Páginas vistas en total

domingo, 18 de julio de 2010

Mandela Day

Hoy se ha celebrado en Madrid el Mandela day, cumpleaños de Nelson Mandela (Madiba ha cumplido 92 años). Desde hace dos años, el Consejo de Naciones Unidas ha decidido celebrar el 18 de julio como homenaje a la vida de este Premio Nóbel de la Paz, el líder referente de nuestro tiempo. Tras Londres y Nueva York, Madrid ha sido este 2010 la capital de la conmemoración.

Para un servidor, el mayor tributo a Nelson Mandela ha sido el libro El factor humano de John Carlin, y la película Invictus de Clint Eastwood con Morgan Freeman interpretando al líder sudafricano. Gracias a APD, hemos podido hacer Cine Fórum de esta película en Madrid (con el Embajador de Sudáfrica, Vusi Bruce Koloane, el capitán del Real Madrid, Raúl, el portavoz de la Federación Española de Fútbol, Jorge Carretero, la DG de Creade y un servidor) y en varias ciudades españolas. Asimismo, he compartido conferencias con John Carlin en La Coruña y San Sebastián, lo que me ha permitido saber mucho más sobre la personalidad de Mandela, el gran líder vivo.

Hoy he repasado algunas fotos del Congreso Internacional en Johannesburgo de otoño de 2007 (ahí estaban Silvia, Yolanda, Jesús, Ben) y he visto el programa En portada (La 2) sobre Nelson Mandela y su legado.

Cine matinal: sesión de las 12. He ido a ver Una hora más en Canarias, de David Serrano. Una comedia divertidísima. Un entretenimiento estival maravilloso para los que nos gusta el cine. Están fantásticos los tres actores iberoamericanos: las colombianas Angie Cepeda y Juana Acosta y el argentino Eduardo Blanco, muy graciosos Miren Ibarguren y Quim Gutiérrez y espléndidas Isabel Ordaz y mi querida Kiti Manver. No te la pierdas.

Esta es la crítica de la película en la web Notas de Cine:

Una hora más en Canarias es un claro ejemplo de comedia ejemplar. Dentro del panorama de cine español se supone que hay dos géneros que se bordan, el drama social y la comedia. Aunque suene cínico es así, ya que no podemos hablar de cine de acción, fantástico o de ciencia ficción patrios, aunque se intenten. El éxito suele ser en los otras dos temáticas, que además se adecúan perfectamente a los medios de nuestra industria.
Como punto de partida de Una hora más en Canarias el espectador se hallará ante un conflicto amoroso. Una pelea de leonas en toda regla, y ya se sabe que en el amor y la guerra todo vale.
Una guapa mujer casada no quiere perder a su amante que, harto de la clandestinidad, se ha buscado una novia normal. Pero la exuberante Angie Cepeda no dejará que el chico, Quim Gutiérrez, escape así como así. En la piscina de barro estarán también dos mujeres más: Juana Acosta y Miren Ibarguren (’Aida’, ‘Escenas de Matrimonio’). Estas tres representan tres tipos de guerreras, cada una con sus armas y sus mezquindades. Se valen de los típicos tópicos y del chantaje, sin ningún pudor, y sin que él, más Bustamante que Gutiérrez, con perdón, se entere de nada. Ellas son espléndidas y bellas y no tienen desperdicio, incluso los acentos de las dos hermanas colombianas permite al film momentos de pura parodia.
Los líos van en aumento hacia lo disparatado y con la aparición de nuevos personajes, el embrollo crece llegando a crear casi nuevas realidades. A ello colaboran los magníficos secundarios, como siempre lo suelen ser, Kiti Manver, Isabel Ordaz y Eduardo Blanco, argentino-español por obra y gracia del guión (y con un sentido del humor soberbio).
Se nota que el responsable es David Serrano, guionista de ‘El otro lado de la cama’ (la segunda parte la olvidaremos) y director de ‘Días de Fútbol’ y ‘Días de Cine’. Serrano recupera la desvergüenza de la primera sin la visión pesimista y más vulgar de las otras dos, y elude las escenas innecesarias que estas tenían.
Por otro lado, la película recupera dos cosas que dan color al filme. Una, un aire de las películas musicales españolas de los setenta y las bandas sonoras ‘románticas’ que se presenta a la vez con elegancia, añadiendo un componente de mofa del propio género y como instrumento de ruptura de la barrera cinematográfica (es decir, hablando con los mismos elementos del discurso). Y la otra, la estética de las dos protagonistas vestidas y peinadas como de época, moviéndose entre el descaro (Angie) y la inocencia (Juana). Esto les da a ambas un aura de intemporalidad extraña, de fábula donde se perdonan algunos defectos y excesos en cuanto a verosimilitud se refiere. A esto se le añade la presencia de lo puramente mágico, algo visible en el personaje de Juana Acosta ( y también en la presencia de números musicales), bien llevado y enriquecedor.
En cuanto a los factores negativos, puede que la película se haga un poco larga, repetitiva en algunos planteamientos, no precisamente original en los conflictos y mentiras de sus personajes, pero, sin duda, dialogada con desparpajo y con actores dinámicos y muy metidos en el papel.
En definitiva, Una Hora más en Canarias no es una cinta perfecta, pero probablemente será la comedia romántica española para este verano, con la que pasar un rato relajado y divertido y para olvidarse de los problemas durante dos horas, como debe ser.”

De la prensa de hoy, me quedo con las entrevistas a Vicente del Bosque (en La Razón) e Iker Casillas (en As) y el recuerdo a José Saramago de su viuda, Pilar del Río, en El País Semanal.

Mañana lunes voy por la mañana a Espejo público, en Antena 3, a hablar del Liderazgo en La Roja. Veremos qué tal va.

Mis agradecimientos a mi amigo José Mª Irisarri, Presidente de Vértice 360º, por hacer posible una peli tan divertida como Una hora más en Canarias; a David Serrano, director de la cinta; a Vicente del Bosque y a Iker , Campeones del Mundo (vaya semana llevamos de celebraciones) y por supuesto a Nelson Mandela, modelo de líder. Su legado es imperecedero.

Y la canción de hoy (aunque en la banda sonora de Una hora más en Canarias hay canciones estupendas, como Estando contigo o Algo contigo), es de Gilberto Santa Rosa: Conteo regresivo (http://www.youtube.com/watch?v=pS9URG9ImGM&feature=related)
DIEZ lo que te canta todo el mundo
NUEVE-nido a casa en casi un mes
OCHO-cas con la verdad o finges
SIETE-nido fallas tú también;
SEIS-o tarde para ser felices
CINCO-mentarios, yo lo sé;
CUATRO mil razones hoy nos sobran
Para terminar con este es-TRES.
DOS-is de amor hacen falta,Pero ning-UNO cedió.
CORO
Ahora solo hay números en tu cabeza de una relación que no da para más,
Ahora solo hay símbolos de suma y resta, sumas mis errores resto tu bondad,
A hora soy la pieza en tu rompecabezas, que nunca izo falta que no encajará.
Voy a enumerar todos nuestros errores, cuando llegué a cero todo acabara.

10 nunca me dices que me amas
9 siempre cambio la verdad
8 cuando salgo de la casa
7 te casi siempre llego hasta la
6 no me agradan tus detalles
5 a esta altura nos da igual
4 se nos apagó la llama
3 casi voy a terminar
2 si no hay amor, no hay nada
Es oport 1 el adiós.

CORO
Ahora solo hay números en tu cabeza, de una relación que no da para más.
Ahora solo hay símbolos de suma y resta, sumas mis errores resto tu bondad.
A hora soy la pieza en tu rompecabezas, que nunca hizo falta, que no encajará.
Voy a enumerar todos nuestros errores, cuando llegué a cero todo acabará.

Aquí empezó el conteo regresivo...
Cuando llegué a cero se acabó.
Tú te vas, yo me voy, nos vamos los dos.
No hay razón para quedarnos, tú conmigo yo contigo.
El amor está perdido, lo nuestro se terminó.
Sin remedio se murió.

Aquí empezó el conteo regresivo...
Ni te quedas aquí, ni me quedo contigo.
Cuando llegue a cero se acabó.
Tú te vas, yo me voy, nos vamos los dos.
Esto no tiene salvación.
No hay solución para el adiós.
Cada cual por su camino,
Ya que esto no nos convino.
A buscar otro destino
Porque esto fue un desatino
De los dos…

Aquí empezó el conteo regresivo...
10, 9, 8, 7, 6, 5.
Cundo llegue a cero se acabó.
Tú te vas, yo me voy, nos vamos los dos.

Cuando llegue a cero se acabó.
Tú te vas, yo me voy, nos vamos los dos.
CERO