Páginas vistas en total

lunes, 20 de septiembre de 2010

Un país con Clase Creativa

José Antonio Labordeta en el recuerdo. Un hombre honesto, sencillo, luchador por la libertad; un aragonés universal.

Fredrik Reinfield, Primer ministro de Suecia, ha ganado de nuevo las elecciones y ha dejado a los socialdemócratas a niveles de 1920. En 1993, como líder juvenil del Partido Moderado, Reinfield publicó La nación durmiente, libro en el que criticaba una sociedad adormecida por un exceso de protección. En los últimos seis años, no ha dado un hachazo al tronco, sino que ha podado las ramas del estado del bienestar. Reducción de impuestos, control de los abusos y una suave política de privatizaciones. Para que el estado del bienestar no sea el bienestar del estado.

Me ha gustado la entrevista a Ignasi Guardans, Director del Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales. Plan de austeridad hasta 2013 (aunque los recortes no llegarán al 50%). “La calidad creativa no se corresponde con la debilidad de la industria”.

Hoy he estado leyendo Innovación Empresarial, Clase Creativa y Desarrollo Económico en España, de los profesores Pesquera, Casares, Coto e Inglada. Una excelente introducción sobre la creatividad con las aportaciones de Csikszentmihalyi, Howard Gardner y Robert Sternberg, el triángulo de la creatividad (talento individual, ámbito y campo/disciplina), los entornos creativos (Tapscott y Williams), la intercreatividad (Berners-Lee) y la web 2.0., el triángulo del conocimiento (investigación, educación, innovación)y el cluetrain manifiesto (los mercados son conversaciones). Un capítulo sobre la teoría de las clases creativas de Richard Florida y sus 3 T Talento, Tecnología y Tolerancia. Las aplicaciones prácticas al caso de Estados Unidos, Europa (Florida y Tinagli, 2004), Italia (Tinagli y Florida, 2005), China (Li y Florida, 2006), Suecia (Mellander y Florida, 2006) y Holanda (Marlet y Van Woerkens, 2004).
Finalmente, la aplicación a España. Madrid tiene un 25% de clase creativa, le siguen las provincias de Salamanca, Vizcaya, Granada, Valladolid, Asturias, Barcelona, León y Álava, todas con más de un 20%. Las cinco últimas, Alicante, Cuenca, Las Palmas, Toledo y Almería. Las cinco capitales con más clase creativa, Granada (32’7%), San Sebastián, Santiago, Ciudad Real y Oviedo. Y las cinco ciudades, Pozuelo (50’81%), Las Rozas, Majadahonda, San Cugat y Granada. En los 8 últimos puestos, Badalona, Leganés, Móstoles, Hospitalet, Santa Coloma, Fuenlabrada y Parla (6’17%).

El libro me ha encantado porque aúna una gran cantidad de datos (especialmente de nuestro país) con las grandes tesis sobre la Clase Creativa. Ojalá tomemos buena nota para salir adelante.