Páginas vistas en total

lunes, 15 de noviembre de 2010

Entre Madrid y Barcelona

Viaje a la ciudad condal, para mantener reuniones con varias empresas clientes a las que admiro muchísimo, entre ellas SEAT (el mayor empleador industrial de Cataluña) y Desigual (que está marcando la pauta en este siglo XXI). Y además, en el Grupo Planeta, he recibido los primeros ejemplares de Mourinho versus Guardiola, que estará en las librerías el martes de la semana que viene. De momento, Liderazgo Guardiola, en 4ª edición, es uno de los libros de management que mejor está funcionando en 2010.

He vivido cinco años en Barcelona, unos años muy felices, y me encanta Cataluña. Me honro de hablar catalán (por haber estudiado allí) y lo practico siempre que puedo. Aprendo mucho tanto de Madrid como de Cataluña. Ayer en ABC se comparaba a la Comunidad de Madrid con la catalana, y desgraciadamente constataba el deterioro económico de Cataluña en los últimos años. En palabras de Joan Laporta, “Madrid es una entelequia constitucional, un artificio burocrático, una especie de gólem cuy único objetivo es poner palos a las ruedas de la locomotora catalana”. Cataluña está hoy muy por debajo en ocupación de oficinas, actividad logística, producción industrial, plazas hoteleras (casi 300.000 frente a menos de 100.000).

La verdadera lucha, actualmente, está entre Mourinho y Guardiola. También ayer en El País, Jesús Ruiz Montilla (barcelonista confeso) publicaba su artículo Me das morbo, Mou:

“No entiendo bien la razón, pero el caso es que Mourinho me da morbo. Lo veo y se enciende en mí una atracción fatal. ¿Por qué nos fascina tanto, más en mi caso, que no soy sospechoso de madridismo? Si en el fondo, en la forma y en realidad es un tipo que ha hecho de la soberbia un estilo, si no sonríe salvo cuando debe hacerlo por desprecio, si provoca al mascar chicle, si mocha al entrenador contrario cuando está en vísperas de un nuevo partido, si ha demostrado que no se rige por ningún ideal, que es un mercenario de equipos y pizarras de juego, un camaleón táctico que elige en cada momento lo que le conviene y va dando saltos de club en club con el mero objetivo de engrandecer el culto a sí mismo, ¿por qué me produce tanto morbo este Mou?
Después de saber todo eso, de ser consciente de cada uno de esos puntos, ¿por qué me atrae sin cesar? ¿Por qué nos hipnotiza y nos hace entrar en su juego perverso? No es cuestión mía. Cuando los realizadores televisivos transmiten los partidos del Real Madrid, aparecen más planos del banquillo que de Cristiano Ronaldo. Sus declaraciones se siguen paso a paso, siempre hay una frase, un titular, un pase de pecho, una provocación jugosa. ¿Por qué le bailamos el agua? ¿A qué fin entramos al trapo?
¿Existe un ideario Mourinho? No. Cuando asustados, los aficionados al buen fútbol, comprobamos como con el Inter de Milán, jugando al rugby con una escuadra de bestias pardas y malas artes psicológicas, eliminó al Barça de la Champions el año pasado, nos echamos las manos a la cabeza. Luego ganó y Florentino, visto lo visto, contrató a un entrenador que predicaba el triunfo a cualquier precio -incluso el de pisotear la grandeza del juego y la tradición de la casa- para salvar su nueva era.
Pero Mourinho llegó y puso en práctica otra visión radicalmente distinta. ¿Cuáles son sus principios? Más allá del palo, la colleja, la mandanga, el exabrupto, la desmesura, el teatro. No tiene. Dicen que traspasa toda la presión sobre él y libra a sus jugadores de la mala influencia de los focos. Mentira. Que se lo pregunten a Pedro León, a Sergio Canales, que se lo cuenten a un vestuario donde alguna vez han tenido que escuchar: “Si ocurre lo de Alcorcón están muertos”. Deben vivir en un permanente estado de terror. Los humilla, los azuza, los machaca. ¿Es eso quitarles la presión?
El secreto de Mou es otro. Es la estricta y caprichosa megalomanía de su personalidad. No hay mucho más. Rompió el molde. Desde que nació se apuntó al club de los sobraos. A mí se me asemeja al Mark Zuckerberg que como cuenta La red social -no te la pierdas, Mou, aunque hayas confesado que no vas al cine-, en mitad de la lucha encarnizada por una demanda de millones de dólares sobre la originalidad de Facebook, a la pregunta de un abogado sobre si le está prestando atención responde que no y que no hay nadie en esa sala que le llegue a la uña del pie. Me recuerda al Dalí que cuando fue examinado por los prebostes de la Academia de San Fernando y le preguntaron por Rafael les respondió que ninguno de ellos tenía autoridad para hacerlo porque él sabía sobre el pintor italiano mucho más que todos ellos juntos. Otros dos amorales, otros dos borrachos del egocentrismo.
Un vaquero solitario me resulta Mou, un John Wayne, un individualista enfermizo, un Napoleón, un símbolo muy atractivo de éxito personal en esta época de descalabres colectivos ante el que babeamos. Todos. Un líder con mucho predicamento y mérito también. Si no, ¿de qué se va a llenar el Bernabéu para ver al equipo en la primera ronda de la Copa del Rey contra el Murcia? Pero, ¿vale todo a cualquier precio? La liga y la temporada, que son largas, lo dirán. Yo me apunto al lado Jedi. Al del espectáculo, la pureza, la alegría, la belleza, la sencillez, esa que aún pervive en las botas de Xavi, Iniesta y Messi. A ver en qué acaba este episodio de La guerra de las Galaxias futbolística. Darth Vader ha llegado con toda la energía que le da el lado oscuro. Con perdón para el madridismo, desde mi trocito de corazón culé: que la fuerza no le acompañe”.

Vuelta en el AVE de las 6.30 con el consejero delegado de una de las mejores empresas del momento. Un par de horas para dialogar a solas sobre la estrategia y su implantación, la cultura corporativa, el trabajo en equipo… El talento, no cabe duda, es lo que marca la diferencia.

3 comentarios:

Ignacio dijo...

Un saludo.
Excesiva literatura sobre Mou, en mi opinión. Resulta excesiva porque todos se limitan a decir las mismas cosas y no suelen ir más allá. Tópicos repetidos hasta la saciedad a ver si así parecen verdaderos. Que si sus equipos no juegan a nada, que sólo le interesa ganar, que es un provocador, que tiene amedrentados a sus jugadores... La realidad es que en el Chelsea y el Inter le echan de menos,especialmente sus atemorizados jugadores. Todos, titulares y suplentes elogian a Mourinho. En cambio, no todos hablan bien de Guardiola. Mou ha demostrado saber cómo ganar en todos los sitios donde ha estado. Y Madrid no será diferente. Guardiola, obtuvo resultados impresionantes una sola temporada. No podemos creer que Mou sea el diablo y Guardiola sea Gandhi. A quien le quiera escuchar y no se deje llevar por tópicos, Mou suele decir verdades como puños.
Tu inminente libro, Juan Carlos, tiene buena pinta y parece oportuno. Mou triunfará y Guardiola se desvanecerá. Es mi opinión (y mi deseo, claro).
Nos vemos!

Jano dijo...

Reconozco que siempre he sido blanco, y me da igual las copas de europa y los titulos que vaya a ganar el madrid con el maleducado y egocentrista de Mou, mi enhorabuena.

Prefiero ser segundo toda la vida, con la filosofia, los valores, las formas y la idea de futbol de Pep.A pesar de que no sea del barsa. Sin lugar a dudas.

saludos :-)

Jano

Juan Carlos Cubeiro dijo...

Gracias a los dos.

Espero que os guste el libro que sale ya la semana que viene.

Un fuerte abrazo,

Juan Carlos