Páginas vistas en total

miércoles, 11 de agosto de 2010

El magnetismo de la ejemplaridad

Hoy se cumple un mes de la victoria de "La Roja" en el Campeonato del Mundo. Esta noche, en el Estadio Azteca, ha lucido por primera vez la estrella de campeones mundiales en la camiseta.

En El Economista, el analista de Bloomberg Matthew Lynn ha escrito "Seis lecciones para invertir que nos deja el Mundial de fútbol":
“Hay quien puede pensar que las horas pasadas frente a la televisión durante el Mundial de fútbol de Sudáfrica han supuesto una lamentable pérdida de tiempo. Nada más lejos de la realidad.
Entre gritos al árbitro protestando las faltas y los fueras de juego, algunos hemos construido una cartera de inversiones con la que se hará fortuna el año que viene.
No cabe duda: en la tele, delante de nosotros, había lecciones magistrales de negocios, gestión e inversión. Todo lo que hacía falta era saber mirar. ¿No se lo cree? Pues aquí tiene seis buenos consejos para invertir inspirados en el reciente Mundial.
La lección inglesa: puede que la globalización haya ido demasiado lejos
La liga de fútbol más internacional del mundo es la inglesa, la premier. Los mejores equipos de Inglaterra, como el Manchester United y el Chelsea, han ido recogiendo talentos de todas partes. La teoría dicta que si bien queda poco espacio para los jugadores nacidos en Inglaterra, los que consiguen entrar en los grandes equipos británicos se benefician de la oportunidad que se les da de jugar con los mejores del mundo. Parece que la teoría falla.
Después de dos espectáculos deprimentes en los dos últimos campeonatos mundiales, parece claro que el deporte nacional de Inglaterra está pasando por un periodo de lamentable decadencia. Uno puede darse un paseo por la aldea global e ir seleccionando lo mejor de cada casa. Pero, al final, tanto las personas como las empresas funcionan mejor cuando se mantienen fieles a lo que son.
En las grandes compañías, la moda es hacerse cada vez más internacionales, perdiendo de vista sus orígenes y desembarazándose de su patrimonio cultural e identitario. Comercializan productos cada vez más insulsos y anodinos, despojados de las características nacionales que antes les conferían fuerza y personalidad. Sin embargo, hay empresas que se mantienen fieles a la cultura y a las tradiciones de su país de origen. Les irá cada vez mejor a largo plazo.
La lección francesa: los egos no nos llevan a ninguna parte
Una vez terminado el Mundial, el único consuelo que les queda a los ingleses es que Francia lo hizo aún peor. La gran estrella del fútbol galo, Nicolas Anelka, se tuvo que marchar a casa antes de terminar el campeonato por insultar al entrenador Raymond Domenech en el descanso del partido contra México, en el que Francia fue vapuleada por un adversario, en principio, de inferior categoría.
Por si esto fuera poco, la sanción a Anelka dio lugar a una rebelión de los jugadores. En fin, Francia fue eliminada en la primera ronda. Humillante, sin duda, pero cuando el ego está fuera de control, ya se sabe lo que pasa: los problemas se suceden, uno tras otro. ¿Puede la banca de inversión mantener todos los egos bajo control? Que sigan soñando.
La lección coreana: el aislamiento no funciona
Hubo dos Coreas en este Campeonato del Mundo: la del Norte y la del Sur. Mientras que el fútbol de Corea del Sur fue impresionante, rápido, alegre y fluido, y tuvo la mala suerte de ser noqueado por Uruguay, Corea del Norte hizo el ridículo, como puede atestiguar cualquiera que viera el palizón (7-0) que le dio Portugal. El contraste entre una y otra Corea no podía ser mayor, y la lección que debemos sacar es muy sencilla: los países que se abren al resto del mundo se desarrollan a una velocidad impresionante, mientras que los que se cierran no van a ninguna parte.
La lección italiana: la historia no cuenta para nada
Ningún otro país llegó al Campeonato del Mundo de Fútbol con un bagaje tan prometedor como Italia. Es verdad que los italianos han practicado siempre un juego muy aburrido, pero eso no les impidió ganar la Copa del Mundo en 2006. Todos saben que los italianos siempre salen airosos, incluso cuando juegan fatal, al menos eso es lo que nos dicen los libros de historia del fútbol. Pero esta vez no salió bien. Les fue muy mal, y cogieron el primer avión que salía para casa.
La lección alemana: transfórmate con estilo
Sabemos cómo es el equipo alemán: Italia, pero con peor corte de pelo. Duros, metódicos, eficaces, trabajadores, así son los alemanes cuando se ponen a jugar al balompié. Hacen papilla a quien se pone por delante y, si eso no basta, ganan a penaltis. Pero esta vez la cosa no funcionó. Los germanos practicaron un juego ofensivo que hizo que incluso los brasileños resultaran aburridos. Sólo la implacable defensa española consiguió apagar el talento creativo de los germanos. ¿La moraleja? De vez en cuando permítete un cambio de estilo y el mundo quedará fascinado.
La lección española: no dejes de creer en tus posibilidades y llegarás al final
Seamos sinceros. No creíamos que fuesen capaces de hacerlo. Probablemente, tampoco ellos creían que podían llegar hasta el final. España es uno de los países donde mejor se juega al fútbol, pero su Selección nunca había pasado de cuartos de final. Esta vez sí, y nos dio a todos una verdadera lección de perseverancia. La fe mueve montañas. No la pierdas y llegarás muy lejos: hasta el final.”

Como dice Lynn, lo que hace falta es saber mirar. En mi caso, más que para invertir, para elegir modelos valiosos, como el de Liderazgo Compartido (que no “competido”) de La Roja y el Liderazgo tranquilo (que no “ofuscado”) de Vicente del Bosque.

Sol Quesada, una de las mentes más brillantes que combina la gestión económica y la antropología, tiene el libro perfecto para la ocasión: Arquetipos para el desarrollo personal. El magnetismo de la ejemplaridad. Comienza –y concluye- con el siguiente párrafo: “A quién se admira. A qué se aspira. Cuáles son los ideales que mueven. Qué referencia informa la mente. Con quién se establece comparación. Hacia dónde se apunta.”
Sí, “Dime qué arquetipo has elegido y te diré quién llegarás a ser”. La autora parte de la definición del DRAE de modelo: “Arquetipo o punto de referencia para imitarlo o reproducirlo”. Para Sol, “el descubrimiento del arquetipo constituye una oportunidad de enriquecimiento de la personalidad”. Del arquetipo se aprenden objetivos, consecuciones, modos de conseguirlo y autoconfianza. Sol aboga por un idealismo relativista, del arquetipo como valor personificado, del hábito como valor asumido. Claro que está que los arquetipos tienen “enemigos”, como el individualismo (“es menos libre quien prescinde absolutamente de referencias”) y el conformismo, y que hay incluso anti-arquetipos (“elijo no actuar de esta forma”).
El arquetipo se mueve en un plano real: “son vidas vividas que ayudan a vivir la propia vida”. En el arquetipo físico, la figura, la presencia y la expresión corporal. En el inmaterial, la inteligencia (paradigma, ideas, razonamiento), la memoria, la voluntad (“el arquetipo-voluntad es enérgico, sabe lo que quiere”, con afán de superación y velocidad: “Su ritmo marca velocidad a otros”), el corazón (“El toque del corazón imprime una impronta que humaniza”. “El arte de gobernarlo es de maestros”) y carácter (“El buen carácter no es blando ni condescendiente (…) pero tampoco rígido, que se deje guiar pero con sus propios objetivos y métodos”) y la perspectiva. En el arquetipo de relación, el mundo material, las personas (el intercambio antropológico), el espacio-tiempo (distancias, plazos) y el estilo (“ejemplos de estilos que pueden resultar modélicos son el amigable, pacífico, integrador, culto, elegante, respetuoso, laborioso, positivo, abierto, coherente y un largo etc.”).
Tras los arquetipos del ser, Sol Quesada nos presenta los arquetipos del actuar, desde los ámbitos personal, familiar, de amistad (relaciones de alta calidad), profesional, social y público. “Es modélica la armonía de quienes consiguen acertar en las diferentes áreas con la justa medida, adecuada a sus capacidades y circunstancias y también a las necesidades de los demás”.
Los arquetipos se construyen a través de la búsqueda (inconsciente o consciente), la elección, la adaptación (“la imitación al 100% genera copias descerebradas”), la re-elección y la convivencia. Los arquetipos son densos, atemporales, explícitos, públicos y globales (captados en su conjunto). Sus efectos son la medida, la atracción, el apoyo, la aceleración, la elevación, la inspiración y la iluminación (el modelo como foco penetrante en la inteligencia, la voluntad y el corazón).
Sol concluye: “Observando al prototipo, confío más en mí”. Un texto excelente.

Gracias, Sol, por tu sabiduría. Gracias a La Roja y a la RFEF por seguir sintiéndonos tan orgullosos, un mes después, y a nuestros amigos Carlos y su esposa con quienes hemos ido esta noche a cenar a Gaspar, un delicioso restaurante junto al puerto deportivo de Marbella.

1 comentario:

David Asensio dijo...

Buenos dias Juan Carlos. Que tal va por Marbella? Como todos dias, sigo tu blog y aqui me tienes leyendote. Creo que la lección de la selección española en este mundial, tenemos que aplicarla en estos momentos que estamos viviendo, tanto la gente joven como los lideres de las organizaciones. Sobre todo en Aragon, que es donde vivo. Los jovenes, confiar en nosotros, en nuestras visiones y luchar por ellas, que nos de igual la opinion de los demas, luchar por lo que somos y queremos ser y los lideres, confiar en la juventud,dar paso a su creatividad, confiar en ellos,darles una oportunidad, " darles la posiblidad de debutar", las cosas cambiarian y mucho. Pero tambien habria que empezar por la universidad, cambiar nuestra educación, una educacion mas practica y sobre todo que den la oportunidad de desarrollo de uno mismo. Leiste mi blog? Espero que te gustara. La verdad que lo empece como un hobbie y cada dia esta gustando mas a la gente, que ayuda a pensar y sobre todo quiero hacerlo encaminado a la gente joven, gente en paro o no, y que gracias al coaching, lenguaje no verbal,recursos humanos, motivación, me ha ayudado y quiero ayudar a la gente. Espero tu comentario. Un saludo y pasa un buen dia.