Páginas vistas en total

miércoles, 27 de enero de 2010

Talento e Incertidumbre


Hoy he tenido el honor de impartir la conferencia de clausura de los Desayunos de Trabajo -se han celebrado más de 100 en los últimos años- organizados por ESIC en Valencia, con el patrocinio de Bancaja y el diario Las Provincias (GrupoCursiva Vocento).Cursiva
En la mesa, Ismael Olea (Director de ESIC Valencia), Sebastián Ruiz (Director de Marketing de Bancaja), Carlos Rial (Director de Marketing de Las Provincias), José Luis Munilla (Secretario General de ESIC Valencia) y un servidor.

El tema de mi intervención ha sido La Gestión del Talento en tiempos de incertidumbre. Me he referido a tiempos en los que se pone en entredicho el capitalismo (he comentado brevemente la película de Michael Moore), en el que hay “héroes” como George Clooney en Up in the air, en que líderes como Obama sufren caídas de popularidad en su primer año como presidente y en que quedan iconos como Mandela (Invictus, que se estrena este viernes).

El Diccionario de la Real Academia define “Incertidumbre” como “falta de Certidumbre” y “Certidumbre” o Certeza como “Conocimiento claro y seguro de algo” (muy difícil en los tiempos que corren) y “”firme adhesión de la mente a algo cognoscible, sin temor a errar” (rigidez). Estos tiempos exigen de nosotros que no busquemos culpables, sino que nos cuestionemos lo que sucede a nuestro alrededor y apelemos a la Responsabilidad (capacidad de respuesta). He comentado, por ejemplo, la decisión de Ferrán Adrià manifestada ayer de cerrar ElBulli durante dos años (2012-2014). Los contertulios de “Espejo Público” (Antena 3) comentaban esta mañana que si estaba candado, si había ganado mucho, si su comida es sofisticada… Lo importante no es lanzar hipótesis sobre por qué Ferrán lo ha hecho, sino aprender y aplicar su decisión (la necesidad de reinventarse antes de que te obligue el mercado) a nuestras propias vidas.
He recordado que Crisis es un término latino aplicado a la medicina (el enfermo que entra en crisis sana o muere), que procede del griego ‘kritein’ (decidir) y éste del sánscrito ‘kri’: limpiar. Que esta es una crisis sistémica y he recomendado a los asistentes, que llenaban el salón de actos de ESIC Valencia, el libro El don de la felicidad de Christopher Jamison.
¿Qué certidumbres podemos tener en esta Crisis? El valor de la Confianza, de la Excelencia, de la Innovación y de la detección y desarrollo del propio Talento. Me he detenido, en este cambio de época, en lo que supone la era conceptual (el ejemplo de Avatar, la película más taquillera de la historia desde ayer), la economía conductual (las imágenes de la tragedia de Haití, con bomberos salvando vidas) y la irrupción de lo gratis (Google y compañía).
¿Negocios o empresas? Las empresas de verdad tienen lo que los consultores de McKinsey llamaron “las 7S”: estrategia, estructura, sistemas de información, cultura/valores, clima labora, estilo de liderazgo y empleabilidad. Los negocietes improvisan y son dirigidos por un patrón que actúa sobre la marcha. Y después me he centrado en el talento, en sus sucedáneos (la inteligencia, la apariencia, la decisión de un jurado, sea el Comité Nóbel de la Paz otorgando un premio prematuro o Karmele Marchante creyendo que merece ir a Eurovisión porque le han “votado” 125.000 espectadores). El Talento es poner en valor (de ahí que el marketing sea esencial) lo que uno sabe, quiere y puede hacer, y por ello se compone de capacidad, compromiso y el contexto adecuado, de disfrute, diversidad, dedicación y dominio. El Talento en una organización ha de ser equilibrado (Clase Creativa) y se desarrolla a través del coaching.
Después he diferenciado equipo de grupo, he hablado de los sucedáneos del equipo (el clan, la tuna, con implicaciones por ejemplo en muchas empresas familiares –que se dirigen como un clan- y en la baja calidad educativa –muchos claustros son “tunas”-). He hablado de jefes tóxicos y líderes resonantes (con los “diez pecados capitales de los jefes” que en su día escribiera mi amigo Leo Farache), del impacto del clima en los resultados (las investigaciones del prof. Roberto Luna) y de la inteligencia emocional.
Y una última certidumbre: las empresas que triunfarán en esta crisis serán meritocracias. Las que, además de contar con Dirección por Objetivos, disponen de perfiles de talento, gestionan el desempeño, desarrollan el liderazgo a todos los niveles, cuentan con un clima de satisfacción, rendimiento y desarrollo, promocionan de forma transparente, retribuyen equitativamente. Donde el mérito (el talento) triunfa.

En el cóctel, Javier me ha comentado que él, más que de compromiso, habla de Entusiasmo. Gran concepto, que comparto plenamente.

Andreu Romero, gestor de proyectos internacionales, ha tenido la amabilidad de entregarme un artículo suyo, La táctica como herramienta en el “océano naranja” para salir de la crisis. Además de “océanos azules” y “océanos rojos” (Kim Chan y Renée Mauborgne) hay “océanos negros” (Luigi Valdés) y “océanos naranja”, como el Nilo en Etiopía (agua contaminada, no potable, que sus habitantes beben para sobrevivir). La tesis de Andreu es que este “océano naranja” es un purgatorio que hay que pasar en la crisis. Se consigue innovando, generando marca. Andreu Romero me citó muy amablemente en ese artículo respecto a que el Talento no es fijo ni constante: “la gran lección de la obra de Leonardo da Vinci es que la genialidad es cuestión de valentía”.

Así lo creo.

1 comentario:

POLIAVIN.ibc dijo...

Mi felicitación por su Coferencia, no siempre se tiene la oportunidad de escucharle en vivo y en directo.
En otro de mis artículos:
Los empresarios son los que hacen bien las cosas, y los líderes son los que hacen lo que hay que hacer.
Konosuke Matsushita fundador de la empresa PANASONIC decía: “No merece ser empresario quien no hace soñar a sus empleados”.
Como evaluador del modelo EFQM, Analista de Mercados ..., les podemos ratificar que dar a conocer la Excelencia Empresarial al mercado global es una forma innovadora para hacer ver que nuestra empresa sobresale del resto; el sello de Excelencia es un reconocimiento de prestigio, “en muchos países la RSE ya es una exigencia, por lo que no cumplir los criterios de la misma, sería renunciar a tener una presencia activa en dichos mercados”.
Andreu Romero