Páginas vistas en total

viernes, 26 de noviembre de 2010

Una cultura ganadora

First things first (Primero lo primero). Ése ha sido el lema de la reunión estratégica que han compartido unos 80 profesionales de Desigual en Albons (Girona), en el Chateauform de Mas Sant Joan desde la tarde del miércoles hasta después de comer hoy viernes. Un momento para preparar juntos el año, compartiendo presentaciones estratégicas, opiniones y vivencias. Algo esencial en una compañía profesionalizada, en una empresa de verdad, más allá de un negocio.

Esta mañana hemos estado trabajando juntos el caso de Desigual como cultura ganadora. Hemos partido del concepto, que los expertos de McKinsey definieron en su día como “the way we do things around here” (el modo en que hacemos las cosas por aquí”, que Edgar Schein conceptualizó en 1985 –en términos organizativos- como “Un patrón de supuestos básicos compartidos que el grupo aprende en la medida que resuelve sus problemas de adaptación externa e integración interna, que los ha trabajado lo suficiente para ser considerados como válidos y, por lo tanto, dignos de ser enseñados a los nuevos miembros como la forma correcta de percibir, pensar y sentir en relación con esos problemas” y que Gary Hamel explicó de un modo divertido como “cuatro monos alrededor de una platanera”. Las culturas ganadoras han de ser adaptativas (para servir simultáneamente al cliente, al profesional que integra la organización y al accionista) y deben aprender rápidamente (hemos utilizado un fragmento de “Classical music with shining eyes”, de mi admirado y querido Ben Zander). La Cultura Corporativa está en el corazón de la estrategia, porque conecta los aspectos tangibles (Estrategia, Estructura, Sistemas de Información) y los intangibles (Estilo Directivo, Clima, Competencias de los profesionales). Por ello, más del 70% de las fusiones fracasan (en términos de creación de valor) y el 80% de las iniciativas de cambio no prosperan en las empresas.

La cultura Desigual se sustenta en un trípode Cariño-Exigencia-Comunicación. Hemos analizado qué pasa si hay Exigencia sin Cariño (Tiranía),Cariño pero no Exigencia (Anarquía) y así sucesivamente si falta alguno de los tres pilares. Es el “Fun & Profit” que explica el éxito de la compañía: como dice Manel Adell, su Consejero Delegado, tan importante como el Fun (Divertirse) y el Profit (Beneficio) es el “&”, la conexión, la comunicación.

Las culturas de éxito como la de Desigual aspiran a estar permanentemente interconectadas, no a ser burocracias con compartimentos estancos (hemos visto el vídeo “A tale of two brains”, de Mark Gungor. Como dice Tom Peters en su último libro Las pequeñas grandes cosas, Hard is Soft, Soft is Hard (más del 90% del valor de una compañía es intangible: La Marca, la Cultura, el Clima, el Talento individual y colectivo, el grado de Cooperación, la capacidad de aprendizaje). Hemos repasado el concepto de Clase Creativa de Richard Florida y aplicado cinco principios: definir bien el Talento (como “poner en valor…”), erradicar el palo y la zanahoria (siguendo a Daniel Pink y La sorprendente verdad sobre qué nos motiva), tratar a nuestra gente como imprescindibles (Seth Godin), apostar por el liderazgo capacitador (e/la líder coach) y profundizar en la empresa como meritocracia, desde la selección por un perfil de talento (que incluya actitud, compromiso, valores) hasta la desvinculación.

La segunda parte de la mañana la ha liderado la compositora y cantante brasileña Vanesa Borhagian, que ha conseguido que el grupo cantara a una sola voz y a dos voces, creara letras para una canción de manera creativa y fuera un auténtico equipo, desde una visión y una ejecución compartida.

Como cierre, Manel Adell nos ha mostrado un precioso fragmento de la película El concierto y un servidor ha repasado las doce “actividades deliberadas” para la felicidad (Sonja Lyubomirsky), la más importante de las cuales es la Gratitud. Hemos cantado juntos la canción Thank U de Alanis Morrisette.

Desigual está creciendo a pasos agigantados y con mucha cabeza. Está en cuatro nuevas tiendas cada semana (la que viene, seis) en todas partes del mundo. Espectacular. Para sentirnos sanamente orgullosos.

Es un gran ejemplo de crecimiento y de internacionalización, porque en esta crisis, como suelo repetir, hay ganadores y perdedores. La revista Capital de diciembre titula en portada ¿A qué esperas? Muévete ya. Se refiere a las oportunidades de negocio que hay en el extranjero: la productividad de las empresas que exportan es un 7% superior de las que no lo hacen. Borges, Gamesa, Mango, Calvo, Roca, Cosentino, Porcelanosa, Azkoyen, Telvent… Un gran número el de Capital, una vez más, el nuevo que han realizado Consuelo Calle y su equipo. Gracias y enhorabuena.

En El Economista, titular de portada y artículo de doble página de Ismael Labrador: Pep contra Mou, ¿quién es el mejor directivo? Ismael tiene la amabilidad de citarme en varias ocasiones y se refiere a “el otro derbi de moda”: Zara versus Desigual. Dos métodos para un mismo objetivo: ofrecer nuestra moda, nuestro estilo de vida, para el mundo.

Gracias, Ismael, por un análisis tan completo.