Páginas vistas en total

sábado, 1 de octubre de 2011

Los Tres Mosqueteros

Esta mañana, en La propuesta de Pensamiento Positivo (el programa que dirige Sergio Fernández en Punto Radio los sábados de una a dos de la tarde) me he permitido recomendar dos libros. Uno es “Grietas del sistema” del economista Raghuram Rajan (economista jefe del FMI en los años previos a la crisis, la predijo y la explica mejor que nadie a través del capital organizativo en la desigualdad en la educación). Dos muestras del texto: “Por cínico que parezca, el crédito fácil ha sido utilizado como paliativo a lo largo de toda la historia por parte de los gobiernos incapaces de resolver la profunda angustia de la clase media”. “Las recuperaciones sin empleo son especialmente perjudiciales porque los prolongados estímulos dirigidos a forzar a un sector privado poco dispuesto a crear empleo suelen distorsionar los incentivos, especialmente en el sector financiero”. El otro, “La segunda oportunidad”, de Martín Hernández-Palacios, presentado esta semana. Un homenaje al teatro desde la trayectoria de un abogado de éxito que se aleja de la ética. Como películas, “Larry Crowne. Nunca es tarde”, la historia de un “empleado del mes” que es despedido inesperadamente y vuelve al aula. El aprendizaje (el desarrollo del talento) frente a la crisis. E "Inside Job" (ya en DVD).

Pensamiento Positivo hoy ha tratado de la Inteligencia Financiera y ha contado con Raimón Samsó (autor de “Adelanta tu jubilación” y “El Código del Dinero”) y Juan Haro, de la Escuela de Inversión. Lecciones muy interesantes de ambos.

Por la tarde, hemos ido a ver “Los Tres Mosqueteros” en 3D. Una gran espectáculo visual (en esta cinta la tecnología de tres dimensiones sí tiene todo el sentido). La gran novela de aventuras, la más universal, con novedades en el relato. Lo hemos pasado estupendamente.

Me ha gustado la crítica de Javier Lacomba en la web “el multicine”:

“Ser fiel para ser rompedor. Esa es la filosofía que impulsó en su momento al Sherlock Holmes de Guy Ritchie. Se basaba en volver a ciertos elementos clásicos de la novela que habían sido desestimados por sus adaptaciones cinematográficas para crear una versión totalmente distinta a lo visto hasta ahora. Por ejemplo, el D’Artagnan interpretado por un Logan Lerman de dieciocho años es mucho más fiel a la edad del protagonista de la novela original que el Gene Kelly de la versión de 1948 quien le dio vida justo con el doble de esa edad. No es un demérito del clásico filme de George Sidney, pero sí un detalle a tener en cuenta. Pero al igual que en el caso de la película de Ritchie, se opta por una versión en la que la acción y la espectacularidad tienen el protagonismo más absoluto.

No quiere decir esto que se traicione de forma irreversible la esencia de la novela. Hay cierta preocupación por parte de Paul W. S. Anderson por no ser excesivamente rompedor en los primeros compases de la historia del joven gascón. El espíritu de cada personaje sigue estando presente en el fondo, aunque la forma haya cambiado. Y vaya si lo ha hecho. Los combates con espada casi parecen extraídos de películas de artes marciales, y no sólo aparecen combates navales, sino que estos se tornan aéreos con artefactos que bien podrían haber sido extraídos de la imaginación de otro clásico como Julio Verne.

Pero, olvidando la fuente y centrándonos en lo que nos da la película, “Los Tres Mosqueteros 3D” resulta ser, aún con ciertos reparos, un entretenimiento muy digno.

Dotado de un buen 3D, en el que Anderson no se maneja nada mal, esta versión deja caer sus minutos de duración de forma suave y sin resultar aburrida. A ello contribuye un ritmo rápido y en el que no dejan de pasar acontecimientos que mantienen el interés de forma sostenida sin grandes escenas impactantes, pero también sin altibajos.

En el apartado de “peros” antes citados resplandece el desigual casting del filme. Junto con auténticos aciertos (Christoph Waltz es un estupendo y acertado Richelieu, así como los adecuados Matthew McFadyen y Logan Lerman) encontramos auténticos patinazos como una excesivamente angulosa Milla Jovovich con un físico demasiado rotundo para el personaje de Milady de Winter o un irritante Freddie Fox como el Rey Louis XIII.

Pero el balance, al llegar la última página, o en este caso los títulos de crédito, es positivo. Y eso, hoy en día, no es nada desdeñable.”


Hoy la banda sonora es “All for love” (Bryan Adams, Rod Stewart y Sting): www.youtube.com/watch?v=n-AB7RJpOjY

When it's love you give

(I'll be a man of good faith.)

Then in love you live.

(I'll make a stand. I won't break.)

I'll be the rock you can build on,

Be there when you're old,

To have and to hold.

When there's love inside

(I swear I'll always be strong.)

Then there's a reason why

(I'll prove to you we belong.)

I'll be the wall that protects you

From the wind and the rain,

From the hurt and pain.

Let's make it all for one and all for love.

Let the one you hold be the one you want,

The one you need,

'Cause when it's all for one it's one for all.

When there's someone that should know

Then just let your feelings show

And make it all for one and all for love.

When it's love you make

(I'll be the fire in your night).

Then it's love you take

(I will defend, I will fight).

I'll be there when you need me.

When honor's at stake,

This vow I will make:

That it's all for one and all for love.

Let the one you hold be the one you want,

The one you need,

'Cause when it's all for one it's one for all.

When there's someone that should know

Then just let your feelings show

And make it all for one and all for love.

Don't lay our love to rest

'Cause we could stand up to the test.

We got everything and more than we had planned,

More than the rivers that run the land.

We've got it all in our hands.

Now it's all for one and all for love.

(It's all for love).

Let the one you hold be the one you want,

The one you need,

'Cause when it's all for one it's one for all.

(It's one for all).

When there's someone that should know

Then just let your feelings show.

When there's someone that you want,

When there's someone that you need

Let's make it all, all for one and all for love.

Todos para uno. Mi agradecimiento hoy a Jorge, Enrique, Raquel y Sergio, que me han hecho pasar una mañana estupenda.