Páginas vistas en total

viernes, 18 de diciembre de 2009

Copenhague y otros déficit de Liderazgo

Esta mañana, en Barcelona, mi compañero de Eurotalent Diego Orbea y un servidor hemos estado presentando las líneas maestras de desarrollo profesional al equipo comercial de una gran empresa europea, cuyas marcas en España son de las más conocidas, no sólo de su sector, sino del conjunto del mercado.
Da gusto compartir un tiempo con un equipo de verdad, liderado como se debe, que muestra un clima de satisfacción, rendimiento y desarrollo. Un equipo centrado, diverso, con buen humor, que empezará 2010 con un proceso de feedback 360º para todos ellos, coaching de equipo (para avanzar como equipo de alto rendimiento) y coaching estratégico (individual), para cada uno de los ocho miembros del equipo de dirección. Así se hacen las cosas, porque su líder lo tiene muy claro.

Ave de las 4.30 a Madrid y llegada a Atocha a eso de las 7.10 de la tarde. En la estación madrileña, veinte o treinta taxis impidiendo que los clientes podamos coger un transporte para ir a casa. He salido de Atocha (Diego había venido en moto) y en Santa María de la Cabeza, un taxista muy amable que tenia su coche libre me ha recogido.
Soy cliente habitual del taxi y me habían informado del absurdo que supone la aprobación del artículo 21 de la ley ómnibus según la cual prácticamente cualquiera con su vehículo puede convertirse en taxi. Es una “liberalización” que afecta a quienes han invertido unos 240.000 euros (40 millones de las antiguas pesetas) en una licencia que ahora valdrá 1.000 euros. No me parece justo. Pero sobre todo, como país necesitamos un servicio público de alta calidad, cómodo, que aporte valor, pues tiene un impacto en la ciudadanía, el turismo, etc.
Por tanto, defiendo la causa de los profesionales del taxi pero no sus métodos. Montar una huelga encubierta (Susanna Griso decía esta mañana en su programa Espejo Público que ayer la centralita le decía que le mandaba un vehículo y a la media hora lo anulaba, así hasta dos horas), con piquetes que atacan y lanzan huevos a sus compañeros, que cabrean a sus clientes, es una estrategia suicida. ¿Dónde están sus líderes, sus representantes? ¿No saben, no son capaces de negociar con los poderes públicos e implicar positivamente a los ciudadanos? Hacer la huelga en plan cavernícola (el término es del amable taxista que me ha llevado) en los días navideños (los de mayor negocio), mostrando una absoluta falta de respeto por sus clientes y “enseñándoles” que hay alternativas como el metro y el autobús (no creo que se les olvide fácilmente a los que han ido a cenas de empresa esta noche y pasen cuatro horas andando a casa con frío o lluvia), es pura y simplemente, una estupidez. Es perder la razón cuando contaban con ella.

Otro claro ejemplo de déficit de Liderazgo es la cumbre de Copenhague (mal llamada “Hopenhagen” por la esperanza que podía aportar). Hace dos años, en Bali, los principales países del mundo se comprometieron a llegar a la capital danesa con un acuerdo para evitar el cambio climático. Promesas incumplidas, No sólo no han hecho los deberes, sino que, ante la amenaza de no llegar a un ningún acuerdo, han alcanzado esta noche uno “de mínimos” que ha sido calificado de “insatisfactorio”. A Barack Obama se le atraganta Copenhague por segunda vez (la anterior fue con la candidatura de Chicago 16 que ganó Río de Janeiro). Nuestro presidente del gobierno citando al jefe Seattle (“la tierra no pertenece a nadie”) como gran descubrimiento, los países en vías de desarrollo barriendo para su casa y pidiendo dinero (cuando, especialmente China, son la gran reserva de dinero en estos momentos) y Europa dando una pobre imagen. Como ha dicho Hugo Chávez (cuyo autoritarismo no comparto en absoluto, pero cuya retórica es impactante): “Si el clima fuera un banco, ya lo habrían salvado”. Sé, como dijo Don Antonio Machado, que cada uno tiene los gobernantes que se merece, pero no deja de ser una lástima.

Decifit de liderazgo respecto al cambio climático, respecto a la huelga salvaje de taxis, respecto al conflicto saharaui no resuelto y respecto a tantas cosas… Tengo mucha fe en el 2010, porque los ciudadanos empezamos a estar más que hartos.

1 comentario:

Juan Pablo López Torrillas dijo...

Totalmente de acuerdo con su exposición D. Juan Carlos. Faltan líderes, faltan autoridades (en el sentido autoridad de la palabra), falta responsabilidad, mucha, y sin esta no puede haber libertad y, a cerca de la misma, ya dijo Don Quijote a Sancho...

Un cordial saludo y Feliz Navidad,
Juan Pablo López