Páginas vistas en total

miércoles, 9 de junio de 2010

La cooperación como paradigma

Día de la persona emprendedora 2010 en Málaga. Andalucía ha organizado desde el 26 de mayo estas jornadas en cada una de las ocho provincias y ha culminado estos eventos en la ciudad malacitana.
Tras la inauguración institucional (la delegada del gobierno andaluz en Málaga, María Gámez, que tuvo la amabilidad de presentarme en el Foro del Mediterráneo; Ana Barbeito, Directora General de Economía Social y Emprendedores de la Junta de Andalucía y Alfonso Díaz Abajo, Director de la Confederación de Empresarios de Andalucía), Franc Ponti, gran experto en Innovación (próximamente lanzará un nuevo libro rompedor en esta temática) ha presentado a Carlos Espinosa de los Monteros, ex Presidente de Iberia y de Aviaco, de Mercedes Benz, del Círculo de Empresarios, y en la actualidad VP de Inditex.

Carlos Espinosa de los Monteros ha sido categórico: "un país depende de sus emprendedores”. Ha definido lo que significa emprender y los antónimos de emprendedor. Ha citado el estudio de la Universidad de Alcalá de Henares patrocinado por la Fundación Rafael del Pino (que un servidor comentó en su día en este blog) sobre los emprendedores en España: sus motivaciones, estudios, las claves del éxito y del fracaso. Todo el mundo (políticos, periodistas, administración) debería defender a los emprendedores; sin embargo, se nos presenta como explotadores y codiciosos. “Vivimmos en un país en el que recibe más ayuda un parado que un autónomo”. Los valores han de cambiar: fomento del riesgo, mentalidad global, mayor libertad y responsabilidad, reglas del juego claras. De Estado protagonista al protagonismo de la sociedad civil. Carlos Espinosa de los Monteros nos ha recordado que en España menos del 40% de la población quiere ser emprendedor; en EE UU, más del 70%. Ha establecido las cinco cualidades de un emprendedor: tener una idea (si es acerada o no, ya lo veremos después; ha puesto el caso de Inditex, que tan bien conoce y que hoy cuenta con 4.759 tiendas y 92.000 profesionales), Voluntad de hierro, Espíritu de sacrificio, Mucho trabajo, Iniciar la actividad en el momento adecuado. “El capital, con todas las dificultades, se obtiene antes o después”. Y ha resaltado que necesitamos 300.000 emprendedores en nuestro país para salir adelante. Desde su experiencia, “una empresa genera emociones” y para el emprendedor es como una hija. Nos ha comentado que Amancio Ortega, en la inauguración del ZARA de los Campos Elíseos, lloró de emoción. Me ha encantado su claridad de ideas, su capacidad de síntesis, su aplicación práctica. Ojalá tuviéramos más empresarios como Carlos Espinosa de los Monteros.

Después hemos podido charlar un rato juntos y compartir un diálogo con otros ponentes. No he podido ver, por falta de tiempo (había cinco sesiones paralelas) ni las lecciones del gran Lolo Sáinz sobre gestión de equipos, ni las enseñanzas de Elsa Punset sobre gestión de las emociones, ni el debate sobre tecnología e innovación entre Isabel Aguilera y Franc Ponti, las mesas redondas de emprendeores malagueños y sobre financiación… La verdad es que hoy en Málaga había muchas propuestas sumamente interesantes.

A las 12.45, en el Auditorio (la mayor de las salas del Palacio de Exposiciones y Congresos, con capacidad para unas 1.000 personas), he hablado sobre Liderazgo a través del cine, durante 75 minutos. Partiendo de la idea que suelo repetir de que "el cine es el método del caso del siglo XXI" (el más propio en la era conceptual, en la economía conductual y en la cultura del regalo), creo que el principal estímulo para el emprendizaje es la libertad: trabajar para uno mismo, acceder al mérito y sobre todo evitar los jefes tóxicos (que son casi el 40% de los jefes en nuestro país). Como muestra, he utilizado un fragmento de la película Siete minutos, dirigida por Daniela Féjerman, en el que Aitor Mazo interpreta a un director de orquesta ególatra, irascible, falto absoluto de empatía, humillante. Solemos asociar la figura del director de orquesta a un/a líder que consigue lo mejor de los maestros, pero en este caso desprende toxicidad a raudales.
Hemos de perseguir un sueño. Como ejemplo, la escena de En busca de la felicidad en la que Will Smith aprende de su hijo (en la película y en la realidad) que no debemos abandonar nuestros sueños. “Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Si tienes un sueño, tienes que protegerlo”. Un reto personal para conseguir la fluidez elevando nuestras capacidades.
Hemos de superar los miedos. He proyectado la escena de Coach Carter (como la anterior, basada en una historia real) en la que un alumno le agradece al coach lo que ha aprendido de él con las siguientes palabras: “Nuestro miedo más profundo no es no estar a la altura. Nuestro miedo más profundo es que somos muy poderosos. Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que más nos asusta. El disminuirse no le sirve al mundo. No hay sabiduría en encogerse para que otros no se sientan inseguros cerca de uno. Todos nacimos para brillar, como todos los niños. No está en algunos de nosotros, está en todo el mundo. Y al dejar que nuestra propia luz brille, inconscientemente permitimos que otros hagan lo mismo. Al ser liberados de nuestro propio miedo, nuestra presencia automáticamente libera a otros. Señor, sólo quiero darle las gracias. Usted me salvó la vida.”
La unidad mínima de liderazgo, como todo emprendedor debe saber, es un tándem. Para ilustrar lo difícil que es elegir bien y las expectativas que nos marcamos, la escena de Up in the air en el que a la joven Natalie la deja su novio por SMS y dialoga abiertamente con Ryan (George Clooney) y Alex (Vera Farmiga).
Como emprendedores y como líderes, tenemos la necesidad de integrar al equipo para servir mejor al cliente, de dar ejemplo y de inspirar. Dos escenas de Invictus, la película sobre cómo Nelson Mandela unió a su país a través del deporte, dirigida por Clint Eastwood basada en el libro El factor humano de John Carlin. La primera, cuando Mandela convence a la Federación de Rugby que no eliminen el nombre, el emblema y los colores de los Springboks. La segunda, la entrevista entre Mandela (Morgan Freeman) y el capitán de los Springboks François Peinar (Matt Damon).
Finalmente, sobre inspiración, un “putpourri” de escenas de Enrique V, El Club de los poetas muertos, Un domingo cualquiera, Hoosiers, Braveheart, Apollo XIII, Piratas del Caribe, Alejandro Magno, Rocky, Charlie Brown, Los teleñecos, etc. Puede verse en Youtube, obra de Matthew Belinkie.

Almuerzo de 2 a 3. Durante la comida me han entregado el libro del Foro del Mediterráneo siglo XXI que recoge las ponencias desde marzo de 2003 a octubre de 2009. Es un honor que mi presentación (El Liderazgo como respuesta a la Crisis) comparta este libro con las de Antonio Garrigues, José Manuel Lara, Juan Soto, Adolfo Domínguez, Tarik Yahya, Juan Roig, Manuel Pizarro, Joaquín Moya-Angeler, Francisco Martínez-Consentino, Juan José Hidalgo, Amparo Moraleda, Javier Imbroda, Miguel Ángel Lopera, Gabriel Masfurroll, Fernando Ocaña, Rodolfo Martín Villa, Emilio Fernandez-Castaño, Rosa García, Javier Ellena, Mario Armero, Christian Morales, José Joly Martínez de Salazar, Reinaldo Rodríguez y Rafael Miranda. Un plantel impresionante. Esta asociación, cuya junta directiva preside mi admirado Felipe Romera, convoca a lo mejor del empresariado y la dirección de nuestro país.

A las 16.15 horas he moderado la mesa redonda sobre Emprendedores con Isabel Aguilera (consejera de Indra, profesora, asesora, coach; ha sido Presidenta de General Electric y DG de Dell, NH, Google…), Mónica Moreno (Presidenta de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Sevilla) y Alfonso Alcántara (profesor, coach, bloguero de Yoriento). Durante una hora y cuarto hemos hablado de las dificultades de los emprendedores, de su impacto y reputación, de la necesidad de cambiar de mentalidad… Ha sido un debate fructífero y muy animado.

Finalmente, a las 17.30 horas, he tenido el privilegio de presentar ante el público que llenaba el auditorio a Álex Rovira, que nos hablado de cooperar en lugar de competir como paradigma. Es el esquema mental del cambio de época. Álex, autor de La buena suerte, Los siete poderes, La buena crisis y muchos otros best-sellers, es uno de los más grandes. Un maestro de la vida que me honra con su amistad.

La jornada de Málaga ha sido una maravilla. Estoy convencido de que habrá puesto su granito de arena para que consigamos 300.000 emprendedores más en España.