Páginas vistas en total

martes, 28 de septiembre de 2010

Magia e ilusión

Desayuno de trabajo con el Director de RR HH de una de las mayores empresas de telecomunicaciones. Una empresa cliente con la que hemos trabajado desde hace muchos años y con la que reiniciamos proyectos de coaching estratégico. Este directivo es una de las mejores personas que conozco: afable, directo, encantador y divertido. Da gusto estar con él y repasar la actualidad.

Después, con mi compañero Diego Orbea de Eurotalent, presentación de nuestras ideas y propuestas al núcleo principal del equipo de Formación y Desarrollo de una de las mejores entidades financieras de nuestro país. Total sintonía respecto al Talento, la Tecnología y Ser un Equipo. Esta entidad saldrá reforzada, sin duda, de estos momentos difíciles de la economía.

Y con nuestro compañero Santiago, almuerzo de trabajo con el consultor de SAP Carlos Campos y con Agustín Leal, ‘Magic Leal’, ilusionista que ha sido Presidente de la Sociedad Española de Ilusionismo y ha actuado en Hollywood. Agustín es uno de los magos más consagrados de nuestro país (la magia es una forma especial de comunicación), y su concepto de ilusión nos viene muy bien a las organizaciones. Empezamos a explorar ámbitos de colaboración conjuntos.

Por la tarde, reunión sobre Eurotalent Sport para relanzar esta división. Tenemos proyectos muy interesantes en esta línea.

He quedado esta noche con mi buen amigo Enrique Ulloa, Presidente de AECOP Galicia, para cenar en Madrid. Hemos ido a Don Pelayo, un restaurante en la calle de Alcalá entre Cibeles y la Puerta del Sol, y después hemos visto juntos el final del partido de Champions Auxerre-Real Madrid. El “Mou Team” no ilusiona; tiene muy poca magia. Esperemos que la cosa cambie.

Tampoco ilusiona, en general, nuestra clase política. Fran Carrillo, el gran experto en comunicación, me envía un artículo del profesor José Manuel Blanco de la Universidad de Valencia sobre si es casual la mala calidad de nuestros políticos. Concluye Fran: “La sociedad civil debe tomar las riendas o el chiringuito será devorado por la marea”. Inteligente reflexión a pocas horas de la huelga general.

El artículo mencionado (http://www.elconfidencial.com/tribuna/casual-calidad-nuestros-politicos-20100928-6442.html) es el siguiente:
“No resulta difícil percibir que la calidad de los dirigentes políticos en España ha sufrido un deterioro lento, pero intenso, durante las últimas décadas. “Cada país tiene los gobernantes que merece”, afirman algunos, señalando a los ciudadanos como responsables últimos del espectáculo tan poco edificante que ofrece nuestra clase política. Serían los votantes quienes, de forma deliberada y contumaz, encomendarían la responsabilidad de una gestión pública, cada vez más compleja, a unos líderes poco capaces, de honradez dudosa o inclinados a favorecer sus propios intereses.
Sin embargo, la escasa cualificación de los dirigentes no suele deberse a una supuesta ceguera o ignorancia de los votantes sino a un inadecuado diseño de algunos aspectos del sistema político. El voto es necesario para garantizar buenos gobiernos, pero resulta insuficiente si los incentivos para dedicarse a la política no son los correctos, los mecanismos de selección de los líderes son perversos y los electores no pueden discriminar con su voto las cualidades de cada candidato. Y, en España, estos procesos de selección e incentivos son manifiestamente mejorables, dando lugar a una peculiar ley de Gresham: los malos políticos tienden a expulsar de la circulación a los buenos.

La selección de los políticos
Es posible clasificar en tres categorías los atractivos que ejerce la actividad política sobre los sujetos: el salario, los ingresos poco justificables y las ganancias psicológicas (fama, prestigio, poder, posibilidad de servir al país, etc…) ¿Cómo afectan estos elementos a los distintos tipos de individuos? La dedicación a la política supone una importante pérdida salarial para las personas altamente cualificadas pero, con mucha frecuencia, una sustancial ganancia neta para los poco formados. También, por razones obvias, la actividad pública puede proporcionar unos enormes ingresos, pero sólo a los sujetos con una honradez mejorable. Por tanto, para las personas de acreditada valía y contrastada integridad, la política tan sólo ejerce el atractivo del prestigio y la satisfacción de servir a los ciudadanos, a costa de una pérdida material. Y, dado que este prestigio, se va reduciendo según se generalizan los políticos ignorantes o corruptos, la proclividad de los individuos honrados y profesionalmente competentes a dedicarse a la actividad pública no sólo es pequeña, sino que disminuye paulatinamente, lo que contribuye a una progresiva degradación de la clase política.
Su inclinación por políticas absurdas o contraproducentes no sólo se debe a la ignorancia y el desconocimiento sino también a la necesidad de adoptar cualquier medida que favorezca su permanencia en el poder
Los partidos realizan una segunda selección asignando cargos y puestos entre sus afiliados. La propia estructura de las formaciones, y el sistema de listas cerradas, conducen a que los criterios para obtener un puesto o ser incluido en una lista electoral no sean necesariamente la valía personal o profesional, sino otros como la lealtad al líder. El político individual se convierte, así, en un engranaje de la maquinaria del partido y puede permanecer años en un parlamento o en un ayuntamiento, callado, aplaudiendo al propio y abucheando al contrario (con independencia de lo que diga cada uno), limitándose a votar lo que diga el jefe de grupo. Es muy difícil que una mente independiente, íntegra, con criterio propio y altitud de miras pueda soportar mucho tiempo algo así. Además, la enorme proliferación de cargos de libre designación en las diversas administraciones crea un efecto llamada a personas con características negativas, pues perciben que, tarde o temprano, conseguirán alguno de los puestos. Por otro lado, la opacidad y las prácticas heterodoxas en la financiación de los partidos permiten a los corruptos pasar más desapercibidos en un ambiente de río revuelto.
En algunos países, el parlamento debe ratificar los cargos nombrados por el ejecutivo, ejerciendo un control de calidad efectivo cuando existe una verdadera separación de poderes. En España, la disciplina de voto de los diputados impide que el parlamento pueda cumplir, en la práctica, esta función: la ausencia de una auténtica separación de poderes juega también en contra de la calidad.
El mecanismo del voto puede permitir al ciudadano discriminar entre personas, eligiendo para representarle y gestionar lo público a aquellas que considera son más capaces y honradas, compensando así el fuerte atractivo que la política ejerce sobre individuos con perfiles dudosos. Por desgracia, en España el sistema de listas cerradas no permite al elector discriminar las cualidades de cada candidato individual ya que se ve obligado a votar un paquete elaborado por los partidos.

La única opción profesional
Todo este proceso contribuye a la creación de una casta de políticos profesionales, personas que, en palabras de Max Weber, no viven “para” sino “de” la política y difícilmente comparten valores, intereses y visión del mundo con los electores a los que, teóricamente, representan. Su inclinación por políticas absurdas o contraproducentes no sólo se debe a la ignorancia y el desconocimiento sino también a la necesidad de adoptar cualquier medida que favorezca su permanencia en el poder, ya que la ocupación de cargos públicos constituye su mejor (cuando no su única) opción profesional.
La banalización de la política, la repetición machacona de discursos huecos con frases pretendidamente ingeniosas, la primacía del corto plazo (o las meras ocurrencias) a la hora de tomar las decisiones o la preponderancia de la pura imagen sobre los argumentos y razonamientos, son algunas señales de la degradación a que nos lleva tan inadecuado diseño. Resulta una triste paradoja el hecho de tener unos puestos públicos muy mal remunerados para la responsabilidad que representan pero con un sueldo demasiado elevado para la competencia y actitud de muchas personas que los ocupan. Todavía quedan algunos políticos capaces y honrados, pero parecen constituir ya una especie en vías de extinción.
Es necesario revertir los incentivos y cambiar el sentido de la selección, reduciendo drásticamente el número de cargos políticos, mejorando la remuneración en los puestos de gran responsabilidad y estableciendo mecanismos que garanticen que los destinos sean ocupados por personas con una preparación y actitud adecuadas. Resulta imprescindible la ratificación de los nombramientos por un parlamento verdaderamente independiente (siguiendo el modelo de los EEUU), la generalización de elecciones primarias limpias dentro de los partidos y una reforma del sistema electoral, que obligue a los candidatos a someterse individualmente al escrutinio de los votantes y fomente la autonomía del político individual. Cierto, son cambios profundos, y alguno de ellos requeriría una reforma constitucional. Pero el esfuerzo nunca es excesivo cuando hay tanto por ganar en el terreno de lo material, en el plano de lo ético y, también mucho, en la esfera de lo estético.”

Creo mucho en determinados políticos con liderazgo de servicio, que son honestos y practican el coaching para mejorar continuamente. Pero así es la vida respecto al Talento: si se selecciona mal, si no hay los valores adecuados, si falta la orientación al cliente, si se evita la Clase Creativa, los resultados son nefastos.

Mis agradecimientos de hoy a Enrique, Mara, Ana, Lola, Natalie, Emilio, Luis, Santiago y Carlos.