Páginas vistas en total

domingo, 21 de noviembre de 2010

Walk The Way

Ayer, hat trick simultáneo de Leo Messi (0-8 al Almería), Cristiano Ronaldo (5-1 al Athletic) y Raúl (con el Schalke 04, que ganó 4-0). Impresionante ver marcar a los megacracks de tres en tres, y a una semana del Clásico.

Esta mañana he ido a ver The Way, la película sobre El Camino de Santiago, escrita y dirigida por Emilio Estévez y protagonizada por Martin Sheen (El lado oeste de la Casa Blanca, Apocalypse Now, Infiltrados, Love happens), la candiense Deborah Kara Unger (The Game, Silent Hill, Huracán Carter), el holandés Yorick van Wageningen (Amar peligrosamente, Las crónicas de Roddick) y el norirlandés James Nesbitt (Bloody Sunday, Millones). Es la historia de Tom Avery, un oftalmólogo californiano amante del golf que debe ir a Saint Jean de Pied de Port, en los Pirineos, a recoger el cadáver de su único hijo. Comienza el Camino de Santiago con las cenizas de David y a lo largo de la travesía coincide con pintorescos personajes, que quieren dar sentido a sus vidas.

Es una magnífica película, muy humana, rodada con exquisitez. Las últimas palabras de David (Emilio Estévez) a su padre (en la cinta y en la vida real) son “you don’t choose a life, you live one” (no eliges una vida, la vives). Los peregrinos “andan el camino” (walk the way) porque, como se explica en la película: los guerreros marchan hacia la guerra; los peregrinos marchan hacia un nuevo tipo de paz”. Maravillosas las imágenes en el Monte del Gozo, cerca de Santiago; en la Plaza del Obradoiro; dentro de la Catedral, frente al Pórtico de la Gloria y junto al Altar…

Gracias a Julio Fernández y su equipo de Filmax, productores de The Way, a Emilio Estévez (que se la dedica a su abuelo Francisco Estévez, nacido en Parderrubias Salceda de Caselas, Galicia), a Martin Sheen (nacido Ramón Antonio Gerardo Estévez, eligió su nombre artístico en honor al obispo de Nueva York Fulton J. Sheen), que a sus 70 años borda el personaje, y a los secundarios de lujo de la película (entre ellos, Ángela Molina, Simón Andreu o Joaquim de Almeida).

Comida familiar en casa de mis padres. Mi madre, Maribel, celebraba su santo esta semana. Una gozada comprobar cómo las cuatro primas (Carolina, Zoe, Cristina y la bebé Adriana, de apenas un mes) se llevan a las mil maravillas.

De la prensa del domingo, me quedo con el análisis de J. P. Velázquez-Gaztelu en El País Negocios: España sigue siendo ‘different’. Nos ven como un lugar óptimo para vivir, pero no para hacer negocios. Nos ponen un 7, peor que Rusia, Francia o Italia. Somos los 3º en ocio (me gustaría saber quiénes son los dos primeros), los 6º en estilo de vida y los 7º en cultura. Estamos a la cola en marcas reconocidas, calidad de productos y servicios y tecnología. Por primera vez en muchos años, como país tenemos un serio problema de autoestima.

También de El País, el artículo España desprecia su ‘sex appeal’ de John Carlin (con quien hablé esta semana, él desde Seúl): “La parte más rica del mundo no tendrá la oportunidad de disfrutar del producto que genera más interés y prestigio”. Se refiere John al Clásico, que se ‘verá’ en Corea y en Japón a las cinco de la mañana del martes. En Shanghai, a las cuatro, en Bangkok y en Nueva Delhi a la una y media de la madrugada. En cambio, los partidos estrella de la Premier los ven allí los sábados a las diez menos cuarto de la noche. ¿Entendemos la globalización o vamos de localistas?

En El Mundo, la nueva sección Ideas de mi admirado y querido José Antonio Marina. Esta vez, sobre la Identidad. A propósito de que Sarkozy ha suprimido el Ministerio de la Identidad Nacional que tenía desde hace tres años, reflexiona sobre esa identificación por pertenencia a un grupo (religioso, nacional). “La identidad social puede absorber la identidad personal. (…) Lo único se diluye en lo social”. JAM concluye: “Hay que tener mucho cuidado con las ideas, porque pueden llevar dentro bombas de explosión retardada. Dos excesos posibles: Si el yo se define por la pertenencia al grupo, esa identidad social puede hacerse excluyente y derivar al totalitarismo. Pero si la identidad social se esfuma, surge el desarraigo”. Marina propone que los filósofos proporcionen a los políticos una definición clara del término “identidad”. Me parece urgente.

Directivos de los que podemos aprender, y mucho. En Empresa, el suplemento de ABC, Carolina Szpilska, DG de ING España: “Mandar es fácil, lo difícil es liderar. Trabajar con talento ayuda mucho”. El banco naranja es el más valorado por sus clientes y el más recomendado. Su morosidad es del 0’5%, 4-5 veces por debajo de la media del mercado. Claes Svensson, VP de Sony Ericsson: la estrategia es ser líderes en valor, no en volumen (9%, 3º del mercado tras Nokia y Samsung). “Nuestra intención es apoyar a los operadores para dirigirnos a los consumidores, y que ellos nos ayuden lo mismo”.

En La Razón, Pilar Ferrer hace una semblanza de Felipe Benjumea, presidente del Grupo Abengoa. Esta multinacional andaluza opera en 70 países, posee en Sanlúcar la mayor planta termosolar de torre del mundo, capaz de abastecer de energía a 10.000 hogares. Abengoa es líder global en energía solar, biocarburantes, tratamiento de residuos de acero, reciclaje de aluminio y construcción de grandes plantas desaladoras. Es el primer productor europeo de bioetanol, cuenta con una división de servicios medioambientales, gestión de residuos peligrosos y construcción de depuradoras de aguas residuales. En tecnologías de la información, suministra soluciones meteorológicas en Australia y EE UU. En ingeniería, es artífice de plantas solares, fotovoltaicas y de parques eólicos y explota el hospital del Tajo en Aranjuez. Remodela el metro de Madrid, crea líneas ferroviarias en Marruecos… El presente y el futuro es suyo.

Y de las revistas semanales, la página de Eduardo Punset en XL Semanal: ¿Cómo influye lo aprendido en la infancia? Para EP, el descubrimiento social más trascendente de los últimos dos siglos es “el impacto insospechado en su vida de adulto de lo acontecido al bebé desde el vientre de la madre”. “Hasta los siete años, los niños son un auténtico laboratorio de I+D con gastos pagados”. Por ello, la labor de empresas como Imaginarium, premio Development al mejor modelo de negocio. Felicidades a Félix Tena, a Noelia Bermúdez y a toda la buena gente de Imaginarium.

Miriam Subirats escribe en El País Semanal Cómo ser un nuevo modelo de hombre. La necesidad de sentir (la gestión de las emociones) no nos hace menos hombres. Más bien todo lo contrario. “Es una masculinidad sostenida en el coraje del espíritu y del compromiso y en la valentía de la compasión” (Sergio Sinay, autor de Masculinidad tóxica). Ser sin necesidad de imponer. Miriam nos propone las películas Lost in Translation, La chica del adiós y El príncipe de las mareas.

De la película The Way, altamente recomendable para espíritus inquietos, la canción Thank U de Alanis Morrisette:
http://www.youtube.com/watch?v=sxueYZLvs48

¿QUÉ TAL SI DEJO DE TOMAR ESTOS ANTIBIÓTICOS?
¿QUÉ TAL SI DEJO DE COMER CUANDO ESTOY LLENA?
¿QUÉ TAL TRANSPARENTES ZANAHORIAS COLGANDO?
¿QUÉ TAL ESA TAN ELUSIVA FAMA?

GRACIAS INDIA
GRACIAS TERROR
GRACIAS DESILUSIÓN
GRACIAS FRAGILIDAD
GRACIAS CONSECUENCIA
GRACIAS, GRACIAS SILENCIO

¿QUÉ TAL SI DEJO DE CULPARTE POR TODO?
¿QUÉ TAL SI DISFRUTO EL MOMENTO POR UNA VEZ?
¿CÓMO ME SENTIRÉ DE BIEN CUANDO FINALMENTE TE PERDONE?
¿QUÉ TAL SUFRIR POR TODO DE UNA VEZ?

GRACIAS INDIA
GRACIAS TERROR
GRACIAS DESILUSIÓN
GRACIAS FRAGILIDAD
GRACIAS CONSECUENCIA
GRACIAS, GRACIAS SILENCIO

EL MOMENTO EN EL QUE LO DEJÉ IR,
FUE EL MOMENTO EN EL QUE TENÍA MÁS DE LO QUE PODÍA CONTENER.
EL MOMENTO EN EL QUE ELEGÍ SALIR
FUE EL MOMENTO EN EL QUE TOQUÉ FONDO.

¿QUÉ TAL SI DEJO DE SER MASOQUISTA?
¿QUÉ TAL SU RECUERDO TU DIVINIDAD?
¿QUÉ TAL SI GRITO SIN VERGÜENZA FRENTE A TUS OJOS?
¿QUÉ TAL SI DEJO DE COMPARAR LA MUERTE CON DETENERSE?

GRACIAS INDIA
GRACIAS PROVIDENCIA
GRACIAS DESILUSIÓN
GRACIAS A LA NADA
GRACIAS CLARIDAD
GRACIAS, GRACIAS SILENCIO

1 comentario:

yolandasaenzdetejada dijo...

Hay una frase en esa película que me la he grabado en las venas. No la he visto pero la he oído en la radio. El hijo le dice al padre: la vida no se elige, la vida se vive...
un beso