Páginas vistas en total

domingo, 31 de enero de 2010

El Capital Humano

Ayer por la mañana fui a ver Invictus, la película dirigida por Clint Eastwood que trata de Nelson Mandela y el Mundial de rugby de Sudáfrica. Maravillosa. Una gran lección de nuestra historia reciente.
De la prensa de hoy, destacaría el artículo de Guillermo de la Dehesa en El País Negocios: Es hora de apostar por el Capital Humano. Se refiere ek autor a que el capital humano produce rendimientos crecientes, en tanto que el capital físico sólo produce rendimientos constantes. El conocimiento y las ideas no son rivales (pueden usarlas varios al mismo tiempo); invertir en ellos produce rentabilidades dos o tres veces mayores que el capital físico. El Presidente del CEPR comenta que el aumento de cuatro años en las tasas de escolarización en EEUU explica el aumento del 30% de productividad por hora trabajada entre 1930 y 1993 y el aumento de stock de nuevas ideas explica el 70% restante. “España lleva más de una década apostando más por la acumulación de capital físico que por la de capital humano, lo que ha hecho que el crecimiento de la productividad laboral haya sido cercano a cero y el de la PTF (productividad total de los factores), negativo. Es ahora imprescindible apostar por en serio por el capital humano si queremos un futuro próspero y sostenible”.

En el mismo suplemento, Carlos Mas, Presidente de PricewaterhouseCoopers, quiere ir Hacia un crecimiento sostenible. En 2010, se estima un crecimiento del PIB mundial del 3’9%. En España, se estima una caída del 0’6%. “Hace falta creatividad, espíritu emprendedor, liderazgo e infraestructura adecuada.” Son fundamentales reformas estructurales en la enseñanza, el mercado laboral, el fomento a la innovación y el apoyo a la internacionalización de la empresa.

En el aeropuerto (Dos compañeros de Eurotalent y un servidor salimos esta tarde a Bilbao para dar clase mañana y pasado en La Comercial de Deusto), he comprado el número de febrero de la revista Capital. Trata en portada de Trabajar en el extranjero. Ante la falta de puestos de trabajo, muchos profesionales emigran en búsqueda de mejores oportunidades. Una lástima, una sangría de talento, pero es lo que hay.

También en la revista Capital, Juan Llobell entrevista a John Scott, Presidente de KPMG: “España necesita menos ‘pelotazos’ y más ideas para crecer”. Y Jordi Benítez escribe sobre el Talento a la papelera: prejubilaciones, etc. Cita a Francisco Betés (Foro de Mayores Activos), Alfonso Jimñenez (PeopleMatters), Lola Arocha (RTVE), Raúl Olmos (Iberia), Carlos Obeso (Esade), Juan Diego Casas (Michael Page), Marisa Latiegui (MOA-BPI), Amparo Llorca (Innitor) y un servidor: “El talento saldrá triunfante a partir de 2010. Las organizaciones que no sepan detectarlo, atraerlo, fidelizarlo y desarrollarlo no tienen futuro. Apostar sólo por el coste es pan para hoy y hambre para mañana”. España llegó tarde al capitalismo; si llega tarde al talentismo, dejará de ser la 9ª economía mundial.

sábado, 30 de enero de 2010

La decisión de Ferran

Buena parte de la prensa económica de este fin de semana ha tratado la decisión de Ferran Adrià, el mejor cocinero del mundo, de cerrar El Bulli de 2012 a 2014. Paz Álvarez le dedica las dos páginas de portada de su suplemento Empleo y Directivos en Cinco Días: Parar para renacer. Cita a Marcel Planellas (ESADE), que hizo un estudio sobre Ferran hace tres años y que considera que “la estrategia es buenísima”. Otros, como Santi Santamaría (“su principal detractor en los fogones”, escribe Paz), consideran que únicamente es una cuestión de marketing. Rafael Ansón, Presidente de la Real Academia Española de Gastronomía, cree que “es muy inteligente y ha elegido con cuidado el momento de anunciar el paréntesis, no es una marcha definitiva, va a volver reforzado y muchas veces son necesarios esos parones en la vida de un profesional”. Paz conecta muy acertadamente este cambio, esta renovación, con el caso de Gabriel Masfurroll, hasta ahora Presidente (y creador) de USP Hospitales: “Los directivos necesitamos en algún momento tomar distancia con lo que estamos haciendo en el día a día, para pensar. Estamos sometidos a demasiadas presiones, el mundo cambia muy deprisa, todo sucede a gran velocidad y llega un momento en que hay que parar. Yo acabo de hacerlo y es sanísimo, y creo que la gestión de hospitales va a continuar siendo un éxito”. Paz acierta además cuando conecta esa decisión con la importancia que Ferran le da al equipo y con el hecho de que su hermano Albert decidiera en 2008 seguir su propio camino. El Bulli registró en 2004 unos beneficios de 288.877 €, en 2006 de 124.000 € y en 2008 de 63.000 €. Además, “El restaurante es la bandera de la marca Adrià, es lo que le ha permitido expandirse, pero es lo que ha tenido el mayor desgaste. La marca se ha comido el producto estrella. Por ello, El Bulli necesita reinventarse, renovar” (Enrique Vila, DG de Grey Group). Vila le compara con Steve Jobs, porque ambos crean mucha expectación, son capaces de crear y de marcar tendencias. Magnífica reflexión la de Paz Álvarez, muy completa.

En Expansión & Empleo, Santiago Álvarez de Mon también reflexiona sobre Ferran, las carreras profesionales y el éxito. “En lugar de morir atrapado en sus garras y empobrecerse en sus narcisistas redes, uno se aparta del camino, hace un alto y reflexiona sobre el futuro. ¿Mero descanso, por otra parte bien merecido? Pudiera ser, pero no va de eso.” Como piensa SAM (y comparto plenamente): Si El Bulli, en la cima, se tiene que reinventar, ¿qué decir de tantos ejecutivos y tantas organizaciones? “Para aprender, desaprender hábitos viejos y viciosos”. El profesor Álvarez de Mon concluye: “Gracias, señor Adrià. Con que algunos profesionales sigan su ejemplo, profesores, arquitectos, directivos, médicos, políticos, me doy con un canto en los dientes. Su decisión es un master en prudencia e inteligencia, amén de sacar sobresaliente en marketing”. Excelente reflexión, querido Santi.

También en E&E, Quique Rodríguez escribe sobre que La crisis impulsa a la Universidad (incremento de un 5’6% en aspirantes a universitarios en exámenes de selectividad). Beatriz Elías se centra en la Formación: un arma para combatir el paro. La tasa de ocupación de los que poseen titulación superior sobrepasa el 80%; en los que sólo han llegado a primaria, el 30% (estudio Bancaja-IVIE). Nueve de cada diez personas con estudios universitarios trabajan. Un licenciado gana un 82’5% más que una persona sólo con primaria. Tamara Vázquez habla del programa Recruiting Erasmus y del Networking. Ángela Méndez escribe sobre MBA’s ¿Ángeles o Demonios? de Juanma Roca (“Su lectura es recomendable, tanto si se quiere estudir un MBA, como si se es profesor de estos centros o piensa contratar a un profesional con esta formación o simplemente quiere conocer todo lo relacionado con este tipo de docencia”). Montse Mateos escribe sobre Los escaqueados, ¿seductores o caraduras? Cita a Paco Muro (que cree que “estos especimenes son natos” “una cigarra sin invierno”), Lofti El-Ghandouri (“son los surfers de los negocios”), a Douglas McEncroe (son un 10%, “no defiendo un sistema en el que se puede despedir a cualquiera por nada, pero es muy difícil desprenderse de alguien que sencillamente se escaquea) y a un servidor, que conecta su existencia a una cultura y un clima poco meritocráticos, puesto que son lo contrario a la Clase creativa). Además, en su artículo Pilar Cambra reivindica la curiosidad sana y en “Cine de Gestión” Ignacio García de Leániz habla sobre Up in the air: “Jason Reitman ha filmado un muy serio aviso a los navegantes en plena galerna. A pesar de no ser perfecta, vayan a verla. Es necesaria”. No puedo estar más de acuerdo contigo, querido Iñaki.

En el suplemento de Cinco Días antes mencionado, mi buen amigo Julián Trullén se pregunta ¿Alguien se atreve a cambiar de paradigma? Se trata de uno nuevo, “en el que las organizaciones sean sistémicas, es decir, sistemas abiertos y dinámicos, convertidos en comunidades de aprendizaje e innovación, en las que se compartan retos, los líderes estén al servicio de sus equipos y los empleados sean percibidos como seres humanos con pasión, imaginación, respeto, cariño y libertad, capaces de pensar y de crear más allá de su conocimiento y experiencias previas.” Juli nos dice que hacen falta “cambiólogos” en lugar de consultores. Y conecta todo esto con el 2012, el calendario maya. Sí, el cambio de época.

¿Nos reiventamos como Ferran Adrià o nos hundimos enterrados con el viejo paradigma? De nosotros depende, claro está.

viernes, 29 de enero de 2010

Tejiendo la red

Como Zoe hoy no tenía clase (muchos niños han celebrado hoy viernes la festividad de Santo Tomás de Aquino), se ha venido a Eurotalent por la mañana y, después de comer, a la Escuela de Negocios del CEU por la tarde. Se ha puesto a hacer un periódico (le gusta dirigir una publicación, como Gerónimo Stilton).

El blog genera continuidades maravillosas. Respecto a la jornada de ESIC de anteayer, Javier Ramírez, con quien tuve la oportunidad de charlar sobre el entusiasmo y el compromiso, me recuerda su experiencia en Génesis (HayGroup impulsó la descripción y valoración de puestos, así como los perfiles de competencias, en el lanzamiento de esa aseguradora en España) y me habla de amigos comunes como Jordi López Daltell, autor de Creo, luego creo. Tuve ocasión de escribir en el prólogo de esa obra que “es el tiempo de los valientes”. Así lo cree Javier, y esa apunta a ese esfuerzo por hacer de este mundo un sitio mejor.
Henry Trull, del Instituto de Marketing de Servicios, me comentó en el cóctel posterior a la misma jornada en Valencia que Enrique V (el protagonista de la batalla de Agincourt que simboliza la gestión del compromiso: un proyecto ilusionante –la gloria- y credibilidad –la del propio rey) fue el primer monarca de su país que utilizó el inglés para dirigirse a su pueblo. Hasta entonces, las clases altas hablaban en francés o en latín. En un correo electrónico de ayer por la mañana es aún más preciso: Enrique IV de Inglaterra (que usurpó el trono a Ricardo II) fue el primero en utilizar el inglés en un discurso, pero fue su hijo, el famoso Enrique V, el que desplegó el inglés como elemento estratégico. Henry comenta que el rey Enrique V logró sus objetivos en menos de una década, pero que su sucesor Enrique VI despilfarró lo conquistado (como en muchas empresas familiares, comenta Henry con ironía). Mr. Trull me habla en el mencionado correo del modelo cultural de Hofstede, en el que se demuestra que los latinos evitamos la incertidumbre mucho más (y de manera diferente) que los anglosajones, lo que dificulta la implantación de modelos como la Dirección por Objetivos. Estoy plenamente de acuerdo. Repasaré el modelo de Hofstede, que lo tengo bastante olvidado (en mi libro En un lugar del Talento, en el que hablaba de modelos culturales, utilicé el de Trompenaars y Hampden-Turner).

Agustín Aguilar, experto en desarrollo del talento, coach y excelente bloguero (www.tucoachenvalencia.blogspot.com) comentaba en su espacio en la red la conferencia sobre Talento e Incertidumbre. Gracias por una síntesis tan completa y el cariño de amigo y “brother in arms” en esto de humanizar las organizaciones. Cerraba su post con las sabias palabras del gran Fernando Riaño: “Unas veces se gana y otras se pierde”.

Somos muchos en esto de profesionalizar las empresas, de mejorar las relaciones personales, de avanzar en la inteligencia emocional, de cambiar el mundo mejorándolo. Estamos tejiendo, a toda velocidad, una red muy tupida de la que podemos sentirnos muy orgullosos.

Ya en casa por la tarde-noche, me he leído el libro de Antoni Gutiérrez-Rubí Micropolítica. Ideas para cambiar la comunicación política. Se trata de un opúsculo (58 páginas) que recoge cinco artículos publicados por Antoni en la Revista de la Fundació Rafael Campalans entre 2007 y 2009. Cinco conceptos clave para la comunicación. El primero se titula La política de las emociones y sintetiza el debate actual sobre el uso emocional del lenguaje (Frank Luntz, Drew Westen, George Lakoff): “Las emociones afectan nuestra manera de ver y pensar el mundo” (Javier Cantero, Para qué sirven las emociones). Antoni cita a Felipe González: “Para liderar el cambio es imprescindible hacerse cargo del estado de ánimo de los otros”. El autor concluye el artículo con esta síntesis: “Primero, encontrar las palabras que emocionen y que acierten en el diagnóstico y en la propuesta, creando los marcos conceptuales que nos permitan seguir avanzando en la comunicación política. Segundo, vivir la experiencia política con pasión, ilusión y entusiasmo contagioso, abriéndola para acercarnos a las vivencias de nuestros conciudadanos y construyendo, desde esa proximidad, un liderazgo proactivo. Tercero, explorar el caudal cognitivo de las emociones para establecer un nuevo relato y un renovado compromiso político y cívico. Y finalmente, comprender los mecanismos neurológicos y sensoriales que articulan nuestra percepción y nuestro conocimiento.” Brillante. Todo esto nos falta en debates tan cutres como el mal llamado “cementerio nuclear” (como ha comentado hoy Susanna Griso en “Espejo Público”, se parece al “Gran Prix”), el de las pensiones, el de la inmigración, etc.
El 2º capítulo trata de La política del relato. “El relato, la narración, es la clave de todo” (Stanley Greenberg). El relato es, para Antoni, una oportunidad política (“Los mercados son conversaciones”, Cluetrain Manifesto). Para una consrucción democrática del relato político, nos propone centrarnos en los marcos conceptuales (frames), en los valores, en las palabras, en el liderazgo (no puede haber un líder sin un relato) y en las imágenes. “El mundo de hoy necesita más que nunca historias para ser compartidas. Palabras para cambiar el mundo”, nos dice Antoni.
La 3ª: Los tristes no ganan las elecciones (ni lideran, ni seducen, ni convencen). Ahí queda eso. El autor repasa la “historia de la risa” desde Galeno (que consideraba que era la mejor medicina) a Platón (la risa es un placer a controlar) y a Aristóteles (el hombre es el único animal que ríe), y a El nombre de la rosa, de Umberto Eco (la risa es subversiva al poder). Obama concedió su primera gran entrevista a Jay Leno. “La sonrisa es belleza natural, humana, relacional… y la belleza es –a la vez- fuente de conocimiento”, escribe Antoni. “Una sonrisa es el primer paso a la libertad del hombre” (Jaume Sanllorente, Sonrisas de Bombay). Para el autor, “la política debe ser…, también, bella” porque “la política que gana (comvence y seduce) contagia ilusión. Y el ánimo es energía movilizadora”.
El 4º capítulo trata sobre la memoria: Vivir las ideas (políticas) para combatir el fragmento y el olvido. Aristóteles decía que la memoria estaba alojada en el corazón (y en cierto modo es así, porque está en el sistema límbico, el de las emociones). “La memoria no garantiza el recuerdo si no es emocional”. Vivir las ideas es compartir emociones.
Y el 5º es La neuropolítica: conocer el cerebro para liderar las ideas. Habla de la neurociencia (cada uno tenemos 100.000 M de neuronas y cada una, 1.000 conexiones que forman un determinado circuito). La neuropolítica como base de la acción transformadora”, nos propone Antoni. “Las emociones tienden a anticiparse para definir las decisiones políticas de las personas, y las emociones positivas liberan el camino para el ingreso de mensajes que confirmen las ideas preconcebidas, mientras que las negativas parecen conducir s la reflexión, aunque no modifiquen el sistema de creencias” (Ted Brader, Teoría de la Inteligencia Afectiva).

Emociones, Relato, Alegría, Memoria, Cerebro. Cinco grandes ideas que deberían cambiar la comunicación política. Deseo muy de veras que sea así.

jueves, 28 de enero de 2010

16 escalones

Un día de lo más variado y apasionante. Por la mañana, vuelo a Barcelona a las 6.35 para encontrarme con un directivo internacional que viene precedido con una reputación de excelente líder. Tiene un planteamiento estratégico, perspectiva de futuro y muestra unas enormes ganas de escuchar. En la reunión me he sentido muy a gusto y tengo la sensación de que sintonizamos. Ignoro la fórmula, pero intuyo que haremos cosas juntos en un futuro no muy lejano.

Almuerzo, ya en Madrid, con una antigua alumna del Curso Superior de Coaching del CEU que ha tenido el coraje de convertirse en emprendedora, que ha probado las mieles (y las hieles) de la política y que está apasionada y entusiasta respecto al porvenir. Qué sensación tan agradable comprobar que el talento se desarrolla tanto cuando uno quiere. Esta persona no deja de prepararse para entenderse mejor a sí misma y servir mejor a su comunidad. Una gran noticia.

Y por la tarde, tengo el honor de participar como ponente en el Acto de Apertura del Curso Académico 2010 del Executive MBA y del Master en Gestión Comercial y Marketing (GESCO 148 y 149) de ESIC Business & Marketing School en el Salón de Actos de la Sede de Pozuelo. Es el primer acto institucional de mi amigo Joaquín Calvo como Vicedecano de Postgrado de la Escuela, por lo que estoy especialmente agradecido por participar. En la mesa, Simón Reyes Martínez Córdova (DG de ESIC), Segundo Huarte (Vicedecano de Grado y Director del EMBA), Jesús Arranz (Director del GESCO) y Julián Peinador (Director Adjunto a la DG), además de Joaquín como maestro de ceremonias.

Tras dar la Bienvenida Joaquín Calvo a los asistentes (unas 90 personas), me ha dado la palabra. El título de la conferencia, de 30 minutos, ha sido Liderando la incertidumbre: las personas como ejes de las decisiones empresariales. De nuevo, como ayer en Valencia, Talento e Incertidumbre (el Liderazgo, entendido como Talento para dirigirnos a nosotros mismos y dirigir a los demás). Pero los asistentes eran bien distintos: en este caso, personas que, con la que está cayendo, tienen la valentía de invertir tiempo y dinero realizando un enorme esfuerzo para dar un salto cualitativo en su desarrollo. Profesionales que inician un nuevo futuro.

En la portada de mi presentación, el libro de Juanma Roca MBA: ¿Ángeles y Demonios? junto a los posters de la última película de Michael Moore sobre el capitalismo, una foto de Up in the air y el cartel de Invictus. Me he permitido comentar que los programas de postgrado están en un momento de dilema estratégico y recomendar la lectura del libro de Juanma (Simón Reyes es el actual Presidente de la AEEDE, Asociación Española de Escuelas de Dirección de Empresas, que reúne a algunas de las Business Schools de más arraigo en nuestro país).

Tras definir la crisis actual, he lanzado una afirmación provocadora al público: “De esta crisis nos va a sacar Montilla”. Sí, de esta crisis nos va a sacar Montilla. Las caras de perplejidad de la mesa y del resto del auditorio han sido divertidísimas. No sabían si un servidor había perdido la lucidez o si no estaban escuchando bien. Leían una y otra vez lo que estaba escrito en la transparencia.

Con todos los respetos a D. José, no me refería, claro está, al actual Presidente de la Generalitat de Catalunya, sino a Juan Manuel Montilla, alias Langui, cantante de hip hop del grupo La Excepción, protagonista de la película El truco del manco (3 Goyas en la última edición: Mejor actor revelación, Mejor director novel y Mejor canción original). Se da la circunstancia de que el director de El truco del manco, Santiago Zannou, es quien ha dirigido posteriormente El alma de La Roja, en la que aparece un servidor. Me encantó conocer a Santiago y tenemos pendiente quedar para compartir proyectos. Pero es que además Juan Manuel Montilla, Langui, ha escrito el libro 16 escalones antes de irme a la cama, que mi amigo Fernando Riaño, esa gran inspiración para todos nosotros, tuvo la generosidad de enviarme como regalo. 16 escalones es uno de los mejores libros que he leído últimamente, y me he permitido en esta presentación contar uno por uno esos escalones de Langui con mis propias reflexiones. La contraportada del libro nos cuenta: “A veces la vida se muestra de manera complicada. A Juan Manuel Montilla, Langui, se le presentó un día y le dijo: parálisis cerebral. Te acostumbrarás. Pero no se acostumbró. Aprendió que tras cada caída no había más leches que levantarse, y que un pulso echado a los miedos se gana con una dosis extra de superación personal. Una obra íntima, llena de anécdotas, que quedará en la memoria de muchos”.

El primer escalón es el de La Ilusión. Para Langui, “Un sueño, un deseo, una posibilidad, un paso, un salto, una carrera, una meta”. He recordado que en castellano Ilusión tiene una acepción positiva gracias a Espronceda y los románticos y he compartido un consejo de Langui: “No te conformes”. Ilusión, Pasión, Entusiasmo. Esencial en nuestras vidas.
El segundo escalón es el del Esfuerzo. “A veces la suerte no está de tu lado, pero que no se diga que no t’has esforzado”, diría Langui. Huir de la rutina, convertirte en mejor persona. He contado aquello que suele decir Leopoldo Abadía, que la cultura del esfuerzo (hoy reivindicada) es la cultura, porque sin esfuerzo no hay cultura. Y he recordado aquella frase de Samuel Johnson: “Donde la esperanza no existe, no puede existir el esfuerzo”: Esfuerzo e ilusión van de la mano.
El tercer escalón, La Alegría. “Asómate con alegría a cada cosa que hagas”, nos dice Langui. Qué maravilla que el himno de Europa, la 9ª sinfonía de Beethoven, contenga la “Oda a la alegría” de Schiller. Europa es ante todo Alegría. Optimismo, reírnos, saber reírnos de nosotros mismos.
El cuarto escalón es La Amistad. He recordado a Aristóteles, el primer gran coach (puesto que lo fue del joven Alejandro Magno), para quien la amistad era una areté (una virtud) o algo muy parecido y que diferenciaba tres tipos de amistad: la de los niños (jugar juntos), la de los viejos (intereses) y la de las personas maduras: la amistad como autenticidad, como generosidad… Amistad sin prejuzgar, con sumo respeto. La Amistad es la sal de la vida. Langui presume de sus amigos, de lo feliz que le hacen, y todos deberíamos hacer lo mismo.
No hay quinto malo. Este escalón es el de La Vocación (para Langui, el hip hop). La Vocación, la llamada. Bangui quería ser futbolista (no pudo ser) y le enganchó este tipo de música que le permite componer, atinar con las palabras y rebelarse contra lo que considera injusto. He recordado lo que nos enseñó el gran Baltasar Gracián, que cualquiera sería feliz si descubriera su verdadera grandeza.
El sexto escalón de Langui es La Valentía (él lo llama “El Miedo”, pero para superarlo). He incluido la cita de Nelson Mandela que Fernando Riaño me puso en la dedicatoria de 16 escalones: “El coraje no es la ausencia de miedo, sino inspirar a otros a sobreponerse a él”. Tenemos que vencer el miedo.
El séptimo, Superar las barreras. Para Langui, son las arquitectónicas (como, por ejemplo, cuando tuvo que recoger su Goya, que le costó un mundo). Nos conciernen a todos, como comunidad humana. Hemos de acabar con ellas.
El octavo escalón es el de un tipo especial de barrera, La Exclusión y la Compasión. Por tanto, Evitar la Exclusión. Langui nos recuerda en su libro que la Compasión la define el Diccionario como “Sentimiento de conmiseración y lástima que se tiene hacia quienes sufren penalidades y desgracias”. Las personas con otras capacidades no quieren que se les tenga compasión, sino respeto, dignidad, colaboración. Quedan muchos apartheid, cuando la diversidad enriquece.
El noveno escalón es La Soledad, la Reflexión. Estar en paz con uno mismo, meditar. Previa al “Eureka”, al descubrimiento. El décimo, El Equilibrio (de vida). Avatar, la película más taquillera de la historia, nos presenta un planeta integrado, en equilibrio, que no quiere cambiar su modo de vida “por unas cervezas y unos vaqueros”. Es dar sentido a nuestras vidas, huir del consumo desaforado. Aprende a priorizar, rodéate de buenas energías, busca el equilibrio natural y fomenta un legado para las siguientes generaciones, nos recomienda Langui.
El 11º escalón es El Humor. “Utilízalo siempre que puedas”, aconseja Langui. El humor potencia la creatividad, la autoconfianza. Es el poder de la risa y del pensamiento positivo. El 12º, La gestión de los silencios: Es la escucha atenta, la discreción, la serenidad, la importancia de un diálogo interno. He recordado las palabras de Quevedo: “No he de callar, por más que con el dedo…” y las de S.M. El Rey en la Cumbre Iberoamericana: “¿Por qué no te callas?”
El 13º escalón es el de Los recuerdos y la identidad. La memoria está en el sistema límbico, ligada a las emociones. “Yo sé quién soy”, dijo El Quijote, en frase que entusiasmaba a Unamuno. “Recordar une”, escribe Langui, porque “todo se vive con mayor intensidad si se abre el corazón al alma de los recuerdos”. Recordar, sin abusar de la añoranza, porque “uno es viejo cuando sus añoranzas superan a sus sueños” (John Barrymore).
El 14º escalón es El Destino. He recordado que “éxito” proviene de exit, salida. Que el éxito no llega por casualidad, que es cuestión de fe, de confianza. “La intuición es una de las mejores armas para luchar a favor de tu destino” (Langui), que nos recomienda no estancarnos y mantener el espíritu de lucha.
El 15º es La Recompensa. El premio al esfuerzo. Las organizaciones han de ser meritocracias y, como apuntaba Einstein, tratar de ser “no personas de fama, sino personas de valor”. “Disfruta de la experiencia de vivir”.
Y el 16º y último escalón de Langui, El Amor. Para nuestro autor, “Amor tierno, amor dulce, amor desconcertado, amor desconfiado, amor enloquecido, amor propio, amor filial, amor abstracto, amor platónico, amor fraternal, amor universal”. El Amor te hace sentir bien, es la respuesta a muchas preguntas (yo diría que a casi todas) y, a diferencia del Red Bull, “te da alas”.

Tres reflexiones finales junto a los 16 escalones de Langui. Que no estamos en una época de cambios sino un cambio de época, que Talento es poner en valor lo que uno sabe, quiere y puede hacer (Marketing y Talento están indisolublemente unidos) y que, citando a José Antonio Marina, “La ética es el modo más inteligente de vivir”. Reconectando con el libro de Juanma Roca sobre los MBAs, la ética no es una asignatura, es todo el programa. Es la forma de actuar, haciendo lo correcto.

Simón Reyes Martínez Córdova, DG de ESIC, recordó a los asistentes que ESIC se fundó hace 45 años no a imitación de las “Business Schools” de EEUU sino buscando que los profesionales de nuestro país mejoraran en marketing y ventas, en el Colegio Fray Luis de León por las tardes tras las clases habituales. ESIC cuenta con 1.600 alumnos de postgrado, una editorial con 30 títulos anuales y 3 revistas especializadas. Una Escuela pegada al Mercado, que desde hace 20 años imparte Masters especializados, con 7 campus con sede propia una cultura propia “y que se juega los cuartos”. Simón ha dicho que el éxito en los negocios no puede oponerse a los planteamientos éticos y que la dignidad no se opone a la eficacia empresarial. “En ESIC buscamos formar BUENOS PROFESIONALES, pero sobre todo PROFESIONALES BUENOS”.

Segundo Huarte ha hablado de la Complicidad del entorno (puesto que es un trabajo extra notable), de ilusión, de esfuerzo y de curiosidad. Jesús Arranz ha recomendado a los participantes que aprovechen con intensidad el programa, que se diviertan y que sean generosos al compartir. Y Julián Peinador ha hablado del valor del trabajo en equipo, de hacer buenos planes (Business Plan, Marketing Plan), del intercambio de saberes y de detenerse a pensar.

Ha sido un acto que me ha encantado. Después, en el cóctel, he tenido la suerte de charlar con muchos de los alumnos, que están ilusionados y esperanzados con su futuro. En el coche, ya de vuelta a casa, Joaquín Calvo me ha comentado que hubiera venido Langui a participar. Una estupenda idea, que espero lograr en un futuro no muy lejano.

Muchas gracias, Langui, por iluminarnos. Muchas gracias, Fernando, por regalarme un libro tan inspirador. Qué curioso que Langui sea un tipo feliz, que hace lo que le gusta, con sus amigos, su mujer, su hijo, y Ryan Bingham (el personaje que interpreta George Clooney en Up in the Air), tan guapo, tan ejecutivo, sea en el fondo un completo desgraciado.

miércoles, 27 de enero de 2010

Talento e Incertidumbre


Hoy he tenido el honor de impartir la conferencia de clausura de los Desayunos de Trabajo -se han celebrado más de 100 en los últimos años- organizados por ESIC en Valencia, con el patrocinio de Bancaja y el diario Las Provincias (GrupoCursiva Vocento).Cursiva
En la mesa, Ismael Olea (Director de ESIC Valencia), Sebastián Ruiz (Director de Marketing de Bancaja), Carlos Rial (Director de Marketing de Las Provincias), José Luis Munilla (Secretario General de ESIC Valencia) y un servidor.

El tema de mi intervención ha sido La Gestión del Talento en tiempos de incertidumbre. Me he referido a tiempos en los que se pone en entredicho el capitalismo (he comentado brevemente la película de Michael Moore), en el que hay “héroes” como George Clooney en Up in the air, en que líderes como Obama sufren caídas de popularidad en su primer año como presidente y en que quedan iconos como Mandela (Invictus, que se estrena este viernes).

El Diccionario de la Real Academia define “Incertidumbre” como “falta de Certidumbre” y “Certidumbre” o Certeza como “Conocimiento claro y seguro de algo” (muy difícil en los tiempos que corren) y “”firme adhesión de la mente a algo cognoscible, sin temor a errar” (rigidez). Estos tiempos exigen de nosotros que no busquemos culpables, sino que nos cuestionemos lo que sucede a nuestro alrededor y apelemos a la Responsabilidad (capacidad de respuesta). He comentado, por ejemplo, la decisión de Ferrán Adrià manifestada ayer de cerrar ElBulli durante dos años (2012-2014). Los contertulios de “Espejo Público” (Antena 3) comentaban esta mañana que si estaba candado, si había ganado mucho, si su comida es sofisticada… Lo importante no es lanzar hipótesis sobre por qué Ferrán lo ha hecho, sino aprender y aplicar su decisión (la necesidad de reinventarse antes de que te obligue el mercado) a nuestras propias vidas.
He recordado que Crisis es un término latino aplicado a la medicina (el enfermo que entra en crisis sana o muere), que procede del griego ‘kritein’ (decidir) y éste del sánscrito ‘kri’: limpiar. Que esta es una crisis sistémica y he recomendado a los asistentes, que llenaban el salón de actos de ESIC Valencia, el libro El don de la felicidad de Christopher Jamison.
¿Qué certidumbres podemos tener en esta Crisis? El valor de la Confianza, de la Excelencia, de la Innovación y de la detección y desarrollo del propio Talento. Me he detenido, en este cambio de época, en lo que supone la era conceptual (el ejemplo de Avatar, la película más taquillera de la historia desde ayer), la economía conductual (las imágenes de la tragedia de Haití, con bomberos salvando vidas) y la irrupción de lo gratis (Google y compañía).
¿Negocios o empresas? Las empresas de verdad tienen lo que los consultores de McKinsey llamaron “las 7S”: estrategia, estructura, sistemas de información, cultura/valores, clima labora, estilo de liderazgo y empleabilidad. Los negocietes improvisan y son dirigidos por un patrón que actúa sobre la marcha. Y después me he centrado en el talento, en sus sucedáneos (la inteligencia, la apariencia, la decisión de un jurado, sea el Comité Nóbel de la Paz otorgando un premio prematuro o Karmele Marchante creyendo que merece ir a Eurovisión porque le han “votado” 125.000 espectadores). El Talento es poner en valor (de ahí que el marketing sea esencial) lo que uno sabe, quiere y puede hacer, y por ello se compone de capacidad, compromiso y el contexto adecuado, de disfrute, diversidad, dedicación y dominio. El Talento en una organización ha de ser equilibrado (Clase Creativa) y se desarrolla a través del coaching.
Después he diferenciado equipo de grupo, he hablado de los sucedáneos del equipo (el clan, la tuna, con implicaciones por ejemplo en muchas empresas familiares –que se dirigen como un clan- y en la baja calidad educativa –muchos claustros son “tunas”-). He hablado de jefes tóxicos y líderes resonantes (con los “diez pecados capitales de los jefes” que en su día escribiera mi amigo Leo Farache), del impacto del clima en los resultados (las investigaciones del prof. Roberto Luna) y de la inteligencia emocional.
Y una última certidumbre: las empresas que triunfarán en esta crisis serán meritocracias. Las que, además de contar con Dirección por Objetivos, disponen de perfiles de talento, gestionan el desempeño, desarrollan el liderazgo a todos los niveles, cuentan con un clima de satisfacción, rendimiento y desarrollo, promocionan de forma transparente, retribuyen equitativamente. Donde el mérito (el talento) triunfa.

En el cóctel, Javier me ha comentado que él, más que de compromiso, habla de Entusiasmo. Gran concepto, que comparto plenamente.

Andreu Romero, gestor de proyectos internacionales, ha tenido la amabilidad de entregarme un artículo suyo, La táctica como herramienta en el “océano naranja” para salir de la crisis. Además de “océanos azules” y “océanos rojos” (Kim Chan y Renée Mauborgne) hay “océanos negros” (Luigi Valdés) y “océanos naranja”, como el Nilo en Etiopía (agua contaminada, no potable, que sus habitantes beben para sobrevivir). La tesis de Andreu es que este “océano naranja” es un purgatorio que hay que pasar en la crisis. Se consigue innovando, generando marca. Andreu Romero me citó muy amablemente en ese artículo respecto a que el Talento no es fijo ni constante: “la gran lección de la obra de Leonardo da Vinci es que la genialidad es cuestión de valentía”.

Así lo creo.

martes, 26 de enero de 2010

Enseñanzas de la Crisis

Jornada de preparación de propuestas y de nuevos proyectos.
A las 7 de la tarde, José Antonio García, DG de Eurotalent, y un servidor acudimos a la apertura del ciclo Enseñanzas de la Crisis en la Fundación Rafael del Pino. El primer ponente ha sido Enrique V. Iglesias, Secretario General Iberoamericano.

La Secretaría General Iberoamericana es el órgano permanente de apoyo institucional y técnico de la Conferencia Iberoamericana. Enrique V. Iglesias es Secretario General Iberoamericano desde el año 2005. Fue presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (1988-2005); ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay (1985-1988); secretario general de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Fuentes de Energías Nuevas y Renovables (1981); y presidente de la Reunión Ministerial que dio lugar a la Ronda Uruguay de Negociaciones Multilaterales en el marco del Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (1996).

A lo largo de su dilatada carrera profesional, ha recibido numerosas distinciones y reconocimientos, entre ellos: el Premio Príncipe de Asturias, la Gran Cruz de Isabel La Católica, la Gran Cruz de la Orden Nacional Juan Mora Fernández, la Orden de la Legión de Honor y la Orden de las Artes y las Letras. Es autor de numerosos artículos y ensayos y ha recibido doctorados “honoris causa” por universidades de España, México, Estados Unidos, Francia y Brasil.
El Dr. Iglesias nos habló de la actual crisis (la más profunda desde los años 30), de que es la primera crisis global y que puede haber detraído el 25% de la riqueza del planeta, de que ha sido imprevisible (en su inicio, en su finalización), del exceso de codicia y la falta de regulación y de que nos obliga a una enorme cautela.

En un mundo multipolar, esta crisis genera un nuevo modelo de relaciones internacionales. China ha supuesto el 75% del crecimiento de los últimos años. Por tanto, una nueva geopolítica y un nuevo modelo de Innovación, que ha de partir de la escuela. Además, Enrique Iglesias se centró en lo social y en lo político, y por supuesto en América Latina, donde en estos momentos hay un líder de pasado sindical, un líder indígena, un líder procedente de la guerrilla, etc.

Nuevas reglas del juego: el conferenciante diferenció la Iberoamérica de Panamá al norte (muy ligada a EEUU) y de Panamá al sur (con mayor relación comercial con China). La región tiene enormes recursos y, por ejemplo, el 35% del agua del mundo. Comienza a haber empresas multilatinas, y la presencia de España y Portugal es vigorosa, aunque la integración es incipiente (sólo el 15% del comercio en Iberoamérica es entre países de la región).

El Dr. Iglesias insistió en que “navegar juntos es mejor que ir solo” y que América Latina es el Occidente extendido. Igual que hay un Extremo Oriente, hay un Extremo Occidente. Desde los 40-50, hay una oposición entre Estado y Mercado que se está empezando a evitar.

En el turno de preguntas, Guillermo de la Dehesa nos recordó que actualmente cuatro países del G-7 son europeos y que en 2050 no habrá ninguno, y José Antonio Sáinz le pidió al ponente que se manifestara respecto a Haití (“pobre Haití. El tema de Haití es no es un Estado, sino una colección de ONGs”) y sobre la paradoja de que aplicando casi todos políticas socialdemócratas, ganen las elecciones las opciones conservadoras (como recientemente en Chile).

Interesantísima conferencia y maravilloso turno de preguntas. Es magnífico comprobar que Iberoamérica está capeando bastante bien la crisis, que un 50% de su población ya es clase media y que saldrá fortalecida.
El ciclo Enseñanzas de la crisis en la Fundación Rafael del Pino continuará el día 25 de febrero con Michel Camdessus (ex DG del FMI), el 7 de abril con el Premio Nóbel de Economía 2004 Finn E. Kydland, el 18 de abril con Stefan Ingves, Gobernador del Riskbank, el 20 de abril con Julio Mª Sanguinetti, ex presidente de Uruguay, el 29 de abril con Subi Rangan, catedrático del INSEAD; el 17 de mayo con Andreu Mas-Colell, Presidente de la Barcelona Graduate School of Economics, el 27 de mayo con Jurgen Donges, el 9 de junio con Makoto Utsami y el 23 de junio con Dani Rodrik, catedrático de Harvard.
Un ciclo maravilloso que nos enseñará mucho sobre la crisis actual.
Me quedo con una frase de Enrique Iglesias: “La parte fácil es la plata. Lo difícil es administrar la plata”. Ese es el valor del Talento.

lunes, 25 de enero de 2010

Be yourself

Esta mañana he tenido la suerte de asistir, en el día que se celebra la conversión de San Pablo (de perseguidor de cristianos a apóstol), al acto del CEU en Montepríncipe. Pablo González-Pola, Director Corporativo de la Fundación CEU San Pablo, ha presentado la memoria del CEU durante 2009 (entre las actividades principales, ha mencionado el Curso Superior de Coaching de la Escuela de Negocios en colaboración con Eurotalent). Una presentación excelente. Posteriormente, se han entregado los galardones a los mejores alumnos y profesores y a los profesionales que se han jubilado. Finalmente, el Presidente de la Fundación CEU San Pablo, Alfredo Dagnino, ha destacado el papel del CEU en sus primeros años de vida y de la ACP en su primer centenario. Tanto Nacho García, compañero de Eurotalent, como un servidor estamos encantados de haber asistido a este acto académico.
“En el CEU enseñar es más que un oficio; es una vocación. Nuestro profesorado tiene una genuina vocación de maestros, siendo generoso hacia el otro. Y como toda nuestra comunidad educativa está guiada por el fin último de la búsqueda de la verdad, pretendemos ser fieles cooperadores de la verdad del hombre y de su dignidad.” (Alfredo Dagnino Guerra, Presidente Ejecutivo).

Posteriormente he quedado a comer con mi amiga Susanna Griso, precisamente el día en que su cadena, Antena 3, cumplía 20 años. Susanna es una excelente persona y una gran profesional, muy exigente y responsable, comprometida a tope con dar un trabajo de calidad cada día en su programa “Espejo público”. Para un servidor, es la mejor entrevistadora de nuestro país. Tanto Leonor Gallardo como un servidor le estamos muy agradecidos por ser la prologuista del libro Liderazgo Guardiola, que saldrá a la venta el próximo 16 de marzo.

Por la tarde, a última hora, me he ido a ver Up in the air, la última película de Jason Reitman. Me encantaba el cine de su padre, Iván Reitman (Los cazafantasmas, Atrapado en el tiempo –el día de la marmota, Twins) y me gusta el de Jason (Gracias por fumar, Juno), que además escribe el guión de esta última. George Clooney es Ryan Bingham, un “corporate downsizing expert” (es decir, un tipo que se dedica a despedir a gente que ni siquiera conoce porque el director de RRHH de la compañía en cuestión no tiene agallas para hacerlo) atado a una maleta, que viaja más de 320 días al año y cuyo propósito en la vida es obtener el récord de millas de viajero frecuente. Presume de evitar el compromiso y de hacerlo evitar a los demás (incluso da conferencias). Duerme en hoteles, conduce coches de alquiler y defiende su “tratamiento VIP”. La boda de su hermana pequeña, su relación con una ejecutiva, Álex, y su trabajo con Kara (una joven y brillante neotaylorista que pretende “revolucionar” un negocio que desconoce) le harán reflexionar sobre el sentido de “su” vida.
Basada en la novela de Walter Kirn, “Up in the air” es una metáfora de nuestra sociedad. En un mundo global, la falta de trato humano es lo más característico. Ryan (Clooney borda el papel) llega a aprender que “la vida es mejor en compañía. Nos hace falta un copiloto”. Premio en el Festival de Toronto, seis nominaciones a los Globos de Oro, donde se llevó el premio al Mejor Guión.

En los títulos de créditos finales de la peli, el “Be yourself” de Graham Nash (1971). Toda una declaración.

How does it feel
When life doesn’t seem real
And you’re floating about on your own
Life seems uncertain
So you draw the curtain
Pretending there’s nobody home

Don’t theorize
Look in your eyes
They can’t tell lies
Though you disguise what you see
Your reality

We needed a saviour
And by our behaviour
The ones that were worth it are gone
But song birds are talking
And runners are walking
A prodigal son’s coming home

Don’t theorize
Look in his eyes
And they won’t tell lies
But if he defies what you see
Here is the key

Be yourself
Why don’t you be yourself
Come on and be yourself
Why don’t you be…

He needed a tutor
So built a computer
And programmed himself not to see
The truth and the lying
The dead or the dying
There is only one way to be

So don’t theorize
Look in his eyes
Are they telling lies
The ones that you see on T.V.
So you want to be free

Be yourself
Why don’t you be yourself
Come on and be yourself
Why don’t you be yourself
Oh, be yourself
Come on and be yourself
Why don’t you be yourself

Podemos escuchar -y ver- a Nash en Youtube: www.youtube.com/watch?v=fzFB6aURGIo

domingo, 24 de enero de 2010

Diez tendencias

Expansión & Empleo (hoy en El Mundo, ayer en Expansión) cumple diez años. Felicidades a Tino, Montse, Ángela, Beatriz, Tamara, Quique y el resto del equipo. Me llena de orgullo recordar que hace diez años, el primer artículo de E&E fue de un servidor, sobre si el líder nace o se hace. Desde entonces, más de un centenar de apariciones en esta publicación.

En el especial de 10º aniversario, los periodistas de esta publicación detectan 10 tendencias de futuro sobre las que me permito opinar:
1. Un nuevo mercado laboral. En nuestro país no recuperaremos los niveles de empleo de 2007 hasta dentro de cinco años. Son tiempos de mayor movilidad (entre empresas, entre países), de los agentes libres, del talento multicultural (deberíamos, en una era de desarrollo del transporte y las comunicaciones, cambiar el concepto “migración” por “multiculturalidad”), del talento femenino. Más libertad, más compromiso, más valor del profesional en el mercado. De la dependencia a la interdependencia.
2. Otra relación con la empresa. Del “empleo para toda la vida” a una conexión de beneficio mutuo, en el que la felicidad es fluidez. Retos, compromiso, aprendizaje. Adiós al taylorismo, a la jerarquía convencional.
3. Gestión de la diversidad. Más allá de la equidad de género, aprovechamiento de la diversidad de etnias, de edades, de experiencias, de otras capacidades… la diversidad como ventaja competitiva.
4. Pagar sueldos a la carta. La compensación, más allá de una retribución justa y equitativa. El liderazgo es lo que más compensa.
5. Nueva estructura de RRHH. El Talento como elemento más estratégico, lo que obliga a las empresas a contar con un Cuadro de Mando Integral en el que el talento es la causa primera. El primer ejecutivo como máximo responsable de talento.
6. Employer branding. Ser la empresa (no me gusta el término “empleador”) de referencia, la preferida para trabajar. Una organización atractiva en todos los sentidos.
7. Formarse… siempre. La formación (continua) es la condición necesaria; el desarrollo es la condición suficiente. El coaching estratégico como algo imprescindible.
8. Nuevas formas de reclutar. Las empresas co-opiten con las consultoras de selección y los head-hunters. Más información (en ambos sentidos, empresa y profesional) y más ritmo.
9. La marca personal. De la marca blanca a los profesionales clave: el talento como “poner en valor” lo que uno sabe, quiere y hace. El marketing integrado en el talento y viceversa.
10. Competencia educativa. Bolonia marca la pauta. Revolución en las Escuelas de Negocios, en las aulas (blended learning), en los métodos (más audiovisual, menos “case method”). La educación es la clave de personas, empresas y países.

Expansión & Empleo ha realizado un imponente esfuerzo por detectar las principales tendencias y estoy en general de acuerdo con ellas. Sin embargo, aunque han contado con más de una veintena de expertos, echo a faltar en las tendencias de futuro conceptos poderosos como la meritocracia (que sustituirá a las jerarquías), el neotaylorismo (condenado a ser abandonado, aunque se resiste en esta crisis), el coaching (desarrollo personalizado), la ética (el modo más inteligente de vivir), los océanos azules (estrategias diferenciadoras), el liderazgo y clima laboral, la confianza (pilar principal de la economía conceptual), la “era conceptual” (el poder de la imagen), la irrupción de lo gratis, las redes sociales… No sabemos bien cómo será el futuro, pero a buen seguro no será una prolongación del pasado. A los amigos de E&E os deseo muchas décadas de vida.

De la prensa de hoy, me gustaría destacar:
- Excelentes entrevistas: la de Juan Cruz a la senadora italiana Emma Bonino: “¡Pobre Obama! Llega y la gente cree que va a resolverlo todo: la política interior, la exterior”, la de Rosario Sepúlveda a Elena Gil, consejera independiente de Jazztel y directiva de Caja Madrid, la de Julián González a Juan José Azcárate, de CCC (“De la crisis se sale innovando, no echando a la gente”, “Una sociedad que pone sus expectativas en jubilarse a los 55 años es una sociedad muerta”), la de Antonio Astorga a John Carlin, autor de “El factor humano”, cuya versión cinematográfica (“Invictus”) se estrena el próximo viernes.
- La “Carta del director” de Pedro J. Ramirez sobre el lehendakari (“Patxi nuestro”).
- Tres análisis muy interesantes: El de las estrategias de firmas del sector de moda (Fernando Barciela en El País Negocios): ampliación de segmentos, reubicación de tiendas, internacionalización, optimización de costes. El de los fichajes de directivos (“Los cazatalentos predicen un año lleno de fichajes de directivos en las grandes empresas”, Cristina Jiménez Orgaz en ABC). Y el de la España de las subvenciones: 90.000 M € en ayudas (Francisco Núñez, Mercados de El Mundo).
- Avatar, que bate récords de taquilla (1.600 M $, puede superar la barrera de los 2.000 M). Técnica y talento (Toni García. El País Domingo).
- Dos grandes reflexiones: Aprender de Europa, de Paul Krugman. “Europa es un éxito económico y ese éxito demuestra que la democracia social funciona”. Sí, la justicia social y el progreso pueden ir de la mano. Pedagogía de la crisis, de Emilio Ontiveros: “El Gobierno del país donde nació la crisis financiera ya está contribuyendo favorablemente a fortalecer la pedagogía que ha de deducirse de la gestión de esta crisis mediante la identificación y exigencia de responsabilidades. Que lo haga el conjunto de las economías que están sufriendo los costes directos e indirectos facilitará la recuperación por las instituciones financieras de parte del otro capital perdido, el de naturaleza reputacional, fundamento de la confianza en las mismas: de su crédito, en definitiva.
- Y el camelo de la triple A (así lo llama Paco Rego en El Mundo; “gran fiasco” lo define Carlos Manuel Sánchez en XL Semanal): Según la OMS, más de 150 M de personas iban a morir de esta pandemia entre junio y diciembre de 2009. A día de hoy, 14.000 personas en 208 países (272 personas en España; de cualquier gripe, mueren entre 3.000 y 4.000 al año). El gobierno se ha gastado 333 M € en este asunto (vacunas, antivirales, mascarillas, envases, guantes). En el punto de mira, el virólogo holandés Albert Osterhaus, “el Dr. Gripe”, máximo experto en la OMS, que ya nos metió el miedo con la gripe aviar en 2003. “Una nueva forma de hacerse inmensamente rico a costa de la alarma global” (Naomi Klein). Las vacas locas del 96 produjeron 15 muertes anuales. La gripe aviar, 282 fallecidos (ninguno en España). Wolfgang Wodarg, el epidemiólogo alemán que preside la Comisión de Salud del Consejo de Europa, considera que “estamos ante uno de los mayores escándalos médicos de la historia”. “Se ha hecho mucho daño. La gente ya no se fía. ¿Qué pasará cuando haya una pandemia de verdad? Nadie se lo creerá y tal vez los muertos se cuenten por millones” (Dr. Antoni Trilla, jefe de Epidemiología y Medicina Preventiva del Hospital Clínico de Barcelona). La credibilidad y la reputación de la OMS está bajo mínimos.

sábado, 23 de enero de 2010

Valores, valores, valores

Sábado tranquilo, de cine (Avatar 3D con padres, cuñados, sobrinas y Zoe; 2012, con los mayores) tras una semana con seis vuelos, cinco procesos de coaching, cuatro comunidades autónomas, dos conferencias… Y eso que me he perdido la jornada sobre valores de APD, la de España Innova, la conferencia de Manuel Pimentel en Málaga y la cena de FITUR de Cantabria, con cinco ministros y grandes empresarios (Emilio Botín, Florentino Pérez, Isidoro Álvarez, Baldomero Falcones, Luis del Rivero, etc). No se puede estar en todo.

En las páginas de Empleo y Directivos de Cinco Días, Paz Álvarez se hace eco precisamente de la jornada de APD del pasado martes sobre Nuevos valores, nuevos liderazgos hacia el reforzamiento de la sociedad civil, a la que asistieron 700 ejecutivos. Fernando Savater explicó que la ética es una estructura de conducta y no de superposición de virtudes y que hace falta un código ético, un “esperanto moral, que es lo que nos permite entendernos y que está vinculado a la educación”. Me imagino que se refiere a que la moral es diversa, pero la ética es universal. Antonio Garrigues señaló que “es necesario reflexionar sobre estos temas, es algo pendiente y que se hará cuando haya un recrudecimiento de la crisis” y definió la ética como integridad, como hacer lo que se debe hacer. Javier Fernández Aguado añadió que hay gente que vive en el trimestre y reivindicó la perspectiva, con ejemplos perniciosos como Julio César, Mao Tse Tung o Hitler (para Javier, grandes directivos pero pésimos líderes). Para Juan José Almagro (Mapfre), “es la hora de la solidaridad, de la promoción de la cultura de empresa dentro de las organizaciones, y de actuar y de concretar cada idea que se plantea, y no confundir progreso con velocidad, todo tiene que ser al instante, el facilismo se ha instalado con una fuerza arrolladora”. El sociólogo Víctor Pérez Díaz teme que salgamos de la crisis sin aprender nada, que no haya un cambio de actitud social. No te preocupes, Víctor, que como nos descuidemos “se va a liar parda”.
José Antonio Marina, en el mismo foro, se sorprendió de la importancia que ha adquirido el bono como forma de retribución de los profesionales: “Hay cosas que motivan y otras que son una obligación. Por ejemplo, te pagan por hacer bien tu trabajo, no tienes que recibir un sobresueldo por hacer aquello que te han encomendado. Con este método se está introduciendo una forma de corrupción”. Para mi admirado JAM, la solución es introducir un nuevo modelo educativo en el que los jóvenes asuman responsabilidades. Para fomentar la perseverancia, la cultura del esfuerzo, la prudencia, saber elegir los retos pero también tener valentía para no temer el riesgo. Él lo está haciendo con la Universidad para padres a través de Internet, con 15.000 participantes, que es una iniciativa sensacional.
Isidro Fainé (La Caixa) reveló que la actual crisis comenzó hace 12 años, con la fusión de Citibank, en la que triunfó la tesis de red de brokers a comisión. “Muchos clientes de La Caixa se fueron porque les ofrecían fondos por los que les pagaban un 20%. A mí me arrancaron las muelas porque se llevaban el dinero de la caja”. Cuando el dinero se esfumó, los clientes regresaron. “Lo mejor de todo es que no había responsables, nadie sabía explicar el producto que estaban vendiendo, se despersonalizó la relación entre el comprador y el vendedor, y se perdió en transparencia”. Gran reflexión. Isidro Fainé cree que hay que volver a la confianza, el compromiso, la responsabilidad y la solidaridad.
Enrique Sánchez de León (APD) insistió en la necesidad de acuñar nuevos valores y redefinir el papel del líder, “que debe percatarse de que hay un problema antes de que se convierta en crisis”.
Excelente jornada (sólo APD tiene el prestigio y la credibilidad para hacer algo así), con los mejores de los mejores, y estupenda cobertura por parte de Paz Álvarez. Sólo encuentro una “oportunidad de mejora”, que comparto con el máximo cariño. ¿Tienen que ser ocho varones de edad similar los que se dirijan al público? Adecco (uno de los patrocinadores del evento, con Deloitte y Mapfre) cuenta entre sus principales ejecutivos con una gran experta en ética (profesora del MPA del CEU), Nekane Rodríguez, que a buen seguro habría dado una perspectiva algo diferente. Necesitamos nuevos valores, y nuevas voces para proclamarlos.

En el mismo suplemento de Cinco Días, Paz Álvarez comenta el libro de Juanma Roca, MBA’s ¿Ángeles o demonios? “Tener un máster se había convertido en un pasaporte a la gloria, esto es, conseguir el tan ansiado puesto directivo. Sin embargo, y a la vista del comportamiento y de la pésima gestión realizada por muchos ejecutivos en la última década, cabe preguntarse qué tipo de responsabilidad tienen las escuelas de negocios en todo este desastre”. Paz también nos habla del libro Para comprender la crisis, del economista Gabriel Tortella y la historiadora Clara Eugenia Núñez. “Los autores suscriben las tesis keynesianas, creen que un exceso de optimismo ha conducido a la situación actual y defienden la necesidad de implantar políticas adecuadas de tipo preventivo y de una regulación correctas, que no se pueden delegar en el mercado, como se ha defendido sobre todo en Estados Unidos.” Temo que suele confundirse el optimismo (un estilo explicativo de la realidad, como nos ha enseñado Martin Seligman) con el exceso de ambición, la codicia o la ingenuidad, y eso es un problema.
Paz además entrevista a Mª Eugenia Girón (una de nuestras mejores directivas, mujer Lidera de referencia), que acaba de publicar el libro Secretos de lujo, en el que ha creado el concepto de “lujo sostenible”, y a Roberto Medina (Rock in Rio): “Ser creativo no es divertido porque tienes que ser responsable con todas las partes implicadas”. Imagino que lo quiere decir este empresario es que la creatividad es cuestión de equipo. Ahora, debe ser divertida siempre.
En La opinión del experto, Francisco Puertas (Accenture) considera que 2010 es tiempo de talento. “Estamos seguros de que en el momento en que se produzca la recuperación de la economía, el talento será una de las palancas críticas en el crecimiento de las organizaciones”. Francisco comparte tres reflexiones para el año: planificar la fuerza laboral en función del contexto futuro (“su talento también está en estado de alerta”); generar motivación y compromiso; buscar generar valor y posicionamiento como marca empleadora. Porque “conseguir el mejor talento debe ser una de las máximas prioridades de la alta dirección. Recuerde: Talent eats strategy for breakfast”. Me gusta insistir en que en esta crisis hay ganadores (unos pocos) y perdedores (un montón). Las empresas ganadoras ya están teniendo en cuenta el talento de sus profesionales, ya están equilibrando la contención de costes con la generación de compromiso e ilusión, ya están posicionadas como “mejores empresas para trabajar”. El que trate de hacerlo después de la crisis, no llegará a tiempo, porque el talento es escaso.
Paz Álvarez se ha trabajado prácticamente sola un suplemento de 12 páginas (5 de publicidad) sensacional, utilísimo. Enhorabuena.

Es curioso. El Empleo y Directivos de Cinco días este fin de semana se titula Recuperar los valores de siempre. El de fin de semana de Expansión, Valores para tener en cartera. A esa dicotomía se reduce el momento económico: o lo que es importante (la responsabilidad como “capacidad de respuesta”, como compromiso, y como responsabilidad hacia los demás, como confianza y solidaridad) o las acciones en el mercado bursátil. Cada uno decide: las causas tienen su efecto.

viernes, 22 de enero de 2010

El mito de la superwoman

Primer puente aéreo a la ciudad condal. Me acompaña, como dije ayer, el libro de Mar Galtés (redactora de la sección de Economía de La Vanguardia) y Esther Casademont (presidenta de la Asociación Española de Empresas de Búsqueda y Selección), El timo de la superwoman. Es la historia de una directora de marketing, madre de tres hijos, que lucha contra viento y marea por ser perfecta en todo lo que hace. Prólogo de Maravillas Rojo, secretaria de Estado del Ministerio de Trabajo: “Hasta el presente, las mujeres tenemos una visibilidad más que escasa”.

He quedado antes de la primera sesión de coaching estratégico, en el World Trade Center, con Laura Mari, una de las mayores especialistas en Inteligencia Emocional de nuestro país, que ha tenido la amabilidad de incluirnos en un importante proyecto con uno de sus principales clientes. Laura Mari i Barrajón, Directora de Inteligencia Emocional Interpersonal, es profesora universitaria (en la UB y en el MPA de la Escuela de Negocios del CEU, entre otras instituciones educativas) y realiza una extraordinaria labor social con el Instituto Jane Goodall, la primatóloga de fama mundial Premio Príncipe de Asturias y Embajadora por la Paz de Naciones Unidas.

Cuando Laura y una servidor estábamos tomando un café al aire libre, ha aparecido por la plaza del World Trade Center… Esther Casademont. El tipo de “causalidades” que si vemos en una película nadie creería. Con Esther y Karina hemos compartido el café, nos ha comentado la génesis y el propósito de su mencionado libro, ha tenido la amabilidad de dedicármelo y después nos hemos ido cada uno a nuestras reuniones (en mi caso, un par de sesiones de coaching).

El mito de la superwoman intercala la historia de esa directora de marketing, malabarista como muchas de las que conocemos, con las opiniones de admirables directivas y empresarias: Glòria Bosch (Mattel), Rosa Clará (empresaria), Rosa Cullell (Ràdio i Televisió de Catalunya), Bettina Farreras (Bassat O’Gilvy), Laura González-Molero (Merck), Sol Jorge (USP Hospitales), Cristina Marsal (banca privada), Clara Menéndez (Hospital Clínic de Barcelona), Sita Murt (empresaria textil), Mercedes de Pablo (Port Aventura), Ana Ribalta (directiva en un banco), Carme Ruscalleda (tres estrellas Michelin) y Anna Tarrés (entrenadora de natación sincronizada). Una alineación de auténtico lujo.

Este libro nos recuerda que entre las Fortune 500, sólo el 2’4% tiene como presidenta a una mujer; las mujeres ocupan poco más del 15%; en 74 de ellas, no hay ninguna mujer que ocupe un alto cargo. Las mujeres ganan en España un 27% menos que los hombres y, en puestos directivos, el diferencial es del 15%. ¡Qué desperdicio de talento en esta transición del capitalismo al talentismo! ¿Qué es un superman? “Es un hombre guapetón, cachitas, defensor de la justicia, que no se despeina ni cuando lucha contra la muerte. Es un personaje de ficción.” ¿Qué es una superwoman? “Una superwoman es una mula multarea y sin superpoderes, es una loca estresada y despeinada, que llega a todo como puede, intentando no perder la dignidad y coleccionando manchas de dedos con chocolate en la falda que sólo puede lavarse con la tintorería. Un ser imperfecto, pero real”.

Lo he pasado genial con El mito de la superwoman. Como me ha escrito Esther Casademont en su dedicatoria, un servidor es uno de los hombres a los que sí nos gustará el libro. Evidentemente. Estamos en plena revolución social y este libro nos marca el camino de la plena igualdad de géneros.

jueves, 21 de enero de 2010

El foro de los comerciales

Elaboración de propuestas por la mañana tanto en la oficina como en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Por la tarde, he tenido el honor de dar la ponencia de clausura de la II Edición del Foro Comerciales de Publicidad que se ha celebrado en la sala 25 de Kinépolis, donde caben unas 1.000 personas (Kinépolis Madrid está en el libro Guiness de los récords por contar con la sala más grande del mundo). Hay pocos sitios en la capital de España más especiales que Kinépolis, en la Ciudad de la Imagen, para celebrar un evento así.

El gran Leo Farache (que ha sido Director General de Movierecord y es autor de Los diez pecados capitales del jefe), como Presidente de MásCuota, ha organizado un evento muy importante, presentado por el periodista Javier Reyero y con ponentes de la talla de los directores comerciales de Yahoo, Coca Cola, Unidad Editorial, Digital +, RTVE, Danone, Grupo Santander, así como los primeros ejecutivos de Vivaki Nerve Center, D6, Mediaedge:cia o Diximedia.

He tenido la oportunidad de asistir por entero a la sesión de la tarde, en la que han participado Jesús Muñoz (Presidente de Casadevall Muñoz y socio de Casadevall Quintero), que ha hablado del poder de la marca desde su amplia experiencia; Ángel de Vicente, que ha sido hasta muy poco Director General Comercial de RTVE, que ha expuesto el caso de Quizás, quizás, quizás de Loewe en La 1; Carlos Bosch, director de medios y de marketing relacional de Danone, que nos ha comentado la apuesta por el valor y por el ahorro de esta compañía; Enrique Arribas, responsable de patrocinio del Grupo Santander que, en torno a la pasión, ha explicado qué está haciendo el Santander para potenciar su marca en fútbol (Copa Libertadores) y Fórmula Uno (Ferrari), con un ROI esperado del 500%... y un servidor, que ha hablado de Talento Comercial en un Mundo Post Crisis. Me ha encantado la presentación constante, muy dinámica, de Javier Reyero.

He aprovechado que estábamos en un templo del séptimo arte para centrar mi intervención, de 45 minutos, en tres bloques:
A. El Talento ya no es lo que era (va más allá de la inteligencia, de las apariencias, de la decisión de un “triubunal”: es “poner en valor lo que uno sabe, quiere y puede hacer; se compone de capacidad, compromiso, contexto; y es cuestión de disfrute, diversidad, dedicación y dominio).
B. El Talento Comercial como uno de los principales talentos, con “inteligencias múltiples” (Howard Gardner). Es básicamente Inteligencia Emocional: Seguridad, Serenidad, Superación, Servicio, Sinergia. He puesto el ejemplo de las películas Love happens, Hierro, Lluvia de albóndigas, ¿Qué fue de los Morgan?, Avatar. El papel del Storytelling (Pasión, Héroe, Inspiración, Antagonista, Transformación). Y el ejemplo de dos grandes “talentos comerciales”: Barack Obama y Pep Guardiola, ¡con lo difícil que les está resultando el “delivery”.
C. Un Mundo Post-Crisis, en el que el PIB vuelva a subir, aunque la tasa de desempleo todavía no se reduzca eficazmente. La Confianza (Reputación), la Excelencia (superar las expectativas del cliente), la Innovación (Inquietud) y el Talento (sintonizar) como activos ganadores. La publicidad tiene más sentido que nunca en un MPC por las sinapsis (conexiones neuronales). Dos ejemplos: los matrimonios gays y el cambio climático. “Todo empieza a ser ciencia-ficción hasta que se convierte en sentido común” (Ray Bradbury).
Y estando en Kinépolis, el reconocimiento de que el Cine es el Método del Caso del siglo XXI. Allí celebraremos el próximo Cine Fórum APD de Madrid con la película Invictus de Clint Eastwood (Morgan Freeman como Nelson Mandela y Matt Damon como el capitán de la selección sudafricana de rugby), con importantes invitados del mundo del deporte, del periodismo y de la diplomacia.

Me llevo mañana a Barcelona el libro El timo de la superwoman, de Esther Casademont y Mar Galtés, que tengo muchísimas ganas de leer. El subtítulo reza: Un libro que no le gustará leer a muchos hombres. Espero que a un servidor sí. Admiro muchísimo a Esther Casademont y sé que no me va a defraudar ni un poquito.

miércoles, 20 de enero de 2010

La edad y el storytelling

Ayer en Galicia y hoy en Asturias. Un par de procesos de coaching estratégico y de vuelta a la oficina. Pasar la mañana trabajando en Gijón (y comprobando que las cosas funcionan) es un maravilloso hábito mensual, que me encanta.

En El Economista, leo con mucho interés la entrevista que la periodista Ángeles Caballero le hace a su colega Ana Samboal, presentadora del Telediario de la noche de Telemadrid y autora del libro Gabinete de crisis. ¿La culpa de estos momentos difíciles? Para la entrevistada, las autoridades monetarias (tipos de interés bajos, alto endeudamiento, vivir por encima de las propias posibilidades). “Tenemos la televisión que nos merecemos porque si los programas triunfan es porque la gente los ve”. He tenido la ocasión de participar en el programa Gabinete de Crisis (cuando Leonor Gallardo y un servidor publicamos La Roja. El triunfo de un equipo el año pasado) y admiro mucho a Ana Samboal. Le deseo mucho éxito con su libro.

En la misma página, Ángeles Caballero publica su columna Territorio femenino: La edad, la autoestima y las malditas ambiciones. Nos cuenta Ángeles que el año que cumplió 25 años le pasaron muchas cosas: pilló a su ex novio con otra, el 11-S llenó de pánico la ciudad en la que vivía su hermana y conoció a su futuro marido. “Con 25 años uno no ha gastado suficientes balas como para dar consejos. Miento, algunos sí lo creen”, escribe Ángeles. Se refiere a un reportaje en el que aparecía una periodista especializada en desarrollo profesional y coaching, coordinadora de un Máster en Desarrollo Personal y Liderazgo. “¿Se puede potenciar el liderazgo de los demás y ayudarles a vivir más conscientemente con esa edad?”. Ángeles concluye: “acabo mi desayuno y confieso al que me soporta desde esos 25 años que estoy harta de este tipo de reconversiones de directivo a chamán, de periodista a gurú y me doy cuenta de que o me sobra escepticismo o me falta autoestima. Y tan feliz”.

Ángeles Caballero se refiere al reportaje de El País Semanal y a la periodista Irene Orce, que a través del blog Metamorfosis realiza una gran labor para que este planeta vaya de forma más adecuada. A sus 25 años, no pretende en absoluto dar consejos sino abrir los ojos a una realidad mejor. ¿Se puede potenciar el liderazgo de los demás a esa edad? Claro que sí, porque un coach actúa como un espejo: te muestra tu realidad, te invita a la reflexión, te anima a la acción.

Quiero y admiro mucho a Ángeles, desde hace muchos años. Quiero y admiro mucho (desde hace menos tiempo, por razones obvias) a Irene Orce y a Borja Vilaseca, autor del reportaje. Y me he propuesto juntarles, en Madrid y/o Barcelona, porque los tres son muy buena gente y compartirán muchas vivencias y puntos de vista.
He leído estos días Convencer a la gente contando historias (en inglés, The Elements of Persuasión) del guionista Richard Maxwell y el coach ejecutivo Robert Dickman. Es la persuasión a través del “storytelling”, que siempre cuenta con cinco claves: Pasión (o energía con la que cuentas), Héroe o heroína (da a tu historia un punto de vista), Antagonista (problema a superar), Momento de Inspiración y Transformación. Los autores definen una historia como “un hecho envuelto en una emoción que nos impulsa a tomar una iniciativa que transforma nuestro mundo”. Excelente libro, muy recomendable.

Ángeles, Irene y Borja son tres grandes periodistas, tres enormes contadores de historias. Son héroes y heroínas de nuestro tiempo, difundiendo su pasión, inspirándonos a los lectores y alimentando la transformación positiva.
Sus antagonistas, los nuestros, no son ellos mismos. Son los usureros, las entidades desalmadas, los empresarios aprovechados, los políticos corruptos, los sindicalistas vagos y tramposos, los codiciosos, soberbios, arrogantes… A ellos hemos de combatir con todas nuestras fuerzas.

Estoy convencido de que juntos podemos más. Es magnífico ser escéptico, sé muy bien que a Ángeles no le falta autoestima en absoluto y que es feliz, como lo son Irene y Borja. Estoy encantado de que sean mis amigos y su actividad sea tan enriquecedora. Gracias a los tres.

martes, 19 de enero de 2010

Imagen y aburrimiento

Me hubiera encantado haber asistido esta mañana a la jornada de APD sobre Nuevos Valores, Nuevos Liderazgos. Hacia el refortalecimiento de la sociedad civil, patrocinada por Adecco, Mapfre y Deloitte. Ponentes de la talla de Antonio Garrigues, José Antonio Marina, Isidre Fainé, Juan José Almagro, Fernando Savater, Javier Fernández Aguado o Víctor Pérez Díaz han expuesto el “estado de la cuestión” en este ámbito. Por lo que me han contado, ha habido lleno al rebosar en el Hotel Palace y una calidad sobresaliente. Error de programación por mi parte: tenía previsto trabajo en Galicia (coaching) y no me había dado cuenta de que el 19 era se celebraba esta jornada.

Según el Country Brand Index (CBI), España se sitúa en el décimo puesto en el ranking de países con mejor imagen del mundo. Sube dos puestos respecto al año pasado, gracias a los éxitos del deporte esàñol. El “top three” lo ocupan EEUU, Canadá y Australia. Los cinco mejores países para hacer negocios son Japón, EEUU, Reino Unido, India y Singapur. Y el “top 5” de los países para vivir es el siguiente: Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Suiza y EEUU.

Vender imagen. Leo en AS (reportaje en páginas centrales): “Los verdaderos galácticos proceden de Cantabria”. Palabra de Miguel Ángel Revilla, presidente de la Comunidad Autónoma, en un almuerzo en el Asador Donostiarra de Madrid. Junto a Paco Gento, “la galerna del Cantábrico”, haciéndose una foto con las anchoas de Santoña. Revilla declara: “Me cae bien el Madrid, o me caía, cuando tenía cántabros. Lo primero que le dije a Florentino, una vez que le ví, es que el Madrid sin jugadores cántabros no es nada. Ya vale de tanta colonia y musculitos. Los galácticos de verdad son los cántabros. Hay que hacerle un monumento a los montañeses en el Bernabéu: que recoja a Santillana, Amavisca, Helguera… Y presidiendo, el más grande que todos, a Gento. Alfonso Guerra dijo que el Madrid necesitaba una pasada por la izquierda y yo digo que necesita una pasada por Cantabria. Hacen falta tíos humildes, que corran, que hayan pacido hierba como Marquitos, Santillana, Pachín, como Gento que está aquí…” Porque, según Revilla, “esta es una tierra con deportistas de otra pasta. La primera medalla del atletismo español la gana Abascal en el 84, un tío autodidacta que era pastor guardando vacas y que corría todos los días un montón de kilómetros. Y Severiano Ballesteros, que iba a recoger pelotas, el golfista más grande de la historia”. En la comida, el consejero López Marcano regala unas pulseritas de las que ahora están de moda y Revilla apostilla: “No Santiago, ni el Vaticano. Nadie como Santo Toribio de Liébana”.

Con Revilla, el presidente de Cantabria, nunca te aburres. Lucía Méndez titula su columna Asuntos internos de hoy en El Mundo, precisamente, El aburrimiento. Dice así:
“Los sociólogos Víctor Pérez Díaz y Juan Carlos Rodríguez, en su comentario sobre la última encuesta de la Fundación de las Cajas de Ahorro, analizan con detalle la llamativa falta de confianza de los españoles tanto en el Gobierno como en la oposición y concluyen que en este momento «el debate público se centra en cómo manejar el presente». Ante la crisis, tanto el PSOE como el PP se inclinan por mantener «el statu quo». Es decir, han decretado el aburrimiento general, dicho en términos menos científicos que los utilizados por los sociólogos. Los datos indican que están logrando sus objetivos, ya que -según todos los estudios de opinión- la gente contempla el debate político con sopor, desgana, cansancio e incluso hartura. El presidente del Gobierno cree que los españoles están tan cabreados por la crisis que hasta se ven más feos, más gordos y más viejos en el espejo. Por eso cree que sus males son pasajeros y que como no hay quien resista mucho tiempo viéndose más viejo, más gordo y más feo, es cuestión de esperar -o de cambiar de espejo- para que sus votantes vuelvan a verse bien. El líder de la oposición está convencido de que los votantes ahora ven a Zapatero más feo, más gordo, más viejo y que por eso le darán el poder a él. Tanto uno como el otro han decidido que lo mejor es no hacer gran cosa, salvo administrar el día a día.
Zapatero tiene en la presidencia de la UE la excusa perfecta para volcarse en los grandes expresos europeos. No hay presidente que se resista a convertirse en el líder no sólo de un país, sino de todo un continente. Es un caramelo demasiado goloso para no apurarlo hasta el final del semestre. Sin embargo, si hablara con sus antecesores en el cargo, le dirían que ni un minuto del tiempo destinado a la preparación de cumbres y reuniones europeas, ni uno solo de los grandes esfuerzos desplegados por los sucesivos gobiernos en las presidencias rotatorias le dio un solo voto a los gobiernos de Felipe González o de Aznar. En el primer semestre de 2002, el entonces Gobierno del PP dedicó el 100% de su tiempo a la UE. Cuando acabó la presidencia, sin darse cuenta, tenía el Ejecutivo hecho unos zorros y fue necesaria una crisis para recuperar el pulso. Zapatero supone que las fotos con Obama -además de una satisfacción personal indisimulada- le servirán para tomar impulso. Aunque tal y como estamos es mucho suponer.
Por contra, a Mariano Rajoy le ha dado por hacerse fotografías muy al estilo Callejeros, un programa de Cuatro en el que salen vagabundos, pobres de solemnidad y habitantes de las barriadas periféricas de las ciudades. Primero se fotografió blandiendo una mata de tomates para denunciar que el Gobierno había cambiado a Aminatu Haidar por un acuerdo hortofrutícola con Marruecos. Después se fue a un comedor social a servir cocido gallego a personas que no tienen para comer. Más tarde lo vimos en EL MUNDO en la cola del INEM, observando a los parados con cara de circunstancias. ¿Quién será el asesor que le recomienda estos posados? Lo que más hay en la cúpula del PP son abogados del Estado y no creo que ninguno de ellos se vea identificado con Callejeros.”

lunes, 18 de enero de 2010

Liderazgo en la escuela

Esta mañana he estado trabajando con los 17 principales “directivos” de una congregación religiosa dedicada a la educación y a las misiones, que está haciendo un notable esfuerzo por impulsar su Liderazgo.

En mi empresa anterior, hace ya unos doce años, hicimos un proyecto muy importante para el gobierno de Tony Blair. La educación británica, uno de los activos de los que esa sociedad se siente más orgullosa, había descendido notablemente en calidad, y las investigaciones demostraban sin ningún género de dudas que para mejorar la calidad educativa la clave era el liderazgo de los directores de centro. El gobierno inglés realizó un gran esfuerzo por analizar, medir y mejorar el liderazgo de sus “headteachers” y los resultados fueron espectaculares.

Pocas iniciativas me interesan más que el liderazgo en la educación, habida cuenta de que tenemos una tasa de fracaso récord y que más de un tercio de nuestros jóvenes ni estudia ni trabaja. Por ello, apoyo cualquier avance en la autoridad formal de los profesores (pobres padres los que no inculcan a sus hijos que a los maestros hay que respetarlos y admirarlos), pero sobre todo me gustaría que se avanzara en su autoridad moral, en su credibilidad, en su liderazgo. El Liderazgo es más importante que nunca para la atracción, la fidelización y el desarrollo del talento; para generar climas de satisfacción, rendimiento y desarrollo. En vez de mitificarlo, hemos de conocer en qué consiste, explicarlo adecuadamente y cada uno de nosotros, en nuestras responsabilidades, diagnosticar nuestras fortalezas (ponerlas en valor) y aprovechar mejor nuestras oportunidades de mejora.

Desde el origen del término, el Liderazgo es básicamente tres cosas: marcar la pauta (o eres líder o eres seguidor), hacer equipo (no hay equipo sin líder ni líder sin equipo) e infundir energía (movimiento, motivación, emoción). ¿Cómo vamos en cada uno de esos capítulos? ¿Cómo podemos hacerlo mejor?

Compruebo con ilusión que en los centros privados y concertados algo se está moviendo respecto al Desarrollo del Liderazgo y al Coaching. Lo pude observar en el X Congreso de Escuelas Católicas celebrado en Toledo en el que tuve el privilegio de participar y las interacciones de esta mañana. Buenas noticias.

Por cierto, hablando de Liderazgo, hoy es el cumpleaños de Pep Guardiola. Un ejemplo vivo de hacer bien las cosas. Felicidades. Que cumplas muchos más y que todos (aficionados al fútbol y al deporte en general), podamos disfrutarlo.

domingo, 17 de enero de 2010

MBA's: ¿Ángeles o Demonios?

España es un país maravilloso en el que con cierta frecuencia surgen fantásticos Quijotes que nos ayudan a dar un salto cualitativo en nuestras vidas. Uno de ellos, el del momento, es mi amigo Juanma, uno de los mejores periodistas económicos de nuestro país, que en 2009 publicó dos libros: El reino de la humildad y Revolución Linkedin, y que comienza este 2010 analizando el valor de las escuelas de negocios, uno de sus temas favoritos.

Hoy, en las páginas salmón de El País, Carmen Sanchez-Silva se hacía eco del último libro de Juanma Roca (gallego de 32 años, director de comunicación y marca de la Deusto Business School), titulado MBA’s: ¿Ángeles o demonios? Lo ha titulado La metamorfosis que falta. Las escuelas de negocios deben replantearse su misión. Y nos recuerda que en 3 de las 7 principales Business Schools (Harvard, Chicago y Kellog) están a la espera de elegir decano.

Juanma Roca ha escrito un gran libro. Uno de estos textos que, si fuera de un autor norteamericano, se convertiría inmediatamente en un best-seller porque, como dice el mismo autor, “no es un libro contra las escuelas de negocios”, sino una reflexión sobre las instituciones donde han estudiado y se han formado los responsables de esta crisis de codicia. Ángel Cabrera, Presidente de la Thunderbird School of Global Management, apunta en el prólogo que “la crisis no refleja sólo un fallo de regulación, sino también de liderazgo”. Efectivamente.
Partiendo de la sana crítica que hace cinco años realizó el profesor canadiense Henry Mintzberg (Directivos, no MBAs), el Dr. Roca estructura su libro en torno a tres bloques: El sistema, ¿educación o negocio?, Los alumnos, ¿víctimas o cómplices?, Vuelta a los orígenes… y al futuro.

En la primera parte, Juanma nos recuerda que Jeff Skilling, el “cerebro” de Enron, presumía de su MBA, que en el dintel de la puerta Dexter de Harvard están esculpidas dos inscripciones a ambos lados. Desde el exterior, “entra para crecer en sabiduría” y para salir, “Parte para servir a la humanidad”. Nobles conceptos que se han echado de menos en esta crisis, y que las escuelas de negocios por lo general han hecho una autocrítica muy discreta. Juanma Roca repasa la historia de las escuelas de negocios desde sus inicios hasta la actualidad, y nos convence de que deben cambiar el modelo. ¿La clave? El círculo virtuoso (o vicioso) entre escuelas, patronos y reclutadores. La banca de inversión ha tomado el relevo de las grandes consultoras estratégicas en su relación con las EN y así nos ha lucido el pelo. ¿Metodología? “The case method is dead”. No lo dice sólo el autor, sino Mintzberg , Barry Mitnick (Pittsburg) y muchos otros: es un mal sucedáneo, aunque un suculento negocio para Harvard y otras escuelas. Seth Godin ha propuesto un MBA gratis basado en la experiencia, no en el aula. Juanma plantea además las incoherencias internas en las clases convencionales de los MBAs (“no es deseable si no se tiene al menos 6 años de experiencia”, Glenn Hubbard, decano de Columbia), el papel de la ética (¿por qué es una asignatura?), la necesidad de contar con estadistas globales (no sólo que hayan “vivido” en distintos países, sino que sean algo más generalistas, desde la filosofía hasta el derecho).

En la segunda parte, Juanma Roca reflexiona sobre los “porqués y paraqués” de un MBA (la distorsión de los fines), el marketing de las escuelas (el autor se atreve a listar los gurús en cada especialidad, con una precisión apabullante), comenta los ranking (algo más propio de comercios que de centros de aprendizaje), el proceso de admisión (“Aristóteles fracasaría en el GMAT; Pitágoras triunfaría”; ahí queda eso) y se plantea si Steve Jobs fuera el dean (cuando se confunde la autoconfianza con la arrogancia). En la tercera parte, “el liderazgo es un arte; el management, una profesión”, que necesita, como la médica, de un juramento hipocrático.

Y además del epílogo, tres apéndices: el famoso discurso de Steve Jobs en la Universidad de Stanford (una obra de arte), una estupenda entrevista de Juanma Roca a Max Anderson, impulsor del juramento hipocrático (MBA Oath) y el listado de veteranos que han firmado este juramento (más de 1.500 a mes de septiembre).

Excelente libro este MBAs: ¿Ángeles o demonios? Gracias, Juanma, por una labor tan útil. En una sociedad menos anestesiada, menos controlada por determinados poderes, levantaría una polvareda importante. En la nuestra (el 6º país del mundo en business school, el 28º en calidad directiva, el 33º en productividad), se hablará mañana más de La escobilla nacional (el programa de parodia de Antena 3) que de la misión de las escuelas de negocios.

sábado, 16 de enero de 2010

Sherlock Holmes y el bajo rendimiento

Me ha interesado mucho el artículo de Ariadna Trillas y A. Bolaños en El País: “Despedidos por no remar con la empresa. Las compañías empiezan a apuntar al compromiso y la actitud como clave en los ajustes de plantilla. Pero, ¿cómo medir, elegir y justificar el bajo rendimiento en cargos directivos?”. Los periodistas comentan el caso de SEAT. Su nuevo Presidente, James Muir, señaló en noviembre pasado: “En España, SEAT no es una marca, sino una institución. No todos reman en este barco en la misma dirección, echaré a quienes no remen, necesitamos un equipo ganador.” El artículo señala que esta semana la compañía confirmó el despido de 330 directivos y cargos medios, a través de indemnizaciones y prejubilaciones, por bajo rendimiento. En el comunicado se podía leer: “Necesitamos a trabajadores comprometidos al máximo”.
Siguiendo el citado artículo, “lo habitual en los despidos es alegar pérdidas económicas, necesidades de organización o cuestiones técnicas, porque el bajo rendimiento es más difícil de precisar y defender en una negociación. “Cada vez se valora más la actitud en la empresa” (Carmen Mur, presidenta de Manpower), “Las empresas estudian sistemáticamente el rendimiento de los trabajadores, la fórmula más habitual es analizar el rendimiento por objetivos” (Miguel Ángel García, Universidad de Valencia), “Estamos habituados a que las empresas usen las palabras para despedir sin que se note, no al revés” (Cristina Simón, IE), “No es habitual que las empresas presenten públicamente un problema de bajo rendimiento que afecte a un grupo amplio de empleados. Puede parecer algo agresivo” (Marc Carrera, bufete Sagardoy). El director de SEAT en España, Marçal Ferreras, recalcó tras los despidos: “El que no suma tiene que salir, no es lógico tener a personas que remen en la dirección opuesta a lo que hace la empresa”.
A nadie le gusta despedir (principalmente, a la propia empresa), pero cuando hay que hacerlo (SEAT, la empresa industrial con más trabajadores de Cataluña, 14.000, ha soportado unas pérdidas de 228 M € hasta septiembre), ¿qué mejor criterio que el talento? Recordemos que el talento es “capacidad por compromiso en el contexto adecuado”. La capacidad (los conocimientos, las habilidades) se le reconoce al empleado; el compromiso es muy variable. Claro que es difícil de medir y gestionar el compromiso, la implicación, la involucración, pero para eso está la gestión del desempeño. Si una empresa no gestiona tanto la capacidad como el compromiso, no es profesional. El Sr. Muir y un comité de 35 managers ha tenido la valentía de afrontarlo en apenas 100 días.
Tenemos que insistir en ello: La calidad directiva es más del 60% de la productividad. Las empresas humanistas han de dirigirse por objetivos y gestionar el desempeño de los profesionales sistemáticamente. Prescindir de los de menor talento (por menor compromiso) es lo ético, lo legal, lo razonable, lo justo. Lo contempla el estatuto de los trabajadores como causa de despido, aunque sólo se aplique en el 7’5% de EREs autorizados (hace un año, era en el 2’5%). Prescindir en momentos duros de profesionales de forma voluntaria no es muy inteligente, porque pierdes a los mejores (los que tienen oportunidades fuera de la empresa). Y hacerlo por la edad, como es habitual, no tiene sentido (la edad no predice nada en términos de talento). Como escribió Proust, “cuando no mides lo que quieres, acabas queriendo lo que mides”. Afortunadamente, algo está cambiando en nuestras organizaciones. Igual que en el far west se decía que había dos tipos de cow boys, “the quick and the dead” (los rápidos y los muertos), en nuestra sociedad habrá dos tipos de compañías: las que apuestan por el talento y las que ya no existirán.

He ido esta tarde a ver el Sherlock Holmes de Guy Ritchie. Las historias del detective de Baker street creadas por Sir Arthur Conan Doyle nos han fascinado a muchos durante generaciones. Esta versión cinematográfica es entretenida, tiene buen ritmo, grandes efectos (el Londres victoriano durante la construcción de su famoso puente colgante) y poco más. Guy Ritchie es el director de una de las peores películas de la historia, “Barridos por la marea” (Swept Away, 2002), con Madonna, su esposa de 2000 a 2008. Eso sí, se ha convertido en un director de culto (Lock & Stock; Snatch, cerdos y diamantes; Revólver; Rocknrolla). Sorprendente.

Este Sherlock se centra más en la psicología del protagonista (en plan House), en el análisis que realiza de las situaciones (nos lo explican como si fuera un episodio de CSI) y en la relación con Watson, que desea casarse y por tanto “abandonar” el tándem (quiere recordar a Robert Redford y Paul Newman en Dos hombres y un destino). Robert Downey Jr. (un genio desaprovechado que lo borda en Chaplin o Zodiac y se vende en Ironman o Hulk) convierte a Holmes en un canalla con aspiraciones de científico. Jude Law, inexpresivo siempre (El talento de Mr. Ripley, Alfie, Vacaciones), nunca forma un tándem real con su “hermano del alma”; no es su contrapunto en ningún momento. El malo, Lord Blackwood (Mark Strong) recrea un look vampírico a lo Bela Lugosi (Guy Ritchie no diferencia una logia masónica de una secta satánica) e Irene Adler (Rachel McAdams) no es nada convincente, ni como delincuente de altos vuelos ni como amante de Holmes. Por otro lado, la dualidad razón-pasión del detective no está bien fundamentada (Sherlock desea eliminar lo emocional de la ecuación para “pensar mejor”, pero no puede evitar estar enamorado de Irene Adler) y la simbología a lo “Código da Vinci” (la esfinge: buey, águila, persona, león) es muy simplona. Manejar el miedo (lo que pretenden Lord Blackwood es los suyos) es el signo de nuestros tiempos.

En cualquier caso, es un buen entretenimiento para dos horas y cuarto. IMDB da a la peli un 7’7/10 y Fotogramas 4 estrellas. Antonio Trashorras, en esa revista, comentó: “en manos de Guy Ritchie, mitad cineasta mitad artista de la pose, este Sherlock Holmes de parque temático y adrenalina digital, parece la plasmación, a día de hoy definitiva, del imaginario retrofuturista concebido por Miyazaki, Powers y Jeter. Con un espíritu lúdico que aúna flema británica, sentido del espectáculo hollywoodense y una actitud superficialmente oscura (léase, túnel del terror más goticismo ligero) muy del momento juvenil, esta cinta de réplicas chispeantes, camaradería calculadamente homo y gadgets victorianos al gusto nerd ha encontrado en Ritchie, sin duda, el director ideal. Por algo se trata de un proyecto saltimbanqui, puro zumo de carrusel, que si algo no requiere es precisamente lo que jamás tuvo su filmografía previa: hondura.”

Sherlock Holmes costó 90 millones de dólares (casi el doble que Ágora), recaudó 62 M $ en su primer fin de semana en EEUU y lleva más de 300 M $ en estas tres primeras semanas (171 M en su mercado local). Guy Ritchie ya está preparando la secuela. Seguro que vamos a verla.

viernes, 15 de enero de 2010

Tragedia en Haití

Hoy ha sido una jornada mágica. Varias propuestas estratégicas (para el gobierno de una comunidad autónoma, una gran institución educativa, una importante empresa del sector de alimentación y otra del “cuarto sector”) con una alta probabilidad el mismo día, para acabar la semana. En todas ellas, se destaca la necesidad de mejorar el Liderazgo a través del coaching, lo cual es estupendo. Algo se mueve en los inicios del 2010: adiós al capitalismo salvaje, bienvenido el talentismo…

Todo el planeta está consternado por la catástrofe de Haití, un terremoto de 7’3 grados en la escala de Ritcher (35 veces más potente que la bomba de Hiroshima) antes de ayer miércoles a las 16:53 horas, dejando unos 50.000 fallecidos. La red social UIMP 2.0. nos recuerda que podemos ayudar a ese país a través de las distintas cuentas que se publican en la página de RTVE (http://www.rtve.es/noticias/20100114/como-se-puede-ayudar-a-haiti/312140.shtml). En la misma página web, me he puesto a ver el episodio de “Españoles por el mundo” sobre Haití (http://www.rtve.es/mediateca/videos/20090316/espanoles-mundo--haiti/450209.shtml).

Haití, del taíno-arawak, significa "tierra montañosa". ¿Qué le pasa a este país, el más pobre de América, con un 70% de la población en la pobreza? En varias de las ocasiones en las que he estado en la ciudad de Santo Domingo, ha habido compatriotas que querían visitar esta nación (Haití y la República Dominicana comparten la misma isla, La Hispaniola, 1/3 Haití y 2/3 RD). Siempre lo desaconsejan las autoridades (en 2008 hubo en Haití 262 secuestros, 50 de ellos de niños). Colonia francesa hasta 1804 (fue el 2º país de América en conseguir la independencia tras EEUU, en 1804), es el primer caso en el que los esclavos abolieran el sistema de forma autónoma. Por el comercio ilegal de los criollos en la parte oeste de La Hispaniola, el gobernador Antonio de Osorio ordenó en 1605 la despoblación de la parte oeste de la isla, de la que se apropiaron bucaneros y filibusteros de origen francés. Por el tratado de Ryswick (1697), Francia se quedó con el territorio e impuso un férreo control esclavista (300.000 africanos, 12.000 blancos libres). Hoy, el 95% de la población es de color y el 5% restante, blanco y mulata. La religión oficial, junto con el catolicismo, es el vudú.

Pasado esclavista, gran inestabilidad política, invasión de EEUU de 1915 a 1934, dictadura de los Duvalier de 1957 a 1986, los cascos azules intervinieron en 2004 (todavía, antes del terremoto, mantenían 7.000 soldados)… Una historia terrible, uno de los cuatro países más peligrosos del mundo. En 2008 el país sufrió cuatro huracanes, con más de 900 muertos.

¿Cómo es posible que la República Dominicana, con un clima similar al haitiano, no esté en condiciones tan lamentables? Porque tuvo una política forestal mucho más eficaz y mantiene una cubierta vegetal sostenible. Haití ha sobreexplotado sus bosques por la demanda de madera, lo que ha provocado la escasez de agua y la erosión del suelo. El 80% de los haitianos con estudios se ha ido del país (principalmente a EEUU) en busca de mejores oportunidades. Sin medio ambiente, sin talento, ¿qué se puede esperar de este pobre país? Ocho millones de habitantes, sólo la mitad de la población está alfabetizada, una esperanza de vida de 57 años, 4’8 hijos por mujer (la tasa de fertilidad más alta de América)… En los 80, la clase era el 2% de la población y tenía el 44% de la riqueza (hemos de temer que la desigualdad ha empeorado).

Tras el terremoto, más de un millón y medio de personas sin hogar, saqueos frecuentes y una absoluta falta de Liderazgo. Se estima que el 15% del escasísimo PIB haitiano se ha perdido. Nicolás Sarkozy ha propuesto a Lula y Obama una “gran conferencia” para reconstruir Haití. Confiemos en que la consecuencia de esta terrible desgracia sea un cambio en la historia de Haití para siempre.