Páginas vistas en total

domingo, 23 de octubre de 2011

Margin Call y el ejemplo del deporte

Esta mañana he ido a ver “Margin call”, escrita y dirigida por J. C. Chaudron. Un “Margin call” es la demanda de un bróker a un posible inversor para que compre a un cierto margen (también se llama “fed call” o “maintenance call”).. Esta cinta narra las 24 horas previas a la desaparición de un banco de inversiones (Lehman Brothers, ¿por qué no?), desde que un analista junior descubre que su firma está en quiebra hasta que se lanza a la desesperada a salvar lo que pueda. El reparto es impresionante: Kevin Spacey (veterano ejecutivo, después de 34 años en la entidad), Paul Bettany (jefe de brokers, sin escrúpulos), Demi Moore (la jefa de riesgos), Jeremy Irons (el CEO), Simon Baker (“el mentalista”), Stanley Tucci (el analista que enciende la mecha)… Me ha recordado mucho a “Glengarry Glen Ross” y, con permiso de la autoridad (financiera) y si el tiempo no lo impide, haremos algún Cine Fórum APD con esta peli. Merece mucho la pena esta reflexión sobre la crisis de 2008 y sobre este capitalismo desregulado y especulador.

Tres años después de la caída de Lehman Brothers, “Margin call” merece estar por derecho propio en el quinteto de “películas de la crisis”, junto a “Capitalismo. Una historia de amor”, de Michael Moore; “Inside Job”, el documental de Charles Ferguson; “Wall Street II. El dinero nunca duerme”, de Oliver Stone y “The Company Men”, de John Wells. De todas ellas he hablado en este blog.

De la prensa del fin de semana, en “El País Negocios” Susana Carrizosa escribe sobre “Directivos de primera división. Los deportistas de élite se convierten en gurús de la gestión empresarial”. La periodista se refiere al I Programa de Coaching Deportivo de La Salle, cuyo director técnico es Míchel; cita a los alpinista Edurne Pasaban y Jesús Calleja, a Alberto Bocchieri (Neumann International), Manuel Seijo (presidente de AECOP), Gabriel Masfurroll (Wings 4 Business), Corbalán (Make a Team), Teresa Perales (paraolímpica)… Y concluye: “Líderes de empresa y deporte tienen en común el sentimiento de querer ser el número uno. Y la única manera de lograrlo en los dos campos es, según Juan Carlos Cubeiro y Leonor Gallardo, autores del libro Liderazgo, empresa y deporte, uniendo las seis E: estrategia, no basta con ganar, hay que preparar el sueño con una estrategia planificada; equipo, la capacidad de generar sinergias entre sus integrantes es lo que al final marca la diferencia; emociones, es importante canalizarlas, no eliminarlas, para lograr el mejor resultado; empeño, equilibrio y ética. Leonor Gallardo augura en los próximos años una fuga del talento deportivo al campo empresarial. "Es fácil que un gestor deportivo pase al mundo corporativo porque ya tiene adquiridos los valores de equipo, las estrategias, la manera de cuidar a los empleados y de enamorar a la competencia. El gestor deportivo puede transmitir más rápido y mejor todos estos valores", sostiene.”

También en El País Negocios, Miguel Ángel Méndez entrevista a Bill Drayton, Fundador de Ashoka y premio Príncipe de Asturias de Cooperación 20111: “Es el momento de cambiar el sistema”. Los emprendedores sociales “son personas innovadoras que crean algo por el bien común y no por el suyo propio.” “Los emprendedores sociales están creando empleo a una velocidad 2’5 veces mayor que las economías de la OCDE.” “Las compañías se han organizado históricamente en torno a funciones repetitivas y eso ya no vale. Es necesario promover el cambio, organizarse en equipos muy fluidos donde todos puedan contribuir, en lugar de crear jerarquías, reglas y órdenes.” Los Mosqueteros, al poder. “Las ideas surgen al pasar del sistema de reglas y órdenes al de ética y empatía.”

Sin abandonar El País, en las páginas de deportes John Carlin (su libro junto con Rafa Nadal ya está en castellano; que lo disfrutes) escribe sobre Gadaffi, la ETA y el Niño Torres: “Un pequeño test. ¿Cuál de estas tres es la noticia más feliz de la semana? a/ Gadafi murió; b/ ETA se rindió; c/ Fernando Torres resucitó. (…)Si nos limitamos a España (y hagámoslo), lo lógico sería pensar que la desaparición final de la sombra salvaje de ETA sería motivo de unánime celebración, relegando el caso Torres a un merecidísimo y lejano segundo plano. Pero resulta que no. Resulta que, según leemos, vemos y oímos en los medios, hay una cantidad importante de españoles que considera que celebrar el anuncio del cese del fuego definitivo de la banda terrorista más absurda de planeta tierra, la que ha tenido menos razón por existir durante los 26 años desde la muerte de Franco, es cosa de tontos. Lo cual nos obliga, no por primera vez, a recurrir al fútbol como oasis de sensatez y cordura en un mundo cegado por los odios y prejuicios que despierta la política. Sí, sí, es verdad que muchos seguidores del Barcelona o del Athletic de Bilbao odian al Real Madrid, y viceversa. Pero son sentimientos pasajeros, sin mayores consecuencias. Incluso quizá tengan su utilidad, como terapia social. El hábito mental que impide una visión fría y positiva de lo que ha ocurrido con ETA, en cambio, no solo es inútil, sino que es peligroso. (…) Entonces, ¿cuál es la respuesta correcta a la pregunta del comienzo? Pues claramente, para bien o para mal (aunque más bien para mal, siendo sinceros), la respuesta es c/.”

En Cinco Días, los Premios a la Innovación Empresarial. “Es necesario educar para la incertidumbre” (Felipe González). Es “hacer posible lo que parece no posible” (Antonio Brufau, Repsol). “El valor se genera a partir del conocimiento” (Manuel Escudero, Deusto Business School). “La innovación es el motor del progreso” (Isidro Fainé, La Caixa). “Tenemos que ir por delante de nuestros clientes” (Cristina Biurrun, L’Oréal). “Las pymes no encuentran el respaldo necesario” (John de Zulueta, USP Hospitales). Paz Álvarez entrevista a Javier Robles, Presidente de Danone: “Todo se puede mejorar, es un desafío”. “Nuestra riqueza está en el respeto a las personas”. Y Alfonso Simón entrevista a Carlos Moro (Matarromera); “Hace falta determinación de los ejecutivos para innovar” y a Manuel Mora (Ecopapel): “Animo los empresarios a que trabajen con la universidad”.

En Expansión & Empleo, Beatriz Elías y Montse Mateos hablan de “Trabajos que no encuentran dueño”, Arancha Bustillo de “Cinco sectores para emprender con éxito”: Nuevas tecnologías, productos médicos, Tercera edad, Retail y Sostenibilidad, Tino Fernández de los “eneamigos” (friend-enemies), como Higuaín y Benzemá, y Quique Rodríguez de “Empresas que sientan cátedra”, como la Escuela de Negocios Novacaixagalicia.

En El Mundo, José Antonio Marina trata el “síndrome de Estocolmo” y el magazine de ese diario habla de su nuevo libro, “Los secretos de la motivación”, que sale la próxima semana a la venta. “Frente a la crisis y la desesperanza, motivación”. Los tres deseos universales son el bienestar personal, mantener unas relaciones sociales estimulantes y agradables y ampliar las posibilidades de acción. Son “nuestros tres deseos universales”. “Si existiera un estudio que midiera la posibilidad educativa que damos a las personas, España estaría entre los primeros puestos, porque tenemos enseñanza obligatoria hasta los 16 años y la universidad es casi gratuita. Pero hemos descuidado la calidad y ahora sería el momento de establecer nuevos criterios de mejora. Porque mejorar la calidad de la enseñanza significa mejorar la calidad de la sociedad.”

Y desde las 8 he estado viendo el Valencia-Athletic de Bilbao. Muy emocionante.

Mi agradecimiento hoy a los emprendedores sociales y a los padres y maestros que tratan en la práctica de mejorar la calidad educativa.