Páginas vistas en total

sábado, 13 de agosto de 2011

Los masones

He estado leyendo Los masones. La apuesta de los Hijos de la Luz, de Josep Carles Clemente, publicado en 1996. Josep Carles Clemente es un historiador que no pertenece ni ha pertenecido a la masonería, y en esta obra de 170 páginas nos ofrece de forma rigurosa el origen, su sentido y quiénes han formado parte de ella.

La Masonería es una asociación que ha defendido a lo largo de la historia la libertad, la igualdad y la fraternidad y por ello ha sido perseguida tanto por las monarquías absolutas como por la Iglesia y los dictadores. Su origen se remonta a los constructores de catedrales en el siglo XII (las palabras “francmasón” en francés y “freemason” en inglés derivan del latín “machio”, albañil). En la España de la Edad Media, asociaciones de masones realizaron desde las catedrales de Burgos (1221), Toledo, Barcelona, Sevilla y Zaragoza hasta el Palacio del Infantado (Guadalajara) y el Colegio de San Gregorio (Valladolid) en 1500.

El proceso culmina en 1717 con la fundación de la Gran Logia de Inglaterra. Sus normas proceden de la Constitución de Anderson (1723) y en España nace en 1728 con el Duque Felipe de Wharton, que está enterrado en el Monasterio de Poblet (Tarragona). Como resaltó en su día Galdós, ni Carlos III, ni Aranda, ni Campomanes fueron masones (sí José Bonaparte, el hermano del Emperador, fundador de la Gran Logia Nacional de España).

Me ha sorprendido que la Masonería ha inspirado grandes instituciones que han llegado a nuestros días:

- La Cruz Roja, fundada por el suizo Henry Durant, reconocido masón. El “Comité de los cinco” que la creó estaba formado por cinco masones. Su ideario “está basado en el mismo que desde sus orígenes defiende la Masonería universal, es decir, en la fraternidad de los pueblos por encima de las razas, naciones y creencias religiosas, el pacifismo a ultranza, la universalidad y defensa de los Derechos del Hombre, del ciudadano y de los pueblos; la igualdad social y defensa del oprimido, perseguido y encarcelado; la libertad, base indispensable de la convivencia fraternal; la justicia sin paliativos; la formación integral del hombre; y, finalmente, el antibelicismo que permite llegar a través del desarme y del arbitraje internacional a esa paz tan deseada, como nunca alcanzada” (José Antonio Ferrer Benimeli, jesuita, experto en Historia de la Masonería). La coincidencia entre los Principios Fundamentales de la Cruz Roja (Humanidad, Imparcialidad, Neutralidad, Independencia, Carácter Voluntario, Unidad y Universalidad) con los de la Masonería es total.

- El Movimiento Scout, fundado por Robert Baden-Powell y auspiciado por la masonería británica. Sus diez puntos de la Ley Scout (Palabra, Lealtad, Utilidad, Fraternidad, Cortesía, Bondad con los animales, Obediencia a la familia, a su guía de patrulla y a su jefe, Sonrisa, Austeridad y Limpieza en pensamientos, palabras y acciones) son de inspiración masónica.

- Los Juegos Olímpicos. Pierre de Fredy, barón de Coubertin, era hijo de un francmasón. Su movimiento humanista, deportivo, pedagógico y universal está basado en las corrientes masónicas de la época.

- La Sociedad de Naciones, tras la I Guerra Mundial, y la ONU, tras la II Guerra Mundial, fueron objetivos logrados por masones, así como la Comunidad Económica del Carbón y del Acero y el Tratado de Roma que dio lugar a la Comunidad Europea (Jean Monnet, uno de los padres de la UE, fue masón; antes de la incorporación de España y Portugal, un 40% del Parlamento Europeo estaba formado por masones).

- La Revolución francesa, por supuesto (Marat, Danton, Robespiérre Talleyrand, La Fayette, Elie, De Lisle), el independentismo americano (Simón Bolívar, José de San Martín, Antonio José de Sucre, Bartolomé Mitre, Francisco J. Miranda, Benito Juárez, Bernardo O’Higgins y César A. Sandino fueron masones), la independencia estadounidense (de los 39 firmantes de la Constitución de EE UU, 20 eran masones, entre ellos Benjamín Franklin y George Washington, el primer presidente) y la Unificación italiana (Garibaldi, Mazzini, Cavour).

Masones ilustres: Además de los citados, Sir Winston Churchill, Proudhon, Louis Banc, José Martí, Alexander Fleming, Mozart (“La flauta mágica” es el máximo monumento musical de la Masonería), Goethe, Bakunin, Óscar Wilde, Conan Doyle y 18 presidentes de EE UU (los dos Roosevelt, Truman, Johnson, Ford, Nixon, Carter, Bush) hasta George Bush padre, así como 9 premios Nóbel de la Paz, uno de Literatura (Rudyard Kipling) y otro de Química (Wilhelm Oswald).

Entre los españoles, 3 de los 4 presidentes de la I República (Figueras, Salmerón y Pi Margall; del cuarto, Castelar, hay dudas). En la Restauración, Sagasta, Ruiz Zorrilla, Olózaga, Juan de la Cierva, Calatrava y Anselmo Lorenzo. En la II República, Martínez Barrio, Maciá y Companys, Lerroux, Azaña, Federica Montseny, Largo Caballero, Rodolfo Llopis… En las Cortes de 1931, el 40% de los diputados (183 de 458) eran masones. Entre los militares, Prim, Espoz y Mina, Riego, Díaz Porlier, Miaja, Ramón Franco Bahamonde (al parecer, a Francisco Franco le impidieron entrar en la Masonería, y de ahí su obsesión contra ella). En el campo de la cultura, dos Premios Nóbel, Echegaray y Ramón y Cajal; Blasco Ibáñez, Pérez de Ayala, Benlliure, Sorolla, Isaac Peral, Concepción Arenal, Juan Gris, Tomás Bretón, Arturo Soria, Fernando de los Ríos o Manuel Becerra.

Los masones fueron perseguidos por Hitler, Stalin, Mussolini, Salazar, Franco, Petain, Jomeini y excomulgados por la Iglesia hasta 1974.

Excelente libro éste sobre Los Masones. He aprendido mucho de su historia y del “río subterráneo” que va desde la Ilustración a nuesteos días.

Por lo demás, vida estival de piscina y playa. Tras la cena, música en vivo en el Hotel (una de las actividades de este Iberostar Coral Beach en el que tan bien me lo estoy pasando). Ayer fue Tina, una cantante británica con una voz muy personal, la que nos ofreció, entre muchas otras, una preciosa versión del “Have I told you lately that I love you?” de Van Morrison o Rod Stewart (www.youtube.com/watch?v=AQ4NAZPi2js):

Have I told you lately that I love you?

Have I told you there’s no one else above you?

Fill my heart with gladness,

Take away all my sadness…

Ease my troubles, thats what you do.

For the morning sun in all it’s glory,

Greets the day with hope and comfort too.

You fill my life with laughter

And somehow you make it better.

Ease my troubles thats what you do.

There’s a love that’s divine

And it’s yours and it’s mine, like the sun.

And at the end of the day

We should give thanks and pray

To the one, to the one.

Have I told you lately that I love you?

Have I told you there’s no one else above you?

Fill my heart with gladness,

Take away all my sadness.

Ease my troubles, that’s what you do.

There’s a love that’s divine

And it’s yours and it’s mine, like the sun.

And at the end of the day

We should give thanks and pray

To the one, to the one.

And have I told you lately that I love you?

Have I told you there’s no one else above you?

You fill my heart with gladness,

Take away my sadness…

Ease my troubles, that’s what you do.

Take away all my sadness,

Fill my life with gladness.

Ease my troubles, that’s what you do.

Take away all my sadness,

Fill my life with gladness,

Ease my troubles, that’s what you do.

Anoche estuve viendo el Trofeo Naranja: Valencia-Roma (3-0). El equipo de Unai Emery ha hecho, para un servidor, el mejor calendario de pretemporada (como han reconocido Pep Guardiola, Mou o Javier Clemente, lo del Barça y el Madrid no han sido pretemporadas sino giras).

Atención al Valencia de este año. Soldado está en racha y se le ve feliz jugando. Además tiene arriba a Piatti (con un estilo que recuerda mucho a Messi) y al sub-20 Paco Alcácer. Dos grandes porteros, Diego Alves y Guaita. El gran Mata, que ojalá se quede. Y jugadores como Banega, Albelda, Matthieu, Ricardo Costa… además del canterano Bernat, de Parejo o de Canales. En fin, todo un equipo. Emery declaró ayer con cautela: “El equipo funciona pero aún faltan cosas por pulir”. Me gusta este Valencia y puede dar una sorpresa –positiva- en la Liga, la Champions y/o la Copa.

Lo que menos me gustó, la retransmisión. Estuvieron más tiempo hablando de la Roma (de Luis Enrique, Totti, De Rossi –que no jugó-, Bojan, etc) que del Valencia, que es lo que interesaba.

Mi agradecimiento hoy a historiadores independientes como Josep Carles, a Tina y los buenos cantantes y a Unai Emery y su equipo.

1 comentario:

Ana Maria Llopis dijo...

Juan Carlos me ha encantado, mi abuelo era masón habra que comprarse el libro me ha inspirado un cuento cuando lo escriba te cuento