Páginas vistas en total

jueves, 24 de noviembre de 2011

Las cinco claves del talento y la pasión

Ver el Guggenheim a las seis de la mañana es una de las maravillas de nuestro planeta. Vuelo Bilbao-Barcelona a las 7 (amanecer sobre los Pirineos) y reunión en la ciudad condal con dos responsables de una consultora que trabaja mucho aquí, desde hace más de 10 años, tanto con la administración pública como con las empresas privadas. Tengo la sensación de que haremos cosas juntos.

Almuerzo con mi buen amigo Sebastià Castells, Gerente de AEDIPE Catalunya. La profesionalización de la gestión en una asociación como la de Directores de Personas es imprescindible. Por eso la labor de Sebastià es imprescindible. Hemos comido en El Negro (uno de mis restaurantes favoritos, en la Diagonal) y disfrutado de una muy agradable conversación. Mi amigo es de los más culés que conozco (hemos hablado, por supuesto, de “Los Mosqueteros de Guardiola”) y un fantástico abuelo (su nieta tiene 2’5 años y es preciosísima).

A las 6.30 h p, en el nuevo edificio de Telefónica para participar en el III Afterwork APD, que es el lanzamiento de la navidad. Este año, “Ciencia, Deporte y Management” con el lema “Pasión por el Talento”. He tenido el inmenso privilegio de participar con Eduardo Punset, Edurne Pasabán y Carles Folguera (Director de “La Masía”) ante más de 400 personas.

Ha presentado el acto Emilio Cuatrecasas, Presidente de APD Zona Mediterránea, con su habitual alegría, buen humor y profunda inteligencia. Para un servidor, un gran honor que IDEO figurara entre los patrocinadores, junto con Damm, el Conservatori del Liceu, el FC Barcelona, Deloitte, Telefónica, APD y Cesce.

Primero ha intervenido Eduardo Punset (cumplió 75 años el pasado domingo), que ha estado fantástico. Nos ha hablado de cuando “sale de su casa de Pineda de Mar” y contacta con los “homínidos”; que ni esta crisis es planetaria (el planeta es de suma cero; deberíamos tener un desequilibrio con Marte, Urano, Plutón) ni cualquier tiempo fue mejor (de hecho, “cualquier tiempo pasado fue peor”). Y nos ha resumido su nuevo libro, “El viaje al optimismo”, que para mí es el mejor de los que ha escrito. “En la vida hay mucho conocimiento”. “Tenemos que preocuparnos, más allá de la redistribución de la riqueza, por la redistribución del trabajo”.

Edurne Pasabán, la mejor alpinista de la historia (la única mujer que ha subido los 14 ochomiles) nos ha hablado de su experiencia en la última década. Sueños, compromisos, objetivos, obstáculos, equipo… La alegría de vivir. Una presentación preciosa, con cuatro vídeos muy inspiradores.

Carles Folguera y un servidor, en dueto, hemos presentado –a través de mis preguntas al Director de La Masía- las claves de su modelo. En realidad, el tema de este año es “Ciencia, Deporte… y Arte”. Arte es lo que hace el Pep Team. Como hemos intervenido los terceros, me he permitido, a través de las enseñanzas de Eduardo Punset y Edurne Pasabán, entresacar las cinco claves de este encuentro.

1. La Pasión por el Talento es el LIDERAZGO. Punset nos ha hablado explícitamente de la necesidad de Liderazgo. La historia de Edurne Pasabán es un claro ejemplo de Liderazgo. Mi pregunta a Carles ha sido: “Cuando hablamos de los valores de La Masía, ¿cuáles son éstos realmente? ¿Cómo consigues inculcarlos en los chicos?” Carles ha comentado que La Masía es medio “Operación Triunfo” y medio “Gran Hermano”, por la detección de talento y por la convivencia.

2. Frente al miedo (que hay que combatir radicalmente), el Equipo. Tanto EP como EP (Eduardo-Edurne) han insistido en ello. A la pregunta “¿Crees que el éxito es por casualidad o que el triunfo de La Masía es fruto de un trabajo bien hecho?” Sin duda, el buen trabajo da sus frutos. No sabemos cuando, pero ciertamente ocurre, siempre que se dé el compañerismo y el buen clima.

3. El Talento se encuentra en la vocación (en “el elemento”, citando a Sir Ken Robinson, como ha hecho Eduardo Punset), en el disfrute. Como ejemplo, los logros de Edurne. He preguntado a Carles, “¿Cómo se detecta el talento de un joven jugador y cómo se puede desarrollar?” Se estudian las posibilidades de 14.000 chicos, 60 llegan a La Masía y de ellos el 11% juega oficialmente en el primer equipo (14% si contamos amistosos). Para él es clave la educación, el alto número de licenciados universitarios entre quienes han vivido allí.

4. La Vida merece la pena ser vivida, porque (más allá de si hay vida o no después de la muerte), hay Vida antes de la muerte. “¿Qué te enseñan a ti tus propios alumnos, por su forma de ser y de sentir?” Lo importante que es ser buenas personas, la solidaridad, la generosidad…

5. No seamos víctimas, sino –con humildad- protagonistas. Nos merecemos el optimismo. Pregunta a Carles Folguera: “¿Hay realmente un “Espíritu de La Masía”? ¿Es tan solidario como parece?” Sin duda. El equipo por encima de los egoísmos; disfrutar del camino hasta llegar a la meta.

Finalmente, me he referido a John Kotter (profesor de Liderazgo en Harvard) que analizó quién era el emprendedor que más valor había creado para la humanidad. Más allá de Bill Gates o Steve Jobs, descubrió que ha sido el japonés Konosuke Matsushita (fundador de National, Panasonic y Matsushita). Su pensamiento y su obra se resumen una frase suya: “Haz de tu vida una obra de arte”. Es lo que han hecho Eduardo Punset, Edurne Pasabán y Carles Folguera en sus exposiciones: una obra de arte. Verdad, Bondad y Belleza. Y es lo que les hemos deseado a los más de 400 empresarios y directivos que han estado en la sesión llenando el auditorio de Telefónica Diagonal 00.

No me he podido quedar al cóctel, porque tenía una cena con los “country managers” de un gran grupo mundial en Nuba, junto a los Cinesa Diagonal. Un sitio precioso y una deliciosa temperatura al aire libre. Tras la cena, un experto –muy entretenido, por cierto- les ha enseñado a preparar cócteles juntos (Margarita, Mojito, Tequila Sunrise) y hemos hecho una competición. El cóctel como metáfora del equipo, por encima de sus ingredientes.

Un día fantástico. Compartir con ponentes de la talla de Punset, Pasabán (de quienes me llevo sus libros dedicados) y Folguera es un lujo enorme, que me llena de satisfacción. Gracias a Mercè y todo su equipo (Anna, Sergi, Aiste, Lourdes), Emilio, Ramón, Joaquín, Eduardo, Edurne y Carles y Sebastià por un día tan maravilloso. Un Afterwork que ha hecho historia.