Páginas vistas en total

viernes, 20 de noviembre de 2009

El Mundo en 2010

Vuelo de las 7 de la mañana a Barcelona (puntual, como afortunadamente todos los que estoy tomando estas semanas). En el aeropuerto compro El Mundo en 2010, el especial de The Economist con opiniones de personajes relevantes sobre qué ocurrirá el año que viene. Me lo voy leyendo en la hora que transcurre entre origen (Madrid) y destino, la capital catalana.

El Mundo en 2010 me ha defraudado bastante. Subtitulado Más allá de la crisis económica, recoge una serie de comentarios cuyo valor modestamente considero mejorables. El editor, Daniel Franklin, “celebra” de 2010 el 300º aniversario de la porcelana de Meissen, el 200º de Chopin y de la independencia de varios países iberoamericanos, el 100º de las Girl Guides y el 50º del láser. Y augura un gran triunfo con el Mundial de Sudáfrica que comienza el 11 de julio. Respecto a la crisis, John Micklethwait (editor en jefe de The Economist) considera que, tras dos años muy difíciles, 2010 será bastante calmado. Robin Brew, director editorial de la revista, augura que la recuperación tardará más de lo que pensamos (al menos en Occidente). En Estados Unidos, además de que salir de la crisis costará, aparecen líderes de treintaytantos años (Michelle Rhee, Paul Ryan o Julián Castro, alcalde de San Antonio con 34 años, que puede ser el Obama hispano). China superará a Japón, la India seguirá en una transición económica histórica y Pakistán se mantendrá inestable. En África, será el “año del fútbol” y en Iberoamérica Brasil seguirá liderando, ya sin Lula. La Unión Europea sigue sin ilusionar lo suficiente.

En 2010 España asume la presidencia de la UE; Pécs (Hungría), Essen (Alemania) y Estambul (Turquía) serán capitales de la cultura; en enero Obama tenía previsto cerrar Guantánamo (no lo cumplirá, muy probablemente); en febrero comienza el año chino del tigre (poder, sensibilidad, falta de autocontrol), carnaval en Río, Copa América (no en Valencia), elecciones en Costa Rica, juegos de invierno en Vancouver; en marzo, Óscars de Hollywood; en abril, US Masters y elecciones en Austria y Hungría; en mayo, elecciones en Gran Bretaña (si no cambian las cosas, David Cameron sustituirá a Gordon Brown), Expo 2010 en Shanghai, Eurovisión; en junio, reunión del G-20 en Ontario (Canadá); en julio, Bélgica releva a España de la presidencia de la UE; en septiembre, asamblea general de NNUU; en octubre, Ryder Cup, Oktoberfest en Munich, los 20 años de la unificación alemana, elecciones en Egipto y Premios Nóbel; en noviembre, elecciones a la cámara de representantes, a un tercio del senado y a gobernador en 39 estados (un test para Obama) y G-20 en Seúl; y en diciembre, elecciones en Tanzania.

Calma chicha para 2010. En este número escriben Durao Barroso (UE), Dmitry Medvedev (Presidente de Rusia), Shakira (Barefoof Foundation), Susilo Bambang Yudhoyono (Presidente de Indonesia), Jacob Zuma (Presidente de Sudáfrica), Mohamed Nasheed (Presidente de Maldivas), Carol Bratz (Presidenta de Yahoo!), Sergio Marchionne (Presidente de FIAT), Dominique Strauss-Kahn (DG del FMI), Stephen Green (Chairman de HSBC) y Elon Musk (CEO de SpaceX). Y sobre "to watch" (a observar) en España: "AVE María. Los madrileños acalorados podrán llegar a la playa en Alicante en tiempo récord cuando el AVE, tren de alta velocidad, se inaugure." De broma.

Un servidor piensa que en 2010 el mundo no estará tan tranquilito como supone The Economist.

A eso de las 10 he mantenido un reunión de trabajo con el Comité de Dirección de Amgen, una gran farmacéutica que sistemáticamente aparece en los ratings (CRF) y en los rankings (Great Place to Work) de las empresas preferidas para trabajar. Me gusta mucho la cultura de Amgen: la combinación de cercanía (empatía, espíritu de equipo) y de exigencia (cultura de logro, orientación a resultados). Uno se siente muy cómodo trabajando con ellos: trato exquisito, debate de ideas, inteligencia compartida. Amgen es una compañía referente en la gestión del talento. El equipo que ha formado Jordi Martí como DG es claramente ganador y sale triunfante de esta crisis (un buen ejemplo de “ganadores y perdedores” al que suelo referirme en estos tiempos de incertidumbre).

Y por la tarde, he estado trabajando en un proyecto deportivo que hemos de acabar el 23 de diciembre. Después he ido con media docena de amigos, expertos del deporte (ESAE celebra en Barcelona este fin de semana su congreso) a cenar de tapas a El Borne. Una temperatura deliciosa y muchísima gente disfrutando de la cultura mediterránea. Así da gusto.