Páginas vistas en total

jueves, 11 de agosto de 2011

Cuatro años de Crisis... y el futuro, que es China

Este verano se cumplen cuatro años de la Crisis. Si tuviéramos que resumirla en una veintena de fechas, éstas podrían ser:

2007. 18 de julio: Bear Stearns anuncia la quiebra de dos de sus fondos de inversión. Al día siguiente, el Dow Jones batió el récord de 14.000 puntos.

9 de agosto. El Banco Central Europeo inyecta 95.000 M € a 49 entidades bancarias con problemas de financiación.

27 de septiembre. La Reserva Federal (FED) inyecta 38.000 M $.

2008. Junio. La eurozona entra en recesión. El BCE sube los tipos de interés del 4% al 4’25%.

15 de septiembre. Quiebra de Lehman Brothers. Bush rechaza intervenir en este rescate (Oliver Stone lo explica en el inicio de Wall Street 2).

2 de octubre. Plan de rescate de 700.000 M $ para salvar a Goldman Sachs, a Morgan Stanley y a la aseguradora AIG.

8 de octubre. La Reserva Federal, el BCE y otros seis bancos centrales bajan medio punto los tipos de interés.

15 de noviembre. G-20 en Washington para tratar de regular el sector financiero.

2009. 5 de marzo. El BCE baja hasta el 1’5% el tipo de interés.

19 de marzo. EE UU (ya con Obama) inyecta 1’5 Billones de $ y mantiene los tipos entre el 0% y el 0’25%.

2010. Enero. Un informe de la UE acusa a Grecia de haber falseado sus cuentas para entrar en el euro (¿quién se las había “cocinado”? Goldman Sachs, por supuesto. Léase “El banco. Cómo Goldman Sachs dirige el mundo”, de Marc Roche).

2 de mayo. El gobierno griego recibe una “ayuda” de 110.000 M € y acuerda reducir su déficit en 30.000 M € en tres años.

18 de octubre. Merkel y Sarkozy acuerdan que inversores privados puedan participar en los “rescates” a países.

24 de noviembre. Irlanda pide el “rescate”: 85.000 M € y acuerda un recorte presupuestario de 15.000 M €.

2011. Enero. Moody’s, Standard & Poors y Fitch rebajan la calificación de la deuda griega a bono basura.

6 de abril. Portugal es el tercer país de la UE que se apunta al rescate: 78.000 M €.

22 de julio. 2º rescate a Grecia. Presión sobre Italia y España en las primas de riesgo.

2 de agosto. EE UU aprueba la elevación de su endeudamiento. Se habla de quiebra del país.

6 de agosto. S&P le quita la triple A a la deuda de EE UU. Obama señala, en un discurso patriótico, que “EE UU siempre será AAA”.

8 de agosto. El BCE decide comprar bonos españoles e italianos, con grandes críticas a Trichet en Alemania.

En resumen, “Los bancos asumieron riesgos excesivos. Los empresarios se endeudaron demasiado. Los reguladores lo permitieron. Y ahora los contribuyentes tienen que acudir en su ayuda para limpiar toda la basura, lo que disparará la deuda del Estado y acabará teniendo consecuencias sobre los bienes públicos como la sanidad” (Joseph Stigliz, Premio Nóbel de Economía, en Davos). Bravo por los gobiernos occidentales.

Ayer estuve leyendo un libro excelente, China 2050, del empresario extremeño Marcelo Muñoz (nacido en Jaraiz de la Vera, Cáceres). Decidió constituir en 1979 la primera empresa española para el mercado chino. Allí ha viajado más de 100 veces y ha residido durante varios años. En este ambicioso libro, entrevista a media docena de personalidades chinas (científicos, expertos, profesores) sobre “los grandes desafíos del gigante asiático”.

He aprendido muchas cosas gracias al autor y a sus notables amigos. Por ejemplo, que China no es un país comunista. El comunismo (el maoísmo) cayó en China el 20 de octubre de 1976, con la detención de la Banda de los Cuatro. Deng Xiao Ping fue un reformista (no se cambió el nombre al Partido –Comunista- por conveniencia: “Mientras veáis a China como mundo comunista os preocupará menos su emergencia”). “Si Mao hubiera muerto en 1956, sus logros habrían sido imperecederos. De haberlo hecho en 1966, todavía habría sido un gran personaje. Pero murió en 1976, así que ¿qué puedo decir?” (Chen Yu, miembro del Politburó, 1979). En 2010, el 70% del PIB procede de empresas privadas (más que en Francia, y por supuesto que España). El Banco Agrícola de China, fundado por Mao en 1950, vale 128.000 M $, más que Citigroup y Goldman Sachs juntos. De las 10 mayores empresas mundiales por cotización bursátil, 4 son chinas. La Bolsa de Shanghai será la 2ª del mundo en 2012. 30% de escolarización universitaria, la más alta del mundo. Y 100.000 estudiantes chinos al año en EE UU. “A nosotros no nos repugna el capitalismo sino el capitalismo neoliberal, la desregulación, la reducción del Estado a casi nada… ¡Es decir, lo que os ha llevado a esta crisis brutal!” (Lao Sun, ingeniero).

El 17 de noviembre de 2009, en Tiananmenn, Obama dijo: “El ascenso de una China fuerte y próspera puede ser una fuerza para la comunidad internacional. Ya nada puede hacer Estados Unidos sin China, ni el mundo sin ambas”. “Tanto Estados Unidos como China somos mejores si estamos juntos. No venimos a imponer nuestros valores”. El periódico oficial chino, Renmin Ribao, recalcó que: “Harán falta los esfuerzos de, quizás, varias generaciones para una situación estable de nuestras relaciones”. Hillary Clinton, en noviembre de 2010, dijo en su gira por Asia: “EE UU puede y debe ser el líder de este nuevo siglo (…) Un nuevo momento para un liderazgo verdadero”.

En la “Nueva China”, los tiempos se miden por generaciones. La 1ª fue la de Mao, la 2ª de Deng, la 3ª Jan Zemin, la 4ª la actual (el Presidente Hu Jintao y el primer ministro Wen Jiabao) y la 5ª empieza en 2012, con Xi Jinping como Presidente y Li Kepiang como primer ministro. Es la del gran salto al Estado del Bienestar y a la “democracia con características chinas”.

Lao Sun cuenta en el libro que poco antes del estallido de la crisis, una delegación del FMI iba a visitar China a aconsejar las recetas capitalistas: liberalizar, privatizar, etc. Al comenzar la crisis, suspendió el viaje. “Llevábamos años saneando los bancos y depurando el sistema crediticio. En segundo lugar, las agencias reguladoras han seguido una rigurosa política de control”. “En China se ha inyectado dinero a la economía real para defendernos de la crisis que nos venía del Occidente capitalista neoliberal. Ni un yuan ha ido a los bancos. Se han movilizado recursos, hasta casi 600.000 M $ (un 80% más sobre el PIB que en EE UU), para la economía real: créditos para pymes, mejora de las pensiones, ampliación de la seguridad médica (con cobertura para el 90% de la población en cuatro años), crédito a familias para el consumo y los campesinos para maquinaria agrícola, incremento de la inversión en I+D+i y en infraestructuras, en educación, en defensa del medio ambiente, cursos para adultos”. ¿Resultados? Crecimiento del 8’7% en 2009, del 10% en 2010 y perspectiva de mantenerlo en 2011.

He aprendido mucho en este libro de la historia de China (una civilización milenaria, que sufrió la dominación occidental con la guerra del opio), del pensamiento confuciano (el confucionismo y el taoísmo no son religiones, sino una filosofía y una ética; “la civilización china no tiene dios”), de sus descubrimientos (en 1421 ya estuvieron en América, 70 años antes que Colón), de la genialidad del jesuita Matteo Ricci (de quien leeré mucho más), la conexión entre el confucionismo y la Ilustración (voy a analizar los estudios el profesor François Jullien, de la Universidad de París VII) y los desafíos de China en los próximos 40 años:

- La democracia “con características chinas”: en 2020, según Deng Xiao Ping (1980). Derechos humanos y libertades fundamentales. “El ideal de la democracia moderna necesita una traducción política a la sociedad, la cultura y la civilización china”.

- Enfrentarse al cambio climático: de las 20 ciudades más contaminadas del mundo, 13 son chinas. Agua, tierra, energía. Para salvar el planeta, sustituir las energías contaminantes. Una base permanente en la Luna para 2020: convertir helio-3 en energía y transportarla a la Tierra. Automóviles eléctricos (mayor fabricante mundial).

- Acuerdos de asociación estratégica con América Latina (ya es el 1º inversor) y África.

- Primera potencia tecnológica y científica. Universidad para todos. 2 millones de investigadores en 2015. En 2013, vehículo lunar. En 2020, estación lunar estable. En 2030, sondas a Júpiter y en 2050 base lunar para llegar a Júpiter. Fondos marinos, cibernética.

“Sé cauto, y te ahorrarás muchas sorpresas” (Confucio).

Enhorabuena a Marcelo Muñoz por este estupendo libro, muy pero que muy didáctico. Me ha abierto muchas vías de reflexión.

1 comentario:

Iván dijo...

Buenas tardes Juan Carlos
Te recomiendo sobre China

" Apocalipsis Mao " de Manu Leguineche

" Behind the Wall" de Colin Thubron

" Chindia: How China and India Are Revolutionizing "
Un cordial saludo
Iván