Páginas vistas en total

sábado, 18 de junio de 2011

Tú puedes, ¿un cuento chino?

Esta mañana he ido a ver “Un cuento chino”, el último éxito del cine argentino, protagonizada por Ricardo Darín y basada en hechos reales. "Un argentino y un chino unidos por una vaca que cayó del cielo". Trata la historia de Roberto de Cesare, un ferretero hijo de italianos solitario, huraño, misógino, metódico, con un doloroso pasado y coleccionista de noticias del periódico que narran historias absolutamente imposibles (“cisnes negros”, en la terminología de Nassim Taleb), que se encuentra con un chino, Yung, que no habla ni una sola palabra de español. El chino ha sufrido una de esas historias imposibles. El buen corazón de Roberto ayudará a este chino y le cambiará a él la vida para siempre.

Se trata de una comedia divertida, de humor negro; una metáfora sobre esta sociedad que tanto tiende al individualismo pero que sólo es feliz cuando da oportunidades al altruismo.

Por la tarde he estado leyendo “Tú puedes. Nuevas ideas para potenciar tu talento”, el último libro de Joaquín Llorente, uno de los mejores publicistas del mundo, que a sus 68 años nos aporta su experiencia en 60+1 principios (éstos se unen a los 85 de su obra anterior, “Piensa, es gratis”, best-seller traducido a 9 idiomas). Tuve la ocasión de compartir caseta (la de la editorial) con Joaquín en la última feria del libro de Madrid, y pudimos charlar sobre las posibilidades del ser humano, sus ilusiones y los 100.000 millones de neuronas que cada uno tenemos.

Me gusta la dedicatoria del texto, “A ….., autora de la letra y música de mi vida”. Y el prólogo, una propuesta de pacto (conocimiento del autor a cambio de actitud del lector). Entre los numerosos principios que Joaquín nos enseña, elijo estos 15+pf:

87. Triunfar es llenar de forma gratificante un vacío. Todo depende de la oportunidad.

88. Un objetivo es una conveniencia pasajera. Una pasión es el fundamento de nuestra existencia, aquello que nos sostiene y sobre lo que nos construimos. La pasión es hermética e innegociable.

89. ¿Te has preguntado por qué los otros tendrían que creer en ti?

91. Cuando sumas cerebros, multiplicas resultados. La unión de cerebros trabajando sin prejuicios por un fin común es el mayor multiplicador de energía que pueda existir.

99. Cuando quieras disparar ideas, antes comprímelas. La compresión es un multiplicador de energía porque evita la dispersión.

101. ¿Empresas grandes o pequeñas? ¡Empresas que funcionen! Funcionar es cumplir sin alteraciones una misión razonable para un mercado, obtener beneficios y tener buenas perspectivas de futuro.

105. Nadie conoce el huerto mejor que quien lo cultiva.

106. Si buscas trabajo, ¿qué ofreces para conseguirlo?

112. Toda creencia debe ser revisada periódicamente.

116. Dentro de cada semilla hay un bosque latente.

119. El diezmo cerebral. Si no riegas tu cerebro, éste se secará.

125. La conciencia es lo que nos queda cuando eliminamos todo lo superfluo.

128. ¿Cuándo habrá catedráticos de pasión? La aptitud introduce, la actitud expande. La suerte es el azar aprovechado.

134. El sexólogo, mejor que folle un poco. Las grandes teorías, a veces, emocionan; las vivencias profundas siempre conmocionan.

139. La democracia por objetivos. De la promesa al compromiso.

Principio final. Siempre hay que saber dar las gracias.

“No son tiempos fáciles, pero jamás los ha habido tan fascinantes” (Joaquín Llorente). Un estupendo libro para la reflexión y para la acción.

Y una cita de José Carlos Castaño, que incluye Yolanda Saénz de Tejada en su libro Poemas desde mi ombligo: “…En tu lengua me derramo. En la cuna de tu lengua. Al borde de tu garganta temblando dejo de ser. Tu boca entera, noche sin niebla, viento sin frío, corriente de mi savia en busca de la tumba de tu ser”.

Mi agradecimiento hoy a los “activadores de neuronas”, como Sebastián Borensztein (director de “Un cuento chino”), Ricardo Darín, Huang Sheng Huang y Muriel Santa Ana; Joaquín Llorente, que sigue siendo un “enfant terrible” 40 años después; José Carlos y Yolanda.

Nuestras posibilidades no son un cuento chino en absoluto. Son nuestra gran experanza.