Páginas vistas en total

viernes, 31 de diciembre de 2010

11-S, 11-M, 11-J

Hoy acaba el año y acaba la década. Personalmente, creo que si tuviéramos que quedarnos con tres fechas destacadas de los últimos diez años, serían el 11 de Septiembre de 2001, el 11 de marzo de 2004 y el 11 de julio de 2010.

El 11 de Septiembre de 2001, día del atentado de Al Qaeda contra las Torres Gemelas, me pilló la noticia comiendo en un restaurante de la Castellana junto al Instituto de Empresa. Vimos la noticia en el Telediario y no nos la podíamos creer. Por la tarde, sesión de análisis cultural con el Comité de Dirección de Eliop. También ese día fue el principio del fin con mi anterior empresa (el tema terminó el 28 de diciembre de ese año). Para el presidente George W. Bush fue un balón de oxígeno y le aseguró la reelección en 2004. Tengo el privilegio de ser amigo de William Rodríguez, héroe nacional, último superviviente del 11-S que salvó a cientos de personas y que después del 11-S luchó denodadamente por los derechos de las víctimas hispanas. Con William he podido dar conferencias conjuntas y aprender de su valentía.

El 11 de Marzo de 2004, día de la barbarie en Atocha, amanecí en la Universidad Corporativa de Unión Fenosa. La noticia nos pilló en el desayuno. Estuvimos trabajando con el entonces DG de la compañía José María Vázquez Pena y su equipo hasta la hora de comer (dos profesionales de Unión Fenosa fallecieron en aquel atentado terrorista). Por la tarde tomé un vuelo (en Barajas, un silencio sepulcral) y llegué a cenar a Arnedillo con José María Vilas, Presidente de Unilever, y los 50 principales de la multinacional en España. El atentado del 11-M y su mala gestión por el gobierno Aznar provocaron la movilización de buena parte del electorado de izquierda y el triunfo de José Luis Rodríguez Zapatero.

El 11 de julio de 2010, domingo, La Roja jugó la final del Campeonato del Mundo de Sudáfrica. Vimos el partido en casa, por televisión, y tras la victoria (el gol de Iniesta está en nuestra memoria colectiva) niños y mayores se lanzaron a la piscina. En septiembre vio la luz el libro El Mundial de La Roja (que tres meses después está en 2ª edición), con prólogo del Presidente Ángel María Villar. Un legado para el presente y el futuro. He tenido el placer de compartir las lecciones de La Roja, con el portavoz de la Real Federación Española de Fútbol, D. Jorge Carretero, para varias empresas clientes (El Mundial de La Roja fue la base de una jornada de APD en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas). Este histórico triunfo culmina la edad de oro del deporte español (Leonor Gallardo y un servidor hemos publicado cinco libros, todos ellos de éxito, sobre este tema).

Tres fechas esenciales en la década. Veremos qué nos depara la siguiente. Te deseo lo mejor para el 2011 que comienza YA.
Gracias William, José María (Vázquez Pena), José María (Vilas), Jorge... Sois maestros en el arte de vivir.

jueves, 30 de diciembre de 2010

Boney M

Hoy he comido en el Reebok Sports Center de La Finca de Pozuelo con un amigo, de la Dirección de RR HH de una de las grandes tecnológicas, al que conozco desde hace más de 20 años. Hemos estado repasando el año, echando de menos que nuestro país mejore considerablemente en su calidad directiva y esperando un cierto relevo generacional en las grandes compañías españolas. Ha sido una velada muy grata.

Por la tarde, de tiendas con mi hija Zoe, hemos hecho merienda-cena en el Marca Sports Café del Paseo de Recoletos. Un sitio cómodo, con un servicio estupendo (he felicitado al encargado por la sonrisa encantadora de Lucía, la señorita que nos ha atendido).

De vuelta a casa, viendo el Telediario, me he enterado del fallecimiento a los 61 años de Bobby Farrel, el alma del grupo Boney M, en un hotel de San Petersburgo (se desconocen las causas de la muerte, aunque el artista sufría de mala salud). Tenía previsto actuar en Italia para fin de año. Roberto Alfonso Farell, nacido en Aruba (Antillas holandesas) el 6 de octubre de 1949, su forma de bailar llamó la atención de Frank Farian. Se incorporó al grupo alemán en 1976, junto a las otras tres componentes: las cantantes Marcia Barret y Liz Mitchell y la modelo Maizie Williams (en realidad Farian ponía la voz masculina y Bobby “actuaba” en directo). En 1982 abandonó la banda, volvió 3 años después y Boney M se desintegró finalmente en 1986, después de vender 18 discos de platino, 15 discos de oro y un total de 150 millones de discos. Frank Farina estuvo implicado en el escándalo de Milli Vanilli.

Para muchos de nosotros, Boney M es uno de los grupos de referencia en la música disco (Boney era el nombre de un personaje de televisión en Australia). En 10 años, temas como Daddy Cool, Sunny, Ma Baker, Rivers of Babylon, Rasputin, Hooray Hooray it’s a Holi-holiday

De todas las canciones de Boney M, me quedo con Sunny (http://www.youtube.com/watch?v=dhudMc0jfsc):

Sunny, yesterday my life was filled with rain.
Sunny, you smiled at me and really eased the pain.
The dark days are gone, and the bright days are here,
My sunny one shines so sincere.
Sunny one so true, I love you.

Sunny, thank you for the sunshine bouquet.
Sunny, thank you for the love you brought my way.
You gave to me your all and all.
Now I feel ten feet tall.
Sunny one so true, I love you.

Sunny, thank you for the truth you let me see.
Sunny, thank you for the facts from a to c.
My life was torn like a windblown sand,
And the rock was formed when you held my hand.
Sunny one so true, I love you.

Sunny

Sunny, thank you for the smile upon your face.
Sunny, thank you for the gleam that shows it's grace.
You're my spark of nature's fire,
You're my sweet complete desire.
Sunny one so true, I love you.

Sunny, yesterday my life was filled with rain.
Sunny, you smiled at me and really eased the pain.
The dark days are gone, and the bright days are here,
My sunny one shines so sincere.
Sunny one so true, I love you.

I love you.
I love you.
I love you.
I love you.
I love you.
I love you.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Humberto Maturana, con nosotros en Madrid

Humberto Maturana, el eminente biólogo chileno de 82 años, va a estar con nosotros en Madrid del 17 al 21 de enero, gracias a los buenos oficios de CIVSEM (Centro de Investigación en Valores Sociales y Empresariales, de la Fundación Tomás Pascual). En la página web www.maturanaenmadrid.com podemos ver las distintas opciones con el maestro Maturana y Ximena Dávila esa semana, los dos Círculos Reflexivos (los días 17-18 y 19-20 de enero, respectivamente, en CIVSEM) y el Taller sobre Biología Cultural (21 de enero, de 9.30 a 13:30). Junto al Dr. Maturana, tanto en los talleres de dos días como en la conferencia del viernes, estarán algunos de los mayores expertos de nuestro país en el ámbito del coaching y de la dirección de empresas.

Miguel Ángel Velázquez, director del CIVSEM, ha tenido la amabilidad de enviarme esta valiosa información:

La Empresa necesita saber qué conservar para sobrevivir
En tiempos críticos, en los que la Empresa necesita cambiar porque la coyuntura y el entorno lo requieren, aparece la pregunta clave a la que cualquier Compañía debe responder: ¿Qué queremos conservar?
Este es uno de los temas sobre los que reflexionarán Humberto Maturana y Ximena Dávila, creadores de la Escuela Matriztica de Santiago de Chile, a su paso por Madrid en enero de 2011. (www.maturanaenmadrid.com).
Según la teoría de la Biología Cultural desarrollada por esta prestigiosa escuela, los organismos vivos se van modificando porque necesitan adaptarse para poder seguir viviendo. De la misma manera, las empresas necesitan ir cambiando según los requerimientos de los nuevos tiempos para poder sobrevivir. Por esta razón, el cambio en la empresa es fundamental para su supervivencia y adaptación a un entorno y mercado cambiante, cada vez más competitivo y globalizado. Si esto no fuera así, significaría la muerte porque cuando no hay cambio no es posible la vida.
La Gestión del Cambio ha sido una de las asignaturas más importantes que las organizaciones han debido abordar y, dependiendo de éxito con el que lo hayan hecho, han podido o no sobrevivir y han obtenido unas determinadas posibilidades de afianzarse y mantener su posición en el mercado.
Sin embargo, el cambio en sí mismo puede dar lugar a la pérdida de la identidad y a pasar a ser algo diferente a la propia esencia. Esto puede incluso llevar a la desaparición. Por esta razón, perduran las empresas que han sabido adaptarse a los nuevos tiempos sin perder su idiosincrasia, que han conservado su identidad. Los organismos vivos, por seguir con el símil, viven gracias a lo que conservan, aún estando en continuo proceso de cambio. La pregunta clave para la Empresa, sería por lo que quiere conservar y en torno a lo que llevar a cabo los cambios, siempre necesarios, que deberá efectuar. Se trata de marcar un eje inamovible que proporcione identidad, que asegure que la esencia no se pierde.
Las empresas familiares que fueron levantadas por sus fundadores, fieles a unos principios que significaron la clave de su éxito, habrán de tener presente siempre esos principios que les permitieron ser lo que llegaron a ser, aunque tendrán que adaptarse a los nuevos tiempos y requerimientos de la sociedad en la que vivimos. Es decir, a pesar de que es necesario el cambio, también hay que reflexionar sobre lo que se quiere conservar.
La falta de una respuesta clara a esta pregunta, qué queremos conservar, y una actuación consecuente, es lo que impide, en muchos casos, la pervivencia de la Empresa y el que segundas o terceras generaciones desistan de su gestión directa y se planteen venderlas.
Detrás del comportamiento están las emociones que lo dan lugar y desde las que algunas cosas son posibles y otras no. Qué emociones de los equipos directivos que se transmiten al resto de la plantilla, permiten a las Empresas expandirse y abrirse camino en un entorno competitivo como el que vivimos. Y qué emociones dan lugar a una mirada corta y restrictiva que impide el engrandecimiento de la Empresa? Y si usted, lector que está en este momento leyendo este artículo se hace esta pregunta: cuál es la emoción desde la que vive su vida? Desde la que toma sus decisiones? Y ese estado de ánimo, que posibilidades le abre y cuáles le cierra? Vivimos en una sociedad en la que predomina la emoción del miedo frente a la de la fuerza o la ambición, y esto nos condiciona para que nuestros planteamientos sigan una dirección que dará lugar a unos resultados, y nuestras empresas sigan unas pautas de actuación que las conduzcan a su supervivencia o a su desaparición.
Sobre estos y otros asuntos de máximo interés para empresarios, profesionales, consultores, coaches y cualquiera que se interesa por abrir posibilidades para sí mismo, para sus organizaciones y para los sistemas en los que vive, conversaremos con Humberto Maturana y Ximena Dávila en su visita a Madrid los días 17, 18, 19, 20 y 21 de enero de 2011.
Humberto Maturana es un reconocido biólogo y epistemólogo chileno, representante de la Biología Cultural. A sus 82 años es uno de los principales referentes mundiales del coaching. Estudió Medicina en la Universidad de Chile y luego se trasladó al University College de London para estudiar Anatomía y Neurofisiología. En 1958 obtuvo el Doctorado en Biología de la Universidad de Harvard. Postuló para el Premio Nóbel de Medicina y Fisiología y entre sus numerosos galardones destaca el Premio Nacional de Ciencias de Chile.
Junto a Ximena Dávila fundaron la Escuela Matriztica de Santiago de Chile; que se caracteriza por ser un centro de reflexión sobre la transformación cultural a través de la comprensión de nuestra naturaleza biológico-cultural. (www.matriztica.cl)

Aprender de primera mano de uno de los grandes maestros vivos es cosa de no perdérselo, para empezar el año –y la dácada- con magnífico pie. Para más información, podemos acceder a la web www.maturanaenmadrid.com o ponernos en contacto con CIVSEM, en el teléfono 914490861.

martes, 28 de diciembre de 2010

Un año muy deportivo

Sonja Lyubomirsky, la gran experta en felicidad, lo llama “adaptación hedonista”. Básicamente, que nos acostumbramos a todo. Podemos estar buena parte del año a un ritmo, a una intensidad altísima y en fechas como éstas bajar el pistón y dedicarnos a leer, a escribir, a pasear, a charlar con los amigos… Como hoy con Zoe: La Casa del Libro, FNAC, El Corte Inglés, Marca Café… De esto está hecha la vida.

El Presidente de la Real Federación Española de Fútbol y el seleccionador de “La Roja” estuvieron ayer de nuevo en la Catedral de Santiago de Compostela para “agradecer” al Apóstol su ayuda para ganar el Campeonato del Fútbol. Pues bien, vivimos en un país en el que el deporte es lo mejor que nos pasa.

Impresionante el vídeo de Niké con Pau Gasol, Rafa Nadal y Andrés Iniesta (http://www.youtube.com/watch?v=i5VxMPijkUE). A los que dudan… Ricky Rubio, campeón de la Euroliga; Gisela Pulido, campeona del mundo de kitesurf; Nuria Fernández, oro en 1.500; campeones del mundo de triatlón; Atlético de Madrid, campeón de la Europa League y de la Supercopa de Europa; oro en los europeos de judo, en los europeos de tiro; Carlos Navarro, MVP de la Euroliga; campeones de Europa y del mundo de vela; campeones de Europa de hockey patines y de taekwondo y de los 50 metros mariposa; y del Dakar; y de automovilismo; y en motociclismo, triplete histórico; Carles Puyol, Sergio Ramos, Gerard Piqué, Fernando Torres, Cesc Fabregas, Andrés Iniesta… Campeones del Mundo de Fútbol; Pau Gasol, segundo anillo de la NBA; Rafa Nadal, Campeón del US Open, y del Roland Garros y de Wimbledon. Trabaja y esfuérzate. Con humildad y con respeto. Lucha contra la oscuridad. Sé la luz que dicen que hemos perdido. BRILLA. ILUMINA TU PAÍS.
También es muy bien el anuncio de Mahou (http://www.youtube.com/watch?v=UvZqQWVh1ek) sobre Iker Casillas y sus colegas de siempre: "¡Qué grandes son! Porque unos hemos levantado el país alguna vez, pero ellos, ellos lo levantan todos los días".

Entretanto, ayer John Carlin nos recordaba en El Corner Inglés que el premio de la BBC al mejor deportista británico se lo han dado al jinete que ganó el Grand National.

Finaliza la década de oro del deporte español. Esperemos que se inicie una nueva con la misma calidad. Solemos idealizar (cuando no envidiar) a nuestros héroes, en este caso del deporte, cuando lo mejor que podríamos hacer es admirarles, aprender de ello. Excepto unos pocos (Helena López Casares, autora del libro “Nadal. Pasión y Coraje”; el profesor Santiago Álvarez de Mon, autor de un caso sobre el tenista español campeón del mundo y, humildemente, la Dra. Leonor Gallardo y un servidor con la pentalogía del deporte español: Liderazgo, Empresa y Deporte; La Roja. El triunfo de un equipo; Liderazgo Guardiola; El mundial de La Roja y Mourinho versus Guardiola), nos puede ocurrir que no hayamos aprendido gran cosa de tan históricos éxitos.

En el “año Mandela”, el intelectual Ariel Dorfman nos recordaba en su artículo Despidiendo a Mandela el riesgo de no consolidar su legado:
“Nelson Mandela posee, por lo menos en Sudáfrica, el don de la ubicuidad. Se lo encuentra en canciones infantiles, en avisos publicitarios, en discursos oficiales y conversaciones informales, en boca de policías y pobladores y banqueros, donde uno coloca la mirada o aguza el oído, el rostro y remembranza sonriente de Madiba -el nombre de clan con que todos lo llaman- incita a sus compatriotas a la emulación incesante.
Una resonancia tan categórica es comprensible. Mandela encarna, para los sudafricanos como para el resto del mundo, la derrota del apartheid y la milagrosa transición a la democracia en una tierra que avanzaba inexorablemente hacia una sangrienta guerra civil. Liberado de un cautiverio que duró 27 años despiadados, utilizó su aureola legendaria como el preso político más famoso del planeta para extender una mano de amistad y reconciliación a sus carceleros en vez de predicar la venganza. El prestigio de Mandela se acrecentó aún más cuando, siendo el primer presidente elegido libremente en la historia de su país, rehusó perpetuarse en el poder, como es habitual para mandatarios en ese continente.
Yo también he participado en esta idolatría. Yo también lo considero uno de los pocos gigantes morales de que disponemos en nuestra época avara y mezquina. A pesar de esta admiración, cuando visité Sudáfrica por primera vez en 1997, me inquietó que Mandela fuera la única figura simbólica en torno de la cual podían comulgar todos los sectores, ricos y pobres, gente de derecha y de izquierda, blancos y negros y un arco iris de otras tonalidades de piel. Retornando este año para dar la conferencia que se dicta en su honor, descubrí que esta reverencia por un héroe de carne y hueso se había convertido en algo aún más exaltado: se lo trata hoy, en 2010, como si fuera un santo.
Aunque es cierto que Mandela fue indispensable para instaurar un gobierno más justo en su país y cierto también que sigue siendo el pegalotodo que aglutina y hermana las facciones de una nación turbulenta y dividida, consideré que tal culto era peligroso, colocando sobre sus hombros una carga de responsabilidad imposible de sobrellevar e impidiendo a su pueblo discutir seriamente cómo vivir en un mundo donde ya no contaremos con su presencia.
Resulta que nada menos que Mandela mismo comparte mi recelo. En la página final de su nuevo libro, "Conversaciones conmigo mismo" -sin duda, el último que este anciano de noventaidós años publicará bajo su nombre-, ése viene a ser su mensaje postrero: "Algo que me preocupaba profundamente en la prisión era la falsa imagen que involuntariamente proyectaba al mundo exterior: de que se me viera como un santo". Y concluye: "Nunca fui nada parecido, aun sobre la base de la definición terráquea de que un santo es un pecador que siempre sigue tratando de superarse".
Con la esperanza, por lo tanto, de moldear un legado que dentro de poco no podrá defender en persona, Madiba busca contar la historia de su vida desde una perspectiva diferente de la que conocíamos en sus consagradas memorias, "Largo camino a la libertad", publicadas en 1994. Para que sus lectores tuvieran la oportunidad de encontrarse con un Mandela abierto y asequible, autorizó a un equipo de investigadores a cosechar del mar casi infinito de su archivo un autorretrato más frágil y profano.
No me sorprende que tal misión tardara seis años en llevarse a cabo. Pude inspeccionar en Johannesburgo esos materiales masivos que contienen los residuos de la vida de Mandela durante mi reciente visita a la fundación que lleva su nombre. Para penetrar en ese santuario, uno debe primero descender una amplia escalera en espiral hasta un piso subterráneo, enseguida pasar por una serie de oficinas con grandes ventanales de vidrio y finalmente detenerse ante una puerta de doble llave, detrás de la cual espera una vasta colección de recuerdos: las fotos iniciales de la juventud de Madiba, sus cédulas de identidad y pasaportes verdaderos y fraudulentos, los diarios de vida y calendarios escuetos y los manuscritos clandestinos sacados de contrabando de Robben Island, además de un acopio de notas de todo tipo y tamaño.
Si bien sólo unas gotas destellantes de este caudal pudieron recogerse en "Conversaciones conmigo mismo", los lectores tenemos la sensación íntima de estar recorriendo ese archivo, saboreando sus prohibidas delicias, escuchando en forma casi indiscreta los pensamientos y emociones más latentes de Mandela, a sólo unos pasos y redobles de su mero corazón, especialmente cuando se nos permite asomarnos a las transcripciones de conversaciones que sostuvo con sus más cercanos colaboradores. Ahí llegamos a congeniar con un icono que se ríe, que vacila y carraspea, que adora los chismes, que acepta sus equivocaciones o insiste en que tiene razón, corremos el velo sobre un hombre que lamenta haberse olvidado de un viejo amigo, sugiere que le gustaría averiguar el paradero de un guardia que alguna vez se portó bien con los presos.
Todavía más reveladores son los extractos de la correspondencia que se salvó de las décadas en Robben Island, escrita con una dignidad feroz y conmovedora. Es casi como si, en sus horas más oscuras, aun cuando no había esperanza de que se lo liberara, incluso el día en que recibió la noticia de la muerte de su hijo o el funeral de su madre, aun cuando borroneaba palabras que sabía nunca llegarían a su destino, aun en esos momentos, especialmente en esos momentos, estaba imaginando un mañana donde cada una de sus expresiones tendría un significado ulterior, cada una meticulosamente examinada, no por cancerberos, sino por una multitud de habitantes de su patria y del mundo entero.
Hay un aspecto aún más notable de estas cartas desde el presidio. Mientras las hojeamos, podemos adivinar de qué modo astuto Mandela tomó en cuenta la vigilancia de los censores que escudriñaron y obstruyeron su correo. También les está escribiendo subrepticiamente a ellos: casi se puede discernir su certeza de que él es capaz de turbar a esos guardianes con palabras que evidencian la crueldad absurda con que tratan a los reclusos, la confianza de que esos centinelas pueden ser educados. Aunque, de hecho, también se está educando a sí mismo, preparándose para la tarea de sobrepasar el abismo racial y la división de clases sociales que amenazaba con destruir a Sudáfrica.
Tal vez por eso Madiba encuentra tan alienante y desacertado que se lo considere un santo. No fue debido a su separación de sus semejantes, su lejanía de la maldad, su distancia de los desalientos de una humanidad vulnerable, que pudo prevalecer. Por el contrario, fue zambulléndose en lo que era negativo en su propio interior y en el doliente mundo que lo rodeaba, fue así que pudo transformarse en el hombre que terminó siendo Nelson Mandela.
¿Cómo llevar a cabo esta hazaña? Hay una palabra suya que retorna una y otra vez: integridad. Su propia integridad y su convicción de que esa entereza existe en todos los seres humanos, por mucho que esté escondida bajo una costra de miedo e intolerancia. La fe de Mandela de que si se apela a los mejores instintos de hombres y mujeres, ellos sabrán, en definitiva, responder. Pero sólo lo podrán hacer si comprenden que quien les exige una mejor humanidad compartida no ha traicionado los valores más generosos de la especie, el deseo de un mundo más justo y compasivo, sólo es posible esta transformación si quien lleva a cabo la apelación ha trazado una línea ética inquebrantable en las arenas movedizas de la historia.
Es un mensaje que la patria de Mandela necesita volver a escuchar. Su prodigiosa Sudáfrica se encuentra de nuevo en peligro, desorientada, casi sin rumbo. Su tierra que dentro de poco tendrá que enfrentar un largo siglo de lucha renovada por la solidaridad y la paz y la verdad sin la mano conductora de Madiba.
Porque Mandela se está despidiendo. ¿Y cómo, entonces, responderle? ¿Cómo honrar su legado, su sabiduría, su magnanimidad? Sólo puedo responder con las palabras que le brindé al final de nuestra conversación de una hora hace unos meses en Johannesburgo. Décadas de una vida plena y dura y múltiple lo han extenuado, pero conserva intacta una cierta -no hay otra palabra- majestad, y me alegró notar de vez en cuando un brillo travieso en sus ojos.Yo estaba consciente de que la precariedad de su salud podría disuadirlo de atender la conferencia que me tocaba pronunciar unos días más tarde, y que probablemente ésta era la última oportunidad de la que dispondría para agradecerle lo que había realizado, el ejemplo de su vida. De manera que cuando él me dijo adiós, aproveché para pedirle que no hiciera ningún esfuerzo desmedido para asistir a mi presentación, agregando, tal vez con excesiva solemnidad, que era importante que descansara.
-Durante tantos años -le dije-, es usted el que nos ha llevado a cuestas. A su país, al mundo entero, a mí. Ahora nos toca a nosotros.
Y fue entonces que, sin soltarme la mano, Nelson Mandela me brindó una sonrisa. He ahí una posible respuesta. Si sabemos llevar a Mandela con nosotros hacia el futuro, tendremos la bendición de su sonrisa. ¿O acaso hay algo más que podamos pedirle a este hombre que, afortunadamente para él y para el mundo, no es, después de todo, un santo?”

El Legado debe mantenerse. Mandela tiene al menos un libro excelente (El factor humano, de John Carlin) y una película preciosa (Invictus, de Clint Eastwood). El alma de La Roja, una magnífica peli de Santiago Zannou y la historia de la Eurocopa y del Mundial que quedarán para siempre. Hoy nos comprado una réplica de la “Bambina”, de la Copa del Mundo que levantaron el 11 de julio Casillas y sus compañeros. Estará en el salón para que el recuerdo sea imborrable.

Mi agradecimiento de hoy y mi recuerdo para el fallecido periodista Luis Mariñas. Gallego de La Coruña, estuvo dos décadas en TVE, montó de la nada los Informativos de Telecinco, dirigió el debate entre Felipe González y José María Aznar… Tuve el privilegio de que me entrevistara para su programa Años Luz en Telemadrid. Con un estilo propio, una voz peculiar (nunca perdió el acento gallego), una cabeza muy bien amueblada. Me llamó él personalmente para su programa y se preparó el tema del talento y el liderazgo exquisitamente. Al parecer, el infarto le ha pillado solo y desprevenido. Sus cenizas, según he leído, se esparcirán en la playa de Riazor. Voy a conservar su número de móvil, como cariñoso recuerdo. Descanse en paz.

lunes, 27 de diciembre de 2010

Y saber lo hermoso que es querer

Ayer domingo, a eso de las 20 horas, mientras estaba escribiendo, disfruté de un estupendo programa de televisión en Intereconomía Business. Carlos Dávila, en Diálogos al límite, entrevistando a mi amiga Inma Shara, la extraordinaria directora de orquesta, una líder como pocas. Inma dirigirá el Concierto de Año Nuevo con la Orquesta Sinfónica Checa el día 1 de enero a las 20 horas en el Auditorio de Alcobendas. Haré todo lo posible por ir. Entretanto, el mismo día 1 de enero, la 2ª cadena de TVE ofrece en «Los Conciertos de la 2» a las 8 de la mañana el Concierto que Inma Shara dirigió con la Orquesta de Córdoba en el Auditorio Nacional de Madrid el pasado día 22. En el concierto, organizado por la Fundación Padre Arrupe, también intervinieron los cantantes Florencia Aragón, Juan Coloma y Napoleón Domínguez, junto a los Coros Padre Antonio Soler para interpretar las piezas con componente vocal. La obertura de «Die Fledermaus», Johann Strauss hijo, abrió el programa del concierto, en el que la Orquesta de Córdoba interpretó además obras de Loesser, Livingston y Pola, entre otros compositores. Fue un concierto de marcado carácter navideño, con obras como «Santa Claus is coming to town», «Silver Bells» y «Jingle Bells», sin faltar el tradicional vals «El danubio azul», de Johann Strauss, asociado al concierto de Año Nuevo que se celebra en Viena también el día 1 de enero.


Después, en la misma cadena Intereconomía Business, un villancico-rap titulado Ave María, del rapero gallego Leö KCh con la Escolanía del Colegio El Recuerdo (el vídeo puede verse en Youtube:
http://www.youtube.com/watch?v=fag1Ohkvfec&feature=player_embedded). José María, en su blog La historia de la semana, ha tenido la amabilidad de transcribir la letra:

Desde el fondo del alma aprendiendo a no perder por nada la calma.
Disfrutando el aroma de la vida, cicatrizada del pecho la herida.
Confiando en el futuro de la vida recién nacida
y recogiendo el fruto que le ha llegado en su día.
Siguiendo tu luz de camino a la armonía,
haciendo migas con una nueva amiga.
Esta melodía, esta melodía…
Ave María… Ave María… Ave María…

Placer es compartir la tierra que pisamos.
Luchemos más que nunca hoy por juntar nuestras manos,
limpiar nuestras almas, ser más ciudadanos.
Dejar atrás las ratas, amarnos como hermanos… más humanos…
Ave María… Ave María… Ave María…

Dad gracias por lo que escuchéis,
y por lo que veis, oléis, tocáis y disfrutáis.
Sabéis, seréis más personas en el fondo si queréis
¿Por qué no ayudáis si estáis viendo que podéis?
Os avergonzáis pero nunca os olvidéis que estaré aquí
para que reflexionéis con mi Nuevo Testamento
que plantea que nos detengamos un momento,
pensando el por qué de cada acontecimiento.
Extrayendo de tu alma este pensamiento,
siendo portavoz de este nuevo acontecimiento, usando mi voz.
Y explorar tu sentimiento, formando el cimiento
de este nuevo movimiento de renacimiento
en el cual no miento cuando digo que sólo en tu adentro
está la solución de borrar del mundo su lamento
y saber lo hermoso que es querer.
Me permito, ya que estamos en Navidades, reproducir el poema que Yolanda Sáenz de Tejada, la mejor poeta de España, ha incluido hoy en su blog:
Volar:
extender las alas sobre la piel
(ahora tatuada),
inspirar aire
extremo
mientras cierro
los ojos.
Tumbarme sobre el cielo.
Volar:
mover suavemente
las plumas
(que sólo yo sé que tengo),
rizarme el pelo
para estar más
guapa
por si mi chico
mira por laventana.
Sonreír hasta que me duela el alma.
Volar:
ausentarme durante
horas
del mundo donde viven
los humanos
(a veces yo),
convertirme en bruja
para atravesar,
con dulzura,
la boca y
el corazón
del que me espera.
Volarte, sin piedad, el corazón.
Mi agradecimiento a las creativas de verdad, como Inma, como Yolanda, como aquellas que creáis porque creéis en las artes y las ciencias...

domingo, 26 de diciembre de 2010

El año de vosotras

Domingo a bajo cero. -5º en la playa de La Concha de San Sebastián, y todo el País Vasco con temperaturas por debajo de los cero grados. Reinosa, a -13º. En Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana hoy tocaba canelones con motivo de San Esteban. Deliciosa tradición.

Quedan cinco días para acabar con este 2010, y los dominicales han hecho balance. Para los cinco críticos cinematográficos del ABC, las mejores películas del año son La carretera, El escritor, La cinta blanca, Un profeta, Origen, An education y Two lovers. Para un servidor, entre las mejores destacaría Toy Story 3, La red social, Up in the air, Madres e hijas o El discurso del rey.

El Magazine de El Mundo recuerda a quienes se han ido en 2010: Manuel Alexandre, Juan Carlos Arteche, Marcelino Camacho, Ángel Cristo, Tony Curtis, Claude Chabrol, Miguel Delibes, Blake Edwards, Manuel Fernández Álvarez, Antonio Fontán, Luis García Berlanga, Luis García Cereceda, Martin Gardner, Juan Manuel Gozalo, Dennis Hopper, Néstor Kirchner, Guillermo Luca de Tena, Benoit Mandelbrot, Michel Montignca, Enrique Morente, Leslie Nielsen, Antonio Ozores, Raimon Panikkar, Félix Pastor Ridruejo, Arthur Penn, Félix Pons, Antonio Puerta, Juan Antonio Samaranch, José Saramago y José Vidal Beneyto. Descansen en paz. Vuestro legado queda con nosotros.

El especial Domingo de El País nos muestra Los rostros de 2010: La Selección Española de Fútbol; Mark Zuckerberg, fundador de Facebook; Julian Assange, fundador de Wikileaks; Alfredo Pérez Rubalcaba, VP 1º; Dilma Roussef, Presidenta electa de Brasil; Mario Vargas Llosa, Premio Nóbel de Literatura; Aung San Suu Kyi, Premio Nóbel de la Paz 1991.


Entre los 100 destacados de 2010 en España e Iberoamérica, quiero destacar la opinión sobre Ana Patricia Botín de nuestra amiga Ana María Llopis, fundadora y consejera delegada de Ideas4all: “Cuando yo creaba Open Bank, Ana dirigía Santander Investment invirtiendo en una incipiente red en Latinoamérica, semilla de una de las fuentes más importantes de negocios/beneficios del Grupo Santander. Tuve la suerte de trabajar con ella cuando salí de Open Bank después de la fusión BSCH y Víaplus, recuerdo su capacidad de persuasión para que la apoyara en su proyecto de Internet Coverlink/Razona; había salido de BSCH porque así lo requerían las tensiones en aras del éxito de una de las fusiones principales del país. Lo hizo sin ruido. Aprendiendo el mundo digital, apoyando la innovación; hasta que tomó las riendas de Banesto, donde supo hacerle escalar puestos en el Ibex y a ser una institución moderna incluyendo mejores condiciones para la mujer. Está preparada para retos como Abbey/Santander dentro y fuera de España. Es culta, creativa, dialogante, concilia su vida familiar y profesional poniendo sus prioridades donde deben estar. Recuerdo un consejo donde sólo las llamadas de sus hijos podían interrumpir; ella atendió una de uno de sus hijos, un tema educativo, delante de todos y explicó: “Estas llamadas son prioritarias para mí”.

De Dolores Dancausa, Consejera Delegada de Bankinter, dice el reportaje que “quiere aplicar su propia receta de éxito: volcarse en la política comercial, con productos sencillos y motivar a la plantilla. El 21 de octubre tomó las riendas, y un mes después anunció la inversión de tres millones de euros en acciones de Bankinter, como símbolo de su confianza. Ella sabe que se juega algo más que su dinero: el prestigio de la entidad, colocar al banco en una posición ganadora y evitar que la crisis lo borre del mapa”.

Más ejemplos de talento femenino en este 2010 de la crisis con el que acaba la década: Berta Soler, fundadora de las Damas de Blanco de Cuba (“En lugar de barbas, gladiolos”); María Tena, directora del pabellón español en la Expo de Shanghai y autora del libro La fragilidad de las panteras, de la que mi admirada Isabel Coixet dice: “En estos seis intensísimos meses en Shanghai, María Tena ha hecho más por la imagen de España en China que varios lustros de diplomacia”; Susana Villarán, que conquistó la alcaldía de Lima por la mínima: “En apenas tres meses, e impulsada en gran medida por el apoyo que le dio el periodista Jaime Bayly en su programa televisivo El francotirador, Villarán logró multiplicar su intención de voto para ganar, tras un escrutinio larguísimo y lleno de suspense, la alcaldía más importante del país por una diferencia de sólo 38.000 votos, menos del 1% de los sufragios válidos; Ana María Matute, Premio Cervantes: “Ella, lejos de aceptarlo con mesurada gratitud y satisfacción, se lanza a un estallido desbordante de entusiasmo. No puedo imaginar en este papel a ninguno de nuestros insignes novelistas, ni siquiera a los de sexo femenino. ¡Hay que ser Ana María Matute para reaccionar ante este hecho, y a estas alturas, como un niño con zapatos nuevos!” (la editora Esther Tusquets); Isabel Muñoz, medalla al Mérito en las Bellas Artes; Doris Salcedo, Premio Velázquez de Artes Plásticas; María Dueñas, autora del ‘best seller’ El tiempo entre costuras; Pilar Hernán Martín, jefa de bomberos de la Comunidad de Madrid, de la que Esperanza Aguirre destaca su profesionalidad y su calidad de servicio (lidera a 1.300 bomberos de Madrid, de los que 8 son féminas); Maixabel Lasa, Directora de la Oficina de Víctimas del Terrorismo del Gobierno vasco: “aparente fragilidad son gran fuerza interior”, comenta de ella el Lehendakari Patxi López, y añade “no hay cabida para el rencor”, a pesar de que ETA mató a su marido en el 2000.

Entre tantas mujeres talentosas que lo han hecho extraordinariamente bien este año (felicitaciones a Lola Romero, empresaria de raza y presidenta del Atlético Féminas, que hoy cumple años), dos hombres: Álex de la Iglesia, director de la Academia de Cine, cuya última película, Balada triste de trompeta, ganó los premios a la mejor dirección y mejor guión del Festival de Venecia, a quien la ministra Ángeles González-Sinde llama El hipnotizador: “Dicen de él que hipnotiza a la gente. Que te mira a los ojos mientras te toca un poquito el lóbulo de la oreja y en pocos segundos haces lo que te manda. Eso dicen sus amigos. También dicen que era un buen director de arte en los cortos de otros, pero que era terco como una mula y todo lo discutía. Y que era voraz. Eso también lo dicen. Dicen que decía “para mí es más real Tintín que mi portera”. Dicen que era obsesivo y que, como era el único que tenía una letra decente, pasaba a limpio una por una las colaboraciones de todos en el fantástico fanzine NO. Así era. Voraz, obsesivo, discutidor. Quería hacer cosas, muchas, nuevas. Primero los tebeos. El papel, el rotulador. Hasta que descubrió el juguete. Desde entonces no lo ha soltado (…) Otra razón por la que es valorado por sus compañeros es por su capacidad para lo colectivo. En un negocio de francotiradores, no son tantos los que se ven capaces de dar un paso adelante cuando hacen falta voluntarios. Por vocación, por naturaleza o por estricto sentido de la supervivencia, en los gremios de artistas son más los que se quedan en casa a cavilar en lo suyo, que los van a la Academia junta tras junta a defender lo que es de todos”. Mi interesante la entrevista a Ángeles González-Sinde en El País: “No dimitiré. Que no se apruebe la norma no tiene que ver con mi gestión”. “El Rey me aconsejó que no hay que gobernar según lo que diga la prensa”. Luis María Ansón, en El Mundo, escribe: “A pesar de los argumentos nada desdeñables que tus detractores esgrimen, no parece de recibo que un jovencito de vanguardia entre en una librería y se lleve gratis total un libro o un disco. Pues eso es lo que ocurre en Internet, lo que significa un alarmante atentado a la propiedad intelectua. En los países serios se han dictado leyes para evitar el latrocinio y la tropelía, para defender a los creadores de la cultura. Tú has puesto en marcha, querida ministra, un proyecto legislativo anticargas fraudulentas que está lleno de sentido y de razón (…) El mundo artístico, el mundo intelectual, el mundo de la cultura, en su más ancha acepción, sin exclusiones ni cicaterías, están a tu lado. Y antes o después, de una forma o de otra, tu proyecto irá adelante. Porque tienes razón. Te sobra la razón, mi querida ministra. La piratería en Internet no puede seguir ahogando a la industria cultural con pérdidas que escalan cifras millonarias”.

El otro varón del año, entre tanto talento femenino, es “El Dr. Mourinho Frankenstein”, como le llama el genial John Carlin en el artículo: “José Mourinho, científico neuronal. Mourinho, magnate empresarial. Mourinho, abogado especializado en divorcios. Mourinho, ministro de Defensa o presidente de la nación. El portugués habría triunfado –cosa que no se puede decir de todos los entrenadores de fútbol- en cualquier terreno. Hambriento de éxito, incansable currante, gran comunicador, rebosa confianza en sí mismo y es muy pero que muy listo.
Él lo sabe mejor que nadie. Lo cual podría ser una garantía de felicidad si no tuviera la necesidad incontenible de demostrárselo a todo el mundo todo el tiempo. Se podría callar y dejar que sus múltiples trofeos, o sus grandes equipos, hablen por sí mismos. Pero cada vez que abre la boca nos lo tiene que recordar, nos tiene que dejar patente que su agilidad mental está por encima de la de sus rivales o la de los periodistas que le hacen las preguntas. Y esto, en un país moralista como España donde la gente disfruta de la indignación más que del propio fútbol, es un peligro.
Genera hostilidad en los medios, entre los seguidores de todos los equipos que no sean el suyo y, encima, entre los demás entrenadores, provocados muchos de ellos últimamente a romper el código de omertà que casi siempre les ha unido para darle un palo tras otro. Hábil psicólogo dentro del vestuario, para el mundo exterior no ha tenido la suficiente inteligencia emocional como para entender que si eres el mejor, el “especial”, no es una buena idea jactarse de ello; que lo sensato es imitar el ejemplo de Vicente del Bosque y pecar de un exceso de humildad, así asegurando que los elogios vengan de fuera.
El peligro más grande al que se arriesga Mourinho es caer en el ridículo. Mientras las cosas vayan bien, uno se puede casi, casi permitir el lujo de la prepotencia; pero si de repente salen mal, la caída de héroe a payaso puede ser estrepitosa. Esperemos, por su bien, que siga de triunfo en triunfo, porque si no, el monstruo en el que Frankenstein Mourinho se ha convertido le acabará devorando”. ¡Qué brillante, Mr. Carlin! Si tu amigo Florentino le contratara un coach, a Mou le iría perfecto. “El secreto de la genialidad es el de conservar el espíritu de niño hasta la vejez, lo cual quiere decir no perder nunca el entusiasmo”, Aldous Huxley.

El Liderazgo –cada uno en lo suyo- de Álex de la Iglesia y de José Mourinho demuestran que “España está preparada para una Presidenta del Gobierno” (Carme Chacón, ministra de Defensa).

sábado, 25 de diciembre de 2010

¿A quién pertenece el talento?

Comida de navidad en el Mesón de Cándido junto al Acueducto de Segovia. Cándido López Sanz (1993-2003), Mesonero Mayor de Castilla, es una leyenda de la gastronomía. Precursor del turismo, su sentido de la hospitalidad era paradigmático. En 1960, con ocasión del I Congreso Mundial de Gastronomía celebrado en París, Cándido fue proclamado Príncipe de la Gastronomía española. “Tenía las virtudes del castellano de raza: trabajador y honesto, y tuvo la suerte de estar acompañado de una gran mujer que era mi madre, Patro. Era un poco filósofo y de una inteligencia fuera de lo normal, con una obsesión: su mesón y su familia”, Alberto López. “Cándido, vestido de labriego castellano y de arriero del páramo ha dado legitimidad en su mesón a la generación del 98, premios Nóbel, bellezones de Hollywood y figuras del toreo y convirtió el cochinillo en logotipo culinario de una ciudad célebre desde el Imperio Romano. Nadie en la cocina española creó una leyenda más constante y universal”, Lorenzo Díaz. Tomar un cordero segoviano en la plaza del Azoguejo, entre fotos de S.A.R. el Príncipe de Asturias, Mario Vargas Llosa o Vicente Aleixandre, mirando al bimilenario acueducto, es una maravilla de la navidad.

De la prensa de ayer y de hoy, me ha dado qué pensar el artículo de Fernando Vallespín, ¿A quién pertenece el talento?
“La ley Sinde no ha sido aprobada en el Congreso. Más por pequeños y cicateros cálculos políticos de la oposición que por auténtica convicción moral. Se podrá discutir si los procedimientos de control que prevé la ley son los adecuados o si convendría introducir otros, pero la cuestión de principio parece sensata, la protección de la propiedad intelectual en unos momentos en los que Internet permite piratear el trabajo de toda una industria, la así llamada "industria cultural".
Son pocos los que piensan que hay que abogar por el "gratis total" y dejar las cosas como están. La mayoría de quienes se han manifestado en su contra lo han hecho a partir de la convicción de que no se pueden poner puertas al campo, que no es factible establecer un mecanismo de control adecuado sin vulnerar la lógica de este nuevo espacio de libertad que encontramos en la Red. Algunos reconocen el legítimo derecho de los creadores a algún tipo de compensación, aunque juzgándolo contingente y limitado al necesario ajuste que imponen estos nuevos medios. Sus derechos se restringen, pues, en razón de los requerimientos de este instrumento, no a la inversa. Si hay que elegir, más vale un Internet libre de interferencias -es además poco lo que se puede hacer para evitarlo- que una puesta en cuestión de este sacrosanto instrumento, caiga quien caiga.
Hay algo cierto por parte de los críticos, y es que la dificultad para asegurar el copyright está obligando a cambiar las actitudes y prácticas de la industria cultural y de quienes viven de ella. Al modificarse los soportes tradicionales -y esto es particularmente cierto respecto de la música-, se rompen muchas de las inercias anteriores en la producción y difusión. Y, sobre todo, se obliga a entrar en un completo reajuste de costes, que va en la dirección de una radical caída de precios para estimular las compras legales frente al pirateo. Es difícil de evaluar el daño económico que esto está provocando, aunque se supone que debe de ser elevado. Más difícil de calcular es ya el valor de lo perdido como consecuencia de la reducción de los incentivos que comporta para el sector de la creación artística e intelectual.
Sin una adecuada protección, ¿para qué crear o innovar? ¿Quién podrá vivir en el futuro de este tipo de actividades que se sustentan sobre el talento? El argumento de que las grandes multinacionales de esta industria podrían disminuir drásticamente sus beneficios, algo bastante popular, oculta sin embargo el daño que supone para creadores modestos, que ven reducida casi a la nada su capacidad para sobrevivir de lo que debería ser su profesión.
Lo que se aprecia en el trasfondo de este debate no es ya solo la defensa de la gratuidad o "libertad" de Internet, o la dificultad de su control, sino ciertas curiosas actitudes hacia lo cultural. Una es aquella que identifica los intereses de los creadores en general con aquellos que ya están consagrados, quizá porque su mayor popularidad les obliga a una mayor presencia pública en la defensa de los intereses de todos. Al desaparecer los más modestos del ojo público, se da la impresión de que estamos ante el lamento de una secta ya de por sí privilegiada y que se creía bien blindada detrás de la SGAE. Otra actitud es la diferente evaluación de la economía de la creatividad frente a otras actividades que tienen su origen también en el trabajo humano. A todo el mundo le parece perfecto que un abogado o un médico facturen por su trabajo, pero parece como si tuviéramos un derecho natural a beneficiarnos de los resultados de la creación artística, la innovación y el talento en general, como si nos perteneciera a todos. Al creador se le retribuiría en todo caso con prestigio.
Esta última idea entra, sin embargo, en una contradicción. Si los productos del talento y la creatividad humanas son de todos, como yo también pienso, se convierten ipso facto en un bien público que debe ser protegido. Por tanto, los responsables políticos deben garantizar que pueda ser defendida con todos los medios a nuestro alcance. Y como las subvenciones públicas solo pueden ser limitadas, la única posibilidad es que puedan competir libremente en el mercado como cualquier otro profesional, algo que en estos momentos no están en condiciones de hacer mientras no se actúe -de forma sensata y eficaz, claro- contra la piratería en Internet. ¿O pretenden que los hagamos funcionarios?”

Comparto el punto de vista del profesor Vallespín y estoy absolutamente en contra de la piratería en Internet. Como no protejamos nuestro talento, mal vamos.

viernes, 24 de diciembre de 2010

El relevo de Francisco Román

Esta noche es nochebuena y mañana, navidad. Zoe y yo hemos tomado el Avant a Segovia de las 11.15 de la mañana y en media hora nos hemos plantado en esta preciosa ciudad. Nos alojamos en el Hotel Cándido, un espléndido establecimiento, amplio y muy cómodo, con piscina cubierta, circuito termal y un restaurante con la mejor tradición del Mesonero Mayor de Castilla. Nada más llegar, hemos estado un par de horas en la piscina (paisaje nevado y frío tras los cristales), hemos visitado varias librerías de los alrededores (Zoe se ha comprado tres libros de Sito Quesito, un ratón minúsculo que tiene como compañero un enorme robot y luchan contra villanos de otros planetas), comida más bien frugal y cine a las cuatro en los Arte 7: Ahora los padres son ellos. Una comedia divertida, la tercera de la trilogía tras Los padres de ella (2000) y Los padres de él (2004). Greg Foyen (Ben Stiller) y su esposa son padres de gemelos, y éstos tienen cinco años. Su suegro (Robert de Niro) sigue comportándose como un gruñón, un intolerante controlador, en tanto que sus padres (Dustin Hoffman, que va a Sevilla a aprender flamenco, y Barbra Streisand, que tiene un programa sobre educación sexual en la tv), abiertos y liberales, no se entrometen. Una cinta entretenida, ideal para estas fiestas. Cena a las 20.30 horas en el restaurante del Hotel Cándido y a acostarse relativamente pronto para que mañana Zoe abra los regalos de Papá Noel.

Me ha sorprendido la noticia del relevo de Francisco Román como Consejero Delegado de Vodafone en España. Como Presidente ejecutivo, Francisco Román titulará la estrategia, el desarrollo corporativo, las relaciones con grandes clientes y con los reguladores, pero el día a día de la empresa de telecomunicaciones lo llevará desde el 1 de abril, día en que empieza su ejercicio económico, Shameel Joosub, sudafricano de origen indio de 39 años, que no habla castellano, hasta ahora CEO de la filial sudafricana de la compañía (Vodacom). Entró allí en 1994, fue nombrado Director Comercial en 2000 y Director General en 2005 (la operadora ha pasado allí de 9 a 24 millones de clientes). La decisión fue tomada por Vittorio Colao, primer ejecutivo mundial de Vodafone. “Román explicó que, si la compañía hubiera querido relevarle, habría buscado un consejero delegado de un perfil más próximo y conocedor del mercado, pero que se trata de buscar nuevas ideas y, por eso, se ha buscado a una persona que ha hecho triunfar a la compañía en Sudáfrica, y que, aunque viene de un país emergente, el tamaño del mercado de origen es ahora similar al español”, podíamos leer hoy en Expansión.

A sus 56 años, Francisco Román es uno de los mejores directivos de nuestro país. Procedente de la Hewlett Packard de Juan Soto y Antonio Alemán, llegó a las telecom a través de Pacific Telesis (una ‘baby bell’ desgajada de AT&T), que se integró en Airtouch. Participó en la creación de Airtel (dirigiendo un equipo en el que, entre otros, estaba Jaime Bustillo), que obtuvo la licencia de móviles en 1994. Fue director técnico de la operadora hasta 1998, en que se marchó a dirigir Microsoft, y volvió en julio de 2002 como Director General y a partir de marzo de 2003 como primer ejecutivo. Bajo su liderazgo, Vodafone se ha convertido en una de las tres primeras compañías del mundo a nivel mundial. En el último semestre, Vodafone España ha registrado una caída de ingresos del 7% (2.614 M € en ventas), en línea con lo que le ha ocurrido a Telefónica en nuestro país, pero ha mantenido el ebitda (868 M €).

En estos ocho últimos años, tengo un montón de vivencias sobre el estilo de liderazgo de Francisco Román. Tuve el honor de entregar a su Director de RR HH, Pedro Díaz, y a su equipo, el galardón HR Excelence de 2010, otorgado por Top Employers (CRF), y en ese momento un servidor destacó que eran un equipazo, más allá de las iniciativas estratégicas que llevaban adelante, porque contaban con un gran líder. Francisco Román es una persona serena, reflexiva, con ideas claras, que impulsa un liderazgo de servicio en el que el equipo está por encima de las individualidades. Un estilo de liderazgo abierto, flexible, versátil, que escucha y que toma decisiones para afrontar la realidad.

Estoy convencido de que el nuevo Consejero Delegado, Shameel Joosub, sabrá aprovechar para su propio aprendizaje el enorme talento como líder-coach de Francisco Román y que con esos algo más de 15 años de diferencia (de experiencia) entre ambos, formarán un tándem ganador, similar al de Leopoldo Zoe y Jesús Bauluz en mi libro La sensación de fluidez. El ejecutivo proveniente de Sudáfrica puede aportar al Comité de Dirección lo que en creatividad se denomina “ojos limpios”, no dar nada por asumido y cuestionarse sanamente todo para volver a crecer. Cuenta con un gran equipo, con líderes enormes como Julián Oncina, con un nuevo responsable de la UN de Particulares, Ignasi Ricou, que ha demostrado éxitos en otras culturas corporativas y juntos pueden generar sinergias muy interesantes en una nueva etapa de la compañía. No me imagino que confunda “agresividad comercial” con taylorismo, porque no sería muy inteligente.

No me gusta nada eso de que “nadie es profeta en su tierra”. Hemos de reconocer a los mejores líderes, y Francisco Román es uno de ellos. En cualquier caso, para un talento directivo tan impresionante como el de Francisco Román, lo mejor está por llegar. No doubt about it. El Talento siempre gana.

En el especial de Raphael en Televisión Española, he escuchado por primera vez una preciosa canción, La mala costumbre, de Pastora Soler (http://www.youtube.com/watch?v=d3yW1hhjR4A):

Tenemos la mala costumbre de querer a medias,
de no mostrar lo que sentimos a los que están cerca.
Tenemos la mala costumbre de echar en falta lo que amamos,
sólo cuando lo perdemos es cuando añoramos.
Tenemos la mala costumbre de perder el tiempo,
buscando tantas metas falsas, tantos falsos sueños.
Tenemos la mala costumbre de no apreciar lo que en verdad importa,
y sólo entonces te das cuenta de cuántas cosas hay que sobran.
Hoy te daría los besos que yo por rutina a veces no te di,
hoy te daría palabras de amor y las caricias que perdí.
Cuánto sentimos, cuánto no decimos que a golpes pide salir;
escúchame antes que sea tarde, antes que el tiempo me aparte de ti.
Hoy te daría los besos que yo por rutina a veces no te di,
hoy te daría palabras de amor y las caricias que perdí.
Cuánto sentimos, cuánto no decimos y a golpes pide salir;
escúchame antes que sea tarde, antes que el tiempo me aparte de ti.
Tenemos la mala costumbre de buscar excusas,
para no desnudar el alma y no asumir las culpas.
Tenemos la mala costumbre de no apreciar lo que en verdad importa,
y sólo entonces te das cuenta de cuántas cosas hay que sobran.
Hoy te daría los besos que yo por rutina a veces no te di,
hoy te daría palabras de amor y las caricias que perdí.
Cuánto sentimos, cuánto no decimos que a golpes pide salir,
escúchame antes que sea tarde, antes que el tiempo me aparte de ti.
Hoy te daría los besos que yo por rutina a veces no te di,
hoy te daría palabras de amor y las caricias que perdí.
Cuánto sentimos, cuánto no decimos y a golpes pide salir;
escúchame antes que sea tarde, antes que el tiempo me aparte de ti.
Tenéis la mala costumbre…


Mi agradecimiento en esta navidad a todos los que seguís este blog, Hablemos de Talento. Muchas muchas muchas gracias.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Vender humo

Reunión con el Director General y el Director de Recursos Humanos de una empresa familiar (2ª generación) especialmente innovadora, líder en su sector. Una compañía que cumple 50 años y que desea combinar los valores propios de una empresa familiar con la sistematización profesional de las compañías sólidas con presente y un gran futuro.

En el AVE de vuelta a Madrid, he terminado de leer (mientras escuchaba el último CD de Sergio Dalma, Via Dalma), Smoke selling. Comunicar para vender en la Era del Consumidor, del Director General de la agencia SHACKELTON Javier Suso. Un libro con dos portadas, Smoke selling (el 80% del texto), en el que nos explica las eras de la comunicación comercial (era del producto, era de la marca, era del consumidor) y las agencias ante el cambio de Era (cambios en la estrategia comercial, estructural, cultural, en las personas, en los procesos de trabajo, en las centrales de medios) y El retrato del Rey, una fábula sobre la comunicación y la felicidad.

Prologa el libro Pablo Alzugaray, que más que hablar del texto (“propone una forma de comprender cómo está cambiando el arte de la conexión”), habla del autor (“Tengo la suerte de trabajar con Javier Suso todos los días y desde hace muchos años. Es una de las personas más inteligentes y valientes que conozco, y tiene una capacidad extraordinaria para ver, en el caos, un orden que a los demás se nos escapa”). Como la pretensión de un prologuista es incitarnos a leer el libro, Pablo lo ha conseguido, por su apelación a la valentía del autor y la muestra de su signo de inteligencia (que no es otra cosa que ser capaz de conceptualizar y de anticipar lo que va a pasar).

Javier Suso nos provoca desde el principio: “Si tiene poco tiempo, empiece a leer el libro por el otro lado (El retrato del Rey)” ¿Quién no tiene poco tiempo hoy en día. En El retrato… nos cuenta: “Estimado lector, ¿está usted seguro de que quiere empezar el libro por este lado? Antes de que tome una decisión, permítame orientarle”. Me imagino al lector dudando entre empezar por la fábula o por el ensayo. Modestia aparte, un servidor no ha hecho caso de los cantos de sirena del autor y ha partido de Smoke Selling, “como Dios manda”, que diría un castizo.

Para Javier, el oficio más antiguo del mundo no lo es, porque antes debió haber cierta publicidad (“un proceso de comunicación de la oferta del producto y de negociación previo”). Tiene gracia. No sé si la primera meretriz necesitó anunciarse (o siquiera si ése es el primer oficio de la humanidad, con todo lo que hay que hacer). En cualquier caso, Javier denota el “estilo Shackelton” de ser diferentes. Y me gusta.

En cada era, el autor no ofrece una pequeña historia. En la Era del producto, El quitamanchas mágico (una pugna entre distintos productos, cada uno con su compuesto químico). Es la era “Mad Men”, que duró hasta los 80: la de la comunicación argumentativa. En la Era de la marca, La felicidad no se compra (“Montó en su máquina generadora del placer de conducir y se dirigió hacia el supermercado que hace su vida cada día algo mejor. Allí cogió un carrito y compró seis latas de sensación de vivir, una botella de naturalidad y otra de, posiblemente, la mejor cerveza del mundo, quinientos gramos de estilo de vida mediterráneo, dos botellas de salud, una maquinilla para hombres que dejan huella;”). Genial. Marcas icónicas y que desean ser queridas (“Lovemarks”, en la terminología de Kevin Roberts). En el presente, una ruptura digital. Javier Suso cita a Nikesh Arora, VP de Google: “La competencia ya no será entre grandes y pequeños, sino entre rápidos y lentos”. Es curioso, porque en la entrevista de esta mañana, inicial en el proyecto con un nuevo cliente, una vez más nos han preguntado: “¿Cuántos sois?”, en lugar de la más adecuada “¿A qué velocidad de aprendizaje vais?”.

Las nuevas tecnologías han provocado un cambio de Era. En la Era del Consumidor, la marca participa en las conversaciones (inevitable referirse al Manifiesto Cluetrain: 75. “Si quieres que te dirijamos la palabra, dinos algo. Que sea algo interesante, para variar”). “En la Era del Producto el prescriptor fundamental era el científico capaz de avalar y dar credibilidad a la promesa de la marca. En la Era de la Marca lo era el celebrity que transmitía sus valores de la marca a través de la comunicación. En la Era del Consumidor lo es cualquier agente con capacidad de influencia (blogueros, líderes de opinión, medios online o expertos con acceso a Internet”. Brillante.

La segunda parte es, como he comentado, Las agencias ante el cambio de era: “El reto principal será gestionar la complejidad”. Con la “breve historia” (en realidad son anuncios en tradición oral) de los hermanos Ocupado y Preocupado Pérez. Uno hizo un negocio artesanal de muebles de alta calidad. El otro, una fábrica de muebles de madera de bajo coste de forma industrial. Mientras uno se preocupó por adaptar al cliente a su negocio, el otro se ocupó de adaptar su negocio al cliente. “Las agencias tenemos que entender que nuestro negocio no es hacer spots y recurrir al “smoke selling”, sino vender a los anunciantes a vender de forma rentable sus productos”. Y eso requiere de muchos cambios en la forma de gestionar el talento –individual y colectivo- en las agencias. De hecho, requiere de un nuevo Liderazgo, como en todos los sectores.

De El retrato del Rey, me quedo con la conclusión final, tras los diez pasos: “Nadie puede enamorarse de quien no ocupa un lugar en su mente. Nadie puede amar a quien no esté presente en su vida. La comunicación no garantiza que nazca el cariño, que se enamoren de ti o que te lleguen a amar. (Pero sí que te conozcan, que ocupes un lugar en su mente y que estés presente en su vida.) Todo ello se consigue gracias a una regla muy sencilla: Preguntas con buen sentir,/ escuchar sin interrumpir,/ responder como desea oír;/ pero decir lo que hay que decir.”

Me ha gustado mucho este Smoke selling. Que no es, ni mucho menos, un libro para la gente del mundillo de las agencias, sino para todo emprendedor y profesional que desea comunicar mejor como marca personal y que su empresa sea más notoria y querida.

¡Qué tiempos los de Mad Men, que presumían de vender humo (y de fumar como locomotoras)! Ahora los que consumen humo están en franca decadencia.

Mi agradecimiento, por tanto, a Javier Suso y al prologuista de su libro, Pablo Alzugaray: a Diana M. Orero, que me lo hizo llegar y me propuso leerlo, y al equipo de Shackelton, que al parecer están liderados por personas capaces y comprometidas con esta Era conceptual.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Los destacados de 2010 y El discurso del Rey

Con El Mundo, el Marca y el Expansión, Extra Navidad sobre los Rostros 2010. Son los destacados del año: el Premio Nóbel de Literatura Mario Vargas Llosa, Vicente del Bosque (con un artículo El director de orquesta del 11-J, por Míchel), Trinidad Jiménez, Rafal Matesanz, Alicia Sanchez-Camacho, Marc Márquez, Luis Tosar (el protagonista de Celda 211 ha estado en las tres grandes producciones españolas: Lope, 18 comidas y También la lluvia), Ana María Matute, Tomás Gómez, El Juli, Miguel Ríos, Elsa Pataki. Felicidades a todos ellos.

Esta tarde he hecho un hueco para ir a ver El discurso del Rey, una de las películas que huele a Óscar. Y con razón. Cuando el cine británico pone en marcha su maquinaria para hacer una obra de arte, se sale con la suya. La historia del ascenso al trono de Jorge VI, un monarca con serios problemas de habla, antes de la II Guerra Mundial, y la relación con su ‘coach’ australiano, es una historia fascinante. El plantel de actores (Colin Firth, Geoffrey Rush, Helena Bonham Carter, Derek Jacobi, Michael Gambon) es excepcional. María Guerra, en la Cadena SER, ha dicho de esta cinta: “Equivocarse y ser torpe con estilo es una de las cualidades que más se aprecian en sociedad. Esa es la premisa de 'El Discurso del Rey', una deliciosa comedia en la que el espectador disfruta viendo a un rey tartamudear. El actor Colin Firth ('Un Hombre Soltero' o 'Bridget Jones') interpreta al padre de Isabel II, el rey Jorge VI, un apocado personaje superado por el terror a los primeros micrófonos de la radio, allá por 1939, cuando Gran Bretaña entró en guerra con Alemania y necesitaba más que nunca un monarca que transmitiese energía y confianza.
'El Discurso del Rey' es una película clásica en la que la pareja protagonista es un aristócrata patológicamente inseguro, Colin Firth, que recibe clases particulares de un logopeda alocado y vulgar, que interpreta Geoffrey Rush ('Shine'). Es un mano a mano interpretativo que tiene muchas papeletas para acabar con varios galardones en la ceremonia de los Oscar. Es una producción británica dirigida por Tom Hooper, un director con mucha experiencia en la televisión, que no ha podido evitar dar a la película un excesivo aire teatral. También se le ha ido la mano con la devoción que siente hacia la familia real y que, a ratos, empalaga.
El acierto está en la magnífica interpretación de los actores. También los secundarios: Helena Bonham Carter -en el papel de la enérgica esposa, la futura Reina Madre, que arrastra a su marido al foniatra- y la breve intervención de Michael Gambon, que interpreta al viejo Jorge V, y que en un diálogo brillante define muy bien el papel desestabilizador de los medios de comunicación para la monarquía: "Este artefacto diabólico lo cambiará todo. En el pasado un rey debía mostrarse respetable y no caerse del caballo. Ahora debemos entrar en todos los hogares. Esta familia se ha visto reducida a la más baja y plebeya de todas las profesiones: nos hemos convertido en actores". Una película muy pero que muy recomendable.

Y me he regalado con motivo de estas fiestas dos CDs: Vía Dalma, una selección de grandes canciones italianas (Bella sin alma, Yo caminaré, Tú, El jardín prohibido, Sábado por la tarde, Soy un italiano, De amor ya no se muere, Corazón gitano…), interpretadas por Sergio Dalma; y Whitney Houston. The Ultimate Collection, con grandes temas de esta cantante estadounidense: I will always love you, Saving all my love for you, Greatest love of all, One moment in time, I wanna dance with somebody (who loves me), How will I know, So emocional… ¡Qué grandes canciones!

De ellos, elijo para hoy la canción Run to you (Quiero correr hacia ti), de la banda sonora de El guardaespaldas:
http://www.youtube.com/watch?v=Tjdi2nUmUG8

I know that when you look at me
There’s so much that you just don’t see
But if you would only take the time
I know in my heart you’d find
A girl who’s scared sometimes
Who isn’t always strong
Can’t you see the hurt in me?
I feel so all alone

I wanna run to you (oooh)
I wanna run to you (oooh)
Won’t you hold me in your arms
And keep me safe from harm
I wanna run to you (oooh)
But if I come to you (oooh)
Tell me, will you stay or will you run away?

Each day, each day
I play the role
Of someone always in control
But at night
I come home and turn the key
There’s nobody there, no one cares for me
What’s the sense of trying hard to find your dreams
Without someone to share it with?
Tell me, what does it mean?

(chorus)

I need you here
I need you here to wipe away my tears
To kiss away my fears
If you only knew how much…

(chorus)

Traducida:
Sé que cuando me miras
Hay tanto que no ves.
Pero si tan sólo te interesara…
Sé que en mi corazón lo encontrarías.
A una chica asustada a veces,
Que no siempre es fuerte.
¿No puedes ver el dolor que siento?
Me siento tan sola.

Quiero correr hacia ti,
Quiero correr hacia ti.
¿Por qué no me tienes en tus brazos y me proteges del peligro?
Quiero correr hacia ti (oooh).
Pero si voy hacia tí (oooh)
Dime, ¿te quedarás o te alejarás?

Cada día, cada día juego el papel
de alguien que siempre mantiene el control.
Pero por la noche vuelvo a casa y
al girar la llave
No hay nadie allí, que me se preocupe por mí.
¿Cuál es el sentido de encontrar tus sueños
si no hay nadie con quien compartirlos?
Dime, ¿qué significa?

(estribillo)

Te necesito aquí,
Te necesito aquí, para secar mis lágrimas.
Para besarme y ahuyentar mis miedos.
Si tú supieras cuánto…

(estribillo)

Mis agradecimientos de hoy a Ana, Anabel, Agustín, Esther, Irene, Marga, Raquel y Reyes.

martes, 21 de diciembre de 2010

Empresas familiarmente responsables

Tenía previsto esta mañana asistir a la entrega de los Premios Empresa Flexible a nivel nacional, pero no ha podido ser. Entre temas de clientes y reuniones internas, no me ha sido posible acudir a la Asociación de la Prensa a los premios que organiza CVA.

Almuerzo en Madrid Bistro, en la calle Evaristo San Miguel 21, un restaurante muy creativo en el que Matías está generando un estilo propio muy atractivo. Diana Orero me ha entregado el libro Smoke Selling, de su ex compañero en Shakelton Javier Suso, libro que prometo leer estos días.

Por la tarde, Cristina Valcarce, ex compañera de Eurotalent y actualmente coordinadora del Observatorio Másfamilia, nos ha organizado una reunión en la sede de la Fundación Másfamilia con Roberto Martínez, director de la Fundación. Ha sido muy interesante, porque un servidor no conocía en detalle la labor que realizan, y que me parece sumamente interesante.

Roberto nos ha hablado de la transversalidad de la conciliación, con el talento, la diversidad, la felicidad, la productividad, etc. La Fundación Másfamilia posee una serie de certificaciones avaladas por Lloyds, que discriminan positivamente a las mejores empresas.

Como en otros casos, la Fundación posee un 90% de contenidos (contenidos muy valiosos) y un 10% de marketing, tal como les he comentado a Roberto y Cristina. Por ello, la labor del Observatorio, con documentos como El compromiso en el siglo XXI se escribe con “c” de Conciliación, El impacto de las nuevas formas de trabajo en las estructuras familiares o Absentismo laboral: el colesterol de la empresa. Documentos muy interesantes que pueden leerse en la web de la Fundación.

Desde Eurotalent estaremos siempre con aquellas instituciones que valoran y apoyan las empresas humanistas frente a las tayloristas.

Mi agradecimiento de hoy a Diana, Cristina, Susana, Roberto y José Antonio.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Las 32 claves de Mondragón

En este lunes navideño, además de estar en la oficina con diversos proyectos, he tenido la suerte de disfrutar de la última película de Álex de la Iglesia, Balada triste de trompeta. Me ha parecido un delirio muy bien dirigido, con el estilo surrealista “typical Spanish” de La comunidad, 800 balas o El día de la bestia. En Fotogramas, 4 estrellas sobre 5.
A favor, Mirito Torreiro: “Conviene no llamarse a engaño: Alex de la Iglesia ha demostrado, hasta ahora, su invencible gusto por el grand guignol, versión actualizada al ritmo de las nuevas tecnologías; su cine, a menudo áspero y desagradable (sus películas no llegarán nunca a gozar de las simpatías de públicos feministas, por ejemplo; aunque lo que aquí se muestra debería servir al menos para paliar ese desencuentro), está no obstante recorrido por un hálito de genialidad, de desbordante imaginación que ya querrían para si la inmensa mayoría de quienes perpetran películas chez nous. Enésima pelea entre dos niños grandes, emperrados en poseer el mismo juguete (que, al final, se rompe, como siempre ocurre entre machos), Balada triste presenta esta vez no solo una desgarrada superficie de violencia, enfrentamientos fratricidas y una Historia particularmente sanguinolenta, sino también una inspirada voluntad metafórica; el mismo aire de comic desmadrado que la hasta ahora mejor compuesta de sus películas, El Día de la Bestia, pero una mayor radicalidad a la hora de entrar en su frondosa, tremebunda peripecia. Ahí está lo mejor de este film que igual se puede amar que odiar: que jamás esconde nada, que va a saco, sin cálculos ni tapujos. Y más allá de la estéril discusión sobre la influencia tarantiniana, el film, no apto para espíritus delicados, muestra algunas de las más brillantes imágenes de todo el cine español contemporáneo”.
En contra, Sergi Sánchez: “Qué gran idea, la de recuperar la memoria histórica mirándola desde el fondo de un vaso, el que han roto a bocajarro los cañones de la España franquista. Qué pena, porque aquí se matan moscas a cañonazos: el gran defecto de la última película de Álex de la Iglesia es que nunca parece tomarse la molestia de desarrollar a sus personajes, condenados a quitarse la camisa de fuerza que el relato les ha impuesto como peaje sin moderar sus aspavientos. Es la historia de un amor loco, por supuesto, pero de una locura absolutista, que no deja respirar ni a la pasión ni a la perversión. La película tiene músculo, y se presenta ante el espectador a martillazos, tras un prólogo brillante y unos abrumadores títulos de crédito, pero luego los payasos, la mujer fatal, el circo, El Bosque del Lobo, Raphael y España entera sufren el aciago tormento de una batidora que no les da ni espacio ni tiempo para existir de verdad y provocar alguna emoción en el espectador que no sea la de sentirse agredido. Están todas las obsesiones de su filmografía: la acusada tendencia al esperpento valleinclanesco, la mirada siniestra sobre una realidad más siniestra aún, la ternura delirante del monstruo, pero falta un discurso que ordene el caos, el ruido y la furia de una película que se consume en sus propios excesos”.
Me quedo con una frase de la película: "No somos nosotros. Es este país, que no tiene arreglo".

Ya en casa, he estado leyendo el libro 32 claves empresariales de Mondragón, de los doctores Iñazio Irízar & Greg MacLeod. Iñazio lleva trabajando en MCC desde 1977, ha publicado 15 libros y compagina su labor docente en Mondragón Unibersitatea con la de consultor en Euskalit-Fundación Vasca para la Excelencia. Greg es doctor en filosofía por la Universidad de Lovaina, profesor emérito en Ciudad del Cabo y lleva más de 40 años colaborando en el desarrollo comunitario en Canadá.

Ambos profesores han extraído las claves del éxito sostenido de Mondragón a partir del modelo EFQM. Las 32 claves son las siguientes:

A. Liderazgo y Coherencia:
1. El Liderazgo del Padre Arizmendarrieta: Gran espíritu de trabajo, Talento, Sentido positivo de los acontecimientos, Austeridad, Ejemplo, Responsabilidad moral, Visión de futuro, Respeto hacia los demás, Liderazgo transformador.
2. Su ascendiente sobre los pioneros: Pragmatismo, Resultados económicos, Incremento de ventas, Creación de empleo.
3. El ejemplo de la primera generación: Talento, Gran capacidad de trabajo, Honestidad y honradez, Sencillez y austeridad, Capacidad de liderazgo.
4. El proyecto de los directivos actuales: Estilo de gestión moderno y actualizado, Espíritu internacional, Innovación y productos y mercados, Nivel de relaciones personales, Posibilidades de promoción internacional.

B. Responsabilidad Social:
5. Principios cooperativos: Formación, articipación, Cooperación interna, Transformación social.
6. El reto del empleo: Nuevos proyectos, Capacitación. Flexibilidad, Adecuación laboral, Reubicación de excedentes.
7. Reinversión de los beneficios: Fondos de reserva voluntarios, Donaciones para centros de I+D y de formación.
8. El fondo de educación y promoción: Transmisión de know-how.

C. Desarrollo e implicación de las personas:
9. La participación en el capital: Remuneración en acciones y venta a empleados de un porcentaje del capital.
10. Participación en los resultados y en la gestión: Remuneración variable, Descentralización de las decisiones, Trabajo en equipo, Trabajo por proyectos.
11. Implicación en la empresa: Información técnica y económica, Trabajo en equipos vinculados a clientes, Reconocimientos no económicos.
12. Ambiente de consenso: Métodos de trabajo participativos, Enriquecimiento de tareas, Mini-fábricas.

D. Proceso continuo de aprendizaje, innovación y mejora:
13. Adaptación a los cambios: Innovación abierta, Centros tecnológicos y universidades, Proyectos con la Administración.
14. Formación continua: Consejos de universidades, Fundaciones semi-públicas.
15. Los centros tecnológicos: Patronatos, consejos de administración, centros sectoriales, proyectos sectoriales.
16. Intra-emprendizaje innovador: Nuevos productos, incubadoras, clusters sectoriales.

E. Desarrollo de alianzas:
17. Modalidades de inter-cooperación: Grupos de compra, Misiones comerciales conjuntas, Catálogos compartidos o complementarios, Proyectos compartidos de I+D+i.
18. Inter-cooperación en el empleo: Clusters sectoriales, Avocaciones empresariales, Entidades de formación de la Administración.
19. Inter-cooperación financiera: Avales de SGR, Sociedades de capital-riesgo.
20. Cooperación con agentes externos: Entidades mixtas de producción, Cámaras de Comercio, asociaciones empresariales, Mutuas, Clusters sectoriales, Patronatos de entidades culturales y benéficas.

F. Orientación hacia los resultados:
21. Enfoque empresarial: Eficacia, Sostenibilidad.
22. El principio de rentabilidad: Tanto o más que la competencia, equilibrio corto-largo plazo.
23. El trabajo como eje central: Ejemplo directivo, Valor que dignifica.
24. Equilibrio social: Abanico salarial razonable, Proyecto compartido.

G. Orientación al Cliente:
25. Satisfacer las necesidades de los clientes: Cercanía y honradez comercial, Certificaciones y auditorías externas, Diversificación geográfica y de negocio.
26. Productos con potencial de crecimiento: Renovación permanente de catálogos, Productos seguidores, Seguimientos de planes de Ciencia y Tecnología.
27. Productos competitivos a nivel global: Deslocalizar productos sin margen, Priorizar la competitividad tecnológica.
28. Sinergias de grupo: Con aliados de la cadena de valor, Compartir recursos, Benchmarking, Respaldo financiero, Movilidad de directivos y profesionales.

H. Gestión por procesos y hechos:
29. Modelos de gestión corporativo: Cooperación, Proyecto compartido, Organización participativa, Excelencia empresarial.
30. Eficacia en la gestión: Documentos de gestión, Auditorías externas.
31. Recomendaciones ante la crisis: Proactividad, Cadena de valor, Optimización de activos, Limitar la estructura, Globalizar mercados.
32. Mantener el dinamismo: Dinamizar el proyecto empresarial, Canalizar los nuevos retos de la globalización.

Prólogo de Andoni Gartzia, Director del Polo de InnoCursivavación Garaia (¡Qué gran honor que pudiera participar en la inauguración del Polo Garaia, el 19 de junio de 2007), en el que nos recuerda que en el último número de Science, sobre el principal reto del siglo XXI, será el conocimiento en cooperación. El libro, muy bien estructurado, cita a Richard Florida (“No podemos mantener una economía creativa fuerte en una sociedad fracturada e incoherente”), al Padre Arizmendarrieta (“Es necesaria la distribución de la riqueza, pero más apremiante es la socialización de la cultura, para poder pensar en la veradera humanización del trabajo”), a Ortega y Gasset (“Quien quiera decirme una verdad, que no me la diga, que me ponga en condiciones de encontrarla”), al maestro Alfonso Vázquez (“si se quieren transformar de verdad las organizaciones, hay que partir del principio de incertidumbre y del reconocimiento abierto de la diversidad de las personas que las componen, esquivando toda tentación de reducirla a la uniformidad y a la certidumbre”), al gran Antonio Cancelo (“Allá cada uno con su responsabilidad, pero yo quiero asumir la mía”) y a un servidor, por aquello de que la competitividad y la productividad es en un 60% calidad directiva.

Un libro excelente estas 32 claves empresariales de Mondragón. Absolutamente necesario para conocer en profundidad un fenómeno empresarial único en el mundo, con gran presente y espero que futuro. Muchas gracias, Iñazio, por haberme hecho llegar este libro. El blog de Iñazio Irízar, INTRAEMPRENDIZAJE (www.intraemprendizaje.blogspot.com) es una maravilla.

Muchas gracias a Iñazio, Greg, Andoni, Álex y su equipo.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Menores de 50 años

Comida familiar (cocidito madrileño en casa de mis padres), compras en La Vaguada por la mañana y tarde tranquila en casa. Hemos visto en DVD Furia de titanes, una superproducción francamente aburrida (parece mentira que actores de la talla de Liam Neeson y Ralph Phienes se presten a un guión tan pueril), y el partido Real Madrid-Sevilla, que no pasará a la historia. El Mou team sigue sumando, pero sin la brillantez del Barça.

De la prensa del fin de semana, en Cinco Días Julián Díez hace un análisis sobre las películas del año. Con los directores consagrados haciendo series de TV, están en el candelero David Fincher (48 años), Darren Aronofsky (41) o Christopher Nolan (40). La favorita a los Óscar es La red social, que ya ha ganado el Premio de la Crítica de Nueva York y el de la Asociación de Críticos de Estados Unidos. Fincher, su director, está comenzando 20.000 leguas de viaje submarino para Disney. El principal rival de La red social puede ser El discurso del rey, dirigida por Tom Hooper (38 años). Colin Firth, que interpreta a Jorge VI, es favorito al Óscar al mejor actor. Para el Óscar a mejor actriz suenan Natalie Portman por El cisne negro, de Aronofsky; Anette Benning y Julianne Moore por Los chicos están bien y Halle Berry por Frankie & Alice.

También en Cinco Días, Alfredo Simón trata la Contienda mundial para atraer el talento más competitivo, con opiniones de directivos de Repsol, PwC, etc. Paz Álvarez trata el tema de Marta Domínguez y la cantidad de tramposos que hay por ahí.

He leído en los distintos diarios las páginas dedicadas al AVE Madrid-Valencia: “Cuando sumamos, somos ganadores”, José Luis Rodríguez Zapatero. “Esta línea está llamada a ser la más rentable y abre enormes posibilidades más allá del turismo”, Esperanza Aguirre.

En El País Negocios, la página de C. Llorente sobre La fórmula secreta de Inditex, que en la última década ha cuadriplicado sus ventas y beneficios, que renueva la oferta semanalmente y se adapta a las nuevas tendencias. 300 diseñadores, 35.000 diseños al año, 77 países. El negocio español es menos del 28% de las ventas. En las páginas de deportes, me ha interesado la entrevista de Rafael Pineda con Gregorio Manzano (Bailén, 1956): “Los objetivos (del Sevilla) todavía se pueden alcanzar, mi identificación con el club es plena y creo que tengo capacidad para poder hacerlo”. Estoy convencido de que lo hará, porque posee un gran talento.

En XL Semanal, Carlos Manuel Sánchez analiza El cerebro que está detrás de la esponja. Un negocio de 6.000 millones de euros (700 licencias de emisión en 112 países). Bob Esponja es entusiasmo y surrealismo. “Bob es un crío con cosas de adulto: tiene casa y un trabajo que adora. Los niños piensan: “Ése soy yo, pero con libertad”. Trabaja para un cangrejo avaro en un garito de comida rápida, pero le encanta.

En las páginas de Empresa del ABC, Susana Alcelay entrevista a Claudio Boada, Presidente del Círculo de Empresarios: “Es urgente que España retome la senda de la confianza y la credibilidad”. “Para salir de la crisis hacen falta más empresarios; hay que provocar el espíritu emprendedor”.

De El País Semanal, el artículo de Roger Salas sobre El Barishnikov chino (El último bailarín de Mao), Liu Cunxin; Cómo sobrevivir a la navidad, de Borja Vilaseca, que nos recomienda La doctrina oculta de Jesús, de Ramiro Calle y Merry Christmas (War is over) de John Lennon. Y sí, lo confieso, he leído (aunque por encima) el reportaje sobre Belén Esteban: “Lo que mata no es el éxito. Mata el fracaso. De éxito no ha muerto nadie. Al menos, yo no lo conozco”, Paolo Vasile, Consejero Delegado de Telecinco. “Belén Esteban es la quintaesencia de la degradación del discurso televisivo, donde no triunfa el que razona sino el que se impone”, Gerard Imbert, catedrático de derecho audiovisual de la Universidad Carlos III.

La canción de hoy es No quiero nada sin ti, Tamara (http://www.youtube.com/watch?v=1c5SqW9gL4E)

aaaaah haaaaaa
He podido conocer todos los mares de esta tierra.
He podido contemplar el amanecer de cualquier ciudad.
He sentido ese calor que el sol me da cuando despierta.
Nada es como tu mirar, nada es como tu mirar.
He viajado a mil lugares
tan sorprendentes,
me serían imposibles de describir,
he tenido sensaciones tan diferentes,
ninguna comparable a cuando te vi.
Y ahora ya no entiendo la vida
si no estás tú.
Sólo quiero el amanecer que me sabes dar.
No quiero contemplarla sola sin ti,
no quiero nada sin ti,
tú eres mi cielo, tú eres mi mar.
Mi sol no sale si no ve que a mi lado estás,
eres luna que me acompaña por donde voy,
no quiero descubrir más mundo sin ti,
no quiero nada sin ti,
si no te tengo no sé quién soy.
He viajado a mil lugares
tan sorprendentes,
me serían imposibles de describir,
he tenido sensaciones tan diferentes,
ninguna comparable a cuando te vi.
Y ahora ya no entiendo la vida
si no estas tú.
Sólo quiero el amanecer que me sabes dar.
No quiero contemplarla sola sin ti,
no quiero nada sin ti,
tú eres mi cielo, tú eres mi mar.
Mi sol no sale si no ve que a mi lado estás,
eres luna que me acompaña por donde voy,
no quiero descubrir más mundo sin ti,
no quiero nada sin ti,
si no te tengo no sé quién soy. (bis)

sábado, 18 de diciembre de 2010

Innovación 6.0.

Jornada de puertas abiertas en el colegio de mi hija Zoe. Mercadillos, concierto navideño, chocolate con churros y roscón… Así hemos pasado la mañana. Después, junto con su mejor amiga y sus padres, hemos almorzado en un restaurante cercano y por la tarde todos juntos hemos ido a ver Tron Legacy en 3D. Una película espectacular desde el punto de vista estético y la utilización de nuevas tecnologías (heredera, sin duda, de Avatar), con un guión no tan edificante. Entretenimiento navideño en la gran pantalla, que no hay muchos.

He estado leyendo Innovación 6.0., de Xavier Ferrás, Director del Centro de Innovación Empresarial de ACCIÓ (Agencia de Competitividad de la Generalitat de Catalunya). Un libro que nos muestra las claves actuales de la innovación desde una nueva perspectiva.

“La innovación es un campo emergente de management. Un campo que integra conceptos de estrategia, marketing, tecnología, teoría organizativa e iniciativa emprendedora”, escribe Xavier. La innovación forma parte de la cartera de valores del siglo XXI y es una pasión, “una actitud vital, una forma de interpretar la vida, un modo de afrontar la realidad que se proyecta en las organizaciones y en la manera que tenemos de entender lo que nos rodea. Un mundo que, inevitablemente, cada vez será más rápido, fluido, inestable y turbulento”. La innovación, como eje fundamental de la competitividad, “trascenderá la lógica económica y se convertirá en una auténtico modo de vida. La innovación será, en definitiva, el instrumento que nos permitirá fluir en un contexto de absoluta incerteza, adaptándolo como principio vital”.
Innovación total: “sin ecosistema y sin emprendedores, sin un estado colectivo de conciencia innovadora y emprendedora no habrá innovación, ni riqueza, ni progreso, ni estado del bienestar posible”. ¿Por qué 6.0.? Porque la Innovación 1.0.fue la del “óvulo tecnológico”, la de inventar y vender. La 2.0., la irrupción del mercado, con el marketing como cuerpo de conocimiento organizado. Tensión dinámica entre el empuje tecnológico (technology-push) y el arrastre del mercado (market-pull). La 3.0. considera la empresa como sistema innovador (las oportunidades pueden venir de cualquier ámbito de la organización). “El reto del nuevo enfoque del proceso innovador era poner en valor el talento de la totalidad de la organización”. La 4.0. amplía la innovación del proceso interno a las cadenas de suministro (Boeing redujo sus proveedores de 31.000 a 18.000 en cuatro años; Chrysler, de 2.500 a 1.000; Ford de 150 a 11 proveedores estratégicos; IBM de 4.900 en 1993 a 50 en 1998; Merck, de 40.000 a 10.000; Sony, de 2.500 a 1.200). La Innovación 5.0. es la Open innovation (Henry Chesbrough): las grandes oportunidades se dan en las interfases entre disciplinas (ejemplo de éxito: Procter & Gamble). La innovación 6.0. es la era de la innovación cultural. “El fenómeno de la innovación, cuya naturaleza era eminentemente tecnológica, incorpora progresivamente inteligencia de mercado, organizativa, social e internacional (…) E invade el último reducto que le quedaba: la cultura de las naciones, el conjunto de comportamientos y creencias que guían las actitudes individuales y colectivas. El mundo postcrisis será un mundo de activistas de la innovación. No competirán empresas contra empresas, ni cadenas de suministro contra cadenas de suministro. La innovación impregnará los territorios. Competirán entornos innovadores contra entornos innovadores”. Por tanto, las políticas de innovación no serán políticas tecnológicas, ni industriales, ni siquiera económicas. Serán, inevitable y sorprendentemente, políticas culturales. Las fuentes de la competitividad estarán en las raíces culturales de las naciones.
Así, el fenómeno de la innovación se ha extendido desde la tecnología (1985) al marketing (1990), a la empresa (1995), a la cadena de valor (2000), a la economía (2005) al ecosistema (2010). Brillante análisis. La Innovación 6.0. es sistémica e integradora. “Penetrará en la educación, en la formación y en la cultura”. “Para competir con éxito bajo el paradigma de la Innovación total, el individuo debe estar convencido de su capacidad para cambiar su destino y el de su entorno”.
“La Estrategia ha muerto”, proclama Xavier Ferrás. Como el proceso evolutivo en la economía del siglo XXI se desarrolla a la velocidad de la luz, la innovación es un mecanismo de inteligencia colectiva. El juego tiene nuevas reglas, y su nombre es caos (extraordinaria complejidad en medio de la turbulencia): disminución drástica del ciclo de vida de productos y servicios (la empresa como fábrica de nuevos proyectos), la demanda como factor limitante (la oferta es excedentaria), tiranía del consumidor, calidad y coste como factores higiénicos (todos los productos deben ser de calidad), desarrollo tecnológico cooperativo, factores de producción no limitados (el trabajo ya no es un lugar físico: la informática lo ha virtualizado; el trabajo es un estado mental, un “modo” de actitud), decisiones de compra no racionales (hay una prima emocional vinculada a la marca, con “drivers” como el deseo de riqueza, poder, estatus, respeto, exclusividad, vanidad, aprobación, ser atractivo, juventud, perder oportunidades… según la analista Duana Spregue), decisiones de inversión no racionales (ley de Thomas: “aquello que las personas creen que es cierto se convierte en lo cierto”). La estrategia debe ser mutante y sofisticada, no puede ser un ajedrez. “La dirección estratégica debe ser el máximo exponente de la práctica directiva”, escribe Xavier. Es la esencia de una competición vertiginosa (no hay estrategia, sólo adaptación), con posibilidad de generar continuamente nuevos espacios de valor (Océanos azules). Para conseguir la diferenciación, o una aproximación introspectiva, de dentro a fuera (Teoría Basada en los Recursos) o construir sobre oportunidades, de fuera a dentro. “El modelo de negocio, en el mundo de la Innovación 6.0., se genera sobre el factor de diferenciación. Sin diferenciación no hay lógica económica”. Ante el cambio, introspección, nos propone el Dr. Ferrás: “No te opongas a fuerzas superiores. No te vincules a posiciones obsoletas. Si tiran de ti, empuja. Si te empujan, tira. Concéntrate en tus propias fortalezas, se flexible y actúa siempre en la misma dirección que las fuerzas que te atacan”. Concentrémonos en las capacidades diferenciales, capacidades asociadas a la innovación.
El autor nos recuerda la definición de innovación del Departamento de Comercio e Industria del Reino Unido: “la explotación con éxito de nuevas ideas”. “Sin valorización en el mercado (sin éxito) no hay innovación”, expone Xavier. La innovación es una zona de riesgo (con barreras de entrada) y que ofrece ventajas competitivas (diferenciación). Con ventajas y sin riesgo es un proyecto higiénico; sin riesgo ni ventajas diferenciadoras, la mejora continua; con riesgo y sin ventajas, un proyecto estúpido. La fuerza de la explotación y la fuerza de la exploración son las fuerzas centrífuga y centrípeta de las empresas. La empresa es una pequeña red social, con relaciones de lealtad y aversión, que ha de estar tensionada. La clave es el líder innovador, auténtica fuerza motriz del cambio, que se caracteriza por definir visiones claras e inspiradoras, comunicar de forma apasionada, establecer retos y no sólo objetivos (“los objetivos se miden contra la organización y los retos contra uno mismo”), determinar el qué y el cuándo, nunca el cómo (la autonomía como motivador), gestionar por confianza y no por control, dirigir sin matices, dar los mensajes con extrema claridad y asumir los riesgos inherentes, dirigir mediante la autoridad y no mediante el poder; no preocuparse de tener la mejor gente, sino de que la gente tenga el mejor líder; patrocinar los proyectos transformadores.
“Innovar es arriesgado. No innovar es letal”, Henry Chesbrough. Citando a Cipolla y sus “leyes de la estupidez”, una actitud inteligente es aquella en la que gana todos; una actitud perversa, en la que gana uno y pierde el otro, una actitud ingenua, cuando pierde uno para que gane el otro y una actitud estúpida cuando pierden todos (un servidor utilizó esta sabia matriz para explicar las lecciones del Bardo en Shakespeare y el Desarrollo del Liderazgo). La actitud estúpida destruye valor. “Sobran directivos controladores y suspicaces. Las organizaciones están plagadas de estúpidos inseguros. No ganan nada (o incluso pierden oportunidades), pero evitan que otros ganen. En esta caso, la organización entera pierde competitividad, se desmotiva el talento interno, la empresa se desadapta de su entorno y finalmente muere”. La calidad directiva como predictor de la innovación: no puedo estar más de acuerdo.
El sistema de los últimos 200 años, el más potente de la historia, se basa en racionalidad científica, innovación tecnológica, libertad económica y democracia política. “Este sistema constituye una extraordinaria arma de conversión del conocimiento en valor económico y social a través de una agente imprescindible: el mercado”, la mayor innovación de la historia. Este sistema se originó durante la Ilustración y ahora se está reinventando: “Si el comunismo fracasó porque los precios no reflejaban la realidad económica, el capitalismo puede fracasar porque los precios no reflejan la realidad ecológica”. El ecosistema manda. Como ejemplo, el Silicon Valley: desde que Frederic Termen se incorporó a Stanford e impregnó a sus estudiantes de un fuerte espíritu emprendedor, han pasado por la Cátedra de Creación de Empresas más de 20.000 proyectos empresariales. Talento, tecnología y capital inversor cohesionados y atraídos por una cultura abierta e innovadora (me extraña que en este punto Xavier no cite a Richard Florida).
Las políticas de innovación, siguiendo a Xavier Ferrás, no han de ser populistas, sino que han de concentrar recursos, construir sobre liderazgos individuales (detectar líderes y dotarlos de recursos: “First people, then strategy”; son los salmones del ecosistema, capaces de nadar contracorriente, de desafiar el orden convencional de las cosas para crear nuevas realidades), hacer que otros hagan (escuelas de negocios competitivas internacionalmente), elevar el nivel de aspiraciones de los proyectos, aglomerar y estabilizar las políticas públicas. Cataluña es un ejemplo notable: supone el 15 de la población mundial de ciencia con el 0’1% de la población mundial: un efecto de 10 a 1. “¿Quién hubiera dicho en 1990 que unos individuos anónimos como Amancio Ortega o Ferran Adrià encabezarían modelos de negocio rompedores?”.
Necesitamos un nuevo referente social: los activistas de la innovación. Google vale unos 150.000 M $, el equivalente al valor de Ford, GM y Disney juntas, lo mismo que las ayudas a España desde 1986. “¿Acaso no existe en Catauña, o en España, o en Europa, talento para generar un fenómeno como Google?” Muy buena pregunta. Necesitamos inteligencia racional, inteligencia emocional e inteligencia relacional, porque la innovación es un proceso social.
Xavier Ferrás concluye: “el management, la gestión empresarial, será también un humanismo o no será. Dirigir es una actividad humanista. Liderar es el máximo exponente del acto creativo, es un auténtico arte. Y emprender es una forma noble de trascender, de crear riqueza y bienestar económico, de generar valor a la sociedad”.
Gran libro este Innovación 6.0. El fin de la estrategia. He aprendido un montón de las fértiles ideas de Xavier Ferrás en este cambio de época.

Mi agradecimiento de hoy a Zoe, Ana Mª, Roberto, Ana y Fernando, con quienes he pasado un estupendo día.