Páginas vistas en total

sábado, 22 de octubre de 2011

El contagio y las ganas de seguir aprendiendo

Aprovechando que Zoe tenía una fiesta de cumpleaños, he ido a ver Contagio, de Steven Soderbergh.

Me gusta el cine de Soderbergh, desde que le descubrí en Sexo, mentiras y cintas de vídeo (1989). Después, Un romance muy peligroso, Erin Brokovich y sobre todo Ocean’s eleven. Un ejemplo de equipo en Las Vegas (pensé mucho en esta peli durante el final del Challenge 2010 y he utilizado fragmentos en mis clases de Liderazgo y Dinamización de equipos en Deusto). Posteriormente, Solaris, Un buen alemán, las otras dos partes de Ocean’s y el Che también en dos partes. Y tiene cuatro películas terminadas o en preproducción para 2012 y 2013.

Contagio es una película interesante, de muy buena factura, con actrices y actores excelentes, cada uno en su sitio (Kate Winslet y Marion Cotillard como investigadoras, Laurence Fishburne como el doctor que lidera el proyecto contra el virus, Matt Damon como un afectado inmune a éste, Jude Law como un bloguero pícaro que se lucra con el asunto, Gwyneth Paltrow como la primera que lleva el virus de Hong Kong a EE UU). El lema de la cinta es “Nada se contagia como el miedo”. Cierto es. Al parecer, en 1918 la llamada “gripe española” mató al 1% de la población mundial. Como se demuestra en la película, este tipo de crisis sacan lo peor y lo mejor del género humano. “Soderbergh, el científico loco, tiene prisa por infectarnos: la hipérbole del virus de la Gripe A se contagia a partir de un montaje veloz, que sustituye a las células por imágenes, y a los personajes por víctimas potenciales. La arquitectura narrativa de Contagio es la de un sistema nervioso que se corrompe con la rapidez con que un bulo se transmite por Internet. Virus biológicos o informáticos, no importa: el cine se ocupa de ponerlos al mismo nivel, de hacerlos igualmente peligrosos.” (Sergi Sánchez, Fotogramas).

Ya en casa, he visto en DVD El Estudiante, escrita y dirigida por Roberto Girault. Una película mexicana que me parece maravillosa. A sus 70 años, Chano (Jorge Lavat) decide ir a la universidad de Guanajuato a estudiar El Quijote. Revoluciona la universidad y transforma a sus jóvenes compañeros con los ideales del Ingenioso Hidalgo. Chano está profundamente enamorado de su mujer (“Siempre mi consuelo,/ siempre mi columna,/ siempre mi amada”) y convence a sus colegas de que las grandes obras clásicas dan sentido a nuestra existencia. Por ello, utilizan frases de El Quijote, como “Tú peleas en mí, vences en mí, respiro en ti y por ti tengo vida”. Su mujer le dice que para ayudarles debe enseñarles a ayudar: que salgan de sí mismos; enseñarles a querer. “¿Qué Amor no nace de un ideal?”. “El Amor es hacer lo que tenemos que hacer para ser dignos del ser amado”. ¡Qué belleza en las palabras cervantinas y en esta cinta mexicana.

“¿Cómo desacostumbrarme a la bella costumbre de tu compañía?”.

También he estado leyendo La tercera revolución industrial, de Jeremy Rifkin. Asesor de la Unión Europea y de varios jefes de Estado y de gobierno, es autor de obras como “El sueño europeo”, “El fin del trabajo”, “La civilización empática” o “La era del acceso”. Rifkin es un visionario de nuestro tiempo.

La tesis de este libro es que estamos viviendo el cambio de la segunda revolución industrial a la tercera, merced a la convergencia de las nuevas tecnologías (internet) y las energías renovables. La era del carbono está tocando a su fin. “Nuestra civilización se encuentra en una encrucijada”.

La verdadera crisis la estamos pasando por alto, opina Rifkin. En julio de 2008, el petróleo alcanzó los 147 $ por barril (siete años antes, estaba a 24 $). El impacto económico es enorme. El aumento en 2010 de las importaciones petroleras en la UE fue de 70.000 M $, equivalente al déficit conjunto de Grecia y Portugal.

¿Qué podemos hacer? “La economía SIEMPRE es una cuestión de CONFIANZA”. Los cinco pilares de la III Revolución Industrial son: 1) energía renovable; 2) transformación de los edificios (190 M en Europa) en microcentrales eléctricas; 3) economía del hidrógeno; 4) tecnología de internet para transformar la red eléctrica en “interred” y 5) transición de la actual flota de transporte en vehículos eléctricos. Para 2020, un tercio de la energía en la UE será verde.

Avances de esta III RI en la ciudad de Roma, Utrecht, San Antonio, Mónaco. Al presidente de gobierno de España le interesó la propuesta, pero con el ministro de industria, Miguel Sebastián, cayó en saco roto.

El poder lateral está transformando el mundo. La vieja élite de la energía se resiste, pero “estamos reinventando la forma de hacer negocios”, desde el paradigma de la colaboración. Emprendizaje social.

Un nuevo guión político, más de las derechas y las izquierdas. Rifkin no tiene una gran opinión sobre Obama: “el primer presidente internauta no se da cuenta de todo esto”.

Estamos yendo de la globalización a la “continentalización”: la Unión Europea, ASEAN (10 países asiáticos más tres asociados: China, Japón y Corea del Sur), la Unión Africana (54 naciones desde 2002), la Comunidad Andina y el Mercosur: Unasur (2008), el Tratado de Libre Comercio de América del Norte… De la geopolítica a la política de la biosfera.

Y un último punto en esta nueva era: la era colaborativa. Rifkin la llama “la hora de la jubilación para Adam Smith”. “El capitalismo se fundó sobre la idea de que la acumulación de riqueza individual podía aprovecharse en forma de capital financiero para expropiar más riqueza aún mediante el control de los medios técnicos por los que se genera esa riqueza y la logística por la que se distribuye”. Del capital financiero al capital social, del PIB (inventado por Simon Kuznets en la década de los 30), el índice de bienestar económico sostenible (IBES), el índice Fordham de Salud Social (FISH), el índice de progreso real, el índice de bienestar económico (IBE) y el índice de progreso humano (IDH) de Naciones Unidas. Renovación en las aulas: de la conciencia mitológica (cazadores-recolectores) a la teológica (civilizaciones agrarias), a la ideológica (I Revolución Industrial) a la psicológica (II RI) y a la biosférica (III RI). Una civilización empática con sensibilidad biofílica. “La Biosfera se convierte en el entorno de aprendizaje “ (¡Cómo le gustaría a Rifkin “La sensación de fluidez”!).

Estamos criando a una generación de niños con “trastorno por déficit de naturaleza” (Richard Louv, Last child in the Woods). El mundo natural es el entorno más rico en información del planeta (Edward O. Wilson). “Aprendizaje a través de los paisajes”, con iniciativas en varios países: GB, Suecia, Canadá, EE UU.

De la era industrial a la era colaborativa, con una nueva concepción del trabajo: “Sólo juega el hombre cuando es hombre, en toda la extensión de la palabra, y es plenamente hombre sólo cuando juego” (Friedrich Schiller, La educación estética del hombre, 1795). “Desde el momento mismo en que un hombre se aprehende como libre y quiere usar su libertad (…) su actividad es lúdica” (Jean Paul Sartre). Sí, el Talento como Disfrute.

Ya no hay Crisis. Hay Cambio de Era. Aprendizaje. Mi agradecimiento y admiración hacia todos los que, independientemente de su edad, seguís estudiando y aprendiendo. De vosotr@s es el futuro.

1 comentario:

yolandasaenzdetejada dijo...

¿Cómo desacostumbrarme a la bella costumbre de tu compañía?”
Con esta frase, hoy, me hago una trenza para que el romanticismo que emana de ella, no me despeine...

Con tu agradecimiento a los que siguen estudiando porque de ellos es el futuro, me hago una promesa, la de seguir haciéndolo toda mi vida. Aunque lo mío, ya ves, es un presentecontínuo.

Gracias por contarnos tanta vida, maestro.