Páginas vistas en total

martes, 1 de diciembre de 2009

Razones para ser feliz

Jornada de una intensidad excepcional (he cogido cuatro vuelos en un solo día). Por la mañana, salida a las 7 a Asturias, donde he tenido sesiones de coaching y de planteamientos estratégicos que me han dejado muy satisfecho. A las 2, vuelta a Madrid (la conexión Asturias-Barcelona la han retrasado hasta las 6 de la tarde) y en la T4, Madrid-Barcelona en el vuelo de las 16.15 horas. Y después de una reunión comercial, regreso Madrid-Barcelona a las 22.45 horas, el último vuelo de la T1 de El Prat (este “puente aéreo” ha sido llamado desde siempre “el golfo”, y para que no faltara de nada, en el de hoy iban con nosotros los Estopa). En el aeropuerto de Asturias me he encontrado con David, un directivo de Alcoa lector de los libros y el blog de un servidor, y en Barcelona he “cenado” (en realidad, he compartido una tabla de embutidos) con mi amigo y ex compañero de HayGroup Sergi, que iba a Valencia a las 10 de la noche.

Motivos para ser feliz. He estado leyendo el libro Feliz en el trabajo. Un plan en 10 pasos, de la psicóloga irlandesa Sophie Rowan (Ed. Pearson Prentice Hall). La autora comenta que el 25% de los profesionales se siente insatisfecho con su trabajo, y divide la obra en tres partes: Consciencia de uno mismo, Relación con los demás y Clima laboral. “Si en algo coinciden los expertos, es en asegurar que la felicidad no es un todo, sino el resultado de varias actividades y sentimientos. O, si queremos usar un término más cursi, la felicidad es un viaje.” Citando a Aristóteles, “La felicidad es la razón y el objetivo de la vida; principio y fin de la existencia humana”.
Para la autoconciencia, Sophie Rowan nos anima a hacer una “curva laboral de nuestra felicidad”, con las siguientes preguntas:
- ¿Qué ocurrió en cada etapa clave? ¿Coinciden los ciclos en cada cambio?
- ¿Qué factores provocaron los altos y bajos?
- ¿Cómo reaccionaste al encontrarte tan feliz?
- ¿Cómo reaccionaste al encontrarte tan infeliz?
- ¿Qué cambiarías ahora?
- ¿Qué has aprendido de ti mism@ con este ejercicio?

La autora nos dice que hemos de encontrar los “motivos clave” (anclas de carrera) y escoger ser felices (“La mayoría de las personas son tan felices como se lo permiten a sí mismas, Abraham Lincoln). Para ello, nos recomienda utilizar el “círculo de preocupación” y “círculo de influencia” de Stephen Covey. Y hacer un plan con objetivos MARTE.

Me ha gustado especialmente su alusión al programa de la BBC “Making Slough Happy” (Slough es una localidad de Inglaterra), en la que diversos expertos en felicidad redactaron un manifiesto de la felicidad diaria, con 10 puntos:
1. Ponte en forma física: haz ejercicio media hora tres días a la semana.
2. Lleva la cuenta de las cosas buenas: al final de cada día, piensa en cinco cosas, por lo menos, que hayan merecido la pena.
3. Tiempo de charla: dedicar una hora de conversación con tus compañeros o tu pareja una vez por semana.
4. Planta algo: una maceta cerca de la ventana, y riégalo para que no se muera.
5. Reduce a la mitad el tiempo de ver TV.
6. Llama a un amigo: contacta con alguien a quien no hayas visto desde hace tiempo y concierta una entrevista para veros.
7. Sonríe y/o saluda a un extraño al menos una vez al día.
8. Ríete a gusto al menos una vez al día.
9. Asegúrate de que todos los días te permites un pequeño lujo. Busca tiempo para disfrutarlo.
10. Amabilidad diaria: haz una buena obra al día.

Gran decálogo para elegir 3-4 objetivos e ir a por ellos.

En la segunda parte, la de la relación con los demás, Sophie se refiere a las reglas básicas de la comunicación (tener las cosas claras, ser breve, ir al grano), a la importancia de la asertividad, al optimismo y a la amabilidad (“una combinación ganadora”). El 50% de la felicidad laboral tiene que ver con la relación que tengas con tu jefe.

Y en la tercera, nos sugiere “desintoxicarnos de nuestra vida laboral”. Los malos augurios rebotan en las emociones psitivas. Nos recomienda usar un “filtro tóxico” como algo terapéutico y equilibrar nuestra vida: “mide tus logros por los resultados obtenidos, no por las horas trabajadas”.

Un consejo final: “Sé lo mejor que puedas ser”, para lo cual el coaching es imprescindible.

Un libro muy útil, muy práctico, que llama a la reflexión y a la acción.