Páginas vistas en total

domingo, 13 de diciembre de 2009

Historia de un sueño

Se está echando el frío, y por tanto he optado por salir poco (y muy abrigado) este domingo, lo justo para comprar la prensa y poco más.
En Expansión & Empleo, Tamara Vázquez se pregunta ¿Es su empresa un entorno creativo? Tiene la amabilidad de citar a Richard Florida (Clase Creativa) y a un servidor, y nos regala unas Claves para despertar su inspiración:
1. No haga de su trabajo el centro de su vida. Identifique sus aficiones personales y realícelas.
2. Fíjese objetivos a medio plazo y celebre cada pequeña victoria.
3. Sea constante. Recuerde que, en ocasiones, los proyectos tardan en crearse.
4. Rodéese de los mejores profesionales. Valore su creatividad.
5. Recuerde que las críticas son más provechosas que los elogios.
6. Apunte las buenas ideas.

En el mismo diario económico, Montse Mateos y Tino Fernández nos hablan de RRHH en otro planeta. Una especie de relato de “ciencia-ficción”, en el que los departamentos de RRHH se ponen al frente de la revolución de las empresas. Que realizan políticas salariales centradas en el desempeño y en la retribución variable, que practican la flexibilidad laboral, que gestionan el compromiso de sus profesionales, que desarrollan el talento, que se convierten en empleador de referencia. Desgraciadamente, salvo muy honrosas excepciones, no es lo que estamos viendo en las empresas en estos momentos de incertidumbre.
Y en Cine de Gestión, Antonio Peñalver nos habla de 2012: Preparar a los empleados para el cataclismo empresarial.

En Cinco Días, Paz Álvarez dedica su columna a los políticos y ejecutivos que, cuando están con la prensa, se permiten el lujo de no hacer declaraciones. Craso error. Y pone el ejemplo positivo de Cristina Garmendia, ministra que sí se presta a hablar con los medios. En el mismo periódico, Alfonso Simón trata la flexiseguridad (flexibilidad a cambio de seguridad), con algunos casos empresariales. Alfonso también entrevista a Frank Creer, socio de la consultora Gmmb, que diseñó la campaña de Obama. Asegura que el secreto es transmitir valores y emociones. Y un dato de Toni Garganté en un estudio sobre productividad: el 95% de los profesionales desconoce la estrategia de su empresa y el 50% del tiempo de la dirección está dedicado a tareas improductivas (estudio de SuccessFactors).

Me gustaría recomendar además dos vídeos que acaban de aparecer. Uno es “Historia de un sueño”, el relato de cómo Ferrán Adriá, propietario de El Bulli, se ha convertido en el mejor cocinero del mundo. Un pack de DVDs en el que podemos aprender mucho sobre creatividad, innovación, trabajo en equipo de la realidad de aquí y de ahora. Adriá es el Dalí de nuestro tiempo, un auténtico genio. Tendré ocasión de compartir con él el próximo miércoles 16 de diciembre el “Alter-work” de la APD en Barcelona, lo que es todo un honor.

Y el otro es “El Alma de la Roja”, un documental de 80 minutos de Santiago Zannou (ganador de tres Goyas por El truco del manco). Me encantó ese día de rodaje en septiembre para la película. Me quedó muy claro que Santiago es uno de nuestros grandes directores. Entrevistado por Sport ayer sábado, reconoce que cuando la Federación y Sony le llamaron para hacer la película, pasó la peor tarde en mucho tiempo. Y que quería sintetizar cien años en menos de hora y media a través de algo moderno y dinámico. “Costó al principio, pero cuando hablas de la selección todos colaboraron. Basora, con 84 años, vino desde Canarias; a Yzaguirre, con 89, le hicimos recorrerse media España e Italia; Zubizarreta nos alucinó con su señorío y con lo que significa el error para un guardameta; nos cautivó el sentido del humor de Luis Suárez, que parece Glenn Ford; a Di Stéfano la cámara le quiere y Miguel Reina me hizo llorar explicando vivencias. De los jugadores actuales no puedo decir que son mis amigos, pero la experiencia ha sido muy buena”. De los 45 entrevistados (entre ellos, un servidor, que aparece muy brevemente en la cinta, de lo que me siento muy orgulloso), a Santiago Zannou le ha marcado especialmente Xavi. “Es mi nuevo Dios. Tenemos que casarnos. Me he quedado flipado con un tipo como Xavi por su saber estar, su profesionalidad y su punto de vista para hacer las cosas. Todos tenemos que escucharle cuando habla”. Los deportistas de élite le han sorprendido muy gratamente a este director de cine: “Son personas que se quieren superar a sí mismas y son altamente exigentes. Delante de las cámaras lo dieron todos”. Zannou “ha alucinado” (según sus propias palabras) porque los integrantes de La Roja no son nada engreídos. Claro que no. Por eso, tanto o más que por sus resultados, nos sentimos orgullosos de ellos.