Páginas vistas en total

lunes, 16 de noviembre de 2009

Tres que sí ilusionan


Hablaba ayer de déficit de Liderazgo que es en el fondo déficit de Ilusión. Hoy quiero referirme a tres personas, tres grandes personajes, que sí ilusionan a nuestra sociedad.

El primero es Iker Casillas (Móstoles, 1981), el portero de La Roja que cumplió 100 partidos internacionales el pasado sábado frente a Argentina. Es quien posee el récord de victorias (71) y el capitán de un equipo que nos ilusiona. Diego Torres le entrevistaba hoy en El País: “Camacho me inculcó el coraje; Luis, la madurez, y Del Bosque la sencillez”. Es la labor de sus “coaches” en estos 9 años (debutó el 3 de julio de 2000). Su momento de mayor felicidad, el partido contra Italia en la Eurocopa (22-junio-2008), en el que paró dos penalties (a Di Natale y De Rossi). No quiere obsesionarse con ganar el Mundial, sino disfrutarlo. Sólo hay dos jugadores con más partidos jugados con la selección: Zubizarreta (126) y Raúl (102). Iker Casillas, el gran capitán, conseguirá ser el que más partidos haya jugado con La Roja.

El segundo “ilusionador” es Luiz Inácio Lula da Silva, Presidente de Brasil. Lionel Barber y Jonathan Wheatley le entrevistan en El Economista. Este ex sindicalista de origen muy humilde está logrando levantar a un gran país de 190 M de personas. Hace una década, Brasil tuvo que devaluar su moneda (el Real) y pedir al FMI préstamos de emergencia. En 2002, cuando Lula fue elegido presidente, le dijo al FMI (entonces su Director era Rodrigo Rato) que no quería su dinero. Entre el momento de su victoria electoral y la toma de posesión. Lula escribió una “carta al pueblo brasileño”, para asegurar que su gobierno cumpliría todos los compromisos de su programa. Potenció programas de asistencia social (que cuestan menos del 1% del PIB y ayudan a 22 millones de familias) y dio confianza al sector privado. El año pasado, Lula declaró que la crisis financiera global era culpa de los banqueros rubios y con ojos azules de Wall Street y la City. Más claro, agua. “Es una reacción a los comentarios de algunos que culpan de la crisis a los inmigrantes. Los pobres de África y de todo el mundo van a pagar la crisis, aunque no fueron ellos los que la provocaron. Los países ricos dicen que no se pueden permitir financiar la lucha contra la pobreza en los países pobres. Pero para financiar a sus bancos sí que encontraron miles de millones de dólares”, ha dicho Lula.

China se ha convertido en el primer socio comercial de Brasil e incluso se inspira en la Unión Europea para fomentar una alianza de los BRIC (Brasil, Rusia, India, China). Como dijo Lula en su conferencia en Londres de ayer, Brasil ha dejado de ser el país del futuro. “Brasil no es sólo es el país del presente. Está viviendo realmente un momento mágico”.

The Economist de esta semana dedica su portada a “El despegue de Brasil”. Recuerda que fueron los economistas de Goldman Sachs quienes acuñaron el término “BRIC” en 2003 y que Brasil, que está creciendo al 5%, “a diferencia de China, es una democracia; a diferencia de India, no sufre conflictos étnicos ni vecinos hostiles; a diferencia de Rusia, no se limita a exportar petróleo y armas”. En 2014, será la quinta economía del mundo, sobrepasando a Francia y Gran Bretaña. Y en 2016 celebrará los Juegos Olímpicos en Río. La promesa se ha convertido en realidad. The Economist lo llama “la supervivencia de los más rápidos” y apunta a un único riesgo: la soberbia. Lula da Silva parece curado de esta tentación. Se niega a repetir un tercer mandato (en sus palabras, “no quiere convertirse en un caudillo”) y hace lo posible por que su país avance veloz y humilde.

El tercer “ilusionador” es el tenor Josep Carreras (Barcelona, 1946). Como todos sabemos, venció a la leucemia en 1987. En 1988 creó la Fundación Josep Carreras para ayudar a quienes no cuentan con medios a conseguir un trasplante de médula ósea. Esta mañana, en la calle Serrano con Goya, me ha “abordado” una joven llamada Lara, de la Fundación Josep Carreras, para contarme que hay 4.000 personas con leucemia en nuestro país y que la Fundación ha conseguido (con 7’5 M € en 150 proyectos cientificos) que el 50% de los adultos y el 75% de los niños se salven. Evidentemente, me ha convencido para colaborar.

Sabía del esfuerzo de Josep Carreras por el magnífico libro de mi amigo Santiago Álvarez de Mon, “Desde la Adversidad”. Los objetivos estratégicos de la Fundación Josep Carreras son:
- Informar y concienciar a la sociedad de qué es la leucemia y el grado en el que afecta a la población.
- Mejorar la calidad de vida de los enfermos y sus familiares.
- Aumentar el número de donantes de médula ósea y sangre de cordón umbilical voluntarios y el número de personas asociadas a la Fundación.
- Potenciar los proyectos de investigación científica.
Y su página web: www.fcarreras.org

En el deporte, en la política, en las artes, nos quedan líderes ilusionantes. De ellos hemos de aprender.