arte de vivir.”

(86) “Nunca nada debe considerarse concluido.”

(91) “Terapia conductista del envidioso: hacer que admire al envidiado.”

(101) “La compasión no mejora el mundo. La solidaridad, sí.”

(114) “Hay errores en la vida, y hay vidas erradas: son dos cosas distintas.”

(116) “¿La vida? Una de dos: o nos la hacemos o nos la hacen.”

(135) “Respetar al otro es respetarse. No hay manera de sentirse digno faltándole al respeto a alguien.”

(143) “Los grandes escritores nos enseñan a leer el mundo.”

(149) “Escribir: no querer morir.”

(154) “No hay causa que justifique la guerra.”

(160) “Amar es acortar distancias con el objeto amado: ése es su riesgo.”

(162) “Hay analfabetos morales, como los hay estéticos. No son formas de ceguera sino de inaprendizaje.”

(171) “Para la vejez, la dignidad: es lo único que aún puede cultivarse.”

(188) “El mayor valor del hombre, la equidad.”

(193) “Hay bellezas de fuera y de dentro. Las de dentro acaban por emerger y embellecer lo de fuera, y además persisten. Las de fuera, como no son nada, son perecederas.”

(195) “Talento y nobleza: ésos son los dos rasgos de la belleza interior, los que al fin se “traslucen”.”

(197) “El mundo no es tan estúpido como para tolerar que sólo triunfen los malvados.”

(204) “Con la cara se nace; el rostro se hace.”

(218) “El verdadero éxito nunca es de circunstancia.”

(229) “No hablar de progreso sin referirse a qué y respecto de qué.”

(248) “Lo místico: el territorio de la no-palabra. El sentimiento inexpresable.”

(254) “No hay muerte si no hay olvido.”

(258) “No hay que vengarse del envidioso. Bastante desgracia tiene con envidiar.”

(261) “No hagas el mal porque te lo haces.”

(266) “El miedo es el desorden. Lo peor del miedo es el miedo mismo. Con miedo no hay salvación.”

(270) “La felicidad no es el sosiego estupidizante sino el desasosiego controlado.”

(278) “La vida tiene un adelante, la acción, y un atrás: el recuerdo.”

(282) “El amor es una realidad verbal; no existe amor si no se declara.”

(290) “El proyecto en la vida es la única manera de dejar lo menos posible al azar.”

(317) “¡Cuidado con los justos!”

(321) “Lo frívolo es la suficiencia de la inmediatez.”

(327) “La ambición es legítima, siempre que no sea indecente o fea.”

(343) “La inteligencia no debe ser usada nunca para arrollar.”

(354) “No ir de sincero; ser simplemente veraz.”

(361) “El carácter es nuestro esqueleto mental: así es de rígido.”

(379) “La ética tiene su lógica, y una cuestión ética es un problema de lógica. Lo ético es la solución lógica de un problema moral.”

(389) “No soy; me hacen ser. Somos imaginados por los demás.”

(404) “Apolo para vivir. Dionisos para pensar.”

(411) “La confianza en es fianza con, es decir, fianza recíproca: me fío de él y me fío de que él se fía de mí.”

(427) “Tres estadios: ver, mirar, observar. Ver todo, mirar algo, observar lo que se debe.”

(456) “La pasión, un sentimiento con prisas para alcanzar su objetivo. ¡Mala cosa!”

(475) “Desconfiar de lo oscuro: no hay profundidad, hay impostura. Jugar a la esfinge sólo seduce a los tontos.”

(484) “Viajar: una cura de la soberbia.”

(528) “Ser dueño del propio pensamiento.”

(539) “Esto vale lo que yo quiero que valga: ésa es la teoría del valor, sea estético, sea ético.”

(542) “Es poco inteligente tomarse el éxito en serio.”

(559) “Irritarse es irritarse con uno mismo: ¿para qué?; es antihigiénico.”

(587) “Los hombres, para el científico. El hombre, para la sorpresa.”

(624) “La amistad se funda en la recíproca fiabilidad moral. Si lo que les une son sus intereses, no se trata de amigos sino de compinches.”

(647) “La gran tragedia: la insignificancia.”

(661) “Lo vivo es lo mutable, lo inestable.”

(668) “Ámese inteligentemente: es la mejor forma de que el amar sea duradero.”

(684) “Es útil ser generoso con los demás: “embellece”.”

(694) “Aprender la serenidad: uso inteligente de la emoción.”

(714) “Se cree lo que conviene: ésa es la función de la creencia.”

(721) “La amistad, lo más importante. Y el amor, siempre que derive en la mejor amistad.”

(745) “Un modelo es importante, siempre que permita hacerse el propio.”

(748) “No mentiríamos si no viviéramos al otro como amenaza.”

(761) “La cuantía del poder de alguien se mide por el número de sus aduladores.”

(765) “Mejor no probar el poder: podría gustarnos.”

(769) “Es tolerable que haya miedo en el vivir, pero vivir con miedo exige tratamiento.”

(819) “No tolerar el silencio es no soportarse.”

(826) “Precaución: la estupidez no es inofensiva; a veces, hasta contagia.”

(832) “Toda elegancia es de formas: la verdadera lo es, además, de fondo.”

(842) “Lo mejor del amor, su recuerdo.”

(844) “¿Sabremos morir? ¿Sabremos morir perfectamente? Deberíamos saber morir.”

Mi agradecimiento a grandes pensadores como el Dr. Castilla del Pino, que nos ayudan a aprender, a crecer y a viivr.