Páginas vistas en total

lunes, 31 de enero de 2011

Desde Deusto, Recuerdos de África

Estupendo lunes, último día de enero. Diego, José y un servidor impartimos sendos cursos de habilidades directivas en la Universidad Comercial de Deusto (unos 35 alumnos cada uno), como desde hace 12 años (¡Qué gran tradición!). En mi caso, Dinamización de Equipos. Los alumnos de la Comercial diferencian un grupo de un equipo (un equipo es un grupo que genera sinergias) y, a lo largo de toda la jornada, trabajan en equipos de 6-8 personas (en realidad, “son” un equipo, se convierten en equipo) compartiendo una Visión de futuro, aprendiendo a analizar problemas, tomar decisiones e implantarlas con un enfoque profesional, miden y gestionan su diversidad (incluyendo la intangible, que es la más valiosa), desarrollan su confianza y su compromiso, aprenden continuamente y dinamizan el entorno.

Comida en la Casa Vasca, con Almudena, María y Alfonso, tres buenos amigos. Un contexto muy agradable en el que nos sentimos en casa, muy distendidos. Por la tarde, después de clase, mi buen amigo Xose Mari se ha acercado a vernos y charlar un rato.

Diego y un servidor nos hemos ido a cenar al Centro Comercial Zubiarte, junto al Meliá (anterior Sheraton Bilbao). Y después he leído el borrador casi definitivo del libro de Almudena y Alfonso, que a buen seguro será un éxito. Cuenta con un valioso modelo de crecimiento y aprendizaje y un enfoque para la estrategia empresarial de gran utilidad.

He lamentado el fallecimiento de John Barry, que quedará para siempre en nuestra memoria por la banda sonora de “Memorias de África”. Compuso 11 de las 14 bandas sonoras de la serie de James Bond, y nos ha dejado la música de “Bailando con lobos”, “Cowboy de medianoche”, “Nacida libre” (también en África), “Cotton Club” o “Peggy Sue se casó”. Británico de 77 años, se consideraba tanto dramaturgo como compositor, y en su talento se notaba.


Mi agradecimiento para ese gran compositor, cuya música me ha conmovido. Y a Xose Mari, un gran humanista, a Mikel, a Almudena, María y Alfonso, gente maravillosa.