Páginas vistas en total

martes, 26 de octubre de 2010

"Convenciendo" a los tres cerebros

He empezado la mañana en Madrid con una sesión de coaching estratégico (segunda sesión de la segunda temporada) a la directora financiera de una multinacional europea de las TIC: Una profesional de altísimo nivel que en estos momentos de cambio acelerado es una especie de sustento de la cultura corporativa y que aporta un enorme valor a su empresa.

Después he participado en directo en el programa de televisión Magabusiness, de Intereconomía Business TV. Conducido por Javier, un veterano de la pequeña pantalla, y con Raquel y Daniela, dos periodistas bellísimas, he hablado del libro El Mundial de La Roja, que tan bien está funcionando con la concesión del Premio Príncipe de Asturias a nuestra selección y la nueva demostración de grandeza de Vicente del Bosque el pasado viernes en el Teatro Campoamor de Oviedo. Lo he basado muy bien en el plató (el programa se puede ver en www.intereconomia.com/programa/magabusiness/programa-completo-intereconomia-business-tv-26-10-2010). Después he conversado brevemente con Luis Vicente Muñoz, director de Intereconomía Business TV, que está encantado con el programa De vuelta a clase, que se realiza en ESIC Business & Marketing School y por el que ya hemos pasado Luis Álvarez (BT), Fernando Francés (Everis), Antonio Catalán (AC) o un servidor.

Salida en el AVE a Málaga de las 14.30 horas con mi colega José Antonio. En la estación María Zambrano nos esperaba Antonio Díaz, responsable de Eurotalent en Andalucía. Antes del acto para el que hemos venido a la ciudad andaluza, hemos tenido la ocasión de tomar un café con Inma Serrano, ex de General Electric, con Yifan Li (traductor e intérprete internacional, profesor de chino, que desea traducir La sensación de fluidez) y dos compatriotas suyos que están estudiando Historia y Literatura de España en la Universidad de Málaga. Es curioso el interés de los asiáticos por los libros de autores españoles: en breve saldrá en japonés Liderazgo Guardiola con una tirada importante.

A las 7 pm, en el edificio del Rectorado de la Universidad de Málaga, presentación del Curso Superior de Experto Universitario en Coaching Ejecutivo que impartiremos la UMA (que acaba de recibir el “Campus de Excelencia” por Andalucía Tech, junto a la Universidad de Sevilla) y Eurotalent: 300 horas en viernes por la tarde y sábados por la mañana de noviembre de 2010 a mayo de 2011, con un plantel de profesores espectacular.

Me ha presentado Ana Mª Castillo Clavero, Directora Académica del Programa, para hablar de Coaching y Liderazgo, Capacitación directiva en el siglo XXI. Mi misión hoy era convencer a la cincuentena de profesionales que han venido al acto (personas muy relevantes del empresariado y de la dirección, del ayuntamiento de Málaga, del ámbito universitario, etc.) de la necesidad de invertir tiempo y dinero en el coaching (como coaches externos, como líderes-coaches), apelando a sus tres cerebros: el racional, el emocional y el visceral. En esta crisis hay ganadores y perdedores, y podemos (como hace la mayoría) caer en el síndrome de la “rana hervida” o coger el toro por los cuernos, en esta conjunción de era conceptual, economía conductual y cultura del regalo.

Para el cerebro intelectual, les he hablado de que en este “cambio de época” que significa la segunda década del siglo XXI, hemos de reinventar una serie de conceptos:
- La humildad (que no significa dejarse de sentirse orgulloso por lo que uno logra, sino aprender a toda velocidad, como demuestra la ley de Revans de la sostenibilidad). Ya se sabe: 10.000 horas de práctica deliberada. He puesto el ejemplo, en la tierra andaluza, de Paco de Lucía, que ensaya 14 horas diarias. "Paco de Lucía, cuando tenía ocho años, se sentó en una silla con todo el fardo de su infancia a la espalda. Empezó a hacer escalas, arpegios, trémolos, acordes, rasgueados... Han pasado los años. La guitarra flamenca, gracias a Paco de Lucía, habla con un nuevo lenguaje. Un lenguaje expresivo y emocional infinitamente más complejo y más grave que tuvo jamás. En el rostro de Paco de Lucía, por entre la energía, la bondad, la inocencia, asoman los zarpazos, de la angustia y la devastación“, Félix Grande.
- La formación, que no vale nada sin desarrollo (pasar de los conocimientos a los comportamientos). Por ello, el coaching es esencial.
- El talento, que va más allá de la inteligencia (es “inteligencia triunfante”, como nos ha enseñado nuestro querido José Antonio Marina, y no inteligencia fracasada), decidida a dirigir bien el comportamiento (subrayo el bien, la ética, como ha dicho Ana María Castillo en el debate) y por tanto a poner en valor lo que hacemos.
- El Liderazgo, que ha pasado del estilo del General Patton (duro, frío, sin respeto hacia los demás, propio de “macho alfa”) al Liderazgo Guardiola, Del Bosque o Mourinho, más completo y versátil.
- La Motivación: “El Palo y la zanahoria” es un modelo inútil (para comprobarlo, hemos de leer a Daniel Pink en La sorprendente verdad sobre qué nos motiva) y centrarnos en la motivación intrínseca: autonomía (desde la libertad), dominio (práctica deliberada) y propósito (valores).
- La Productividad, que no es trabajar más por menos, sino Calidad Directiva en más de un 60%.
- Y la propia Calidad Directiva, nuestra espada de Damocles, a todos los niveles de la empresa. España ha pasado de ser 26ª (en 2008) a 28ª (en 2009) a 35ª (en este 2010).

¿El Coaching es un gasto o una inversión? Evidentemente, una inversión, puesto que sus efectos positivos duran más de un año. ¿Una inversión rentable? Extremadamente rentable, puesto que se calcula (datos de la consultora Manchester Inc) que se obtiene entre el 600% y el 1.100% del tiempo y el dinero invertido. Posibilita liderar (algo tan escaso) y ser un equipo.

He tratado de activar el cerebro emocional de los participantes, porque lo que trabaja el coaching (externo o interno) es la construcción de la felicidad. Me he referido a la profesora Sonja Lyubomirsky y a su libro La ciencia de la felicidad, en la que nos ofrece doce actividades deliberadas: agradecer, cultivar el optimismo, evitar pensar demasiado en lo mismo, practicar la amabilidad, cuidar las relaciones sociales (el “índice Gottman”), desarrollar la resiliencia, aprender a perdonar, “fluir” más, saborear las alegrías de la vida, comprometerte con tus objetivos, practicar la religión y la espiritualidad y ocuparte de tu cuerpo (actividad física, deporte, alimentación) y de tu alma (relajación, meditación). Porque, como nos enseñó el maestro Fernando Giner de los Ríos, “Educación es dirigir con sentido tu propia vida”.

Y he tratado de convencer a la audiencia desde lo visceral, lo instintivo, apelando a su cerebro de superviviencia. Igual que en el "far west" sólo existían “los rápidos y los muertos”, en nuestras organizaciones sólo sobreviven las que se anticipan y se adaptan al ritmo de cambio de los mercados. Si no, mantenemos la actitud complaciente del Titanic (y sus consecuencias).

No hay Talento sin su desarrollo, sin coaching (como nos demuestran Nadal, Gasol, Alonso). No hay Liderazgo sin coaching (he expuesto los casos de Nelson Mandela en Sudáfrica, de la educación en Finlandia y de María Corina Machado, la candidata más votada el pasado 26 de septiembre en Venezuela).

Después hemos mantenido un animado debate de casi media hora sobre el emprendizaje, la ética, las buenas prácticas de Málaga y su ayuntamiento (para que las empresas de reciente creación sobrevivan, apuestan por el coaching), de la “Pasión por Málaga”, etc.

Y casi perdemos el AVE Málaga-Madrid de las 21.05 horas. Lo he pasado en grande en este presentación y debate en una ciudad tan creativa y de tanta belleza.

Mis agradecimientos de hoy a los organizadores del evento en Málaga (Antonio, José y todo el equipo), a quienes han ayudado (Ana María, Inma, etc) y a todos los asistentes.

1 comentario:

svazquez dijo...

Me encantó la entrevista.
Respuestas inteligentes a preguntas más bien simples...
Un abrazo fuerte!