Páginas vistas en total

viernes, 7 de agosto de 2009

Pasión por liderar


La integración de los cuatro elementos (de la que traté en mi libro El bosque del líder), que es totalmente perceptible en el Camino de Santiago (fuego en los Pirineos, los montes encendidos; aire en la Rioja, tierra en Castilla y agua en Galicia) puede comprobarse en una sola isla como Lanzarote, “la hija de la Luna”.

Costa Teguise, donde me encuentro, es la zona de viento. El poder del aire (la creatividad). Paraíso de los amantes del Windsurf. Hemos comido en el tercero (tras La Ola y La Isla Bonita) de los seis restaurantes de la zona del Plan Mejora Gastronomía de Canarias en la zona: un tex-mex con buena calidad de producto y excelente servicio..

Y por la noche, tras la cena, fiesta cubana en la terraza del hotel. Mojitos, caipirinhas y mucha música de nuestra nación hermana.

La lectura de hoy ha sido A Passion to Lead (Una Pasión por Liderar) de Jim Calhoun. Jim Calhoun es el legendario “coach” de los Huskies de la Universidad de Connecticut. Uno de los grandes del baloncesto universitario, de los cinco en activo con más de 750 victorias. A lo largo de los últimos 35 años (22 con Connecticut), ha aplicado su sabiduría al basket con grandes resultados; por ello pertenece al Hall of Fame desde 2005. En este libro nos ofrece, entre un montón de anécdotas de su carrera deportiva, siete “secretos de liderazgo” aplicables a los negocios, los deportes y la vida:
- Ganar cada día. Para Jim, “el talento determina lo que puedes hacer con tu vida. La motivación determina lo que decides hacer. Y la actitud determina qué tal lo haces”. Otra forma de llamar a la actitud, la capacidad (aptitud + actitud), el compromiso y el talento (capacidad por compromiso en el contexto adecuado). “Las vidas ganadoras no se hacen rápida ni fácilmente. Ni las organizaciones de primera categoría”. Y predica/aplica la frase de Ralph Waldo Emerson: “Nada importante se ha conseguido en la vida sin Entusiasmo”: Ganar en la vida es un proceso, que requiere de progresos incrementales.
- Primero estándares, luego victorias. “Si quieres construir una organización ganadora, primero has de establecer una cultura ganadora. Para hacerlo, marca estándares altos para ti y tus colegas en cada aspecto de la operación. Haz que todos sean responsables, contribuyan. De los estándares altos vienen las victorias.” En su experiencia ha comprobado que “las personas de bajo rendimiento (low performers) actúan como vampiros emocionales, chupando la energía de las personas a su alrededor”. La excelencia no ocurre por accidente, sino por diseño.
- Cómo ser un Motivador total. Se trata de detectar el mejor talento y desarrollarlo. “Los empleados cambiarán su modelo mental si ver el sentido de cambiar y están de acuerdo al menos para intentarlo” (McKinsey). La receta de Jim es “tough love” (amor exigente). “Las personas dan lo mejor de sí mismas cuando se sienten bien consigo mismas”. Respecto a la confianza: “Asegúrate de que la gente confía en ti”.
- Pensamiento flexible o el poder del plan B. Debemos estar preparados para adaptarnos. “La esencia de un liderazgo fuerte es la continuidad del mensaje”.
- Atrévete a soñar, atrévete a alcanzar (Dare to Dream, Dare to Achieve). Y no te ocultes, porque el marcador siempre está allí.
- Management desde la cima: “Si quieres pagar el precio para tener éxito, has de pagar el precio para mantener ese éxito”.Jim se siente un Don Quijote contra los molinos y ha logrado el “Connecticut way”, una cultura ganadora. Para ello, “siempre mirar hacia delante”.
- Escribe tu guión en la vida. “Tienes todas las oportunidades para triunfar en la vida si las tratas como experiencias de aprendizaje. He salido de la universidad hace más de 40 años, pero parte de mí sigue en el aula. A pesar de mi pelo canoso y mis arrugas, parte de mí sigue teniendo 18 o 22 años”.

Interesante relato, lleno de sentido común, ilusión y liderazgo práctico.

1 comentario:

Iván dijo...

Gracias por el libro,lo pongo en mi lista,he leido su libro el bosqe del lider hace tiempo antes y despues de hacer mi MBA,y encuentro gran sensibilidad en ellos,unido a una fuerte presencia humana y social en la forma de hacer empresa,un saludo desde Asia,Ivan