Páginas vistas en total

viernes, 28 de agosto de 2009

Shorts (cortos)

Esta tarde he ido con mi hija Zoe a ver Shorts (Cortos): la piedra mágica, la última película de Robert Rodríguez, tras el fracaso comercial que supuso la anterior, Planet Terror.

Beatriz Maldivia nos contaba el pasado 30 de mayo en blog de cine de qué iba esta película: “Está situada en un barrio de la periferia, en el que todas las casas son iguales y en el que todo el mundo trabaja para la misma empresa, Black Box. Se desatará el caos cuando un niño se golpee la cabeza con una piedra que tiene los colores del arco iris y que concede deseos. (…) Toe (dedo del pie) Jackson, el protagonista, comienza diciendo que tiene una historia que contar y la película rebobina y avanza rápido hasta encontrar el momento en el que va a dar comienzo. Cuando lo encuentra, aparece un cartel que nos dice que éste es el capítulo 4 y que se llama “El enorme moco”. Conocemos a Nose (nariz), otro niño, cuyo padre, el Dr. Noseworrthy, tiene fobia a los gérmenes y limpia todo lo que toca. A Nose no se le permite salir a la calle y sólo puede visitarlo su tutora Stacey, que es la hermana de Toe.
Stacey encuentra una piedra con los colores del arco iris y se la lleva a Nose, no sin que antes el padre la desinfecte. El Dr. Noseworthy ha inventado un regulador de células y, sin que se dé cuenta, el hijo ha dejado un moco sobre él. Cuando Stacy le da la piedra, Nose dice que desea que el invento del padre funcione y entonces el moco empieza a crecer.
Toe y su amigo Loogie quieren robar la piedra y se cuelan en la casa, pero entonces el moco gigante y malvado los ataca.
La película de Rodríguez está dividida en cinco episodios y por eso lleva el nombre de ‘Shorts’ (cortos). Después de que veamos el cuatro, aparecerán el dos, el uno, el tres y el cinco. Dicen que los demás fragmentos son mejores que el que se ha descrito. La piedra con colores del arco iris aparecerá en todos y en cada uno de ellos diferentes personajes descubrirán que puede conceder deseos. Hay naves espaciales, escarabajos, gente tostadora, cocodrilos y mucho más.”

Sí, el argumento parece ridículo (ya lo decía Beatriz en el mencionado blog), muy infantil, pero la película es bastante innovadora. Para empezar, está financiada por Abu Dhabi. El texano Robert Rodriguez (que ha dirigido El Mariachi, Desperado, Abierto hasta el amanecer, The faculty, la trilogía de Spy Kids o Sin City) es el guionista, el director, el productor, el que edita, el que supervisa los efectos especiales, el que compone la música: un “hombre del Renacimiento”. Los actores, estupendos (William H. Macy, habitual en las películas de David Mamet, como el Dr. Nosewothy; James Spader como un emprendedor tecnológico a lo Bill Gates, que fomenta la competencia interna; John Cryer y Leslie Mann como los Sres. Jackson). Y el ritmo de la historia, que no es convencional, a mí me sorprende, aunque a los chavales, acostumbrados a los episodios de sus series favoritas (las ven repetidas un montón de veces, rebobinan, aceleran, paran la imagen) les parece lo normal.

Joaquín Badajoz, de Cosmo, chateó con Robert Rodríguez y éste es el diálogo que mantuvieron:

Cosmo: Empezaste a hacer cine muy joven y tus películas siguen teniendo ese humor fresco que tanto nos gusta, ¿te sientes aún como el niño aquel que jugaba con una cámara?
Robert Rodríguez: Comencé como cartonista y hasta mis películas prohibidas para menores tienden a seguir la ruta imaginativa y darle una mirada fantástica al mundo. A los 12 años ya estaba filmando en el patio con mis hermanos. Así que al hacer ahora una película como Shorts, con mis hijos, amigos, familia y mi familia extendida de actores y técnicos, no se siente como que ha cambiado mucho. Siempre me he dejado arrastrar por el entusiasmo creativo que produce hacer cine.

Cosmo: Eres famoso por tu capacidad de convencimiento. ¿Cuál es el secreto?
Robert: Cuando creo en algo, no me conformo con un no. Hago lo que puedo, y aun más para convencer a la gente. Pero si nada de eso funciona, hay que tomar otro camino diferente y simular que esa era tu intención original. Así no te pierdes el respeto a ti mismo.

Cosmo: ¿Qué pueden hacer las lectoras de Cosmo para desarrollar esa actitud temeraria que te ha ayudado a triunfar?
Robert: Desarrollar un punto de vista sólido y sentido de identidad. Si sigues tus corazonadas, harás lo correcto, aunque parezca incorrecto para los demás.

Cosmo: Eres uno de los más versátiles realizadores contemporáneos (y también uno de los más exitosos). En tu nuevo film, Shorts, que se estrenó el 28 de agosto, diriges, editas, compones la música... ¿Cuáles son los pros y los contras de ser un hombre orquesta?
Robert: Comencé haciendo películas con equipos de realización muy pequeños (cuando tenía algún equipo de realización) y durante los años no ha cambiado mucho. A medida que el presupuesto y la envergadura de la producción aumentan, también ha crecido el equipo, pero en esencia seguimos haciendo todos varias cosas. Es más divertido de esa forma, y la película es más personal. Lo malo es que nunca gasto demasiado con este método. Pero eso no es realmente malo.

Cosmo: ¿Cuál es el origen de la historia que cuentas en Shorts?
Robert: Siempre he sido fan de los cortometrajes de Little Rascals, de los años 1930. Se los he enseñado a mis hijos y a ellos también les fascinan. Por eso, cuando mi hijo Rebel me dijo que quería ayudarme con la idea de mi próxima película, me sugirió hacer algo al estilo de Little Rascals. Era tan obvio, ¡y no sé cómo a mí nunca se me había ocurrido! Me encanta el formato corto, así fue como aprendí a hacer cine. Entonces creamos varias historias que pudieran ordenarse en un largometraje y en las que los personajes (todos del mismo barrio) interactúan. El elemento que las une es una idea de mi hijo: una piedra de colores que concede todos los deseos.
Cosmo: Te gusta darle color a las vidas insípidas... Esa es nuestra primera lectura de Shorts. Pero, ¿cuál es según tú la moraleja de esta película?
Robert: La moraleja de Shorts es que hay que tener cuidado con lo que se desea. Y, además, que todos tenemos poder para hacer lo que queremos: ya sea construir o destruir.

Cosmo: Todos tus hijos han actuado en tus películas... Rebel tiene un protagónico en Shorts. ¿Te gusta que se involucren en esta fascinante pero a veces complicada carrera?
Robert: ¡Los hago trabajar! ¡Tienen que ayudar a pagar la cama y la comida! [risas] En realidad les encanta actuar, porque siempre estamos haciendo películas caseras y los grandes filmes no son más que una extensión de esto. Además, se relacionan con otros chicos creativos y divertidos, y sus familias, haciendo algo para que otras familias lo disfruten. Así que les encanta. Veo lo entusiasmados que están durante la filmación y lo tristes que se ponen cuando el rodaje termina.

Cosmo: ¿Alguna otra colaboración con Tarantino a la vista?
Robert: Nosotros mantenemos esas cosas en tanto secreto... ¡que incluso no nos lo decimos unos al otro! [risas]"

El argumento de Shorts se sintetiza en aquella frase de Óscar Wilde: “En este mundo sólo hay dos tragedias. Una es no conseguir lo que se desea, y la otra es conseguirlo”. En este mundo de El secreto, hay que tener cuidado con lo que uno desea, porque puede llegar a conseguirlo, y no estamos programados como especie para ver tan lejos. Está bien que los chavales (y sus mayores) aprendamos esa lección.

Y hablando de innovaciones en el cine, Avatar, la última de James Cameron que promete ser una revolución, se estrena el 18 de diciembre.