Páginas vistas en total

jueves, 17 de marzo de 2011

Fluidez en las Fallas

Reunión de hora y media a primera hora para el proyecto de transformación de una empresa cliente. Ha sido un encuentro a primer nivel en el que, como sus consultores, les hemos mostrado hasta diez sugerencias para encarar la siguiente etapa. Me ha encantado la capacidad de escucha atenta del primer ejecutivo y su capacidad de reflexión. Así es como podemos aportar valor.

San Patricio, Comienzo de la Primavera.

AVE a Valencia, donde he estado trabajando con el Comité de Innovación de una de las mayores compañías farmacéuticas mundiales, que ha venido desde su central corporativa para hacer equipo en la ciudad del Turia. El liderazgo de este equipo es verdaderamente excepcional (a este profesional, apasionado y muy innovador, no le gusta demasiado que le cite y por eso no lo hago). Hasta ahora, este equipo ha tenido un gran éxito; ahora se enfrenta a un desafío el triple de ambicioso, que tiene mucho que ver con la credibilidad del equipo, su capacidad para sistematizar y hacer seguimiento y su capacidad para integrar nuevos miembros. Con su coach de equipo, Sophie, hemos trabajado “El elemento humano”, con la metodología de Will Schultz (los cinco pilares son autoconciencia, apertura, autodeterminación, energía/presencia y elección). Según Schultz, uno elige ser víctima o protagonista (Carol Dweck ha demostrado que la actitud ganadora es la clave del éxito). Hemos aprendido las cinco fuentes de aprendizaje para la autoconciencia: imágenes, feedback, autodiagnóstico, autopercecpión y actividades físicas. Y las tres dimensiones del comportamiento: inclusión, control y apertura, con la necesaria flexibilidad en cada dimensión. Una metodología que se revela muy útil y profunda.

Posteriormente, tras un precioso vídeo de las Fallas en Valencia y todo lo que significa (10 minutos muy impactantes y emotivos), un servidor ha hablado de “Finding Flow during Fallas” (Encontrando la Fluidez durante las Fallas). Todos los miembros del equipo han leído “La sensación de fluidez” en castellano o en inglés (el líder del equipo se lo ha regalado a todas las personas con las que ha trabajado en el mundo durante los últimos diez años, algo que nunca podré agradecerle lo suficiente).

Hemos trabajado, a partir del concepto de Fluidez de Mihalyi Csikszentmihalyi (Retos que son igualados por capacidades) cino claves:

1. La consciencia: Para aprender, hemos de pasar de lo inconsciente a lo consciente, de la utilización pasiva de los cinco sentidos (ver, oír, oler, tocar, gustar) a la consciencia activa (mirar, escuchar, olfatear, palpar, degustar). Se trata de saborear la vida, como clave de la felicidad. Cada uno, lo ha hecho con una deliciosa naranja valenciana (Valencia Late): poner los cinco sentidos de ver en disfrutarla y hacerla tuya.

2. El equipo es como una paella. Este plato, símbolo de Valencia y de toda España, recibe el nombre del recipiente que lo contiene (paella es Sartén en valenciano). Lo que manda es el arroz y el resto es diversidad (con pollo, conejo, verduras, marisco, caracoles…). La sinergia es tal que la paella (los participantes han comido una hoy) sabe distinto –y mejor- que cada ingrediente por separado.

3. El ruido, el sonido y la Mascletà. Un equipo de alto rendimiento genera resonancia, música agradable. Las mascletás (de masclet, “petardo”) son una preciosa tradición porque mantienen una estructura: comienzo, cuerpo, terratrémol (terremoto) y aire (fuegos artificiales). Es catártica (la tierra se mueve bajo nuestros pies) y posee una dinámica predecible y armoniosa. Es la identidad (el “Yo sé quién soy”, de El Quijote).

4. La Ofrenda: el Liderazgo de Servicio. La idea de ofrecimiento. He comentado el inicio del himno de Valencia (“Para ofrecer/ nuevas glorias a España) y lo que significa la Ofrenda de flores a la Virgen, Nuestra Sra. de los Desamparados, durante estas fiestas.

5. La Reinvención: “La nit del foc”. Es la fiesta en honor a San José, patrón de los carpinteros, en la que se quemaba la madera que no se iba a utilizar. Es el poder de reinventarnos a nosotros mismos, como hace Merryl Streep en cada una de sus películas.

La segunda parte de la tarde ha sido excepcional. Nos hemos vestido de falleros y falleras (unos trajes maravillosos) para desfilar y realizar la ofrenda a la Virgen. Una iniciativa verdaderamente emocionante. Me considero un privilegiado por haber pisado la alfombra roja en la clausura del Festival de Cine de San Sebastián (gracias a Jesús Mari), por haber sido nombrado Caballero de la Hispanidad de Guadalupe (gracias a Jaime) y ahora de haber sido fallero en la Ofrenda de la Virgen de los Desamparados. Más de un millón de personas en la ciudad, más de 100.000 en la Ofrenda de Flores. Felicidades a Carmen Monzonís Valero, Fallera Mayor Infantil de Valencia, y a la popular Carmen Lomana, Fallera Mayor de la Falla Pº Alameda – Avda. de Francia.

Mi agradecimiento a quienes han hecho posible esta especie de milagro. Os deseo lo mejor.

1 comentario:

AndaluzaJASP dijo...

WOW! JC porfa, sube alguna FOTO vestido de Fallero!!! esa es una imagen "memorable"...