Páginas vistas en total

martes, 27 de diciembre de 2011

Valores del fútbol y la vida

Jornada medio festiva en medio de estas navidades 2011.

Por la mañana, me he reunido en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas con mi buen amigo Jorge Carretero, portavoz de la Real Federación Española de Fútbol, que me ha estado contando el proyecto de la RFEF con Instituciones Penitenciarias, ligado a los valores del deporte. El fútbol, más allá de la alta competición (se juegan más de un millón de partidos oficiales en España al año) es uno de los mejores espacios para enseñar valores: integración social, esfuerzo, dedicación, equipo… En los próximos meses haremos grandes cosas juntos al respecto.

Después hemos comido Zoe y yo en el Marca Café, uno de sus sitios favoritos. Un gran espacio que homenajea el deporte.

Ayer, en El País, Juan Diego Quesada escribía sobre Eduardo Valcárcel, director de la Escuela de Fútbol Base de la RFEF. Una de las personas a la que más admiro. “El maestro solo tiene una pierna”. Esto es lo que contaba Juan Diego:


“Un directivo del Real Madrid, ex jugador internacional, se cruzó hace un par de semanas en la puerta de un restaurante con un hombre con muletas. Hizo el ademán de entrar primero pero se lo pensó dos veces: "Pasa tú antes que estás lisiado". En efecto, el directivo estaba en la obligación de cederle el paso pero no por estar ante un "lisiado", sino por tener enfrente a un gran tipo que podría darle clases magistrales de fútbol.

A Eduardo Valcárcel (San Sebastián, 1974) le falta una pierna pero le sobra carácter y cabeza. Es el director de la escuela de fútbol base de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). A su cargo tiene 800 niños y en los dos últimos años ha viajado por el mundo para explicar los secretos del balompié español. Entrenadores de todas partes pasan semanas a su lado para copiar sus métodos de trabajo. Cada tres semanas instruye a los comerciales de una empresa de telefonía móvil en el arte de no aceptar una negativa. "En la vida te van a decir muchas veces que no. ¿Dónde vas sin pierna, como vas a ser entrenador? Ante eso no me he quedado sentado. He intentado lograr un sí o como poco un puede...", reflexiona Valcárcel, recién llegado de Camerún.

Valcárcel perdió la pierna al año y medio de nacer, cuando la rueda de un camión le pasó por encima. Fue sometido a 20 operaciones para que no perdiese las dos. En el colegio marianista donde estudió no podía jugar en el patio como los otros niños. El cura Ignacio Pujana le hizo a los 12 años una predicción que hubo de marcarle la existencia: "Tú vas a ser entrenador". Los siguientes siete se hizo cargo del equipo del centro y a los 19 vino a Madrid para hacer un curso de electrónica. Tenía el apoyo de su familia: "Nunca me pusieron barreras. Me dijeron que si mi apuesta era ser entrenador, pues adelante. Esa actitud me ha ayudado a superarme".

Desde la ventana del cursillo veía un campo de fútbol. Era el del Rayo Majadahonda. Un buen día se presentó allí y lo contrataron para entrenar a chavales. En un par de años estaba al frente del primer equipo, en Tercera División. A la vez organizó una liga de fútbol 7 que a día de hoy es la más popular de toda la región. En ella juegan un puñado de ex futbolistas. El campeonato empezó con siete equipos y ahora tiene 104, con más de 1.400 jugadores.

El título de entrenador de élite se lo sacó en 2004, a la vez que ex jugadores como el portero Agustín o el extremo Quique Estebaranz. Se dice a menudo que Valcárcel es el único entrenador del mundo con una sola pierna. "Al fútbol se juega con el cerebro, no solo con dos piernas. El jugador lo que quiere es que le expliques el por qué de las cosas. Esa es tu misión y eso no es nada fácil. Hay muchos futbolistas que recién retirados los ponen en Primera a entrenar y te das cuenta de que no conocen ese secreto", señala.

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) lo contrató hace cuatro años. En concreto lo hizo Jorge Pérez, la mano derecha del presidente José María Villar. Su objetivo primordial es enseñar a los niños respeto, compañerismo y disciplina. A más de un padre incontrolado le ha invitado a irse de los partidos por estar gritando en la grada. Lo importante es la educación. "La intención de la Federación no es solo ser los mejores en el campo, sino también fuera de él. Los valores son muy importantes y ahí tenemos el ejemplo de los chicos de la selección absoluta", explica.

Ya tiene un hijo y en junio espera el segundo. Tuvo que aprender a llevar a la niña con una sola mano. La otra la usa para apoyarse en la muleta. Esto quiere decir que no hace falta que nadie le abra la puerta. Él solito la derriba.”

Este donostiarra maravilloso es una gran lección para todos. Sus valores son mis valores, espero.

Y sin salir de Gipuzkoa, esta tarde he tenido el gran honor de charlar largo y tendido con Juan María Emery, el padre de Unai Emery. Juan es hijo del mítico “Pajarito” Emery, uno de los más grandes cancerberos de todos los tiempos, y hermano, padre y abuelo de jugadores (su nieto Lander, con ocho años, es portero en las categorías infantiles del Valencia). Jugó en el Real Unión de Irún, Alavés, Burgos, Logroñés, Deportivo de La Coruña (junto a Amancio, en el equipo que ascendió a Primera), Sporting de Gijón y Granada (ambos equipos también ascendieron a la categoría de honor), Recreativo de Huelva y Real Jaén. En total, 16 años como profesional. Volvió a su tierra, combinó ser entrenador (del Real Unión de Irún) con trabajar como comercial para sacar a su familia adelante y, como tenía el título de entrenador regional pero no el nacional (había que marchar a Madrid a sacarlo), se dedicó a entrenar al Pasaia y a los juveniles del Real Unión. Juan Emery sabe mucho de fútbol; le gusta el juego ofensivo, directo. Y sobre todo ha inculcado a su hijo unos valores con los que disfrutamos todos los aficionados. Soy de los que piensan que los padres son los grandes forjadores del carácter de sus hijos.

¡Qué suerte tenemos de que nuestro deporte no sólo triunfe en el mundo, sino que inculque los valores adecuados!

Y a partir de las 22.00 h he participado en el programa Momentos de la Cadena COPE, para hablar de mi libro “Por qué necesitas un coach”. Me ha encantado cómo el equipo de la emisora ha preparado la entrevista sobre el Coaching y sobre los contenidos de este libro. Hemos hablado del Coaching, de la necesidad continua de desarrollarnos, de Optimismo, de Gratitud, de cine y de música.

A partir de hoy, y durante una semana, los afroamericanos celebran Kwanzaa, con sus 7 principios: Unidad, auto determinación, trabajo colectivo y responsabilidad, cooperación, propósito, creatividad y fe. Principios de coinciden con los valores del deporte.

Ejemplo de banda sonora, el instrumental “This land” (Esta tierra) de El rey león, del gran Hans Zimmer (autor de la música de Gladiator, Thelma y Louise, Misión Imposible, La roca, El último samurái, Piratas del Caribe, Kung Fu Panda): www.youtube.com/watch?v=BxESdIM_xLI ¡Qué preciosidad! Los últimos 20 segundos son una explosión de energía y entusiasmo:

Busa le lizwe (Lidera esta tierra)

Busa le lizwe (Lidera esta tierra)

Busa le lizwe (Lidera esta tierra)

Busa lomhlaba (Lidera esta nuestra tierra)

Ubuse le lizwe (Tú lideras esta tierra)

Ubuse le lizwe (Tú lideras esta tierra)

Ubuse le lizwe (Tú lideras esta tierra)

Busa lomhlaba (Tú lideras esta nuestra tierra)

El compositor sudafricano Lebo M., que colaboró con Hans Zimmer, se inspiró en este tema para crear Busa:

www.youtube.com/watch?v=PD8KV62j1-8

Mi agradecimiento a los periodistas de COPE, a Jorge, a Unai y a su padre, Juan María Emery.