Páginas vistas en total

martes, 31 de mayo de 2011

Y el coaching transformó al equipo

Presentación del libro “Por qué necesitas un coach”, esta vez al Club de Recursos Humanos de Alicante, formado por los principales directores de RR HH de la provincia. Un club patrocinado por La Caixa y organizado por Fundesem. Me he centrado en el papel (deseable, no siempre realizado) de la función de recursos humanos como desarrolladora de talento individual y colectivo, como generadora de entornos estimulantes y no amenazantes, como animadora de diálogos fructíferos y no debates estériles, como garante de la reflexión y de la acción, como potenciadora del coaching individual y de equipo. Agradezco mucho a las personas que han venido que tengan la grandeza de salir, al menos por un día, de las pequeñas miserias cotidianas en sus empresas para pensar en lo que hay que hacer estratégicamente para salir adelante.

Almuerzo con el club de RR HH en uno de los mejores restaurantes de la ciudad (inevitable hablar de fútbol, de Mourinho y Guardiola, de la Liga y la Champions, del Hércules), en el que hemos disfrutado de un animado diálogo.

Y por la tarde, de 4.30 a 9.30, segunda parte de la clase sobre Coaching de Equipo en el Curso Superior de Coaching Estratégico. Es una maravilla comprobar cómo los alumnos del Curso, profesionales de amplia experiencia y gran compromiso, hacen suya la metodología y aprenden a aplicar las herramientas que convierten un grupo de personas en un equipo de verdad. Creo modestamente que contar con equipos de alto rendimiento es esencial en las organizaciones para sobrevivir, con la que está cayendo.

Mi agradecimiento a estas alumnas (en su gran mayoría, mujeres, con la excepción de Sergio y Paco): Liliana, las dos Isabel, Mª José, las dos Lauras, Araceli, Cristina, Edna, Valérie, Ángela, Talar y Mª Ángeles. Vuestro entusiasmo alimenta mi energía.

lunes, 30 de mayo de 2011

Grietas del sistema

Hoy he tenido la fortuna de participar en la primera reunión del Club de Coaching de Alicante, organizado por FUNDESEM, presentando mi último libro, “Por qué necesitas un coach”.

Aunque se trata de un texto sobre contenidos de Coaching (por qué y cómo desarrollar la vocación, el reto, la audacia, la comunicación, el optimismo, la confianza, la ilusión, el entusiasmo, la felicidad y la integridad), me he centrado en cinco puntos, como son:

- El Desarrollo del Talento: Si no avanza, retrocede.

- Entornos de recompensa y de amenaza.

- El Diálogo, y no el debate, nos hace libres.

- El Poder de la Reflexión… y de la Acción.

- La mejora: Qué metemos en el carruaje.

Alicante, gracias a iniciativas como la de FUNDESEM, se está posicionando estratégicamente a favor del Coaching, lo que es una gran ventaja competitiva para sus empresas. Se está generando un caldo de cultivo de gran interés por el desarrollo personalizado.

He estado leyendo “Grietas del sistema” del profesor Raghuram G. Rajan. Rajan ha sido Economista jefe del FMI (2003-2007) y es catedrático de finanzas de la Universidad de Chicago. En 2005 advirtió de la crisis económica que se nos venía encima; su testimonio aparece en el documental ganador del Óscar “Inside job”. El libro de Raghuram Rajan es muy didáctico y explica muy bien no sólo qué ha provocado el actual momento de dificultad, sino cómo salir de éste.

Para Rajan, esta profunda crisis es producto de una serie de “fracturas” en el sistema, de grietas, como las tensiones de la política nacional (“casi todas las crisis financieras tienen raíces políticas”), los desequilibrios comerciales y los sistemas financieros. La economía está sufriendo un enorme nivel de desigualdad: el 1% de las familias de mayor renta tenía el 8’9% de la renta en 1976 y el 23’5% en 2007. En esos 30 años, el 58% del crecimiento de la renta fue a parar a ese 1% de las familias más ricas. “El sistema educativo no ha logrado proporcionar a la fuerza laboral la instrucción necesaria”.

La respuesta gubernamental (en EE UU y en todo el mundo) no ha sido mejorar la educación para todos, sino permitir el acceso al crédito de los más desfavorecidos. La banca se aprovechó de ello, concediendo créditos a quienes no podían devolverlos y cebando la bomba. Lo que vemos ahora es “recuperaciones sin empleo”.

Me ha interesado particularmente de las explicaciones de este libro la importancia que concede al capital humano y al capital organizativo. La creciente desigualdad de las rentas está provocada por un acceso desigual a una educación de calidad. La rentabilidad es menor en los países pobres por escasez de capital humano (Robert Lucas, premio nobel de economía, profesor de la Universidad de Chicago). “En los países pobres hace falta alguna cosa más para que la maquinaria y las personas con formación maximicen la productividad y los países prosperen”: capital organizativo. Calidad directiva, diríamos otros. “Las diferencias organizativas entre un pequeño taller de reparaciones y Toyota, o entre un consultorio médico instalado en una cabaña y la Clínica Mayo son enorme, y determinan su capacidad para utilizar grandes y sofisticadas máquinas de forma efectiva.”

“Los pioneros ricos del desarrollo, como Australia, Canadá y Estados Unidos, construyeron sus organizaciones complejas con el tiempo”. En cambio, “los índices de fracaso de las compañías pequeñas y nuevas son increíblemente altos incluso hoy”. El Eureka que me ha provocado la lectura de este libro es que, efectivamente, esos gobiernos carecían de capacidad para intervenir: se dedicaban a la defensa y al mantenimiento de la ley y el orden. La cara es la ausencia de educación y sanidad para todos; la cruz es que no alimentaron a una oligarquía clientelista que no tiene el menor interés por mejorar su capital organizativo, por exportar, por crecer, por ser competitivo…

Por eso las compañías “Peter Pan”, que no crecen nunca. Ni están ni se las espera. Y van de burbuja en burbuja.

Mi agradecimiento hoy a los directivos de FUNDESEM: Ramón, Paco, Gabi, Juan Carlos, Pablo, etc. El 40% de sus alumnos proviene de otros países, lo que significa que es una Escuela de Negocios muy competitiva, que está en el mundo. Enhorabuena.

domingo, 29 de mayo de 2011

Pequeñas mentiras y grandes hazañas

Esta mañana he estado viendo “Pequeñas mentiras sin importancia”, avalada por más de cinco millones de espectadores en Francia. La historia de un grupo de amigos que dejan a uno de ellos tirado en el hospital, en París (sufre un accidente de moto, literalmente arrollado por un caminón) y se dedican a pasar el mes de vacaciones en Aquitania. Gente de entre 30 y 40, inmaduros, con sus neuras y un escasísimo autocontrol.

En la revista Fotogramas, Desirée de Fez está a favor de la peli (cuatro estrellas sobre cinco) y comenta lo siguiente: “Los amigos de 'Pequeñas mentiras sin importancia', un grupo de burgueses franceses en torno a los 40, prefieren dejar solo en el hospital a un amigo que ha tenido un accidente a sacrificar sus vacaciones en la playa. Esa decisión inicial funciona como declaración de principios: por buenas que sean las experiencias de los personajes en esos días, aspectos como la tristeza, el egoísmo, la culpa y la angustia van a estar allí, con ellos, y a hacerles evolucionar o aceptar su mezquindad. En esa tesitura, entre el canto a la amistad y el mapa de las miserias humanas, se mueve la cinta, que halla el balance perfecto entre ambas variables mediante un sabio cruce de géneros. Con un esquema similar al de 'Reencuentro' (Lawrence Kasdan, 1983) o 'Los amigos de Peter' (Kenneth Branagh, 1992), el film salta con naturalidad del drama doloroso a la comedia chiflada, y subraya lo caprichosa que es la vida. Tiene algún toque moralista, una selección de canciones poco acertada y un final con brillos (como el sublime speech de Marion Cotillard), pero lacrimógeno. Pero son males menores en una cinta escrita con lucidez y emoción, y con algo menos común de lo habitual: personajes. Los amigos de 'Pequeñas mentiras sin importancia' se parecen a alguien y a nadie, causan identificación y a la vez son únicos”.

Jordi Costa, en la misma revista, se manifiesta en contra (dos estrellas sobre cinco) y dice lo siguiente: “Este supuesto diagnóstico de la generación del narcisismo y la inmadurez multiforme se abre con una ambiciosa demostración de fuerza: uno de esos ejercicios formales sostenidos que espolean el asombro del espectador, quien no podrá dejar de preguntarse cómo demonios ha sido ejecutado el virtuoso número de magia. Desgraciadamente, después de esto, lo único ambicioso está en la imprudente generosidad del metraje. Hay veces en que, para juzgar una película, basta con afinar el oído en una platea llena. En este caso, la calidad de las risas recogidas en ese trabajo de campo son el peor dictamen: risas pequeñoburguesas, desecadas de todo placer y toda alegría, condescendientes, desgranadas como mero trámite. Risas que, en definitiva, hablan del fracaso de la disección crítica de este grupo, atrapado entre el recuerdo de 'Reencuentro' y 'Los amigos de Peter', que, al final, recibirá un chaparrón de explícita moralina en boca del buen salvaje de turno. El resultado es de esas películas en las que cuesta decidir qué elemento conquista el top de la repelencia: si el ceño fruncido de una Marion Cotillard forzando su registro de intensa o la fatal, inevitable, canción de Antony and the Johnsons”. En este caso, me siento más cerca de Jordi que de Desirée.

Por otro lado, seguimos disfrutando de las enormes hazañas del deporte español: tras la Final de la Champions del Barça, otra Final de Champions (ésta, de balonmano) entre el FC Barcelona y el Ciudad Real. Alonso no pudo derrotar a Vettel en el GP de Mónaco por pura mala suerte y Alberto Contador, el nuevo Induráin, consigue su segundo Giro en la carrera más dura de su vida. Estamos todos con él en el próximo Tour de Francia. La semana que entra, vuelve La Roja, de nuevo en América.

¿Qué genera tanto éxito en un país como el nuestro, sumido en tan profunda crisis? Grandes entrenadores, esfuerzo, pasión y sistema, un marcador, la sensación de disfrute que conlleva extraordinarias consecuencias. El polo opuesto a la política, a la educación, a muchas organizaciones empresariales, en las que se echan a faltar proyectos ilusionantes, credibilidad en los dirigentes, ambientes de trabajo de satisfacción, rendimiento y desarrollo, culturas del esfuerzo, cooperación, profesionales que se sienten compensados. ¿No seremos capaces de aprender, en otros ámbitos de la vida, de las maravillas del deporte español?

Mi agradecimiento a ellos: a Pep y sus jugadores, a Alberto, a Fernando, a Rafa (que sigue en Roland Garros), a Xavi Pascual, a Talant Djushebaev…

sábado, 28 de mayo de 2011

Guardiola en la leyenda

¡Cómo he disfrutado con la final de la Champions! Pep Guardiola dispuso de dos semanas para prepararla concienzudamente, como debe ser, y el espectáculo ha sido glorioso. Ya nos había advertido de que si su equipo jugaba como en la Final de Roma, perdería. Así habría sido. Sin embargo, el bloque es aún mejor que en aquella final (Mascherano estuvo inconmensurable, Villa y Affelay han sido también dos grandes fichajes) y el “efecto Abidal” (precioso el detalle del capitán Puyol de cederle la Copa) ha sido muy positivo: ha transformado una adversidad en un nuevo motivo de cohesión de equipo.

Por lo demás, creo que ha quedado claro que el “Pep Team” es el mejor equipo de la historia del fútbol (dos Champions, tres Ligas y todo lo demás en las tres primeras temporadas) y Leo Messi, el mejor jugador de todos los tiempos (el gol de esta noche, como el del Guaje, son para enmarcarlos).

Todos los que amamos el fútbol nos alegramos del resultado, seamos o no culés. La Liga española ha vencido a la Premier en su casa. Los dos mejores equipos están compitiendo en tres Campeonatos (jugarán la Supercopa de España después del verano y se emplazarán en la Final de la Champions 2012 de Múnich si no hay contratiempos).

El día ha sido especialmente “mediático”. En Expansión & Empleo, Montse Mateos escribe sobre las películas de la crisis (Inside job, The Company Men, Let’s make money) y tiene la amabilidad de citarme. Arancha Bustillo escribe sobre los “vampiros emocionales” en la oficina y también menciona un par de frases de un servidor. Agradecido a las dos. En La 2 de TVE, a eso de las 6.30 de la tarde, repetición del programa “Para todos La 2” en el que hablaba de mi nuevo libro, “Por qué necesitas un coach”…

Y en la revista Capital, que en su número del mes de junio trata el “Cloud computing”, un reportaje sobre Escuelas de Negocios (página 88 y siguientes) con una foto a doble pagina del Challenge de EBS en Utah, en el que estamos todos los participantes, organizadores y “chamanes” (Mario Alonso Puig, José Mª Alonso y un servidor). Además, una entrevista a mi amigo Juan Verde, Subsecretario de Estado de Comercio para Europa y Eurasia de EE UU; otra a Pedro Guerrero, presidente de Bankinter; un reportaje sobre el éxito de Técnicas Reunidas y otro sobre los clubs de fútbol, en ruina pero comprados por magnates extranjeros; y los consejos del director de la Filarmónica de Nueva York, Alan Gilbert. De nuevo, un estupendo número de Consuelo Calle y su equipo.

Siguen resonando los ecos de la maravillosa jornada TMT ayer en Valencia. Muchas gracias a todas y todos los que habéis expresado vuestra satisfacción en Facebook, twitter y el resto de redes sociales. Se nota que hay sensibilidad hacia el humanismo en las organizaciones. Este partido, frente a los tayloristas (a los que “usan” a los demás, como diría Mario) lo vamos a ganar.

viernes, 27 de mayo de 2011

La Belleza, en los lugares más insospechados

Jornada TMT (Talento Management Tendencias) en Valencia, organizada por GESTA (Master en Gestión de Talento por la Universidad de Valencia) y CECE y dirigida por mi buen amigo Roberto Luna. Unas mil personas abarrotando el Teatro Olimpia. Espectacular.

Estaba previsto que la inaugurara Román Ceballos, DG de Trabajo de la Generalitat Valenciana, pero a última hora le ha sustituido Enrique Soto, Secretario general de la Confederación de Empresarios de Valencia; junto a él, Clara Martínez Fuentes , la Vicerrectora de la Universidad de Valencia que apoya a tope estas iniciativas y que me ha comentado los avances en el plan Estratégico de la Universidad. Posteriormente, el profesor Roberto Luna ha introducido la Jornada y Óscar Miralles, Director de TEA Cegos de la Comunidad Valenciana, ha tenido la amabilidad de presentarme.

Dado que el título de este TMT Valencia ha sido “Productividad y ROI Emocional. Impacto del Clima y la Inteligencia Emocional en la productividad”, he tratado precisamente esos cinco conceptos:

1. Tendencias: Cuáles son las tendencias respecto al Talento, en un mercado laboral formado por unas 20 M de personas, en las que un 25% está en el desempleo, y del 75% restante el 40% percibe el Salario Mínimo Interprofesional (640’41 €/mes) y sólo el 1% percibe diez veces o más el SMI. He hablado de “Poner en valor”, de Capacidad, Compromiso y Contexto, de Disfrute/vocación, y de que sólo el 15% de los españoles cree que se selecciona en base a talento (falta meritocracia en nuestras organizaciones).

2. Productividad: He hablado el puesto 42º de España, de que el 60% es Calidad Directiva (hemos pasado en dos años del puesto 26º al 35º) y lo he conectado con el Liderazgo: marcar la pauta (proyecto ilusionante), hacer equipo (sinergias) e infundir energía (motivación).

3. Clima laboral: Supone casi la mitad de los resultados. He comentado que el término no es nada feliz (el clima atmosférico es imprevisible e inmanejable) y me he centrado en las seis principales variables de clima.

4. Inteligencia Emocional: Me he referido a Daniel Goleman y sus investigaciones hacia 1995 y me he preguntado si la IE ha cumplido su mayoría de edad.

5. ROI: He diferenciado gastos (coste, a minimizar) de inversión, he comentado el absoluto valor de los intangibles (ya es más del 95% del valor de las empresas): Capital Humano, Clientes, Marca, Reputación (expectativas a futuro). Pero también he dicho que es una cuestión de creencias y que, aunque el ROI del Coaching es entre 6 y 11 veces el tiempo y el dinero invertidos, los tayloristas no van a apostar por el desarrollo de su talento.

Me he ayudado como símbolos de una réplica de la medalla de oro que ganaron los jugadores de "La Roja" en el Mundial, de un silbato (como el de la portada del último libro), de un termómetro, de una foto con Goleman hace 15 años y de una calculadora.

Posteriormente ha intervenido el Dr. Mario Alonso Puig, enorme experto y gran amigo. Se ha referido a la importancia de las emociones en la salud, a lo que provoca el miedo y los entornos amenazantes, a nuestra “voz interior”. He disfrutado muchísimo de su conferencia.

Descanso para el café, que hemos aprovechado los ponentes para firmar libros a buena parte de la audiencia. En mi caso, tanto “Liderazgo Guardiola” (5ª ed), como “Mourinho versus Guardiola” (3ª ed) y “Por qué necesitas un coach”.

Elsa Punset, la tercera conferenciante del día, nos ha hablado de las emociones en los primates, de educar la mirada (la belleza está en los sitios más insospechados), de Gottman y las parejas felices, etc. Ha comentado el vídeo de un famoso violinista que tocó anónimamente en el metro de Washington con un Stradivarius de 3’5 M $. Pasaron por delante de él más de 1.000 personas; se detuvieron a escucharle 7 y le dieron 32 dólares. Evidentemente, no estaba puesto en valor en aquel contexto.

Y finalmente hemos tenido un animado diálogo, con muchas preguntas del público. Una jornada memorable. Gracias, Roberto, a ti y a todo tu equipo: Pilar, Karina, Charlie, Pepe, Gloria, María… a Agustín Aguilar, que ha estado echando una mano al máximo. Sois formidables.

Almuerzo en el restaurante del Hotel Inglés. Unos deliciosos aperitivos y dos tipos de arroz suculentos. Mónica y el resto de profesionales del restaurante nos han servido estupendamente.

En fin, una jornada mágica (“la magia es una forma especial de comunicación”). En Valencia hay mucho talento en esta segunda década del siglo XXI.

jueves, 26 de mayo de 2011

Valor de Equipo

De nuevo, una jornada doble. Tren a Toledo a las 6.30 de la mañana, para participar en la Reunión Funcional de Gas Natural Fenosa, más concretamente de su negocio regulado de electricidad.

Hemos tenido la oportunidad de organizar el workshop sobre “Valor de Equipo… con toda la energía del mundo” (lema de esta Reunión Funcional) Vanessa Borhagian y un servidor. Vanessa es una extraordinaria cantante y compositora brasileña con la que da gusto ilustrar el trabajo en equipo. A 270 profesionales de Gas Natural Fenosa, en el Auditorio del Hotel Beatriz de Toledo, les ha animado a SER UN EQUIPO aprendiendo a cantar a una sola voz y a dos voces. Una maravilla.

Posteriormente, durante una media hora, hemos reflexionado sobre esa vivencia. Sobre las seis claves de un equipo de VERDAD, sobre el Liderazgo versátil de Vanessa, sobre el clima (el ambiente de trabajo) que ha generado y sobre las lecciones prácticas que hemos aprendido a lo largo de esas dos horas.

Me ha encantado la organización del evento por Color Naranja y el papel de Sinazio (un humorista y monologuista del Club de la Comedia y Cinco hombres.com) que es muy ágil y simpático (tiene madera de empresario).

Vuelta a Madrid y por la noche, cena con el profesor Roberto Luna y su equipo (Pilar, Karina, Charlie, Pepe, Gloria, María más Agustin) en un restaurante de la calle Catalans de Valencia, el Messana. Una cena divertidísima, previa a la gran jornada sobre Talento y Management de mañana. Después hemos compartido Agua de Valencia en la Plaza del Negrito. Una vela muy entretenida.

En ambos casos, en Castilla La Mancha y en la Comunidad Valenciana, dos magníficas experiencias de equipo. Equiparse para la vida requiere de los demás. He disfrutado mucho.

Mi agradecimiento a Manuel y todo su equipo, a Cristina y todo su equipo, a Roberto y todo su equipo. Así da gusto.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Los compis con los que no trabajarías

Jornada doble entre Ciudad Real y Zaragoza. Por la mañana, Desayuno-Coloquio sobre “Mourinho versus Guardiola” en APD Castilla-La Mancha, con Leonor Gallardo, el entrenador Benito Floro (que ascendió al Albacete a primera y entrenó al Real Madrid) y un servidor, presentados por Javier Morales de APD. Un diálogo muy fructífero sobre el liderazgo capacitador. Me ha gustado mucho el punto de vista de Benito Floro sobre la importancia del conocimiento (la aptitud como condición necesaria, imprescindible) y sobre las virtudes del liderazgo.

Por la tarde, reunión en Zaragoza con la principal Escuela de Negocios de la capital del Ebro para impulsar un Curso Superior de Coaching allí, con empresarios y directivos y con Carlos Sanz, que a través de su Fundación está realizando una labor impresionante.

Precisamente, en el AVE de vuelta a Madrid he estado leyendo “Ganar la vida”, que acaba de publicarse. Escrito por Ana Aínsa Montes, cuenta la vida de Carlos Sanz. Asistente arbitral de primera división, sufrió cuatro trasplantes de hígado. Es una persona excepcional, vital, generosa y pienso echarle una mano en su titánica tarea.

Ángela Méndez ha escrito un artículo interesante sobre la tipología de los compañeros tóxicos: Los diez compañeros con los que no trabajarías.

“Según un estudio de Fortune sobre las características más valoradas por los empleados, el trabajo en equipo ocupa la primera posición. Sin embargo, ¿quién no ha deseado alguna vez trabajar en solitario? Así se evita a los hipócritas, a los que no renuncian a moverse en mayoría, a los mentirosos o a los siempre felices y capaces de desquiciar al más pintado. Descubra quiénes son. No diga que le han pillado por sorpresa.

¿Qué ha pasado con el individualista? ¿Con el talento que surge en solitario? Jonathan Littman y Marc Hershon defienden en su libro Cómo rebelarse en la empresa la figura del solista, de la persona que encaja sin problemas en un grupo, pero que necesita su espacio, su soledad y un poco de tranquilidad para sacar lo mejor de sí mismo y poder realizar sus tareas e incluso encaminar su carrera.

¿Cuál es uno de los mayores problemas de estos solistas que, en determinados momentos, somos todos? Las interrupciones o frenos a nuestra creatividad y desempeño por parte de compañeros, jefes o clientes. Littman y Hershon han creado su lista de las 10 personas más molestas que te encontrarás en la oficina. Ellos la han llamado “los diez menos buscados”. También avisan de que “a pequeñas dosis, y correctamente alineados con tus objetivos de proyecto, algunos de estos personajes pueden ser provechosos, y no una rémora”. Pero hay que ser sinceros y tener presente que hasta en tu mejor semana puedes encontrarte tú mismo en algunos de estos papeles.

Los 10 menos buscados1. Stop
Son aquellas personas que ven problemas en todo. Se encarga de echar un jarro de agua fría en cada una de tus ambiciones. El hábitat donde más a gusto están es en las reuniones, donde su frase favorita es: “no funcionará”. Con frecuencia son los más duros de roer porque no dejan opción para razonar con ellos.

"A pequeñas dosis, y correctamente alineados con tus objetivos de proyecto, algunos de estos personajes pueden ser provechosos, y no una rémora".

La mejor forma de bregar con ellos es tratar de darle la vuelta a su negatividad. Preguntarles directamente que expliquen cuáles son los puntos que frenan un nuevo proyecto, que describan qué hay que hacer. Ante todo, no te lo tomes como algo personal y procura responder sin acritud: “Y tú, ¿qué nueva idea tienes?”

2. Engañabobos
Los expertos en endosar marrones. Acuden a ti con buenas formas, con mucha palabrería muy estudiada y casi, sin que te des cuenta, han conseguido que aceptes hacer una “tareita de nada” que era suya. Te roban tu tiempo y merman tu productividad.

Una característica de los engañabobos es que eluden dar detalles, por tanto, para ahuyentarlos hay que formúlales preguntas detalladas, pedirles más información. Seguro que su primera reacción es simular ignorancia e intentar minimizar las cosas, pero insistirles suele hacer milagros.

3. Bulldozer
Son como los matones de patio. Enfrentarse a ellos puede ser doloroso y hasta peligroso. Un estudio de la Universidad de Columbia arrojó el resultado de que nueve de cada diez trabajadores sufren tarde o temprano malos tratos por parte de algún jefe, pero también los hay entre los clientes y compañeros.

Como las medidas oficiales llegan tarde o te vas de la empresa o pones en práctica algunas medidas. Entre ellas está dejar constancia de todo por escrito, plantarle cara con reacciones duras pero no incendiarias y acudir con alguna persona de confianza que pueda respaldarte y ser testigo. Conviene tener en cuenta que sólo son eficaces en terreno seguro, algo que les puedes arrebatar y tú eres el adulto frente a su pataleta.

4. Sonrisitas
Son personas que inquietan. Un ejecutivo los describe como “gente super feliz que te desquicia”. Al no ver muy claros sus motivos, te esperas constantemente lo peor. Según los investigadores hay tres tipos de sonrisas: la auténtica, la falsa y la de desprecio. Y en el mundo empresarial abundan muchos las de plástico. Esa mueca desdeñosa con ciertos aires de superioridad es a veces portadora de malas noticias. Por desgracia, no hay estrategias probadas para combatir al sonrisitas. La única satisfacción es dejarle en evidencia con un “¿por qué sonríes? Quizás no te responda, peor a lo mejor le agrietas un poco el barniz.

5. El mentirosillo
Inseguros, desorientados e incapaces de ser sinceros por falta de confianza. El metirosillo quiere caer bien. En una empresa grande es muy difícil pillarlos con las manos en la masa. El motivo principal de que actúen de esta forma es para escaquearse de algún problema o no asumir su parte de responsabilidad. Su frase comodín suele ser: ”Yo ese e-mail nunca lo he recibido”. Así que: guarda copias.

6. El navaja
Es difícil descubrirlos, pueden parecer tus amigos hasta que de pronto hay algo que les hace odiarte y entonces su único objetivo es perjudicarte. Son vengativos e infantiles y pocas veces se les ve venir. Según varios ejecutivos el peor es que, con buena cara, dice “Sí, sí, sí” cuando en realidad piensa todo lo contrario. A veces es posible plegar la navaja, pero sólo plantándoles cara y atando todo muy corto.

7. El minutos
No le subestimes. Es peligroso porque te pilla antes de que te hayas dado cuenta. Es experto en rebanar trozos cada vez más grandes de tu tiempo. Puede ser cualquiera: un compañero, un jefe, un proveedor… Sólo quieren consultar una cosa o contarte el último chascarrillo y tú, con tu gran paciencia, le atiendes, pero los minutos pasan y comienzas a ponerte tenso porque no sabes cómo cortarle sin ser grosero y ofenderle. Recomendación: técnica del frenazo, sé sincero y dile que no tienes tiempo. A veces para evitarlos y que pasen de largo unos buenos auriculares son la mejor herramienta.

8. El sabelonada
Apasionados de la amistad y las relaciones sociales, a estos profesionales los odia todo el mundo. Son esos insufribles compañeros que hablan alto, tienen el cerebro como un cacahuete pero siempre tienen que opinar y creen estar en posesión de la verdad. Según los autores “la plaga de los sabelonadas se ha extendido de modo exponencial con el auge de Internet. La Wikipedia, Google y millones de blogs se han convertido en el arsenal de los desinformados”. Para desinflarlos pregúntales directamente: “¿Eso de qué fuente lo sacas?”

9. El hoja de cálculo
Son los maniáticos del manual que corrompen a todo el mundo con su exagerado sentido de las reglas, a la vez que chupan hasta la última gota de energía y diversión a cualquier iniciativa. Los hay en todos los estratos y en todos los departamentos. Les da pánico las explosiones de ideas descabelladas y en las reuniones de lluvia de ideas anota todo, pero aportan poco.

10. El oveja
Bienvenidos a la amplia mayoría. Los “oveja” son los más exasperantes e irreductibles. Son los doctorados en la facultad de las Ideas Comunes. No se les puede ignorar sin más. No es que sean incapaces de pensar por sí mismos, sencillamente es que no lo hacen porque no quieren. Les resulta más cómodo seguir el sendero marcado y no complicarse la vida.

Su manejo es difícil, por tanto tendrás más oportunidades si tratas con ellos de forma individual. Además, si ganas a una oveja para tu causa, puede que te dé una alegría y atraiga a más”.

Mi agradecimiento hoy a los dos Javieres (Morales y Pardo), a Leonor, a Benito y a los dos Carlos.

martes, 24 de mayo de 2011

"La que se avecina" y el Discurso de la derrota

Mucho calor hoy en Madrid. Por la mañana, en la oficina con reuniones internas y preparación de proyectos. Almuerzo en Saint James con dos de los mayores expertos en gestión de riesgos de nuestro país, para impulsar conjuntamente una mayor y mejor “Cultura del Riesgo” en las entidades financieras. Apenas medi docena de cajas y bancos gestionan el riesgo comercial de una forma avanzada. El resto debería mejorar considerablemente si quiere de verdad sobrevivir en estos tiempos “de mareas turbulentas”. De ellos depende, de que se reinventen desde un planteamiento estratégico del riesgo.

Por la tarde, he estado con mi buen amigo Leo Farache, uno de los grandes del marketing y la publicidad en España. Como siempre, rebosante de ideas estupendas; en varias de ellas me apetece un montón participar.

Han pasado 48 horas de la jornada electoral. Recibo el dato de que el domingo se siguió más la Fórmula 1 (el voluntarioso esfuerzo de nuestro Fernando Alonso por conseguir podio en Montmeló, lo que no pudo ser) y “La que se avecina” (me ahorro calificar esta serie de humor) que los programas sobre las elecciones. Sin comentarios.

Fran Carrillo, uno de los mayores expertos en comunicación política de nuestro país, escribió ayer en su blog “Discurseando” esta entrada, “El discurso de la derrota”.

“Aún más difícil que comunicar una victoria, es comunicar una derrota. Porque, con la segunda, la euforia que facilita la transmisión de emociones no existe, la visión del éxito conseguido desaparece y el pesimismo inunda el lenguaje no verbal a transmitir. Es el momento en el que el candidato/a perdedor/a debe reconocer que ha perdido, sentir no haber alcanzado las expectativas de los ciudadanos y mirar a estos a la cara (es decir, a la cámara) para asegurarles esperanza para el futuro, coherencia en los principios que ha defendido y corrección humilde pero firme de los errores cometidos. Para gobernar bien, primero hay que comunicar bien lo que luego vas a gestionar bien. Si comunicas mal, no gobiernas y, por tanto, no gestionas. Así que es la comunicación lo primero en lo que el candidato/a perdedor/a debe empezar a trabajar para reconquistar el gobierno.

Yo le diría a ese político/a derrotado/a que no es momento de falsas promesas, ni de excusas baratas, sino de acercarse al ciudadano, entender su mensaje y su elección y decirle que volverás dentro de cuatro años a defender tus ideas de la mejor forma que sabes. No debilites el discurso del contrario. Fortalece el tuyo.

El que mejor lo entendió la noche del 22M fue Jaime Lissavetzsky, candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid y ampliamente derrotado en la lucha por la misma. (consiguió 15 concejales por 31 de su oponente, Alberto Ruiz Gallardón). Un discurso breve, honesto y sincero en el que habló de decepción y de las ganas “de empezar a trabajar, desde mañana mismo, por ganarme la confianza de los madrileños”.

No todos usaron esta vía, no todos destilaron optimismo. Sun Tzu decía que "de una buena o mala decisión depende el éxito o fracaso de tu empresa". Si trazas bien la raya de tu comunicación, delimitarás mejor el camino de tu marca política. La pena es que no todos saben digerir la derrota ni, lo más importante, articular su discurso posterior. Por eso, dentro de cuatro años, seguirán fracasando en su empresa”.

Efectivamente, saber perder de verdad, digerir la derrota, es aprender de ella. Un auténtico signo de humildad. La ira y la tristeza han de dejar paso a la reflexión profunda (ni que decir tiene que el coaching viene que ni pintado para ello).

Mis agradecimientos hoy a Fran, Leo, Yago, Helena y Diego.

lunes, 23 de mayo de 2011

El problema de la desarmonía

Jornada en Zaragoza. Primera sesión de coaching estratégico en la ciudad del Ebro con una directiva de alto nivel, con un potencial espectacular. Ha sido un placer y un privilegio empezar a servir de espejo (que es lo que hacemos las/los coaches) de una profesional con tantas ganas, tan sana ambición y con las metas tan claras. Lo mejor está por llegar.

Además, he tenido la ilusión de enviar el prólogo a la edición en castellano del libro de Silvia Damiano, y el epílogo del nuevo libro de Álvaro González-Alorda, que tanto éxito ha obtenido con “Los próximos 30 años”. Serán dos grandes libros para el inicio de la temporada 2011-2012, aquella en que el cambio se va a manifestar como nunca.

Me ha gustado mucho la entrevista que leí ayer en El Mundo a Ricardo Muti, Director de Orquesta y Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2011: “El problema de hoy es la desarmonía”. Las frases más destacadas son:

- “El virtuosismo es la técnica y la pasión es la fantasía. Fantasía y razón constituyen el equilibrio ideal. No ocurre así cuando la pasión está aislada o la razón se queda sola. En el primer caso se corre el riesgo de un apasionamiento salvaje, sin domesticar. En el segundo, el peligro está en la frialdad”.

- “La música no conoce las fronteras ni las diferencias. La música contiene un ejemplo luminoso”.

- “La música es una misión. Y se percibe de una manera evidente a medida que pasan los años. Al principio, se piensa más en hacer carrera, en el éxito. Luego reparas en los valores fundamentales del arte y en la trascendencia de la armonía. El problema de hoy, de nuestro tiempo, consiste en la desarmonía. Hemos perdido el sentido de la belleza, de la estética. Los griegos decían que lo bello es justo y bueno. Nada que ver con la desarmonía del hambre, de la tragedia, del dolor, de las catástrofes”.

- “La vida es teatro. Y los seres humanos vivimos y morimos en el escenario de la vida. En el caso de los meridionales tenemos un sentido más acusado del drama, de la tragedia, que nos viene del Mediterráneo, de la religión. Somos pueblos que vivimos en la luz, en el mar, en el sol y que al mismo tiempo nos caracterizamos por la nostalgia, por la melancolía. El árbol del Mediterráneo es el olivo, que es un árbol de paz, pero tenemos al mismo tiempo un sentido de la tristeza. Somos pueblos complejos. Y esa complejidad se traduce en el optimismo y en la nostalgia. Nos identifica la exuberancia. Nuestra antigua Historia. Pero también lo hace el hecho de que seamos idealistas sin ilusión”.

- “Admiro mucho de Chicago el sentido del pragmatismo, que no es un pragmatismo ciego. Admiro la determinación, la serenidad, la flexibilidad, la inmediatez”.

- “Europa se está equivocando cuando maltrata la cultura o cuando la considera una cuestión secundaria. Estamos descuidando nuestra historia, nuestras raíces, nuestra identidad. Y no me refiero a la identidad desde un discurso excluyente. Todo lo contrario. Me refiero a que la certeza de lo que somos nos permite la capacidad de asimilar. Más aún en un mundo globalizado, complejo, caracterizado por el vaivén de los flujos migratorios. La capacidad de asimilar y de integrar empieza por saber lo que somos”.

Bravo, Maestro Muti. Un Premio Príncipe de Asturias muy merecido. “La verdad puede enfermar, pero no morir del todo” (Miguel de Cervantes).

Mi agradecimiento hoy a todos los grandes directores de orquesta, desde mi buena amiga Inma Shara al maestro Ricardo Muti, que nos enseñan valiosas lecciones de Liderazgo.

domingo, 22 de mayo de 2011

De Jefe de Estado a presunto delincuente

Domingo con un tiempo delicioso y un servidor con un catarro espectacular.

Hemos ido a ver “Piratas del Caribe: en mareas misteriosas”, con una Penélope Cruz casi tan protagonista como Johnny Depp. Por lo demás, muy larga (dos horas y cuarto), espectáculo más visual que de diálogos, el capitán Jack Sparrow haciendo de las suyas (su modelo, Keith Richards, hace de padre en la peli) y los otros dos protagonistas, Ian MacShane y Geoofrey Rush, con oficio. No pasará a la historia pero arrasará las taquillas.

De la prensa de hoy, me he detenido a analizar el tratamiento a DSK (Dominique Strauss-Kahn, ex DG del FMI). Hasta hace unos días, el principal candidato por el Partido Socialista Francés a suceder a Sarkozy en el Elíseo. Hoy, un presunto delincuente al que no se le admite la presunción de inocencia (algo muy grave en el sistema democrático). Madera de líder, pasión por las matemáticas, inteligencia privilegiada, memoria de mago. “The Wall Street Journal” ya advirtió que: “Enviar aquí a la bragueta más rápida del PS era suicida”. Eso sí, en Francia no ha sido denunciado por ninguna mujer. Bernard-Henri Levy se lamenta del espectáculo de su silueta esposada y reconoce que el DSK que el conoce no tiene nada que ver con el hombre de las cavernas que ahora se presenta públicamente (con vídeo de dibujos animados incluido). Así es la sociedad del espectáculo: te crucifica sin piedad, sin juicio.

Carmen Sánchez-Silva habla de que “El trabajo en equipo vale por dos” y cita a David MacClelland: el clima es el 30% de los resultados (en realidad el impacto, tres décadas después, supera el 45%) y el 70% del clima es Liderazgo.

John Carlin, en El Córner Inglés, escribe sobre la próxima final de la Champions en Wembley: “Del veneno a la fiesta”: “El fútbol se merece una final digna y festiva. Demasiado veneno ha corrido últimamente por las venas de un deporte que entusiasma a más seres humanos que la cristiandad y el islam o incluso que el Iphone. El mundo se encuentra dividido por el nacionalismo, el odio religioso y el racismo, entre otros síntomas del retraso de la especie. La pasión por el fútbol demuestra, más que cualquier otro fenómeno, nuestra humanidad compartida. Nos ayuda a entender, si queremos verlo, que existen más factores de unión que de fractura. Sí, existen individuos mezquinos que utilizan el fútbol para fomentar el antagonismo y la rabia, pero existe una verdad mayor. Y es que el fútbol bien jugado o estrellas como Messi y Cristiano generan igual admiración entre los creyentes y los ateos, los negros y los blancos, los ricos y los pobres, los islamistas y los adeptos al Opus Dei”.

En la contraportada de El País, entrevista de Karmentxu Marín a José Manuel Blecua, presidente de la Real Academia de la Lengua. Es jovellanista y erasmista, como un servidor.

He estado siguiendo por la noche las elecciones autonómicas y municipales, especialmente en Madrid, Vigo, Cantabria y Extremadura. Estamos ante un cambio de era. Vicente Verdú escribía ayer el artículo “Sociología de la elegancia”, que es el siguiente:

“Lo malo de envejecer es el deterioro que conlleva. Lo bueno de la juventud es que parece siempre interminable. Con la socialdemocracia ha ocurrido prácticamente lo mismo. Creímos, desde 1945 a 1975, que ese bienestar social sería para siempre. No había existido nunca antes ni existiría después la disminución de las desigualdades, el aumento de la confianza en los otros y la seguridad en el futuro mejor.

Sin embargo, ni la protección de los servicios públicos ni lo que se llamaba en Francia État-providence han vuelto a crecer. La democracia ha perdido fuerzas y en el camino ha dejado el arrebol su juventud. Es decir, los "alegres tiempos" de las amplias clases medias más la esperanza en que sus hijos prosperarían desde esa plantación. Años después, sin embargo, la marcha del sistema capitalista, con sus arreones neoliberales a fines de los setenta, dejaron un cuerpo social y político desvencijado. La gente no confía en la gente y, encima, no confía tampoco en el porvenir. ¿Cómo no iba a generarse una formidable especulación basada tanto en la impaciencia por ganar mucho enseguida como en el miedo a perderlo pronto?

De un sistema más o menos conjuntado, con la musculatura firme en el tren inferior, se ha pasado a otro, cerca de la ancianidad, al que le tiemblan las piernas. En los gimnasios explican esta ecuación muy bien: la debilidad del sistema empieza por sus miembros inferiores siendo estos ahora mucho más importantes que nunca. De ahí que la democracia se tambalee, las reclamaciones vacilen y las medidas oficiales peguen tumbos.

Con pérdida de vigor en el Estado del bienestar, se ha perdido, a la vez, el impulso cultural y hasta el pulso también. Hace medio siglo la cultura pública se proponía hacer culto a casi todo el mundo y no solo a través de las escuelas, sino mediante el cine, los libros o los proyectos arquitectónicos que en Francia, nuestro patrón, condujeron ministros instruidos y elegantes.

Su quehacer nacía de que para Francia la cultura forma parte, desde la Revolución, de los bienes primordiales de la subsistencia. En la plaza Odeón de París hay una estatua de Danton donde se lee: "Después del pan, la primera necesidad del pueblo es la educación". Con ese espíritu gastronómico presente en Europa tan pronto hubo oportunidad de comer mejor la cultura entró a formar parte del menú.

"Menos chorizo y más pan", claman los manifestantes de la Puerta del Sol. Son jóvenes que han conocido de sobra el chorizo de la corrupción y han probado menos los patés y el camembert. Metáforas de las dosis culturales que se servían gratis y casi a granel en los años sesenta de media Europa y que hicieron de los agitadores del 68 gente ilustrada en los libros de sociología, literatura y hasta de psiquiatría. El movimiento antiautoritario de entonces que comprendía a la no-escuela, el no-psiquiátrico, la no-cárcel no sonaba tan absurdo si tenía en cuenta que la nueva cultura nacía de la cultura.

Ahora no son las cosas así, naturalmente. No podrían serlo. La socialdemocracia ha ido evaporándose como un humedal bajo el tórrido verano y la democracia a secas ha quedado en los sarmientos de lo que fue. ¿Otro mundo posible? Muy posible; pero antes, como es de razón, hay que esperar que se incinere este. Toda fogata en este sentido contará con suficiente leña y acelerará la Historia pero dentro de esa velocidad, ahora sin motores de explosión, habrá de reordenar el bien y el mal, la ignorancia y la ignominia, la cooperación, la educación y el estilo. Por ser más elegantes, educados, colaboradores y justos vale la pena construir el porvenir. Los políticos a la violeta habrán desaparecido”.

En un nuevo mundo, Jovellanos y Erasmo están más de moda que nunca. Que vuelvan cuanto antes.

sábado, 21 de mayo de 2011

Reflexión, Decepción, Descubrimiento

Hoy ha sido la “jornada de reflexión” de las elecciones autonómicas y municipales 2011. Se trata de una idea noble: el sábado previo a los comicios, el electorado debería sopesar las distintas opciones electorales y actuar en consecuencia. Sin embargo, como la grandísima mayoría ya tiene decidido su voto (siempre vota al mismo partido) o su no voto, la democracia se pervierte con políticos corruptos a los que se les sigue votando, con partidos sin proyecto, con hastío y aburrimiento. La Democracia Real no es instalarse en las plazas por sentirnos indignados (el resto del mundo ya nos considera un apéndice de Túnez, Egipto o Siria), sino asumir nuestra responsabilidad democrática porque, a diferencia de esos países árabes, aquí sí hay democracia.

Por fortuna, hemos tenido una “mañana de reflexión” sobre Talento, Liderazgo y Coaching en el MBA Executive de ESTEMA.

Desayuno con Curro Duarte, compañero profesor de este Máster, consultor (estuvo, posteriormente a mi partida, en la multinacional en la que un servidor pasó 6’5 años) y apasionado del Liderazgo y el Coaching (participa en un estupendo proyecto de una de las principales empresas de energía). Ha tenido la amabilidad de llevarme con su coche a la Escuela (le encanta conducir) y hemos hablado de lo divino y de lo humano. Gracias, Curro. Me tienes a tu disposición.

De 9 a 2 hemos estado profundizando en el Talento, en ese talento particular que llamamos Liderazgo y en cómo se desarrolla a través del Coaching. De la prensa del día, hemos elegido las noticias que tenían que ver con el tema, desde el nombramiento de mi buena amiga Ana Mª Llopis como presidenta de Día (contraportada de Cinco Días), las fusiones y los ‘marines’ del liderazgo (Expansión & Empleo), Lady Gaga (también en Cinco Días), la preparación de la final de Wembley (Sport) o los escritores de moda (El País). Les agradezco mucho a Begoña (que acaba de ser mamá hace tres días) y a Yolanda (lo propio, hace tres meses) su compromiso de que estuvieran en clase, al pie del cañón; a Daniel, Joaquín, Alejandro, los dos Vicentes, Alina, Nacho, Rafa, Pablo, Rubén y Ricardo su implicación. Hay quien ha ido a una comunión (adecuadamente vestido) y en media hora ha vuelto a clase. Os lo agradezco mucho. Estoy seguro de que estas ideas sobre el talento, el liderazgo y el coaching os van a acompañar, consciente o inconscientemente, durante toda la vida.

AVE a Madrid y, ya en casa, he estado viendo la final de Copa alemana (el Schalke de Raúl y compañía ha ganado 5-0 con todo merecimiento y el “gran capitán” estaba exultante) y los partidos del Madrid (8-1 al Almería, con hat-trick de Adebayor y dos más de CR7, Bota de Oro y mejor pichichi de todos los tiempos) y el Barça (1-3 con la cantera, que sigue desarrollando su talento). A las diez, los partidos en los que se jugaba la tercera plaza de descenso. El Real Zaragoza hizo sus deberes, el Osasuna también, Real Sociedad y Getafe empataron, el Mallorca perdió en casa ante el Atlético y el Valencia gafó de nuevo al Depor, como cuando el penalti de Djukic. Esta vez su portero, el veterano César, estuvo impresionante.

Lo he lamentado mucho por mis buenos amigos de La Coruña (Enrique, Santi, tantos y tantos), por el bueno de Miguel Ángel Lotina, con el que he tenido el placer de compartir conferencias, por todos los gallegos que sienten los colores blanquiazules. Toda una decepción.

Sin embargo, como no hay mal que por bien no sea, tal vez ese “descenso al infierno” sirva para que el modelo del Dépor cambie, se transforme. Hemos de reconocer que estaba viviendo de sus añoranzas en lugar de proyectar sueños ilusionantes. En “la tierra de la felicidad” (así llamamos a La Coruña en el exitoso congreso de AEDIPE 2010) no puede ser que el Deportivo camine en la mediocridad. Tiene que tomar impulso. Mucho del mayor talento de España está allí, en Galicia, y debe asumir esta debacle como una gran oportunidad.

Juan Carlos Valerón ha dicho: “Volveremos el año que viene para celebrar el ascenso”. Así lo esperamos. Con un Deportivo renovado, apostando por el talento y el liderazgo, con una mayor implicación de la sociedad coruñesa y gallega en general.

viernes, 20 de mayo de 2011

Indignados sin propuestas

Primera jornada sobre Gestión del Talento en el MBA Executive de Estema. Es muy interesante cómo una definición más certera del Talento y de cómo forjarlo (convertir la materia prima –hierro, la voluntad- en producto –acero, talento- a través del esfuerzo) puede ayudar a los directivos y empresarios a dar lo mejor de sí mismos y conseguir que hagan lo propio. Entre los participantes del MBA Executive, Yolanda (que acaba de ser mamá hace tres meses) y Begoña (que acaba de ser mamá hace tres días), lo que nos ha dado la oportunidad de reflexionar sobre la inteligencia maternal.

Estoy siguiendo con cierto interés el llamado “movimiento del 15-M”, en el que el malestar ha dado paso a la indignación pero, de momento, con pocas propuestas reales para esa democracia que desean. En la portada de la revista Tiempo, Los líderes de la indignación: Carlos Paredes, un comercial autónomo de 31 años (partícipe de "¡Democracia real ya!"), Fabio Cortese, un estudiante de derecho de 19 años ("Juventud sin futuro") y un señor con corbata y un ordenador, el profesor y experto en nuevas tecnologías, autor de “Todo va a cambiar”, mi admirado Enrique Dans (web "No les votes").

En el artículo de Aurora Muñoz, “De fiesta nocturna a mayo del 68” el sociólogo y compañero de la Universidad de Deusto Javier Elzo opina lo siguiente: “"Los especialistas estamos desconcertados, no podemos hacer un pronóstico". "La sociedad actual se caracteriza por una gran volatilidad. Es capaz de crear un movimiento de la noche a la mañana y esa velocidad de reacción unida al vertiginoso efecto contagio a través de la Red complica el que podamos encuadrarlo". "¿En qué quedó la indignación de los estudiantes franceses que se levantaron el año pasado por la reforma del sistema de pensiones?". "¿En qué va a quedar todo esto? Tengo más preguntas que respuestas".

El experto en comunicación Antonio Gutiérrez-Rubí y autor compañero de la editorial Alienta, del que he hablado en varias ocasiones en este blog, publica también hoy el artículo “Presidente, baje a la arena”, que es el siguiente:

“El presidente dirige la acción del Gobierno, y este la política interior y exterior, la Administración civil y militar y la defensa del Estado, de acuerdo con las leyes y la Constitución Española (artículos 97 y 98). Es decir, es el máximo responsable de la política formal. No es el único, pero sí es su deber ser el primero en reaccionar. Es una cuestión ejecutiva y, también, moral.

La manifestación del pasado domingo, y las concentraciones-acampadas que se han sucedido posteriormente, son un reto para la política y para todos los partidos. Es lógico, pues, que el presidente responda, ya que es la primera autoridad política (sea cual sea su partido, su nivel de popularidad o su protagonismo electoral). Y esto es, fundamentalmente, lo que está en juego: la autoridad concebida como legitimidad social, no como poder orgánico o institucional.

El malestar viene de lejos. Hace años que diferentes instituciones -responsables de medir el estado de ánimo, la opinión o la valoración que hace la ciudadanía sobre los temas públicos- nos alertan de una realidad inexorable: tres de cada cuatro ciudadanos tienen una opinión negativa, o muy negativa, de los partidos y de los políticos. Ha sido una lluvia fina, imperceptible para los burócratas de la política del press clipping, que ha calado hasta los huesos de la sociedad, especialmente de la más desprotegida, vulnerable o frágil.

Los grandes partidos se siguen organizando con las viejas lógicas del centralismo democrático y la jerarquía vertical. Son partidos leninistas, sean de derechas o de izquierdas. Ocupados en el poder -en mantenerlo, en obtenerlo- han renunciado, demasiadas veces, a la legitimidad de las ideas. Justo lo contrario en lo que se sustenta el poder de las redes.

Los más cínicos piensan que la tormenta de estos días por sí sola amainará. Otros, impúdicos, intentan sacar tajada electoral. Y los sensatos y lúcidos deberían dar un paso al frente y mojarse. Todos creen que el tiempo les ayudará. Justo lo que no tienen: tiempo que perder.

Presidente, baje a la plaza. Sí, baje, porque desde aquí abajo una inmensa mayoría de la ciudadanía percibe así al poder político: por encima, alejado, distante… Ya no hay margen para los cálculos. No debería preocuparle su imagen o su reputación. Tampoco está en riesgo la democracia. España no es Egipto, ni Libia, ni Irán. No se cuestiona o vulnera la ley electoral, digan lo que digan las autoridades competentes. Están en juego los valores de la política, su esencia, que es otra cosa.

Hoy le toca a usted responder. A los partidos políticos, a partir del 22-M, les tocará sacar conclusiones electorales, pero también dar respuestas políticas al desafío que supone esta reacción cívica de hartazgo.

No se puede pedir paciencia a la ciudadanía. Más paciencia. No es la ciudadanía que está en las plazas, o los millones de personas que simpatizan con ella desde sus casas, quienes deben hacer propuestas.

No es aceptable pedirles que se organicen, prioricen sus demandas, sean razonables y otorguen nuevos créditos reputacionales. La respuesta debe venir, urgentemente, de la política formal. El reto es otra política. El riesgo, la antipolítica o la despolitización.

Presidente, hoy viernes se reúne el Consejo de Ministros. La gente espera soluciones y medidas, sí.

Pero también gestos que reconozcan, como primer paso, como primera penitencia, que la arrogancia es la peor de las virtudes públicas.

A usted no le falta coraje, acierte o no, en sus medidas. Tampoco sensibilidad e intuición. La tentación de tratar esta realidad política como una cuestión de orden público, parece superada. Incluso ha manifestado, como líder de uno de los partidos más importantes, que “hay que escuchar, hay que ser sensibles”. Pero los jóvenes no quieren solo palabras, quieren gestos auténticos y compromisos reales. No les pida el voto, ofrezca su tiempo. Es lo primero.

Si decide ir, no pregunte con quién debe hablar. Converse con la primera persona que se encuentre. No necesita interlocutores. Los ciudadanos quieren que escuche. No prometa nada, pero atienda, encaje y aguante, como máxima autoridad política, el chaparrón que le toque.

Es su deber, aunque no le convenga o le digan que no es sensato en campaña electoral. Esta es la cuestión: sustituir la actual política, claudicante ante el caos financiero e insuficiente a los estragos de la crisis, por otra política relevante, valiente y más cercana.

El 14 de marzo de 2004 saludaba usted a miles de jóvenes, parecidos a los que hoy se manifiestan y que le coreaban: “no nos falles”. La historia dirá si les falló o no. Pero sería imperdonable que ahora no les escuchara. En la plaza. En su terreno, con sus reglas, con sus condiciones. No le esperan, pero vaya. No es humillación, es humildad. Un primer gesto para empezar una conversación honesta. Quizás no tenga recompensa, pero vale la pena.

Se lo debe a ellos y a los valores esenciales de la política”.

Veremos en qué queda esto. “Sin casa, sin trabajo, sin pensión. Sin miedo”, dicen. El liderazgo es orientación, marcar la pauta, no sólo quejarse de lo que está pasando. Si no aparece el auténtico liderazgo, el movimiento se disolverá como un azucarillo.

Mis agradecimientos de hoy a los alumnos y a los profesionales de Estema, y a mi amigo Peter, con el que hace tiempo que no hablaba.

jueves, 19 de mayo de 2011

Deliciosa Martha

Hoy he disfrutado, junto con mi compañera Helena, de una sesión de coaching de equipo en Boecillo (Valladolid). Nuestra empresa cliente es un gran grupo industrial y éste era el cuarto coaching de equipo para su alta dirección. Una experiencia sumamente gratificante.

Da gusto comprobar que personas de la más alta cualificación, con una gran experiencia, cada una con un criterio propio importante, pueden ir avanzando para convertirse en un equipo de verdad cuyos resultados van más allá, mucho más allá, de los que cada uno conseguiría por separado. De hecho, son tan formidables los retos que se han marcado (se trata de una organización de más de mil personas, con clientes extremadamente exigentes y procesos de innovación tecnológica) que trabajar o no en equipo en la alta dirección es la diferencia, no ya entre el éxito y el fracaso, sino entre la supervivencia o no de la compañía.

Afortunadamente, en este caso tienen la humildad de querer seguir aprendiendo en su evolución como equipo, de ser cada vez más asertivos y comunicar mejor, de responder al reto juntos y no tirando cada uno a lo suyo como hacen el 80% de los comités de dirección. Por eso, una de cada cuatro S.A. están cerrando al año en nuestro país y esta empresa tiene un futuro muy esperanzador.

Era hoy el Foro Mujer y Liderazgo, de Aliter. Una jornada muy especial a la que me encanta asistir y que seguro que ha ido de maravilla, tal como la preparan Martín Hernández Palacios y su equipo. Y también ha sido este jueves la jornada de APD "Innovar es posible", que según mi amiga y pupila de coaching estratégico Mercedes ha estado estupenda. La sociedad civil, el mundo empresarial, en estos días finales de campaña, se sigue moviendo. Como debe ser.

Hoy he estado leyendo “Viaje de ida y vuelta”, autobiografía del jugador del Barça y de La Roja Gerard Piqué y creo haber entendido muchas de las claves de su personalidad. Socio del Barça desde su nacimiento (su abuelo, Amador Bernabéu, fue VP del FC Barcelona y directivo de la Real Federación Española de Fútbol), desde niño combinando los estudios y el aprendizaje del balompié, con un contrato con IMG desde los 15 años y a los 17, fichado por el Manchester United (mucho hay que querer una actividad para dejar una familia estable, con unos padres amorosos y vivir solo en un ambiente mucho menos apacible). Un error humano en un partido le restó la confianza de su entrenador, sir Alex Fergusson y el Barça de sus amores le pudo recuperar sin problemas, justo cuando se iniciaba la era Guardiola. No hay mal que por bien no venga. Su excelente relación con el capitán Carles Puyol (a quien le vino de maravilla este “soplo de aire fresco” en el equipo tras el fallecimiento de su padre y la separación de su pareja) ha creado un tándem formidable en el Barça y en la selección. Doble Liderazgo.

Ya por la noche, han emitido en La 2 una de mis películas favoritas, “Deliciosa Martha” (2001). Una cinta de Sandra Nettelbeck cuya sinopsis es la siguiente: “Martha (Martina Gedeck) es una encantadora cocinera que realiza verdaderas obras de arte en un pequeño restaurante de Hamburgo. Aún así su vida es bastante monótona. Es introvertida, casi no tiene vida social y se dedica con pasión a su trabajo. Pero su vida cambiará de repente cuando su hermana, una mujer soltera que vivía sola con su hija de ocho años, muere en un accidente. Martha se hace cargo de su sobrina Lina, que sufre mucho por la muerte de su madre. Sólo la presencia de Mario (Sergio Castellito), un compañero italiano de Martha, pondrá un poco de alegría y de pasta en sus vidas. Mario deja de ser un rival para convertirse en un buen amigo. Pero un día aparece el padre de Lina, al que Martha había intentado localizar, con la intención de llevarse a su hija a Italia. Martha tendrá entonces que tomar una decisión”.

Una película maravillosa, plena de sentimientos, narrada con elegancia y dulzura. Tan exquisita como los platos que prepara Martha. En un curso en República Dominicana, hace algunos años (un programa de liderazgo para futuros directores de hotel en la Universidad Católica de Santo Domingo), para incentivar que los alumnos fueran puntuales, ponía diez minutos de esta película cada día al comienzo de la clase. Los alumnos estaban siempre allí porque no querían perdérsela.

Los yanquis hicieron su propia versión de la película, “Sin Reservas”, a la mayor gloria de Catherine Zeta Jones, señora de Michael Douglas. Una lástima. No tiene el encanto, la gracia ni la sensibilidad del original.

Si no has visto “Deliciosa Martha”, no te la pierdas. Resulta imprescindible para quienes amamos el séptimo arte.

Mi agradecimiento al equipo de dirección con el que hemos tenido el privilegio de trabajar hoy y a mis compañeras Elena y Helena, así como a las buenas gentes de Boecillo que nos han ayudado.