Páginas vistas en total

lunes, 1 de febrero de 2010

Deusto, año XIII

Hoy y mañana, dos compañeros de Eurotalent y un servidor impartimos en la Universidad Comercial de Deusto los seminarios de Habilidades Directivas (Creatividad e Innovación, Negociación y Gestión de Conflictos, Liderazgo y Dinamización de Equipos, respectivamente) a los alumnos de 4º año de carrera.
Es el 13º año que formamos parte de este ilusionante proyecto que es La Comercial. Da gusto ver cómo aprenden los jóvenes (muy preparados, con varios idiomas, profundo conocimiento de tecnologías como SAP y que cuentan su coach, un antiguo alumno de Deusto, preparado y comprometido, en su último año) a trabajar de verdad en equipo. Un Equipo es un colectivo humano que genera sinergias; por tanto, no se improvisan. Los miembros de un auténtico Equipo de alto rendimiento conocen las claves para trabajar en equipo, las interiorizan y las practican hasta convertirlas en un hábito, en una segunda naturaleza. Es lo que hacemos en Deusto precisamente desde hace 13 años.
Hemos ido a comer con Almudena, con María y con Alfonso, también un buen amigo y excelente coach, a La Casa Vasca. Lo hemos pasado estupendamente hablando de la situación actual, de la educación, del desarrollo personalizado, etc.
Por la tarde, tras las clases (de 9 de la mañana a 18.30 de la tarde), he quedado con Xose Mari Ulazia, de la Deusto Business School, para revisar la marcha de algunos proyectos. Después, el amigo Mikel nos ha llevado a cenar a una Sociedad Gastronómica en Eibar. Hemos cenado, los cinco, de maravilla: verduras, hongos, pescado, chuletón… regados por un Viña Arana Reserva. Una gozada.

En El Mundo de hoy, en el País Vasco, entrevista a Koldo Saratxaga, al que consideran (y estoy plenamente de acuerdo) “el gurú del trabajo en equipo”. Koldo es un maestro, una gran inspiración para todos. No le gusta que le llamen consultor. Se dedica a acompañar a las empresas en el tránsito para pasar del “ordeno y mando”, de la `pirámide del poder, de la jerarquía, a la cultura del equipo. Para Koldo, la clave del cambio está en la transparencia y en “repartir la cosecha”.
“¿Y cuál es el destino de las empresas si no se produce el cambio en la gestión?”, le pregunta Belén Ferreras a Koldo Saratxaga. “Están abocadas al cierre, con el método tradicional no quedará ni una en unas décadas. Por mucho que se empeñen”. Así es.
El cambio debe empezar por el sistema educativo. “Sales de la Universidad y nadie te ha enseñado a relacionarte y a compartir”. Por eso tienen tanto valor seminarios como los que tenemos el privilegio de impartir estos días.