Páginas vistas en total

jueves, 15 de diciembre de 2011

3 S C

Vuelo desde Almería a las 7.15 de la mañana, y a eso de las 9 en la Escuela de negocios del CEU, el comienzo del Core Curriculum sobre Liderazgo (2’5 días, hasta el sábado a las 14 horas) con una treintena de profesionales del CEU.

Estos días estoy leyendo lo que he llamado 3 S C (que no es “A 3 Metros sobre el Cielo”, la novela romántica de Federico Mocchia, sino la “Trilogía Sobre China”. El primero de estos tres libros ligados al Imperio del centro, “La silenciosa conquista china”, de Juan Pablo Cardenal y Heriberto Araújo.

Un libro sumamente didáctico para quienes estamos interesados en qué está pasando en este cambio de época.

Cardenal y Araújo, corresponsales de El Economista y la agencia Notimex, respectivamente, han visitado 25 países y realizado más de 500 entrevistas para tratar de entender el fenómeno chino en el exterior. Para los autores, el cambio de era tiene lugar el 08-08-08 a las 8 y 8 pm, inauguración de los Juegos Olímpicos de Beijing, cuando China “pasó la reválida”. El 15 de septiembre, caída de Lehman Brothers, fue la puntilla. Hoy la vocación de China es global: entre 2005 y junio de 2011, su inversión en el extranjero fue de 378.500 M $, de los que el 70% fue en países en desarrollo. ¿La clave? Los depósitos de 1.300 M de chinos que economizan más del 40% de lo que ganan. Rendimientos negativos, a unos tipos de interés más bajos que la inflación (“represión financiera” es el término técnico). “Para Pekín, lo que está en juego es demasiado importante como para dejarlo en manos del mercado”.

Los ‘minggongs’ (inmigrantes del campo) se globalizan: en El Cairo (los “santa sini”, chinos bolsa, que venden ropa a domicilio), en Siberia (83% de extranjeros que trabajan son chinos), en Ecuador (Fundación Sun Yat-Sen), en todas partes. La nueva ruta de la seda (Asia central) está dominada por China. En Irán, han sustituido el vacío occidental. En Dubai, el Dragon Mart (1’2 km, 150.000 m2), el mayor mercado de productos chinos fuera de su país. En Argentina, Casrech (Cámara de Autoservicios y Supermercados de Propiedad de Residentes Chinos), 7.000 establecimientos, el 30% del sector, con sistema de compra centralizado. En Birmania, jade; en Marcona (Perú), minas de hierro; en el Congo, cobre; en Angola, petróleo. Asistencia a las repúblicas islámicas, relaciones con Hugo Chávez (450.000 barriles diarios). “Los americanos vienen aquí a tirar bombas. Nosotros estamos en Sudán para construir carreteras y levantar edificios y hospitales. Estamos aquí para llevar la felicidad a los sudaneses”, Fan Hui Fang, empresario chino en Sudán.

Soberanía nacional, no interferencia en los regímenes, cuantiosa inversión. El mundo en desarrollo prefiere la ‘pax sínica’ que la occidental. Sólo India (a la que se trata de “desangrar con 10.000 cortes”), resiste en Asia. Recuperar Taiwan y desintegrar Tíbet.

“Occidente quiere imponer su sistema en el mundo, desde China a Oriente Medio. Quieren establecer una agenda basada en los derechos humanos, la democracia… Pero nosotros nos preguntamos por qué deberíamos seguir ese modelo si, quizá, hoy está caducado” (Li Guofu, diplomático chino con experiencia en EE UU y África, experto en Oriente Medio).

Mi agradecimiento hoy a Óscar del Moral (CEU) y los profesionales de Holcim que con tanto interés y tanta atención han estado hoy desarrollando su talento.