Páginas vistas en total

martes, 31 de agosto de 2010

Preferencias

Mañana será el día de los buenos propósitos (1 de septiembre), pero hoy, que acaba el mes de agosto, ha sido el día de las preferencias.

Diana, que nos desea a los de Eurotalent una nueva década prodigiosa, nos ha regalado uno de sus poemas favoritos, compuesto por Wislawa Szymborska. Se titula Posibilidades

Prefiero el cine.
Prefiero los gatos.
Prefiero los robles a orillas del Warta.
Prefiero Dickens a Dostoievski.
Prefiero que me guste la gente
a amar a la humanidad.
Prefiero tener a la mano hilo y aguja.
Prefiero no afirmar
que la razón es la culpable de todo.
Prefiero las excepciones.
Prefiero salir antes.
Prefiero hablar de otra cosa con los médicos.
Prefiero las viejas ilustraciones a rayas.
Prefiero lo ridículo de escribir poemas
a lo ridículo de no escribirlos.
Prefiero en el amor los aniversarios no exactos
que se celebran todos los días.
Prefiero a los moralistas
que no me prometen nada.
Prefiero la bondad astuta que la demasiado crédula.
Prefiero la tierra vestida de civil.
Prefiero los países conquistados a los conquistadores.
Prefiero tener reservas.
Prefiero el infierno del caos al infierno del orden.
Prefiero los cuentos de Grimm a las primeras planas del periódico.
Prefiero las hojas sin flores a la flor sin hojas.
Prefiero los perros con la cola sin cortar.
Prefiero los ojos claros porque los tengo oscuros.
Prefiero los cajones.P
refiero muchas cosas que aquí no he mencionado
a muchas otras tampoco mencionadas.
Prefiero el cero solo
al que hace cola en una cifra.
Prefiero el tiempo insectil al estelar.
Prefiero tocar madera.
Prefiero no preguntar cuánto me queda y cuándo.
Prefiero tomar en cuenta incluso la posibilidad
de que el ser tiene su razón.


No lo conocía y me ha recordado, irremediablemente, al Cada loco con su tema de Joan Manuel Serrat:
Pero, puestos a escoger, soy partidario
de las voces de la calle
más que del diccionario,
me privan más los barrios
que el centro de la ciudad
y los artesanos más que la factoría,
la razón que la fuerza,
el instinto que la urbanidad
y un sioux más que el Séptimo de Caballería.
Prefiero los caminos a las fronteras
y una mariposa al Rockefeller Center
y el farero de Capdepera
al ex vigía de Occidente.
Prefiero querer a poder,
palpar a pisar,
ganar a perder,
besar a reñir,
bailar a desfilar
y disfrutar a medir.
Prefiero volar a correr,
hacer a pensar,
amar a querer,
tomar a pedir.
Antes que nada soy
partidario de vivir.

En la revista Esquire de septiembre (portada con Leonardo di Caprio), Fermín de la Calle nos descubre algunas preferencias de Guardiola y de Mourinho. Entre las de Pep, el diálogo de una de sus películas favoritas, Martín Hache: “Me seducen las mentes, me seduce la inteligencia, me seduce una cara y un cuerpo cuando veo a una mente que los mueve y que vale la pena conocer. Conocer, poseer, dominar, admirar. La mente, Hache, yo hago el amor con las mentes, ¡hay que follarse a las mentes!” y por supuesto el Viva la Vida de Coldplay: “And that was when I rule the world”. De Mou nos enteramos que compra sus trajes en Hunstman and Sons, cuyo lema es: “Sólo vendemos nuestros trajes a quienes saben cuidarlos como merecen. Y usted sabrá hacerlo”. Su mujer, Tami, es su ‘shopping coach’. Posee en el armario trajes de Armani, Louis Vouitton, Hugo Boss, Gucci… “Nada es casual en él. Ni la barba de tres días ni la corbata aflojada. A este seductor impertinente le fascina el coqueteo con la cámara, la prensa o quien se le ponga por delante. Un día le preguntaron por su fama de Don Juan y respondió provocador: “Tráeme a tu hermana y verás si lo soy”. Pero el periodista contraatacó sobre su supuesta homosexualidad. El luso se revolvió brillantemente: “Trae también a tu hermano…”. Una periodista inglesa le describió como ‘feromona andante’.

Mis agradecimientos de hoy a Diana, Lucas (uno de los mayores expertos en gestión deportiva que conozco), José, Helena, Jorge, Diego y Fernando.

lunes, 30 de agosto de 2010

Décima temporada

Hoy hemos comenzado en Eurotalent la décima temporada. La mayoría de las series de éxito no llegan a la séptima. La esperanza de vida de las compañías está entre cuatro y ocho años. Y más de un millón de empresas (323.000 en 2007, 398.000 en 2008 y otras tantas en 2009) han cerrado en los últimos tres años. Estamos vivos, y muy vivos. Tengo motivos para sentirme entusiasmado. Lo hemos celebrado con una reunión comercial y una pequeña bienvenida tras el verano. Es lo que tocaba.
Después, reunión con el Director General de una de las mayores empresas europeas, al que hace años que no veía y con el que iniciamos proyecto la semana que viene. Y comida y primera sesión de coaching con la Directora Comercial de una gran empresa española, con un presente y un futuro esplendoroso. Un día estupendo.

Por la tarde-noche, he celebrado el día leyendo Me llamo Charles Saatchi y soy un artehólico. Una entrevista de 176 páginas al creador (en 1970) de Saatchi & Saatchi, la mayor agencia de publicidad del mundo (en mi vida anterior, trabajé, como muchos sabéis, en una multinacional de consultoría que perteneció a Saatchi & Saatchi). Al mismo tiempo, empezó a coleccionar arte y abrió su propia galería. 40 años después, es el marchante de arte contemporáneo de más éxito.

Algunas de sus respuestas:
- ¿Qué busca cuando compra una obra de arte? “No hay reglas, que yo sepa”. “Si no disfrutas tomando tus propias decisiones, nunca llegarás a ser un buen coleccionista”.
- ¿Por qué se decantó por la publicidad? “Con 17 años y sólo dos aprobados en toda la Secundaria, tras un par de intentos, plantearme una carrera profesional no era muy realista”.
- ¿Se lava las manos después de hacer pis? Tengo un gran sentido de la higiene, por eso me las lavo antes de hacer pis”.
“Cuanto más te gusta el arte, más arte te gusta. Así que me resulta fácil comprar mucho arte. Ver el arte como una inversión le quitaria toda la diversión”.
- Usted nació en Bagdad. ¿Qué opina de la guerra y del sufrimiento del pueblo iraquí desde que Bush y Blair decidieron invadir su país? “Evidentemente, Sadam era un psicópata macabro. De todos modos, hay tantos carniceros despreciables gobernando por el mundo que ¿por qué tomarla con él? O los matas a todos y permites que la CIA dirija el planeta o dejas que torturen y asesinen a su propia gente. Hay que elegir. Pero por favor, no me hable de la ONU, lo único que hacen es cacarear”.
“En general el talento escasea tanto que es más fácil que la mediocridad se confunda con la genialidad que no que el genio pase desapercibido”.
- ¿Para qué sirve el arte? “Para evitar que nuestros globos oculares se derritan por culpa de la televisión basura y las películas malas que vemos alegremente el resto del tiempo”.
“La gratitud es el afrodisíaco más efectivo del mundo”.
- ¿Hay algún artista que lamenta haber dejado escapar antes de que se hiciera famoso? “Vermeer, Velázquez, Van Gogh. Y esos son sólo los que empiezan por V”.
- ¿Cuál es su museo favorito del mundo? “El Prado, en Madrid. Siento debilidad por Goya, pero el museo en sí mismo es un poco pretencioso… Es evidente que le encanta mostrar las obras de arte de la manera más natural posible. Cada visita refuerza mi fe en la perdurabilidad del arte”.
“Lo que más me gustaba de mi agencia de publicidad (Saatchi & Saatchi) era nuestro fervoroso celo por mantener contentos a nuestros clientes, la desesperación con la que deseábamos que nuestras campañas les abrieran el camino hacia el éxito, y por ganar más grandes cuentas. Estábamos como locos por impresionar a nuestra clientela”.
- Sé muy poco de arte contemporáneo pero tengo mil libras para invertir. ¿Algún consejo? “Obligaciones del Estado. El arte no es una inversión a no ser que tengas muchísima suerte y ganes a los profesionales en su juego. Compre algo que de verdad le guste y que, con el tiempo, le dé un placer equivalente a las mil libras. Y tómese su tiempo para buscar algo realmente especial: mirar es parte del juego”.
“Si la economía china sigue creciendo al ritmo actual, dentro de 50 años todos nuestros hijos hablarán chino”.
- ¿Qué le gustaría que pusiera en su epitafio? ¿Cómo piensa que será su legado? “Pero ¿se cree que soy tan lerdo? ¿Qué clase de gilipollas está interesado en epitafios o legados?”.
- ¿Se ha aprovechado alguna vez de alguien en el mundo del arte? “Si le preguntara al Dalai Lama, a la madre Teresa o a Mahatma Gandhi si se aprovecharon alguna vez de alguien, le mentirían si dijeran que no. Así que póngame allí arriba, junto a ellos. Gracias”.
- Usted creó el famos eslogan “Labour isn´t working” (el laborismo no funciona). ¿Era o es conservador? “Una vez también me metí a hacer una campaña antitabaco para el Departamento de Salud, visité plantas con enfermos de enfisema y estudié fotos de pulmones cancerosos, y me salió un eslogan de lo más espeluznante, fumando, alegremente, mientras lo escribía. Qué tierno que crea que los textos publicitarios se escriben con el corazón”.
- ¿El dinero importa más que el mensaje? “Querido, el dinero es el mensaje”.

Todo un personaje este Charles Saatchi.
Mis agradecimientos de hoy a todas las personas que han formado parte de Eurotalent en las nueve temporadas anteriores. Gracias de corazón

domingo, 29 de agosto de 2010

Conocerás al coach de tus sueños

Mañanita de piscina y tarde de cine. He ido a ver Conocerás al hombre de tus sueños, la última de Woody Allen. Con la excepción de Si la cosa funciona (con un guión que Woody Allen guardaba desde los años 70), las más recientes de Woody Allen me parecen un bodrio. Y especialmente ésta. No tiene ritmo, ni es una reflexión sobre nada (la historia de una señora mayor a la que la deja el marido, que sólo se fía de una médium que le cuenta el futuro; su hija, casada con un escritor de una sola novela de éxito y atraída por el galerista para el que trabaja; el marido, que se casa con una actriz mucho más joven que él). No aprovecha el enorme talento de Anthony Hopkins y Antonio Banderas, la historia no tiene giros interesantes ni frases irónicas. Un auténtico petardo. No sé cómo Fotogramas le pudo dar 3 estrellas sobre 5. No las merece.

Comparto la opinión de www.notasdecine.es :
“Woody Allen no levanta cabeza desde ‘Match Point’, su última gran obra. Desde hace un lustro, el director judío nos ha regalado una serie de medianías y mediocridades del calibre de ‘Si la cosa funciona’, ‘Vicky Cristina Barcelona’, ‘Cassandra´s dream’ y ‘Scoop’. Todas ellas son poco más que pólvora mojada. Demasiado ligeras para tomárselas en serio y demasiado pesadas para ser consideradas como un mero entretenimiento, las últimas cintas del neoyorquino son verdaderas decepciones. A este grupo de cintas fallidas hay que añadir Conocerás al hombre de tus sueños.
La nueva obra del norteamericano nos sumerge en las historias de dos parejas: una formada por un matrimonio de personas mayores y la otra compuesta por su hija, una treintañera licenciada en Bellas Artes, y el esposo de ésta, un escritor que pasa por una mala racha. Ambas están en crisis: la primera, porque el marido ha decido darse una nueva oportunidad como si fuera un treintañero, y la segunda, a causa de los problemas económicos y de convivencia entre los dos miembros de la pareja. Todos ellos buscan solución a sus frustraciones fuera de casa, a través de relaciones extramatrimoniales que les hacen creer que su vida verdaderamente cambiará, aunque no sea del todo así. Incluso, como esa anciana esposa que ha sido abandonada por su marido, encuentran consuelo en los adivinos y las predicciones más o menos fantasiosas.
Allen desarrolla está historia con un tono a medio camino entre el drama y la comedia, aunque no termine de cuajar en ninguno de los dos géneros. Los dramas de las personajes no consiguen conmover, quizá porque en esta ocasión nos ha dibujado a un grupo humano demasiado egoísta y antipático. Asimismo, la comedia, aunque se pretenda inteligente, sólo termina siendo sosa. No hay apenas socarronería y las risas se pueden contar con los dedos de una mano.
Por otra parte, la reflexión sobre los procelosos caminos de la vida que nos ofrece Allen resulta algo obvia y trivial. Incluso, por si no nos hemos dado cuenta de ello, el cineasta lo verbaliza a través de un pretencioso diálogo pronunciado por Antonio Banderas.
No obstante, pese a la sosería general, cabe destacar la excelente fotografía del grandísimo Vilmos Zsigmond y la estupenda labor de los intérpretes, donde sobresale Gemma Jones, como esa ancianita que cree a pies juntillas en las predicciones de una vidente. Por lo demás, Conocerás al hombre de tus sueños es una decepcionante comedia sólo apta para fans acérrimos del director norteamericano.”

Y después, el comienzo de La Liga para el F. C. Barcelona y Real Madrid. El duelo entre Guardiola y Mourinho. En el Racing-Barça, el equipo azulgrana lo ha bordado: 0-3. En el Mallorca-Real Madrid, el conjunto blanco no ha pasado del empate y ha dado una pobre impresión.

Guardiola sigue siendo el coach de sus sueños para los aficionados culés. Mourinho, de momento, sigue siendo una promesa para los esperanzados seguidores merengues.

sábado, 28 de agosto de 2010

Kung Fu Kid

Revista Capital del mes de septiembre. En portada, Pronóstico muy grave sobre los sindicatos. Entrevistas de Juan Llobell y Alfonso Pérez a Jorge Calvet, Presidente de Gamesa: “Nuestra marca es el mundo. Somos ciudadanos del mundo y tenemos que serlo” y de Valentín Bustos y Jordi Benítez a Arturo Fernández (Grupo Arturo Cantoblanco): “La honradez y la transparencia son sinónimos de éxito en los negocios”. Amaia Arteta escribe sobre El fracaso, la primera gran lección de un ganador y tiene la amabilidad de citarme (la diferencia entre error y fracaso), con los ejemplos empresariales de Juan Pedro Domecq, Antonio Estévez y Joaquín Rivero. Xavier Aldecoa nos cuenta que África emerge, ¡al fin! Y Rafael Pascual escribe sobre marcas (en España hay más de dos millones de marcas comerciales por sólo 300.000 vocablos en el diccionario). Ejemplos desastrosos: Mazda Laputa, Opel Manta, Mitsubishi Pajero, Nissan Moco, Ford Pinto (que significa pene en portugués), Volkswagen Jetta.

Esta tarde hemos ido a ver la nueva versión de Karate Kid, acorde con los tiempos. En este 2010 China ha superado a Japón como segunda economía del mundo (en 2020 será la primera) y se nota. En lugar del señor Miyagi (de Okinawa) y Ralph Macchio (que no llegó a triunfar), el hijo de Will Smith (que lo hace muy bien) y Jackie Chan. Ha pasado un cuarto de siglo desde aquella primera versión y este remake es una postal de Pekín, con la Ciudad Prohibida, el Nido de pájaro, el Cubo de agua, la Muralla china (la peli está producida por los chinos y se nota) y el maestro (el de reparaciones) no le enseña al joven karate sino kung fu. Por lo demás, ambos protagonistas viven con su madre viuda (Daniel en California, Dre en Beijing), los oponentes no son malos sino que son adiestrados en artes marciales por un malvado (ambos enseñan que hay que actuar “sin piedad”), deciden luchar en el torneo (en caracteres chinos y con la tecnología actual es más sugerente), el “dar cera, pulir cera” se convierte en “ponte la chaqueta, quítate la chaqueta”, hay una chica amiga (en ésta, es china, claro está). el Sr. Miyagi y el Sr. Han ocultan un doloroso secreto familiar que les ha vuelto opacos e introvertidos, a ambos chicos (el del karate, el del kung fu) les destrozan la pierna y, por supuesto, en la final se ganan el respeto de sus contrincantes y eliminan su miedo. El salto de Dre es más espectacular que el de la grulla de Daniel San, pero es el sino de los tiempos (la tecnología digital).

La película es para mayores de 7 años, aunque yo creo que la disfrutan a partir de los 10, que es la edad del protagonista. El Príncipe de Bel Air está encauzando muy bien la carrera de su hijo en el cine. Apariciones en series de televisión, En busca de la felicidad (2006), este The Karate Kid (2010) y dos cintas en posproducción, Amuleto y La ley de Newton.

De las frases de este nuevo Karate Kid, me quedo con “Demasiado de algo bueno es malo” (proverbio chino), “La vida nos derriba pero podemos elegir ponernos de nuevo en pie” y “Pase lo que pase, no quiero seguir teniendo miedo”.

He estado viendo en el telediario que una veintena de parejas se han casado en Cedeira, junto al Finisterre, por el rito celta. En la fiesta de Lugnasad (26-28 de agosto), un druida, Aneiros, les casa. No hay promesa de amor eterno, porque los votos hay que renovarlos cada año. “Si la pareja ha superado la convivencia, podrá repetir el compromiso”.

viernes, 27 de agosto de 2010

Qué queremos ser de mayores

Este último viernes de agosto ha tenido el privilegio de trabajar con la Dirección de AXIS CORPORATE, una compañía que en apenas cinco años cuenta con oficinas en Barcelona, Madrid, Shanghai y Sao Paulo. Especializada en servicios de consultoría de gestión especializados para atender las necesidades de sus clientes con un trato y servicio muy especializado, son expertos en mejora de la eficiencia (Axis Global Business), en tecnología (Itnet), en gestión y desarrollo de personas (Axis Human Capital), en consultoría, servicios e intercambio comercial con Asia (Axis China Services) y en consultoría integral para la empresa familiar e implementación de procesos estratégicos (Axis Singular Value), con un crecimiento anual superior al 25%. Desde ayer y hasta mañana, la gente de AXIS CORPORATE se ha reunido en el Chateauform Mas San Joan (un paraje precioso en el Ampurdán, muy cerca de L’Escala) para compartir vivencias y conocimientos.

Esta mañana, bajo el título Qué queremos ser de mayores, hemos estado replanteando la visión para los próximos cinco años desde un enfoque de Cuadro de Mando Integral (Balanced Scorecard) y de Estrategia de Océanos Azules (ser percibido por sus clientes como diferentes, únicos en su categoría). Una docena de grandes profesionales (Casimiro, Luis, Marc, Juan, Sebastián, Miguel Ángel, Isabel, Antoni, Enric, Agustín, Juan) han estado debatiendo cómo se ven en 2015 y lo que tienen que hacer para lograrlo.

Almuerzo al aire libre con los profesionales de AXIS y con Enric Fanlo, DG de Anxoves de L’Escala (las mundialmente famosas anchoas de L’Escala). Me he apuntado, para buscar en el Club del Gourmet, las de Magdalena Sureda, que son de la máxima calidad (es bien sabido que las anchoas de L’Escala y las de Cantabria son diferentes, aunque ambas exquisitas).

Por la tarde hemos seguido trabajando con el equipo de directivos más cuatro profesionales de servicios de apoyo: Carolina, Elena, Marta y Olga, sobre los principios de actuación y los valores de la compañía. Y hemos salido con algo concreto y tangible, marca de la casa, además de crear alguna palabra propia.

Me gusta mucho el estilo de Liderazgo de Casimiro Gracia, el presidente y fundador de AXIS CORPORATE en 2005. Es un emprendedor que ha hecho equipo, con las ideas claras y que fomenta la diversidad y la multiculturalidad (a AXIS pertenecen profesionales de una docena de nacionalidades). Suelo decir que en esta crisis hay ganadores y perdedores; él, claramente, es uno de los primeros.

En el coche, de vuelta al aeropuerto, he escuchado en la radio una canción muy inspiradora, “I relieve I can fly” (Creo que puedo volar), de R. Kelly (http://www.youtube.com/watch?v=Tc3zK1Qz078)

SOLÍA PENSAR QUE NO PODRÍA CONTINUAR,
Y QUE LA VIDA NO VALÍA NADA Y ERA UNA HORRIBLE CANCIÓN.
PERO AHORA QUE SÉ EL SIGNIFICADO DEL AMOR VERDADERO,
ME APOYO EN LOS BRAZOS ETERNOS.
SI PUEDO VERLO, ENTONCES PUEDO HACERLO.
BASTA CON QUE CREA, NO HAY NADA MÁS.
CREO QUE PUEDO VOLAR.
CREO QUE PUEDO TOCAR EL CIELO.
PIENSO EN ELLO DÍA Y NOCHE.
EXTENDERÉ MIS ALAS Y VOLARÉ LEJOS.
CREO QUE PUEDO ELEVARME,
ME VEO CORRIENDO A TRAVÉS DE LA PUERTA ABIERTA.
CREO QUE PUEDO VOLAR.
CREO QUE PUEDO VOLAR.
CREO QUE PUEDO VOLAR.
VEO QUE ESTUVISTE AL BORDE DEL DESASTRE.
A VECES EL SILENCIO PUEDE HACERSE TAN FUERTE.
PUES HAY MILAGROS EN LA VIDA QUE DEBO CONSEGUIR,
PERO PRIMERO DEBO SABER QUE EMPIEZA EN MÍ.
SI PUEDO VERLO, ENTONCES PUEDO HACERLO.
BASTA CON QUE CREA, NO HAY NADA MÁS.
CREO QUE PUEDO VOLAR.
CREO QUE PUEDO TOCAR EL CIELO.
PIENSO EN ELLO DÍA Y NOCHE.
EXTENDERÉ MIS ALAS Y VOLARÉ LEJOS.
CREO QUE PUEDO ELEVARME,
ME VEO CORRIENDO A TRAVÉS DE LA PUERTA ABIERTA.
CREO QUE PUEDO VOLAR.
CREO QUE PUEDO VOLAR.
CREO QUE PUEDO VOLAR.

PUESTO QUE CREO EN MÍ

SI PUEDO VERLO, ENTONCES PUEDO HACERLO.
BASTA CON QUE CREA, NO HAY NADA MÁS.

CREO QUE PUEDO VOLAR.
CREO QUE PUEDO TOCAR EL CIELO.
PIENSO EN ELLO DÍA Y NOCHE.
EXTENDERÉ MIS ALAS Y VOLARÉ LEJOS.
CREO QUE PUEDO ELEVARME,
ME VEO CORRIENDO A TRAVÉS DE LA PUERTA ABIERTA.
CREO QUE PUEDO VOLAR.
CREO QUE PUEDO VOLAR.
CREO QUE PUEDO VOLAR.

SI SÓLO EXTIENDO MIS ALAS (PODRÉ VOLAR)
PODRÉ VOLAR (PODRÉ VOLAR)
PODRÉ VOLAR (PODRÉ VOLAR)
PODRÉ VOLAR (PODRÉ VOLAR)
SI SÓLO EXTIENDO MIS ALAS (PODRÉ VOLAR)
PODRÉ VOLAR

Está en la banda sonora de Space Jam (la peli de Michael Jordan con Bugs Bunny) y es muy inspiradora.

Hablando de cine, he estado leyendo Fotogramas del mes de septiembre en el aeropuerto de Girona. Para las próximas semanas, he elegido Karate Kid (la iré a ver con Zoe), Conocerás al hombre de tus sueños (Woody Allen), Visión (la vida de Hildegard de Bingen) Lope, El aprendiz de brujo (también con Zoe), El Americano (George Clooney haciendo de asesino), Come reza ama (Julia Roberts y Javier Bardem) y Carancho (Ricardo Darín). ¿No son muchas ocho pelis para cuatro semanas? Espero que no.

Mis agradecimientos de hoy a Casimiro, Cristina, Olga, Miguel Ángel y Carolina. Me han hecho pasar un día estupendo.

jueves, 26 de agosto de 2010

El duelo está servido


El País de hoy y El Mundo de ayer han dedicado sendos especiales a La Liga 2010-2011. En El País, con el título Un gran partido en los banquillos y la foto de Guardiola y Mourinho, 32 páginas que incluyen un artículo de José Sámano, La mejor cartelera del mundo: “Derrotadas sus estrellas en el campo, Florentino traslada el pulso a los banquillos”. “Rosell, poco afín al ‘cruyffismo’, debe convivir con Guardiola, un devoto”. Entrevista de Ramón Besa, particularmente interesante, a Johan Cruyff: “No es los mismo entrenar que enseñar”. De Luis Martín a David Villa, delantero del Barça. De Diego Torres a Jorge Valdano, DG del Real Madrid: “Las principales referencias del Barça han sido los pensadores, mientras que el Madrid se ha distinguido por los ejecutores”. Y en el artículo Uno de los nuestros, de Luis Landero, la siguiente descripción de Mourinho: “¿qué decir de su elegancia? ¿No será una cuidadosa puesta en escena más que una cualidad natural y espontánea? Barba de tres días, pelo revuelto, abrigo clásico llevado con desgaire de ropón bohemio y chándal lucido como si de un esmoquin se tratara, corbata de marca que parece la soga de cáñamo de un cuatrero escapado en el último instante de la horca… Todo eso da que pensar. O, por ejemplo, su risa, que apenas conocemos. Él dice que en privado ríe mucho, y no hay razones para no creerlo, pero en público raramente esboza una sonrisa, casi siempre irónica y desdeñosa, y desde luego siempre desdeñosa.

En El Mundo de ayer, la portada no era una foto, sino un dibujo de Guardiola y Mourinho: Año I del imperio de ‘La Roja’: un Madrid de autor contra un Barça blindado en su escuela. La liga de los campeones, de Orfeo Suárez. Análisis, cómo no, de Guardiola (El ‘Amo de la Barraca’: un seguro para seguir en la gloria) y Mourinho (El brazo armado de una revolución en el Bernabéu). Entrevistas a Gerard Piqué: “La ilusión gana a todo el dinero que gastan otros, como el Madrid” y a Sergio Ramos: “Mourinho es como esa bebida tan famosa, te da alas”. Y dos excelentes artículos, sobre el Barcelona (de Quique Setién) y el Real Madrid (de nuestro amigo Gregorio Manzano).

Almuerzo en Loft 39, en la calle Velázquez. Un restaurante que no conocía y que me ha gustado mucho: parrillada de verduras y tartar de atún deliciosos.

Y por la tarde he estado con mi amigo Juanjo, uno de los mejores directores comerciales que conozco, y con José Antonio, mi compañero de Eurotalent, para acabar de planificar la temporada que para nosotros empieza (oficialmente) el lunes 30.

Va a ser una Liga (la de fútbol, la de Eurotalent) apasionante.

Mis agradecimientos de hoy para Castell, Juanjo, José Antonio, Rubén y Juanma (que me ha mandado la entrevista a Cruyff).

miércoles, 25 de agosto de 2010

Criterio, Enganche, Resonancia

Jornada de trabajo en Madrid. He tenido la suerte de almorzar en el restaurante del hotel Ada, en la sexta planta de la esquina de Alcalá con Gran Vía. Una vista impresionante de los tejados madrileños y un debate muy animado sobre el poder de la programación neurolingüística.

Dos grandes expertos en Liderazgo, Noel Tichy y Warren Bennis, han escrito un libro titulado Criterio. Cómo los auténticos líderes toman decisiones excelentes. Después de décadas analizando el liderazgo (Bennis ha sido asesor de cuatro presidentes de EE UU), han llegado a la conclusión de que el Criterio es la esencia del liderazgo. Y lo definen como “un proceso de toma de decisiones a partir de la información contextual que comprende tres ámbitos: personas, estrategia y situaciones de crisis. En cada ámbito, los juicios de liderazgo siguen un proceso de tres fases. Preparación, decisión y ejecución. Un buen criterio de liderazgo se apoya en el conocimiento contextual de uno mismo, de la red social, de la organización y de las partes interesadas”. Ponen ejemplos de fracaso (Michael Armstrong en AT&T, Carly Fiorina en Hewlett Packard) y de éxito (Jack Welch o Jeff Immelt en General Electric, Lou Gerstner en IBM) para mostrar que las buenas decisiones se basan en guiones (modelos mentales, paradigmas) claros, en PVE (puntos de vista explicables) en los que la capacidad del líder ayuda, en contar con “oportunismo planificado”, en el carácter (esencial en el liderazgo), en ejecutar con valentía, en alinear la lógica con las emociones, en afrontar las crisis. Sentido común, pero no práctica común (desgraciadamente).

La profesora María Escat, de la Universidad Autónoma de Madrid, ha tenido la amabilidad de compartir conmigo un interesante documento sobre el impacto del “engagement” (enganche emocional, más que compromiso) en los resultados empresariales. Comparando el 25% de las unidades de negocio con los profesionales más ‘enganchados’ con el 25% de los menos ‘enganchados’, se comprueba que hay importantes diferencias:
- 12% en lealtad de los clientes
- 16% en rentabilidad
- 18% en productividad
- 25% en rotación (en compañías de alta rotación, 60% o más)
- 49% en rotación (en compañías de baja rotación, 40% o menos)
- 49% en seguridad/accidentes
- 27% en roturas
- 37% en absentismo
- 41% en incidentes de seguridad en pacientes
- 60% en calidad (defectos)
Es impresionante. Y lo es más saber que más del 80% de los empleados –con la que está cayendo- están poco comprometidos con su empresa.

Mi también amigo Miguel Ángel Pesquera me ha enviado una serie de informaciones muy interesantes sobre el poder de la resonancia y las investigaciones de HeartMath. El HeartMath Institute fue fundado en 1991 y desde entonces se ha dado a conocer en todo el mundo gracias a susdescubrimientos revolucionarios. Dicho instituto llevó a cabo trabajos fundamentales de investigación en fisiología emocional y sobre la interacción entre el corazón y el cerebro. En 1993, por ejemplo, se quiso investigar el poder de los sentimientos sobre el cuerpo humano y se concentró en aquella parte de nuestro cuerpo que se creía responsable de la formación de los sentimientos: el corazón.
Ya desde las primeras investigaciones se hizo una constatación sumamente sorprendente, y en toda regla desconcertante, que no se había descubierto antes: el corazón está rodeado de un campo de energía poderoso, que tiene un tamaño de aproximadamente dos metros y medio de diámetro.
Esto hay que imaginárselo: el corazón produce un campo de energía que es, con mucho, mayor que el campo de energía del cerebro. Hasta ahora la ciencia había determinado que el cerebro, con todos sus impulsos electromagnéticos, poseía el mayor «radio de emisión». Y ahora se ha encontrado un campo de energía que es infinitamente mayor, tiene tanta fuerza que va mucho más allá del propio cuerpo. Se acepta que el campo de energía que emana del corazón, en realidad, tiene un radio incluso sustancialmente mayor que lo medido, si bien los insuficientes sistemas de medición de los que disponemos hoy en día no permiten mediciones más exactas.

Después de superar la primera sorpresa, rápidamente se suscitó la pregunta de si este campo de energía que rodea nuestro corazón tiene en general un sentido más profundo. Los conocimientos desarrollados hasta la fecha son tan interesantes como sorprendentes:
Se podría incluso demostrar que existe una conexión entre el corazón y el cerebro, mediante la cual el corazón le indicaría al cerebro qué hormonas, endorfinas u otros elementos químicos se habrían de producir en el cuerpo.
Es, pues, el corazón el que distribuye todas las informaciones. Pero ¿de qué manera «se comunica» con el cerebro y los órganos?
En otra línea de investigación se descubrió que todas las informaciones se transmiten por medio de las emociones. En nuestras emociones están también contenidas informaciones completas, por medio de las cuales nuestro corazón le hace saber al cerebro y a los órganos lo que necesita nuestro cuerpo en un momento determinado.
Pero eso no es todo. A medida que se seguía investigando se descubrió que el campo eléctrico y magnético que emana del corazón no sólo es creado por nuestras emociones, sino que recibe su fuerza a través de otra causa significativa, es decir, a través de nuestras creencias, a través de las cosas en las que creemos profundamente y en base a las cuales organizamos nuestra vida. Todo esto se encuentra como información en la energía que emite nuestro corazón y será transportado con la máxima fuerza de emisión de todo nuestro cuerpo no sólo a nuestro cerebro sino al mundo. Son muchas las frases en las que se encuentra el eco de esta antigua verdad: «Protegía sus cosas con la fuerza de la convicción», «Es el deseo del corazón », «Con la fuerza del deseo del corazón», y, naturalmente, «Con la voz del corazón».

Estas ondas electromagnéticas no sólo están limitadas a nuestro cuerpo, sino que se emiten lejos de nuestro entorno e interactúan con todo lo que nos rodea. Nuestro corazón traduce todas las convicciones, todas las imaginaciones y emociones a otro –un idioma codificado de las vibraciones y las ondas– y las emite.

Las investigaciones del HeartMath Institute han demostrado la importancia de la energía emitida.
- La fuerza eléctrica de las señales del corazón (ECG) es 60 veces más fuerte que la señal eléctrica del cerebro (EEG).
-El campo magnético del corazón es 5.000 veces mayor que el del cerebro.
Así desde nuestro corazón emitimos esencialmente más energía que desde nuestro cerebro.
¿Por qué es tan importante para nosotros saber esto? Sencillamente, porque de esta manera podemos comprender por qué algunos deseos se cumplen tan fácilmente, mientras que otros todavía no se han podido realizar en nuestra vida, aunque nos hayamos esforzado mucho y los hayamos visualizado según nuestra mejor forma de saber y entender.

Gracias a María, Miguel Ángel, Diana y los maestros Bennis y Tichy por enseñarnos cada día más cosas.


martes, 24 de agosto de 2010

Serempatía

Primer viaje de la temporada, a mi querida Cantabria. Me evoca a mi madre (nacida en el Alto de Miranda), a mis abuelos y tíos, a mis veranos de niño, a mi primer trabajo en la Menéndez Pelayo, a muchos proyectos para el gobierno de Cantabria y las empresas de esta región. Vuelo a las 6.30 de la mañana a Santander. En el aeropuerto de Parayas me han recogido mis amigos de Conceptual KLT Miguel Ángel y Juan. Con ellos y con Pablo, el tercer componente de este trío que está a lo último en tecnología (por ejemplo, son los impulsores del proyecto UIMP 2.0, una maravilla de las redes sociales), hemos estado preparando propuestas para el 2010-2011.

Después hemos estado con el Rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo Salvador Ordóñez, a quien le he llevado el libro Liderazgo Guardiola. Salvador es un lujo para la comunidad educativa y mantiene un espíritu emprendedor e innovador que me encanta.

Almuerzo en La Sixtina, donde Miguel Ángel nos ha ofrecido auténticas delicias de León y de Cantabria (chorizo de la zona, rabas y croquetas, ensaladas, ternera del valle del Esla, torrijas), regadas por un exquisito vino de Emilio Moro. Hemos disfrutado de la compañía de Pablo Coto, Catedrático y Presidente del Consejo Económico y Social de la Universidad de Cantabria, de Ana, la esposa de Miguel Ángel, y de Fito, Consejero del CES.

En las reuniones con Miguel Ángel, Pablo y Juan ha surgido un término nuevo (creo que lo ha acuñado Miguel Ángel): la serempatía. Es la combinación de serendipia (lo que se alcanza por azar) y empatía (ponerte en el lugar de los demás). Es “contacto con suerte”, la utilización de la empatía para obtener azarosamente lo que deseamos.

También me han enseñado un curioso vídeo “Historia de dos cerebros (A tale of two brains)” de Mark Gungor, sobre la diferente configuración del cerebro masculino (en “cajas”) y femenino (hiperconectado). Divertidísimo y con mucho sentido. Se puede ver en: http://www.youtube.com/watch?v=XhTzdhsfWz4

En el número de Harvard Business Review de julio-agosto, La Organización Efectiva: Transformar una Gran Estrategia en Grandes Resultados. Roger L. Martin (decano de Rotman, Universidad de Toronto) escribe sobre “la trampa de la ejecución”: mejor que la metáfora del cuerpo humano (cerebro y resto) es la de un río (desde el nacimiento a la desembocadura). Por qué la jerarquía puede dañar la ejecución de la estrategia (los obstáculos son falta de comunicación y un pobre liderazgo). Vijay Govindarajan y Chris Timble (Dartmouth) nos recomiendan que se acaben las guerras entre los equipos de innovación y los de operaciones: sólo con la unión de ambos la empresa puede aprovechar su potencial. Jeffrey Pfeffer (Stanford) trata de los juegos de poder. Josh Bernoff y Ted Schadler (Forrester Research) escriben sobre el Empowerment para innovar y Laurence Capron y Will Mitchell sobre las opciones estratégicas; tus propios recursos, aliarte con proveedores o fusiones.
Además, Richard Barrer (Cambridge) reflexiona sobre si el Management es una profesión o no y nos advierte de que el debate sobre la utilidad de las Escuelas de Negocios todavía no ha acabado.

Mi agradecimiento de hoy para Miguel Ángel, Juan, Pablo, Salvador, Ana, Fito y Pablo. He pasado un día estupendo y he aprendido un montón. Mucha serempatía en el aire.

lunes, 23 de agosto de 2010

El eslabón

De vuelta a la oficina después de unas vacaciones estupendas, me han permitido encarar la nueva temporada con muchas ganas.

En el correo, la III Memoria de Sostenibilidad de Vicinay Cadenas, una compañía muy longeva a la que admiro muchísimo. Lo edita el Proyecto Pegasus que coordina Cristina Ugalde y me lo ha enviado muy amablemente Noelia Cuadrado (Proceso de Desarrollo de Personas). El documento, en el que visualmente se combinan el Bosque de Obama con las cadenas de la compañía, es una preciosidad. En él, el Mapa de Procesos; Qué hacemos, Quiénes somos y Dónde estamos; Nuestras señas de identidad (Misión, Visión y Valores); la Carta del Presidente, Juan Ignacio Vicinay y del Director General, Luis Cañada Vicinay, y el poema “El eslabón” (The Link) de Luis, que no me resisto a reproducir:

Palabra conceptual sugerente y simbólica
Singular objeto de doble disfrute, funcional y estético

Eres componente esencial de la vida
Vida que es lo que me permite hablar de ti
Puedes ser de cualquier material y textura
Pero también inmaterial, emocional, sensual…

Seis mil lenguas y casi seis mil nombres tienes
Eslabón, begizta, elo, link, maillon, lokke, glied, vinculum, desná
Itasa ñova’u, láncszem, veriga, dolen, mell, anell, anello, grillon, baula

Con todos ellos das lugar a la creatividad humana
Muchas personas te piensan y hacen
En ellas alumbras ilusiones y emociones
Cada vez que eres soñado propicias una nueva forma de creación

Representas múltiples ideas
Perdido, unión, solidaridad, ayuda
Libertad, lucha, esclavitud, trabajo, divertimento
Allá donde residas serás especial

Sea lo qua sea entre tus posibles formas y esencias
Quien te conoce te puede dedicar un pensamiento
Siempre distinto y siempre con encanto

Cuando me hablan de la cadena de acero
La mano, la vista, el oído, me comunican contigo
Te siento dulce, suave, cariñoso, templado
Y también rudo, fuerte, reservado, incandescente
Como en los magnetos y en los humanos, los opuestos se atraen

Atracción que se acrecienta bajo el influjo de Afrodita
Cuando te socializas te haces cadena y en ella
Unas veces enhebras y eres enhebrado
Otras penetras a la vez que eres penetrado
Tienes las curvas de las antiguas Venus y el encanto de ser hermafrodita

Gracias por dejarme conocerte
Gracias por aceptar mis caricias
Gracias por permitirme escribirte

¡Qué valiente me parece que el Director General de una compañía varias veces centenaria y que es líder mundial en lo suyo se atreva a escribir y publicar un poema sobre las sensaciones que le provoca su producto! Una maravilla. Gracias, Luis, por compartirlo con todos nosotros.

He tenido la oportunidad de hablar hoy con el Presidente de una empresa cliente con la que estaré trabajando el viernes en Catalunya, con la profesora Silvia Damiano en Australia (está preparando un evento monumental en Sydney para marzo, al que me gustaría muchísimo asistir) y con mi buen amigo Nelson Ríos, que está en México trabajando para una de las mayores empresas del país, sobre mi estancia en Venezuela del 3 al 7 de octubre (Caracas e Isla Margarita). Tengo muchas ganas de pasar unos días con Nelson y su gran equipo. Me ha comentado que en Venezuela se ha seguido con muchísimo interés el Campeonato del Mundo de Fútbol, así que algo haremos también de Liderazgo y Trabajo en Equipo ligado a La Roja.

Esta tarde he ido a ver con Zoe en 3D Airbender. El último guerrero, una película de M. Night Shyamalan (que la ha escrito, producido y dirigido). Basada en la primera temporada de la serie animada Avatar: la leyenda de Aang (Nickelodeon), me ha parecido una cinta hermosísima, cargada de simbolismo, muy poética y maravillosamente narrada (la música de james Newton Howard ayuda mucho). Rodada en Groenlandia, Vietnam y Pensilvania, tiene un presupuesto de 280 M $ (150 M en producción y 130 M en marketing). La crítica la ha vapuleado. No entiendo por qué trata tan mal a una peli tan interesante e inspiradora y cae rendida ante Origen y el resto de obras de Christopher Nolan, por ejemplo.
Un par de frases de Airbender: “Tu presencia es su inspiración”, “El agua nos enseña la aceptación. Dejad que vuestros sentimientos fluyan como el agua”.

Mi agradecimiento de hoy a Luis, Casimiro, Nelson, Silvia, Cristina y Noelia. Sois formidables.

domingo, 22 de agosto de 2010

Las claves del éxito

Se veía venir. A una semana de empezar el Campeonato Nacional de Liga (que se anuncia como “la mejor liga del mundo”), los medios se han hecho eco de José Mourinho y Pep Guardiola. En el El País Semanal, entrevista de Juan Cruz al “coach” portugués del Real Madrid (que no suele concederlas): “En el fútbol lo arriesgo todo. En lo personal, riesgo cero”. El traje que se ha hecho a sí mismo, comenta Cruz, es “un pararrayos sobre el que caen los truenos que él no quiere que caigan sobre los jugadores”. “Mourinho no es sólo el hombre del ceño fruncido, cabreado con media humanidad (la que no está con él. Es también un tipo afable, que marca bien las distancias pero que no se va del sillón cuando se cumple el tiempo prometido para este encuentro”. Michael Robinson, que coincidió con él un mes en Yugoslavia, le describe como “un hombre cálido, afectivo y espléndido. Según ha ido evolucionando, esas características han calado en su personalidad y ahora no sólo es un gran entrenador, sino que tiene muchos registros como ser humano. Se pone un traje ante los medios, pero es un crack de la comunicación, generoso con los futbolistas; les hace saber que ellos son los que ganan y él es el que pierde, por eso le tienen adoración. Les transmite amor y respeto; es más blando que duro. Sus guerras dialécticas son momentáneas. Son pequeños instantes de una vida que inspira un especial cariño”. Cita Juan Cruz aquellos versos: “Para que yo me llame Ángel González, para que mi ser pese sobre el suelo” y Mou responde: “Mi pensamiento es el fruto de la unión de la universidad y el fútbol”. De su padre aprendió la honestidad. “Es lo más importante de un entrenador, y quizá de un hombre”. “Los jugadores importantes quieren hacer historia, su propia historia. Dentro de 50 años seguiré estando en la historia del Oporto, del Chelsea, del Inter… “Lo importante es ganar. ¿Y cuándo se pierde?”, pregunta Juan Cruz. “Se debe saber por qué. Se debe saber dónde mejorar. Si es culpa nuestra o del adversario. Si es culpa nuestra, es un gran problema. Si es culpa del adversario, porque ha sido mejor que nosotros, okay, lo aceptamos, porque queremos ser mejor que el adversario será un estímulo para mejorar. Cuando se pierde por culpa propia, debes pensar muy bien qué hacer.” Mourinho habla de la identidad cultural (el Chelsea, campeón de Inglaterra, si jugara la liga no la ganaría y lo mismo con el Barça en la Premier), de Guardiola (“Guardiola tiene una formación de cultura de club de toda la vida. Ha estado un año en Brescia (Italia) y otro en Qatar (donde seguramente jugaba más al golf, que le gusta mucho), pero su vida es el Barça. Cuando me lo han preguntado alguna vez, siempre he dicho que Pep es el entrenador perfecto para el Barça. Es catalán, es culé, nació allí, en La Masía, es amigo de Cruyff, hay aficionados con mucho amor por él, con mucho amor por el club. Lo entiende todo, lo tiene todo. Para mí es el entrenador perfecto para el Barça. Cuando nombraron presidente a Sandro Rosell y le ofreció seis años de contrato…,¡yo le habría ofrecido diez!”. Hace 10 años, cuando empezó a entrenar, Mou tenía tres objetivos: ganar la Champions con tres clubs diferentes (lo ha hecho con Oporto e Inter), ser el único en ganar las tres ligas más importantes (lo ha logrado en la inglesa y en la italiana; falta la española) y dar a Portugal el título de Campéon del Mundo. Sobre su país, “no tengo saudade, pero tengo mucha pasión”. No lee lo que se dice de él. Y en lo personal, “soy un hombre de perfil bajo, no me gusta la vida social, nada. Y la mentira, lo que menos me gusta”.

En el mismo semanal, un artículo de David Trueba, Guardiola. El hijo del ‘paleta’ (me gusta más el de portada: Maestro Guardiola. Un corazón en alpargatas). Su verdadera vocación tiene algo de profesoral. “Guardiola en sueños habla de fútbol”. Sólo se somete a las ruedas de prensa, no concede entrevistas. Amor particular, de Lluis Llach, es una de sus canciones de cabecera.

En El País, mi amigo John Carlin utiliza una cita de El Rey Lear ("Somos para los dioses lo que las moscas para los niños malvados: nos matan para su deporte") para declarar su completa admiración por Mourinho. Cree que el Manchester City debería pagarle a Mou 30 M al año en lugar de malgastar 150 M en fichajes. Es la centralidad del entrenador, que compartimos ambos.
También en El País Semanal, la escritora Clara Sánchez hace una preciosa semblanza de la RD. “Toda la exuberancia del Caribe cabe en la República Dominicana”.

En el Magazine de El Mundo, Míchel y Quique, entrenadores del Getafe y del Atleti, respectivamente. “El entrenador ha dejado de ser un alineador” (Míchel). “Sin grandes seleccionadores no se ganan títulos” (Quique). Javier Caballero escribe El entrenador español está de moda, en la que tiene la amabilidad de citarme en varias ocasiones. Y elabora un ingenioso parchís en el que se ven “cuatro maneras de entender el fútbol”: el consentidor (Del Bosque, Rijkaard, Arsenio, Pellegrini), el filósofo (Guardiola, Cruyff, Laudrup, Lillo), el apasionado (Luis, Camacho, Van Gaal, Clemente) y el autoritario (Mourinho, Bilardo, Schuster, Capello). Un parchís muy brillante.

En XL Semanal (Grupo Vocento), Máster para bebés, de Carlos Manuel Sánchez. “Al igual que las carreras universitarias se adornaron con másters, ahora la educación preescolar se llena de programas de estimulación temprana. Un nuevo y gran negocio”. Desde el ‘efecto Mozart’ a ‘Baby Einstein’.

Y en la revista mensual Men’s Health, Las claves del éxito, por Xan Pita. Básicamente, seis:
1. Sigue tu idea: “No es sólo de perseverar en lo que amas. Es creer que lo que has elegido es posible” (Alberto Ammann, actor).
2. Crea un plan: “Busca tu propia voz. Crea tu propio estilo” (Carles Francino, presentador de radio).
3. Vive el presente: “El trabajo diario, el entrenar hasta llegar al máximo nivel, teniendo siempre claros los objetivos que se quieren conseguir y plantearte retos temporada a temporada, es una de las claves del éxito” (Rudy Fernández, jugador de baloncesto).
4. Aprende del fracaso: “Nunca te rindas. Mantén la cabeza bien alta, incluso cuando las cosas te vayan mal” (Fernando Verdasco, tenista).
5. Adáptate a las circunstancias: “Entrégate. Para ser el mejor en lo que haces, hay que darlo todo” (José Mª Manzanares, torero).
6. Diviértete: “El éxito no tiene nada que ver con lo que haces, sino con hacer lo que te gusta” (Imanol Arias, actor).
La fórmula del éxito = Idea genial + Acción ahora, multiplicado por Persistencia y Flexibilidad y todo ello potenciado por Diversión.

En la misma revista, el dato de que España registra 70.000 infartos al año, de los que 29.000 son muerte súbita, según la Sociedad Española de Cardiología. Cinco claves: evitar el chute matutino de cafeína (mejor cereales ricos en fibra; nada de cosas fritas), ser el jefe de uno (los mandos intermedios lo llevan mal), hacer ejercicios cortos y explosivos (bombeo de sangre), 1-2 copas de vino (beber más de 30 unidades alcohólicas puede provocar embolia) y combatir el estrés caminando (nada de ahogarlo en alcohol). Tiene sentido. Me apunto la "disciplina" de la copita de buen vino, que es la que hasta ahora me falta.

Mis agradecimientos de hoy para los buenos periodistas y escritores: John Carlin, Juan Cruz, David Trueba, Javier Caballero, Clara Sánchez, Xan Pita y Carlos Manuel Sánchez.

sábado, 21 de agosto de 2010

Marketing del amor

Hoy me he llevado la alegría de leer que en el mes de julio Euskadi ha batido el récord de visitantes. 257.133 personas entre hoteles y alojamientos de turismo rural (11’8% más que el año pasado, el mes con mayor entrada de turistas desde que existen estadísticas). El conjunto del año superará los dos millones, porque en cada uno de los siete primeros meses se han mejorado los datos del año anterior. Según la directora vasca de Turismo, Isabel Muela, la ausencia de atentados contribuye a transmitir la imagen de una comunidad tranquila, con baja delincuencia y alta seguridad. Para el concejal de Cultura de Donosti, el ambiente político más calmado y la tranquilidad en las calles contribuye a que los turistas acudan al País Vasco. Me alegro muchísimo, porque Euskadi es uno de los sitios más bonitos del planeta.

Hablando de turismo, me ha interesado mucho el artículo de Jaled Abdelrahim, “Hagamos el ‘marketing’ del amor”, sobre Jesús Gatell, director del Husa Princesa, presidente de la Asociación Empresarial de Hoteleros de Madrid desde 1997 y presidente de la comisión de turismo, ferias y reuniones de la Cámara de Comercio regional. A sus 65 años, lleva desde los 14 en el sector. “Tengo la suerte de hacer lo que más me gusta y divertirme con ello”. Nacido en La Secuita (Tarragona), de familia humilde y numerosa, de adolescente dormía en la azotea del Park Hotel, en una litera junto a otros seis hombres de servicio. Cita a Tom Peters: “El cliente de hoy quiere ir más lejos, más rápido y más barato”. No es muy partidario de la estrategia de bajo coste, porque “a la larga, con los precios bajos salvamos nuestras cifras, pero no la rentabilidad. Tenemos que ganar dinero para mantener las instalaciones, los puestos de trabajo, la formación… Competir en precios con países con un turismo emergente como Marruecos, Turquía o el Caribe es un error. Nuestros costes operativos son europeos, no podemos competir en precio. Lo que debemos hacer es diferenciarnos haciendo cosas nuevas, innovando e investigando”. En 2006 publicó su segundo libro, Marketing del amor, donde explica que el futuro del sector pasa por lo emocional. “En los 80 existía el marketing de masas y en los 90 el marketing de segmentos. Ahora, el marketing personal. Hay que despertar los buenos sentimientos del cliente. No vendemos productos ni marcas, es un error. Tenemos que ser capaces de despertar una emoción, una sensación, un recuerdo, cosas del corazón. Y para conseguir eso hay que dirigirse al huésped con sinceridad, generosidad, cercanía y amabilidad. ¿Acaso no hace eso una persona cuando está enamorada? Pues eso, hagamos el marketing del amor”. Me ha gustado comprobar que para Jesús Gatell los sábados son sagrados, y los dedica a sus tres nietas (ya se perdió buena parte de la infancia de su hija por trabajar demasiado). Hace años tuve la ocasión de conocer a Jesús y le hicimos una propuesta para los hoteles madrileños. Voy a retomar el contacto, porque sintonizamos en esto de las emociones.

También en El País, entrevista de Gregorio Belinchón a mi amigo Nacho Vigalondo, que está en su segundo largometraje, Extraterrestre. Describe el mal amanecer de una pareja, que se despierta en la misma cama sin recordar qué pasó la noche anterior, sin conocerse de nada y en medio de una invasión alienígena. Seguro que está muy bien, como Los cronocrímenes. Ha estado en su Cabezón de la Sal (Cantabria) natal y en la Feria de Málaga. Ha rodado en tres semanas, a destajo, en digital. “La muralla que había en torno al cine español ya no existe”.

En El Mundo, de la entrevista de Cote Villar al juez de la Audiencia Nacional Grande-Marlaska, tres perlas: “A la hora de tomar decisiones tienes que ser firme, no puedes contentar a todo el mundo”, “Es anormal que todos sepamos quién es Andreíta. Tenemos una sociedad barata y vulgar”, “Rubalcaba es más sexy que Mourinho”.

En el mismo diario, la conversión de la Real Academia Española de Gastronomía en corporación de derecho público, equiparada con otras reales academias. “La alimentación es la variable más importante después del código genético” (Rafael Ansón, presidente de la RAEG).

Y doble página, central, de Antonio Teixeira sobre presentadores que son restauradores (Florencio Solchaga, Agustín Bravo) en el que se habla largo y tendido de La vinoteca, en Pozuelo, el restaurante que mi amiga Belinda Washington inauguró hace más de 10 años con su marido Luis y al que he tenido el gusto de ir en alguna ocasión. Una delicia, con 25 vinos diferentes que se renuevan cada mes, y platos exquisitos. Belinda no para de estudiar y de preparar proyectos. En septiembre estrena “Cómplices, el musical”, que no me pienso perder. Aunque lo que tiene que hacer es un magazine de cuatro horas en directo. Talento como el de Belinda Washington no nos sobra.

He ido a ver Salt, de Phillip Noyce, a la mayor gloria de Angelina Jolie (un petardo más que violento que ensalza la superioridad de los espías rusos respecto a la CIA y al FBI, que no se enteran –al menos, en la cinta).

Pep Guardiola ya tiene otra SuperCopa (4-0 al Sevilla). Y la liga empieza en una semana. De momento, Mourinho le da nuevos toques a Benzema: “Llegas dormido a las 10 y sigues dormido a las 11”. Suena al capítulo Anelka. Me sigue sorprendiendo que el club blanco no tenga un plan de acogida para sus cracks como Dios manda. En una empresa, sería imperdonable.

Mis agradecimientos de hoy a Belinda, Nacho, Jesús, Fernando y Rafael. Gente emprendedora donde los haya.

viernes, 20 de agosto de 2010

Tu boca

Último viernes de vacaciones. Aunque, como dice un amigo mío (y un servidor suscribe), para quien hace lo que le gusta, son vacaciones todo el año.

He leído en las páginas de sociedad de El País de hoy la clasificación mundial de universidades (Academic Ranking of World Universities) que realiza la Universidad de Shanghai y se ha publicado esta semana. Ninguna española entre las 200 primeras (la Universidad de Barcelona, 189ª el año pasado, ha descendido por debajo de la 200ª). Las diez primeras son Harvard, Berkeley, Stanford, MIT, Cambridge, TechCal, Princeton, Columbia, Chicago y Oxford. España tiene entre las posiciones 201ª y 300ª a la Autónoma de Madrid, la Complutense, la Universidad de Barcelona y la de Valencia; entre la 301ª y la 400ª a la Autónoma de Barcelona, la Politécnica de Valencia y la Pompeu Fabra; entre la 401ª y la 500ª, a las de Granada, Santiago y Zaragoza. Las universidades asiáticas ya copan 106 de las 500 mejores.
Esta es una de las clasificaciones más prestigiosas, junto con la del diario británico The Times. Tiene en cuenta los trabajos de investigación publicados, los premios Nóbel en plantilla docente y ex alumnos y si sus miembros son citados por la comunidad científica.
Esto a favor de iniciativas como los Centros de Excelencia que ha impulsado el Ministerio, pero nos queda muy por hacer en términos de competitividad internacional.

Esta tarde he ido a ver Como perros y gatos. La venganza de Kitty Galore en 3D con Zoe y sus amigos. Una peli de Warner entretenida para niños entre 7 y 10 años. Mis acompañantes se lo han pasado de maravilla.

Y sigo leyendo con 40 Latino como música de fondo. De las canciones de este verano, además de algunas que ya he citado en este blog (Waka waka de Shakira, Algo de ti de Paulina Rubio, lo último de Alejandro Sanz o Manu Carrasco), hoy quisiera destacar Tu boca, de Chayanne, el segundo sencillo de su álbum No hay imposibles (http://www.youtube.com/watch?v=8PHi66_jVuw&feature=related)

Boca,
tejidos atrevidos como un libro de aventuras
que ha puesto ante mi boca tanta locura.

Tu boca loca, penetra por mi boca
y llega a ser más que mi vida
que ha dejado mi boca tan derretida
¡ay, qué boca que me sofoca!

Yo no puedo pasarme un día sin ver tu boca,
sin que algo conspire en mi contra
y me hable de tu boca, de tu boca;
he intentado ganarle al tiempo una batalla
pero tu boca prepara una emboscada
y se me encarna en la mirada,
tan carnosa, tan sobrada…

Esa boca,
(esa boca) esa boca me tiene hasta el cuello,
esa boca me dice mi cielo,
me hace bailar, me hace la boca un mar,
esa boca tan boca, esa loca…

(Esa boca) esa boca me induce en su magia,
(esa boca) esa boca me baña en su savia
y no hay en mi boca otra boca
tan boca, tan loca, tan ella, tan toda, no hay.

Yo no puedo pasarme un día sin ver tu boca
sin que algo conspire en mi contra
y me hable de tu boca, de tu boca;
he intentado ganarle al tiempo una batalla
pero tu boca prepara una emboscada
y se me encarna en la mirada,
tan carnosa, tan sobrada…

Esa boca,
esa boca me tiene hasta el cuello,
esa boca me dice mi cielo,
me hace bailar, me hace la boca un mar,
esa boca tan boca, esa loca…

(Esa boca) esa boca me induce en su magia,
esa boca me baña en su savia
y no hay en mi boca otra boca
tan boca, tan loca, tan ella, tan toda, no hay.

Esa boca,
esa boca me tiene hasta el cuello,
esa boca me dice mi cielo,
me hace bailar, me hace la boca un mar,
esa boca tan boca, esa loca…

(Esa boca) esa boca me induce en su magia,
esa boca me baña en su savia,
y no hay en mi boca otra boca,
tan boca, tan loca, tan ella, tan toda, no hay.

Mis agradecimientos de hoy para mi amigo Leo Farache (he releído Los diez pecados capitales del jefe), para María (de nuestra agencia de viajes, que sigue al pie del cañón), Zoe, Alejandro y Lucía.

jueves, 19 de agosto de 2010

Mojo

He pasado una mañana estupenda charlando en El Espejo, en el bulevar del Paseo de Recoletos, con mi amigo Jorge. Tarde leyendo y trabajando en casa.

Mojo es el último libro de Marshall Goldsmith, uno de los coaches ejecutivos más reconocidos de los Estados Unidos. A sus 61 años, es considerado unos de los 50 principales pensadores por la American Management Association. Tuve la ocasión de tratar con Marshall hace una década (su hija Kelly salía en un programa de la televisión similar a “Supervivientes” y aparecía más en Internet que él). Hoy, Kelly tiene más de 60.000 entradas en Google y Marshall 145.000. Su estilo de coaching no es precisamente el de Eurotalent; sin embargo, conviene atender a lo que dice.

¿Qué se entiende por “Mojo”? Mojo es, para Goldsmith, el momento en que hacemos algo con propósito, poderoso y positivo que el resto del mundo reconoce (el concepto se parece mucho a la “fluidez” acuñada por Csikzentmilhayi, al “elemento” de Ken Robinson o al “momentum”). MG lo define como “ese espíritu positivo en lo que estamos haciendo ahora que surge en el interior e irradia el exterior”. Posee cuatro elementos vitales: identidad, logro, reputación y aceptación (serenidad).
Frente al Mojo, el Nojo. Uno es aceptar la responsabilidad y el otro, hacerse la víctima. Uno es moverse hacia delante; el otro, quedarse quieto. Uno es correr una milla extra y el otro, quedarse satisfecho con lo mínimo. Uno es amar lo que uno hace y otro es temerlo. Uno apreciar las oportunidades y otro tolerar los requisitos. Uno es dar lo mejor de uno mismo y otro, conformarse. Uno es ser inspirador y otro, ser doloroso. Uno es ser agradecido y otro, resentido. Uno es ser curioso y otro, perder interés. Uno es ser generoso y otro, ser indiferente. Uno es apasionarse por la vida y otro, ir como un zombi. Uno es estar despierto y otro, estar dormido.
Goldsmith nos propone medir nuestro Mojo, puntuando nuestra motivación, conocimientos, capacidades, confianza, autenticidad (en lo profesional) y la felicidad, las recompensas, el sentido, el aprendizaje y el agradecimiento (en lo personal). En la página web MojoTheBook te puedes bajar el “Mojómetro”.
Los ladrillos del Mojo son:
1. Identidad: ¿Quién te crees que eres? Hay cuatro tipos de identidades: recordada (propia, respecto al pasado), reflejada (en los otros, respecto al pasado), programada (en los otros, respecto al futuro) y creada (propia, respecto al futuro). “En mi trabajo como coach ejecutivo, ayudo a mis clientes de éxito a conseguir cambios de comportamiento positivos y duraderos. A medida que me hago mayor, me doy cuenta de que con frecuencia debería ayudarles en cambiar su identidad –el modo en que se definen a sí mismos. Si cambiamos nuestras conductas, pero no cambiamos nuestra identidad, podemos sentirnos “falsos” o “poco reales” no importa lo que consigamos. Si cambiamos nuestro comportamiento y cambiamos el modo en que nos definimos a nosotros mismos, podemos ser diferentes y auténticos al mismo tiempo”. Para reinventarse, reidentificarse.
2. Logro: ¿Qué has conseguido últimamente? El Mojo personal y profesional están interconectados. A veces hay un dilema entre nuestra definición de logro y la de los demás (exigencia).
3. Reputación: ¿Quién cree la gente que eres? Para moldear nuestra reputación, hace falta tiempo y esfuerzo. Es una cuestión de consistencia.
4. Aceptación: ¿Cuándo te dejas llevar? Goldsmith es budista desde hace 15 años (como dice él, no es budista religioso, sino budista filosófico). Es la serenidad, canalizar las emociones.

Los “Mojo Killers” (asesinos del Mojo) son el exceso de compromiso, esperar a que el cambio se produzca solo, buscar la lógica en lo que es emocional, criticar al jefe (según DDI, el empleado medio pasa 15 horas a la semana criticando a sus jefes), evitar el cambio porque cuesta y confundirse en cómo llevarlo adelante.

“Caja de herramientas para el Mojo”:
A. Identidad: Darle sentido a quién eres
1. Criterios de lo que es importante para ti.
2. Darte cuenta de lo que estás viviendo. Entre la satisfacción a corto plazo (felicidad) y el beneficio a largo plazo (sentido), hay cinco actividades: Sobrevivir (bajo en ambos casos), Estimulante (alto a corto, bajo a largo), Sacrificado (bajo a corto, alto a largo), de Éxito (alto en ambos) y Sostenible (medio en ambos). Surviving, Stimulating, Sacrificing, Succeeding, Sustaining.
3. Ser el optimista de la clase. Sin caer en “exceso de optimismo”.
4. Ir paso a paso.
B. Logro: Hacerlo más fácil para que las cosas ocurran.
5. Poner un ladrillo cada vez.
6. Vive tu misión también en los pequeños momentos.
7. Nada en aguas azules.
C. Reputación: Toma control de tu “historia”.
8. Saber cuándo quedarse y cuándo irse.
9. Hola y adiós (estrategia de salida, evitar trampas)
10. Adopta un sistema métrico.
11. Reduce el número de lo que mides.
D. Aceptación: Cambia lo que puedas y déjate llevar por lo que no.
12. Influye hacia arriba y hacia abajo.
13. Llámalo, enmárcalo, reclámalo (Name it, Frame it, Claim it).
14. Da a tus amigos un “Lifetime Pass”, para siempre.

¿A qué porcentaje de las cinco actividades (en lo laboral y lo personal) le dedicamos tiempo? Según los estudios de Goldsmith, el empleado medio dedica en el trabajo el 24’2% a la supervivencia, el 19’1% a lo estimulante, el 17% a lo sacrificado, el 23’4% a lo sostenible y el 16’3% al éxito. Fuera del trabajo, el 19’2% a la supervivencia, el 29’4% a lo estimulante, el 14’4% a lo sacrificado, el 20’85 a lo sostenible y el 15’6% al éxito. El directivo dedica en lo laboral, el 14’4% a la supervivencia, el 15’2% a lo estimulante, el 17’8% a lo sacrificado, el 22’7% a lo sostenible y el 29’9% al éxito. En lo personal, el 11’4% a la supervivencia, el 21’2% a lo estimulante, el 15’4% a lo sacrificado, el 21’9% a lo sostenible y el 30’1% al éxito. Evidentemente, lo que más correlaciona con la satisfacción, tanto dentro (+.508) como fuera del trabajo (+.385) son las actividades de éxito. El resto de las actividades correlaciona negativamente.

La rica salsa canaria se llama Mojo picón (del portugués "molho", salsa).

Mi agradecimiento de hoy para Jorge, Daniel, Leonor y los autores de los libros de hoy (Charles Van Doren, León Tolstói).

miércoles, 18 de agosto de 2010

El Reino Blanco

Estos son días
especialmente indicados
para leer poesía.

Ayer encontré en El Tranvía (la librería del Moda Shopping) El Reino Blanco, el último libro de poemas de Luis Alberto de Cuenca. Profesor de Investigación en el CSIC, Luis Alberto recoge en este libro noventa poemas escritos en su gran mayoría entre 2006 y 2009. Su último libro de poemas, La vida en llamas (2006) también fue publicado por Visor. El Reino Blanco forma parte de la colección Palabra de Honor, que dirigen Luis García Montero y Jesús García Sánchez.

Tengo un especial cariño y admiración por Luis Alberto. Es uno de nuestros grandes pensadores. Fue muy generoso concediéndome el prólogo de mi libro Leonardo da Vinci y su Códice para el Liderazgo, en el que escribió: “Se han publicado muchos libros sobre Leonardo, pero en ninguno he visto tan vivo al maestro como en éste.” Desde entonces, hace cuatro años, son escasas las ocasiones en las que he podido disfrutar con este genio de la poesía, la traducción y la crítica literaria diálogos profundos cara a cara. La esperanza es lo último que se pierde.

El Reino Blanco (título que toma de un texto de Marcel Schwob, sobre un reino rojo, un reino negro y un reino blanco), se divide en diez epígrafes: Sueños, Hojas de otoño, Puertas y paisajes, Quince haikus asonantados y cinco seguidillas fetichistas, Tríptico de Foxá, Caprichos, Homenajes, El cuervo, Recuerdos y Paseo vespertino.

Maravilloso lo que provoca la poesía de LAC en nuestra alma. De esos noventa poemas, sin prescindir de ninguna de ellos, me quedaría con dos haikus: I love you y Tempus non fugit, un Paisaje: La Venus de los tacones y el poema que cierra el libro: Cadena Perpetua.

I LOVE YOU
Me lo dijeron
con la voz de tus ojos
el mar y el viento.

TEMPUS NON FUGIT
Reloj de arena.
Me subo a tu cintura
y el tiempo cesa.

LA VENUS DE LOS TACONES
Me han regalado en el bazar del sueño
estos zapatos para ti: la punta
traspasaría yelmos y corazas
si sirviera de flecha, y el tacón,
con sus quince centímetros, podría
clavarse en tu garganta sin que apenas
brotara sangre. Tiéndete en el suelo,
cierra los ojos, pierde la memoria
e intenta no pensar y no sentir,
que quiero pasear el Minotauro
de mis tacones por tu laberinto.


CADENA PERPETUA

Cortaron el silencio con suspiros, jadeos,
susurros de la ropa al caer por el suelo.

Se dijeron palabras que nunca se habían dicho,
palabras enemigas del tiempo y del olvido.

Y fueron cuidadosos, y atentos, y sensibles
el uno con el otro, y se sintieron libres

en su mutua cadena perpetua de caricias,
tan libres como nunca lo fueron en su vida.

Y de repente, el mundo se eclipsó para ellos
durante un breve instante que les pareció eterno.


Creo que mi manera particular de practicar la meditación es leer poesía. Gracias, Luis Alberto, por un libro tan imprescindible para la mente y el corazón. Gracias a los grandes poetas españoles que tenemos junto a nosotros, que nos abren la puerta de la percepción para mostrarnos que es infinita.

martes, 17 de agosto de 2010

Inception (Origen)

Ayer estuve viendo Inception (aquí traducida por Origen), la última película de Christopher Nolan, el director de El caballero oscuro. Reconozco que la anterior de Nolan, un exitazo de crítica y público, no me llenó. Me pareció excesivamente larga y pretenciosa, poco redonda. Ingeniosa, sí, tal vez innovadora, pero no una obra de arte (para Imdb, con casi medio millón de votos, es la 11ª mejor película de la historia del cine, con un 8’9 sobre 10).

Lo de Inception es más grave. La puntúan los internautas de Imdb con 9’1 (medalla de bronce de la historia del cine),con casi 200.000 votos. Más de medio millón de espectadores en España en el primer fin de semana. La sinopsis ofrecida por la productora es la siguiente: “Dom Cobb (Leonardo DiCaprio) es un ladrón hábil, el mejor de todos, especializado en el peligroso arte de extracción: el robo de secretos valiosos desde las profundidades del subconsciente durante el estado de sueño cuando la mente está más vulnerable. Esta habilidad excepcional de Cobb le ha hecho un jugador codiciado en el traicionero nuevo mundo de espionaje corporativo, pero al mismo tiempo, le ha convertido en un fugitivo internacional y ha tenido que sacrificar todo que le importaba. Ahora a Cobb se le ofrece una oportunidad para redimirse. Con un último trabajo podría recuperar su vida anterior, pero solamente si logra lo imposible --- el inicio. En vez de llevar a cabo el atraco perfecto, Cobb y su equipo de especialistas tienen que invertir la operación; la tarea no consiste en robar una idea sino en colocar una. Si tienen éxito, podría ser el crimen perfecto. No obstante, ni la cuidadosa planificación ni su pericia puede preparar el equipo para el peligroso enemigo que parece conocer de antemano cada movimiento suyo. Es un enemigo que solamente Cobb podría haber imaginado.” Inception, que en inglés quiere decir un acontecimiento que es el origen de algo, es en la cinta el procedimiento de introducir una nueva idea en el subconsciente de alguien para que cambie su pensamiento y su comportamiento.

Diego Salgado ha escrito en http://www.cine.fanzinedigital.com/ una crítica que considero interesante: “Puede que Origen, lo nuevo de Christopher Nolan, sea la mind-game movie más programática y autoconsciente realizada hasta la fecha. El término inglés que hemos empleado designa ese tipo de películas que supeditan su acción a los procesos mentales de los protagonistas, en no pocas ocasiones intrigantes para ellos mismos y, como consecuencia, para el espectador; los acontecimientos se desarrollan en las zonas fronterizas entre la vigilia, el sueño, la locura y la muerte, lo que nos obliga a ir reformulando sobre la marcha el sentido de narraciones tan líquidas, desconcertantes y arbitrarias como las composiciones digitales y los efectos fotográficos y de montaje con que suelen adornarse.
Aunque la obra de realizadores como Robert Wiene, Alfred Hitchcock, Fritz Lang, Alain Resnais o Chris Marker nos recuerda que las mind-games movies no son una novedad en la historia del cine, resulta innegable que en los últimos años se han convertido en una plaga de sorprendente incidencia en el cine comercial: Shutter Island (protagonizada como Origen por Leonardo DiCaprio), Stay, The Matrix, Los Otros, El Club de la Lucha, Donnie Darko, El Sexto Sentido, Mulholland Drive, Olvídate de Mí o Memento (no por casualidad dirigida también por Christopher Nolan) dan cuenta de unos tiempos convulsos, inseguros, en los que la naturaleza de las imágenes y los relatos, así como nuestros consensos en torno a las identidades individuales y colectivas, están bajo sospecha.
Sin embargo, como ha señalado Thomas Elsaesser, es posible que las mind-game movies no operen únicamente como testimonios de nuestra confusión. También se estarían adaptando al entorno sociocultural y cumplirían una función didáctica: prepararnos para un mundo en el que la interacción entre lo empírico y lo ilusorio, la preponderancia de lo tecnológico sobre la percepción física de los hechos, la comunicación instantánea y a la vez desustanciada con cualquiera en cualquier parte del mundo, el consumo legal y alegal de sustancias químicas para poder iniciar y acabar el día, la inmersión en infinitas formas de ocio/consumo y un largo etcétera de traumáticos cambios en el modo de habitar e interpretar lo real, han dejado obsoletos modelos representativos tradicionales.
Algunos de estas mind-game movies están actuando incluso como manuales casi literales de instrucciones, que si cuentan con la interactividad del público pasan a funcionar más como cosmogonías lúdicas que como películas. Han sido los casos de The Game, The Matrix Reloaded, La Joven del Agua y, ahora, Origen; una película que se adscribe a un género muy frecuentado, el de los atracos perfectos, aunque los ladrones sean corporativos y su objetivo no sean las riquezas de nadie sino su subconsciente; que, manipulado adecuadamente, puede abrir las puertas de cualquier posesión.
Tal excusa argumental sirve al propósito de que Nolan pueda impartir una clase magistral sobre nuevas maneras de concebir el entretenimiento. Aun a costa de que la película adolezca de verdadera profundidad intelectual por debajo de su elefantiasis formal y la verborrea descriptiva y enfática que comparten los personajes; de que el trauma marital que arrastra Dom Cobb (DiCaprio), líder del equipo de hackers oníricos, sea más un MacGuffin artificioso que el gran (único) aspecto dramático pretendido; y de que los esfuerzos de Cobb y sus secuaces por introducir una idea sediciosa en la mente del joven heredero de un imperio financiero —los últimos cuarenta y cinco minutos de proyección— jamás lleguen a ser otra cosa que un ejercicio práctico derivado de la teoría expuesta durante los cien minutos previos.
Ese ejercicio tiene, sin embargo, no poco de fascinante: la yuxtaposición de hasta cuatro niveles de conciencia con sus propios paisajes y escalas de tiempo, conforma un vibrante tour de force que se permite el lujo de homenajear los clímax típicos de cualquier blockbuster que se precie y, a la vez, multiplicar su poder abrumador, catártico. Pero es que, además, hay mucho de literatura experimental, de videojuego, diseño de programación, teoría de laberintos y arquitectura espacio-temporal confluyendo en esta parte postrera de la película; una intención en gran parte lograda de sobredimensionar el formato de thriller a que se adscribe Origen —la filmografía entera de Nolan— otorgándole renovados marcos culturales y lecturas críticas.
En este sentido Nolan ha sido, para bien y para mal, fiel a sí mismo. Su ópera prima, Following (1998), gira en torno a un escritor en busca Cursivade inspiración que termina siendo víctima del destino que otro dicta para él. En la ya citada Memento (2000), un amnésico se desvela capaz a la postre de manipular a su conveniencia la realidad. Insomnia (2002) es la historia de un policía cuyo estado alterado de conciencia le facilita el sembrar la confusión sobre sus actos. Batman Begins (2005) y El Caballero Oscuro (2008) han representado el cénit y la decadencia de una visión tradicional, maniquea, del héroe y el villano. Y El Prestigio (2006) es un cuadro clínico de obsesiones que trastocan el discernimiento de un mago.
Todas ellas y Origen se deben, en definitiva, a lo que Nolan entiende por narrativa: “la difusión controlada de la información”. Estrategia en la que se emplea con un apabullante andamiaje referencial, escenográfico y metacinematográfico. Lo que sin duda aporta a sus propuestas solidez y cualidades sorpresivas, pero también un considerable cálculo instrumental más propio, como decíamos, de un manual de instrucciones para entender nuestro mundo que de una creación artística que lo reinterprete: Origen es un blockbuster mucho más trabajado e “intelectual” de lo acostumbrado, pero no una película que procure emociones ni reflexiones deslumbrantes.”

Estoy plenamente de acuerdo con Diego Salgado. Origen no me ha procurado emociones ni reflexiones deslumbrantes, aunque trate del descompensado impacto de lo subconsciente sobre lo consciente y del incomparable valor de las ideas (el virus más poderoso que existe). Leonardo di Caprio está formidable (como en Shutter Island), pero más allá de los efectos especiales, el relato no me pareció demasiado impactante, ni emotiva ni intelectualmente.
Mis agradecimientos de hoy para Chris Nolan y su equipo, Leo di Caprio, Diego, Leonor Gallardo (hemos estado trabajando juntos esta tarde en nuestros proyectos editoriales) y para Zoe, con quien he pasado una estupenda mañana.

lunes, 16 de agosto de 2010

Se acabaron las excusas

Lunes de “descompresión”, ya en Madrid. Vamos tomando, poco a poco, el ritmo.

Hoy he estado leyendo el último libro de Wayne W. Dyer (sí, el de Tus zonas erróneas), titulado Piensa diferente, Vive diferente (Stop the excuses! How to change lifelong thoughts). Nos propone cambiar, si queremos, de creencias, y acabar con las excusas (me ha hecho gracia la frase de Chico Marx con la que empieza el libro; cuando su mujer le pilló besando a una corista, respondió: “No estaba besándola; estaba susurrándole en la boca”). Para aquellos que decimos (o creemos) que “no podemos cambiar nuestra biología”, Wayne Dyer cita a Bruce Lipton (La biología de las creencias): “Tus percepciones tienen el poder de cambiar tu constitución genética; tus creencias pueden cambiar tu biología”. “Al cambiar lo que creo, cambio lo que soy” (James Allen). Respecto a las programaciones tempranas, otra gran excusa (el condicionamiento familiar y cultural), el autor cita a Richard Brodie en su obra Virus of the mind, el concepto de “meme”: “una idea, creencia o actitud de la mente que se puede propagar a y desde las mentes de otras personas”. Acuñado por el biólogo de Oxford Richard Dawkins (El gen egoísta), el meme entra en nuestras mentes por imitación y determina nuestras conductas. Como un virus. Pero depende de nosotros elegir unos memes u otros. “Nuestra vida es lo que nuestros pensamientos le hacen ser” (Marco Aurelio).

Adiós a las grandes excusas, nos propone Dyer. Tenemos una mente consciente creativa, y una inconsciente o habitual. Según Tor Norretranders (The User Illusion), la mente subconsciente procesa millones de estímulos ambientales por segundo, en tanto que la consciente apenas unas pocas docenas. Para reprogramar y orientar nuestras vidas, hemos de cambiar de hábitos. “Un hábito es un hábito, nadie puede tirarlo por la ventana; hay que empujarlo escalera abajo peldaño a peldaño” (Mark Twain).

“Toda ampliación del conocimiento llega a base de hacer consciente lo inconsciente” (Friedrich Nietzsche). El autor nos presenta un catálogo de las 18 excusas más utilizadas (será difícil, va a ser arriesgado, va a tardar mucho tiempo, habría un drama familiar, no me lo merezco, no es mi forma de ser, no me lo puedo permitir, nadie me va a ayudar, nunca ha ocurrido antes, no soy lo bastante fuerte, o lo bastante listo, o soy demasiado mayor o joven, las reglas no me lo permitirán, es demasiado ambicioso, no tengo tanta energía, la culpa es de mi historia familiar personal , estoy demasiado ocupado y me da mucho miedo). “Nada es tan temible como el miedo” (Thoreau), pero todo lo que sea miedo no puede ser amor. En la segunda parte del libro, Dyer nos propone siete principios: el conocimiento (“Pensar sin conocimiento es el principal problema de la existencia humana”, Eckhart Tolle), la sintonía (todas las excusas son malas sintonizaciones; la sintonía es el conocimiento en acción), el ahora (el ego es un falso yo que cree en su aislamiento), la contemplación (“La contemplación es la forma más elevada de actividad”, Aristóteles), la disposición (aceptar nuestra responsabilidad), la pasión (el entusiasmo vence a las excusas; es “in-spiritu” o inspirador) y la compasión (“La auténtica compasión es más que echar una moneda a un mendigo… es comprender que un edificio que produce mendigos tiene que reestructurarse”, Martin Luther King; es la voluntad de servicio).

Finalmente, siete ideas básicas para eliminar las excusas:
1. Eliminar todas las etiquetas.
2. Conversar con nuestra mente subconsciente
3. Empezar a practicar la atención (mindfulness)
4. Comprometernos a superar la inercia
5. Utilizar el poder de las afirmaciones (por ejemplo, “Aquel a quien toca el amor no camina a oscuras”, Platón)
6. Vivir en un universo que te apoya y te ayuda
7. No quejarnos, no explicar

Interesante para los procesos de desarrollo personalizado (Coaching) este libro sobre las excusas, las creencias y la forja de nuevos y mejores hábitos.

domingo, 15 de agosto de 2010

San Napoleone

Viaje de vuelta de Marbella a Madrid, en 6 horas y media. Tráfico escaso, a pesar de la inquietud generada por determinados medios de comunicación, que hablaban de cinco millones de desplazamientos para el día de hoy.

De la prensa de este domingo, me ha llamado la atención que Napoleón Bonaparte decretó (19II-1806) que cada 15 de agosto se celebrase “San Napoleone” en todo el Imperio, dado que era la fecha de su cumpleaños. El culto a Napoleón apenas duró 8 años. En Francia, y en todo el mundo (de origen católico), hoy se celebran fiestas por la Asunción de la Virgen.

En El País Negocios, Carmen Sánchez-Silva escribe sobre las Universidades Corporativas. Gamesa ha sido la última en presentar la suya (6 M € de presupuesto, 35 personas, 140 profesores, campus en Europa, EE UU, China e India). Desde que se creara la UCUF hace más de una década, las universidades corporativas son más ágiles y personalizadas en difundir la cultura de sus organizaciones. José Ángel Fernández Izard, director de formación de Gas Natural Fenosa, y Bram Borrembergs, de NH Hoteles, coinciden en que la mitad de los conocimientos que imparten quedan obsoletos en un año. Así es el ritmo del cambio.

Entrevista a Vicente del Bosque en el Magazine de El Mundo: “No hay creerse más de lo que realmente eres. Sólo soy un entrenador de fútbol” y a Woody Allen, en XL Semanal: “La única forma de ser feliz es negar la realidad”. ¡Qué pena! A sus 74 años, nos da una importante lección: “para conseguir algo, necesitas disciplina. No puedes poner excusas. Cada día practico 45 minutos de clarinete porque quiero tocar música. Cuando era niño, lograba muchas cosas no porque tuviera más talento, sino porque, simplemente, me aplicaba”. En El País Semanal, Gaspar Hernández trata El Arte de Vivir. Autor del libro El oficio de vivir bien (que me anoto), nos recomienda Reinventarse de Mario Alonso Puig. Una gran elección.

De El País, me han interesado especialmente la entrevista a Luciano Alonso, Consejero de Turismo, Comercio y Deportes de la Junta de Andalucía (con quien traté en el 20º aniversario del Instituto Andaluz de Deportes): “Debemos competir en excelencia y profesionalidad, no en precios” y La lección de Tolstói, de Eduardo Lago (director del Instituto Cervantes de Nueva York): para Nabokov (y para él), Anna Karénina es la mejor novela de amor de todos los tiempos. “todos hemos pasado por las situaciones que se nos describen en esa novela. Esa es, precisamente, la función de la verdadera literatura: indagar acerca del sentido más profundo de nuestra existencia, en toda su complejidad. El efecto que causa la lectura de una obra como Anna Karénina es el opuesto al que provoca el best seller. Nos hace pensar y sentir. Al cerrar la última página de esta historia, trágica y bellísima, y de una autenticidad a la que no estamos acostumbrados, algo importante ha cambiado en nosotros.” Reconozco que no he leído Anna Karénina, así que voy a hacerlo.

Y estoy al tanto de los movimientos, y las declaraciones, tanto de José Mourinho como de Pep Guardiola. A uno le salvó "San Iker" en Munich de una debacle ante el Bayern; al otro no le ha salido bien (de momento) la jugada de dejar a sus campeones del mundo en casa y jugar la Supercopa (ida) ante el Sevilla con canteranos. En cualquier caso, los dos son admirables. Precisamente Eduardo Lago habla en su artículo de “la irrupción en momentos clave de la historia de dos figuras de talla colosal con la responsabilidad de cambiar el curso de las cosas”: Góngora y Quevedo, Cervantes y Shakespeare, Platón y Aristóteles, Newton y Leibniz, Dostoievski y Tolstói, Wittgenstein y Heidegger… "Mou cinco estrellas" y "Pep Esponja" van a dar mucho juego, estoy seguro.


sábado, 14 de agosto de 2010

¿Elogio del chisme?

Esta tarde hemos ido a ver en los Multicines de Puerto Banús la película Killlers, una comedieta de verano a la mayor gloria de Ashton Kurchner (que es quien la produce, además de protagonizarla). Una mezcla de Los padres de ella (aquí el padre es Tom Selleck y no Robert de Niro), Misión imposible 3 (chica joven y guapa -Katherine Heigl- casada con agente de la CIA sin saberlo) y Sr. y Sra. Smith (los dos, a tiros contra el mundo). Y después cenita al aire libre, en una combinación de Asadores Segovianos y Cocedero Banús: ensalada césar y fritura malagueña.

He leído en Babelia (las paginas de artes de El País) de este sábado el artículo de Javier Gomá Lanzón Yo la adoro, pero… (elogio del chisme), que es el siguiente:
"Un índice del nivel cultural de un país es la calidad de las conversaciones sociales que mantienen sus ciudadanos por puro pasatiempo. El tiempo pasa quieras que no y el pasatiempo es aquello que torna ese pasar inexorable en algo deleitoso. La conversación de recreo, entre familiares y amigos, durante comidas y cenas, en la terraza de un bar sobre el asfalto o a la aireada orilla del mar, es, por el placer que produce, la forma suprema de entretener nuestros ocios. ¿Todos los países conversan igual? Yo creo que no y me temo que, en perspectiva comparada, la conversación española, por regla general, no pica muy alto. Al menos entre los hombres, cuyos temas versan normalmente sobre deportes, política, negocios, trabajo y mujeres. En tanto que éstas, las mujeres, además de pedirse mutuamente consejo sobre cuestiones prácticas -consecuencia de soportar aún hoy la mayor parte del peso de la casa y la organización familiar-, llevan con mucha más frecuencia esos temas de conversación amistosa hacia materias personales, íntimas y confidenciales. Si, en una reunión de hombres, uno inicia un argumento, por liviano que sea, sobre estas peliagudas arenas movedizas, al punto cae sobre él la tacha de "intenso", afectado o pedante. Posiblemente sea España el país con el menor número de pedantes de todo el mundo, porque una policía de lucha antipedantería está aquí siempre vigilante para que nadie escape a las pautas de roma conversación masculina. En cambio, las mujeres se intercambian noticias reservadas, abren su corazón a la amiga, comparten sus experiencias vitales y critican, critican mucho. Para introducir su crítica, usan una fórmula ad cautelam: "Yo adoro absolutamente a X (nombre de una amiga o conocida), pero...", y a continuación censuran algo del modo de ser de la aludida o de su comportamiento reciente. Dirán que, echándomelas al principio de feminista, al final me ha traicionado mi machismo recalcitrante que perpetúa roles tradicionales entregando a las mujeres al feo vicio del comadreo. Eso sería cierto si pensara que criticar es un ejercicio perverso, como de hecho parece creerlo la mayoría de la gente al mismo tiempo que lo practica con fruición. Pero yo tengo graves razones filosóficas para esbozar una apología del arraigado hábito de criticar a nuestro prójimo. Por supuesto, no me refiero a la maledicencia, la calumnia y la difamación, modos degenerados de la buena crítica; y, cierto, criticando a terceros nos arriesgamos a perjudicar famas y nombres.

Eppur...
Y, sin embargo, la crítica -el juicio que nos merecen los ejemplos de conductas y estilos de vida ajenos- constituye la única vía posible de aprendizaje moral. Esto se debe a la peculiar naturaleza de la verdad moral, tan distinta de la lógica o científica. Si queremos conocer una ley de la naturaleza, debemos estudiar las proposiciones conceptuales o matemáticas en las que viene enunciada; si quiero aprehender la esencia de una mesa, las mesas fenoménicas de mi experiencia sólo son andaderas que me elevan hacia su Idea y, comprendida ésta, los ejemplares empíricos de ella nada añaden a mi comprensión; la manzana que cae del árbol es un ejemplo de la ley de la gravedad, pero la concreta manzana que golpeó la peluca empolvada de Newton es irrelevante. ¿Sucede lo mismo con la verdad moral? Deseando comprender o que otro comprenda la esencia de la valentía, ¿echaré mano del diccionario o la enciclopedia para leer allí su definición? Seguro que no, porque, para cuestiones morales, la definición lógica no agota ni de lejos toda la verdad moral, la cual se revela en toda su plenitud exclusivamente a través de la concreción empírica del ejemplo: lo que la valentía sea se aprehende sólo mediante la intuición contenida en un ejemplo tangible de valentía, no a través de los tratados discursivos, porque sólo el ejemplo propone a la intuición del hombre, con evidencia sensible, la esencia de la acción enjuiciada. Aquí el ejemplo de la valentía pertenece a la esencia de la valentía, no funciona como la manzana de Newton. El entero aprendizaje moral del hombre, en fin, depende de un continuado juicio crítico sobre los ejemplos significativos que nos rodean.

En consecuencia, hay que criticar al prójimo, siempre y sin cesar (por una vez el deber coincide con la inclinación humana). La crítica -el cotilleo, las hablillas, el chisme- no sólo sazona el a veces rancio bocado de la vida, sino que es el vehículo privilegiado de acceso a la moralidad, pues sólo en el ejemplo criticado -la conducta de un tercero- comparece ante mí la virtud, presente o ausente, y se me hace intuible en su indefinible esencia. Imaginemos la primera cita de una pareja que desea conocerse mejor. Para ese fin, no le preguntará uno al otro si le agrada lo bueno, bello y honesto que hay en la vida, porque la previsible contestación positiva apenas permite avanzar en ese conocimiento. El momento decisivo de la conversación sobreviene al concretar los ejemplos donde se materializan dichas cualidades abstractas: un hecho histórico, un libro, una película, una canción; y, con especial intensidad, los ejemplos personales: amigos comunes, notoriedades públicas, políticos. Nuestra sentimentalidad, el hondón de nuestra alma, no se deja conocer directamente sino sólo por vía refleja, proyectándose sobre quienes son objeto de nuestros juicios morales.

Sócrates iba por las calles de Atenas preguntando qué es la virtud y se enredaba en interminables conversaciones con sus conciudadanos, que al final le costaron la vida exhibiendo un ejemplo imborrable de aquello mismo que preguntaba. Pero hemos visto que su interrogación estaba mal formulada, porque debía haber inquirido no qué es la virtud sino quién la encarna. Si, encontrándome con él en una de aquellas escenas que narra Platón, Sócrates me hubiera dirigido su conocida pregunta, yo le hubiera replicado: 'Yo te adoro, Sócrates, pero... la virtud eres tú'."

Me ha resultado extraño este artículo estival del autor de Ejemplaridad pública y director de la Fundación March. Estoy de acuerdo en que la calidad de las conversaciones sociales es un índice del nivel cultural de un país (y del clima y la cultura de una empresa). Creo que mayormente criticar suele ser la verbalización de la envidia, algo culturalmente tan nuestro, que elimina el mérito. Se debe hablar de la virtud y de quien la encarna, desde la admiración, desde el sano orgullo, y no desde la crítica.
Os pondré un ejemplo. El otro día, en una cena, una señora muy madridista junto a su marido, muy amigo, que también es “merengue”, me espetó: “¿Tú no odias a Guardiola?” (dando a entender claramente que ella sí). Evidentemente, no sabía quiénes son los autores del libro Liderazgo Guardiola, que también está funcionando y que tantas alegrías nos ha dado a Leonor Gallardo y a un servidor. Y continuó: “Es que yo lo veo muy falso, no sé”. Aproveché para cambiar de conversación.

Muy probablemente, si en lugar de criticar lo nuestro y enredarnos en chismes, nos dedicáramos a lo positivo y a lo práctico, nuestra economía estaría creciendo al ritmo de la locomotora alemana. Últimamente, estoy viendo algunos telediarios y programas de aquel país (aunque no entienda el idioma) y a fe que nos cotilleos lo que muestran a su audiencia.

Mi agradecimiento de hoy a todos los que habéis leído el borrador de El Mundial de La Roja. Os lo que he agradecido personal e individualmente y también quiero hacerlo aquí.

viernes, 13 de agosto de 2010

El lenguaje apropiado

Marbella nos sigue ofreciendo unas vacaciones deliciosas: piscina y spa por la mañana, comida en Puerto Banús con mi amigo José Antonio y su mujer, Jacqueline. Más piscina, con ellos, por la tarde y fútbol (Bayern de Munich – Real Madrid) con unos sándwiches en el hotel. Mourinho tiene todavía trabajo para hacer del conjunto merengue un auténtico equipo.

La profesora Silvia Damiano apuntaba ayer en su blog que, desde que realizamos el redminario (webinar) de la Neurociencia del coaching el sábado pasado, 450 personas han consultado la presentación en slideshare.net en los primeros cuatro días. Sensacional el interés por el neuroliderazgo, joven disciplina (apenas 4 años) en la que la Dra. Damiano es la máxima autoridad de habla hispana. Ojalá su libro Engage me sea traducido pronto al castellano.

En la mencionada entrada de su blog, Silvia comentaba las investigaciones sobre las neuronas espejo desde que Giacomo Rizzolatti, de la Universidad de Parma, las descubriera en 1995 y publicara sus investigaciones en el libro Mirrors in the brain (Espejos en el cerebro). Es curioso que la idea del coach como “espejo”, una metáfora similar, sea anterior. Necesitamos espejos exteriores (coaches) porque contamos con espejos (neuronas espejo) interiores.

Como ha puesto de manifiesto la Dra. Damiano en sus investigaciones, menos del 10% de las personas prefiere las reuniones virtuales a las cara a cara. “Al fin y al cabo lo que nos hace humanos es la conexión que se desarrolla entre unos y otros cuando vemos los gestos faciales, las emociones, el lenguaje corporal y las intenciones. Captar esto cuando interactuamos con otros activa diferentes partes del cerebro que facilita el entendimiento entre unos y otros.” Y añade Silvia: “La gran pregunta que todos se están haciendo al momento en el ambiente científico es… Si el uso de las neuronas espejo es la base de la comunicación empática y las nuevas generaciones prefieren usar la tecnología para estar en contacto…. ¿Cómo afectara el excesivo uso de estos medios el desarrollo de la capacidad social? Nadie tiene una respuesta clara al respecto.”

A título de ejemplo, en la Melbourne Business School (una de las Escuelas de Negocios más prestigiosas de Asia Pacífico), en una clase del MBA sobre relaciones interpersonales, más del 80% de los alumnos estaba prestando más atención a sus móviles que al profesor. Cuando el docente les pidió que dejaran por un momento sus teléfonos, se enfadaron. Tuvo que dedicar dos horas para que los alumnos (jóvenes de entre 24 y 26 años) se dieran cuenta de la importancia de los circuitos “convencionales” de comunicación social. “Aprender involucra mucho más que recibir información. Y las neuronas espejo tienen mucho que ver con eso. No las olvidemos….”, concluye Silvia Damiano.

En su columna online HR Leadership (Liderazgo en Recursos Humanos), Susan R. Meisinger se pregunta si los negocios son “una lengua extranjera” para los profesionales de RR HH. En el último Congreso de la NAHR (Academia Nacional de RR HH), debatiendo sobre los conocimientos que debe tener la siguiente generación de ejecutivos de RR HH, salía este tema una vez más. Aunque David Ulrich, en sus investigaciones sobre las competencias de los profesionales de RR HH, señala que “saber del negocio no es necesariamente un predictor de la efectividad de la gestión de RR HH”, como puede serlo “el activismo creíble” (ofrecer un punto de vista, desafiar las asunciones, influir sobre los demás). Susan considera (y un servidor también) que no es posible ser un “activista creíble” (un líder, en definitiva), si tu conocimiento del negocio es escaso. Te faltan lenguaje y experiencias.
Saber del negocio (finanzas, marketing, operaciones) es un “ticket de admisión”. Una condición necesaria, aunque no suficiente. La actitud es lo que marca la diferencia. En eso estamos Dave Ulrich, Sue Meisinger, un servidor y creo que todo el mundo.
La autora de la columna concluye: “El cuerpo de conocimientos de RR HH provee a los profesionales de RR HH de una hoja de ruta que probablemente necesitarán en su organización. Pero las finanzas y la contabilidad les proveen de la topografía bajo la hoja de ruta. Esta combinación asegura que tomarán el mejor camino para su organización.”

Hace años que recomendamos que los profesionales de la gestión de personas sepan de lo suyo (gestión por competencias, retribución variable, organización, liderazgo, coaching) y además sepan del negocio en el que están (sean expertos, aunque no necesariamente especialistas). En esta crisis, desde ese doble conocimiento, es posible defender posiciones humanistas (las únicas éticamente responsables y, dado el nivel tecnológico y de escasez de talento, las más productivas y rentables para la empresa) y no limitarse a los recortes indiscriminados como algunos han hecho, imponiendo como cómplices el neotaylorismo.

Los mejores profesionales en la gestión de personas han ido más allá: han recibido y reciben coaching para impulsar una cultura de verdadero desarrollo en sus organizaciones. La mayoría no lo han hecho. En esto, como en todo, funciona la selección natural, la supervivencia del más apto, del que mejor se adapta a los nuevos tiempos. Siempre hay ganadores y perdedores.