Páginas vistas en total

sábado, 5 de septiembre de 2009

Agallas

He ido esta tarde a ver Agallas, una película con Carmelo Gómez y Hugo Silva, dirigida por Samuel Martín y Andrés Luque (dos realizadores con muchos años de experiencia en Televisión Española, que se han embarcado en su primera aventura en la dirección), producida por Antonio Saura (a través de su empresa “Mucho ruido”) y con guión de Javier Echániz y Juan Gil Bengoa.
La película tuvo una muy buena aceptación en el Festival de Málaga y me ha encantado. Trata de un delincuente, marginal, Sebas (interpretado estupendamente por Hugo Silva) que acaba trabajando para un narcotraficante gallego, Ramón Regueira (Carmelo Gómez se sale con este personaje). ¿Agallas o escamas? En un momento de la película, Regueira le dice a Ramón: ““La verdad, agallas no te faltan. Las agallas están bien; muy bien. Pero a la larga lo que cuentan son las escamas, ¿entiendes?”.
El guión es muy bueno, con frases que invitan a reflexionar, como:“La diferencia entre un listo y un listillo, es que el listillo piensa y hace. El listo piensa, piensa otra vez, piensa un poquito más y después hace” o “Nosotros somos de los que hacen lo que hay que hacer. Hay otros que no hacen lo que hay que hacer.

Después de ver últimamente películas de mafiosos que no me han gustado nada (la premiada Gomorra, en plan documental, me aburrió; y no entiendo la mitificación de Dillinger, un ganster interpretado por el “pirata” Johnny Depp en Enemigos públicos de Michael Mann), Agallas me parece una buena cinta, con un ritmo adecuado, personajes realistas y muy bien interpretados, estupendos secundarios (veteranos con mucho oficio como Celso Burgallo o Mabel Rivera, jóvenes con muchas ganas y valía como Carlos Sante o Rula Blanco) y un buen guión.

Si nuestra sociedad fuera un poquito más inteligente (y lo digo con humildad), toda la gente que ha ido a ver Enemigos públicos iría en su lugar a ver Agallas. Es un producto nuestro, muy bien hecho, mucho más cercano (la Galicia actual tiene mucho más que decirnos que el Chicago de los años 30). En el IMDB, a Agallas le dan un 5’7 sobre 10 y a Public Enemies un 7’4. (32.6 votos). He tratado de votar, de darle una buena nota a Agallas para equilibrar, pero el sistema no me ha dejado.

Fausto Fernández, en Fotogramas, escribió esto sobre la película:“Para matones de cinefilia contrastada. ¿Afectará el clima a la serie negra? Eso parece. En Escondidos en Brujas, otra con dos matones reflexionando en voz (y pólvora) alta, el tiempo y el lugar hacían de un thriller tarantiniano una eléctrica terapia sobre el tedio y la cultura. La plomiza y surrealista Galicia es el terreno, asimismo peligroso e idóneo para las reglas del género gansteril, que afecta a un duelo de titanes (Hugo Silva y Carmelo Gómez, estupendos) tan dados a la charla metafísica como a la chacinería local y letal. Desacomplejada españolización del mapamundi criminal de Guy Ritchie, Agallas, más que cinéfila (que lo es: de Michael Winner a los Coen), es una valleinclanesca declaración de principios: para ser muy malo debes ser muy bueno.” En la web de Fotogramas, 36 internautas sobre 57 le dan cuatro o cinco estrellas sobre cinco. Por algo será.

Agallas me ha dejado unos deberes para casa. Acercarme más a la obra de Balzac, que la tengo oxidada. En la peli, Isolina, la hija de Regueira, estudia filología francesa y considera que todo está en Balzac. Por algo será…
Y hablando de Agallas, de Escamas y de Galicia, la selección española de fútbol (La Roja) ha vuelto a darnos motivos para el orgullo en su partido contra Bélgica, en La Coruña. El estadio, prácticamente lleno. La afición, volcada con La Roja. Y 5-0 a un rival que no era fácil, aunque lo pareciera. El miércoles, otra de La Roja, esta vez en Mérida. Maravilloso.

1 comentario:

maría dijo...

Estoy de acuerdo en que la gente debería ir a verla, pero aquí somos un poco "raros" . La gente prefiere ir a ver una película americana mala , que una buena cinta Española. Y no lo entiendo. La gente se va de vacaciones en viajes programados a Punta Cana , en vez de ir a ver las maravillas que tenemos en España. Pero somos así y no tenemos arreglo.
La película es muy buena, con unos actores maravillosos y con unos paisajes gallegos que son para ver.
No sé de quien fue la idea pero crearon una web en la que fueron explicando como iban haciendo la película y eso te hace partícipe desde el principio. Deberían hacerlo más directores . A los que nos gusta el cine y nos gusta saber y aprender. Fue como un pequeño quiño por su parte.
María F.