Páginas vistas en total

martes, 14 de septiembre de 2010

Inteligencia y emocionalidad


Junto con Helena Montero, de Eurotalent, Coaching de Equipo con la Alta Dirección (los cinco principales ejecutivos, con el Consejero Delegado a la cabeza) de una gran empresa industrial española, en el sector de la alta tecnología, que está experimentando un enorme crecimiento y haciendo Grupo empresarial. Hace tres meses tuvimos la reunión anterior de Coaching de Equipo y hoy se trataba de avanzar en la revisión de los planes de acción y en los nuevos retos de la temporada.
Una de las herramientas que utilizamos para que un Equipo de verdad se conozca más a sí mismo es el “Test de Fortalezas Características” de Martin Seligman y Christopher Peterson. A partir de un cuestionario, cada integrante del equipo evalúa sus cualidades y determina sus seis principales fortalezas y sus seis oportunidades de mejora. Después le pedimos al equipo en su conjunto que comente quién aporta más en cada una de las cualidades, y utilizamos la “ventana de Johari”: zona abierta (fortalezas según el propio ejecutivo y según el equipo), zona ciega (fortalezas según el equipo, pero no según el ejecutivo) y zona oculta (fortalezas según el ejecutivo, que no pone de manifiesto en el trabajo en equipo, según el resto de integrantes). Cuanta menos zona abierta y más zona oculta y zona ciega, menos aprovecha el equipo las cualidades de sus integrantes.
En el taller anterior de coaching de equipo establecimos la “ventana de Johari” de cada uno de los integrantes de este equipo de alta dirección. Una de las actividades que hemos hecho hoy es sacar conclusiones prácticas de ello. Y después lo hemos combinado con el diversigrama.
Los resultados han sido francamente interesantes. Los ejecutivos viscerales introvertido (diversitipo uno: las abejas) son productivos, trabajadores, muy inteligentes… sin embargo, suelen ir de “tipos duros” y no suelen dejar que aflore su emocionalidad. Los emocionales extravertidos (diversitipo dos: los bueyes) son personas generosas, empáticas, ayudan, se ocupan de los demás… y necesitan que las emociones fluyan. Los emocionales equivertidos (diversititpo tres: los leones) son competitivos, se preocupan por su imagen, transmiten seguridad… y evidentemente son más emocionales que las abejas o que los toros (diversitipo ocho: viscerales extrovertidos), personas con un gran sentido de la justicia, impulsivos, enérgicos.
Un equipo que se conoce mejor a sí mismo avanza decididamente y obtiene sinergias (mejores resultados que cada uno por separado). Me siento especialmente satisfecho y orgulloso con el trabajo de hoy. Estoy convencido de que, para esta empresa, lo mejor está por llegar.

Mi agradecimiento para el G-5 (ellos saben perfectamente quiénes son) y para Helena. Una gran jornada.