Páginas vistas en total

jueves, 29 de octubre de 2009

Pellegrini, Guardiola, Raúl

Estoy en la habitación 401 del Hotel Astoria 7 de San Sebastián. Se trata del antiguo cine Astoria (que tenía siete salas), reconvertido en establecimiento hotelero dedicado precisamente al séptimo arte. La habitación 401 es la de Marisa Paredes, la actriz que fue Presidenta de la Academia de Cine y con la que tuvimos ocasión de charlar distendidamente en el Palacio de la Magdalena de Santander (sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo) el pasado verano, cuando le concedieron la medalla de la universidad. Un honor alojarme en una habitación dedicada a ella, con varias fotos de la actriz.

Hoy se han cumplido 80 años del inicio del crack del 29 (29 de octubre de 1929), cuando precisamente los datos de Estados Unidos animan a pensar en el final de la recesión. Y también 15 años del estreno de Raúl González en la primera división (29 de octubre de 1994). Fue un Real Zaragoza –Real Madrid en La Romareda. Falló cinco goles, pero dejó su impronta. En el diario As, su representante, Ginés Carvajal (un profesional al que admiro especialmente) ha lanzado el mensaje de que Rául tiene alma de entrenador. Pedro Pablo San Martín, en la misma página, imagina a Raúl entrenador: “Tendría el talante ganador de Hugo Sánchez, el conocimiento global de Del Bosque, el madridismo desbordante de Camacho, el buen gusto de Laudrup, la pasión por el fútbol de Míchel y… la experiencia de Raúl”.

El debate sobre Pellegrini sigue abierto tras la derrota en Alcorcón (hoy bromeaba telefónicamente con Raquel Casero, directora de Eurotalent Sports, sobre la jornada que tuvimos de Coaching deportivo precisamente en Alcorcón: “¿qué diablos les enseñamos para hacerlo tan bien?”). Me ha entrevistado la cadena SER sobre el entrenador del Real Madrid y si debe ser despedido. Creo que los clubes de fútbol son, como todas las comunidades humanas, sistemas vivos. No se trata de un único culpable, sino de una cultura (de mayor o menor logro, esfuerzo, mérito) que debe cambiar. Debe clarificarse el liderazgo del presidente (y de su equipo directo: director general, director deportivo), del entrenador y del capitán, generar un clima de satisfacción, rendimiento y desarrollo, fomentar el talento individual y colectivo…

Pep Guardiola, cuyo equipo ganó ayer en León, declaró en rueda de prensa: “Me sorprendió el Alcorcón, jugó magníficamente bien. Demostró que si haces las cosas excesivamente bien, se te complican, cuesta pasar de ronda, porque los entrenadores de esta categoría están muy preparados. Con la Cultural vimos una buena demostración”.

1 comentario:

a.spei dijo...

Tuve la suerte (o desgracia) de presenciar el partido Alcorcón-Real Madrid. La única conclusión que saqué fue que al Madrid lo que le faltan son ganas y compromiso, que es lo primero que cuenta en el fútbol. Luego el talento puede definir un partido, es verdad, pero si no hay trabajo y sacrificio en el campo no sirve de nada. Y el Alcorcón fue puro sacrificio, una presión muy bien ajustada en un campo tan pequeño y, además, las ganas de jugar bien, porque parecía el Barcelona. A ver que pasa en el Bernabeu...como dijo en su día un grande del Madrid como Juanito: Noventa minuti in bernabeu son molto longo...