Páginas vistas en total

domingo, 5 de julio de 2009

Hamlet

Primer domingo de julio. Esta tarde hemos salido dos compañeros de Eurotalent y un servidor hacia Burgos. Mañana y pasado trabajamos con la dirección de Sniace en su Programa de Liderazgo.

De la prensa de este fin de semana, me gustaría destacar Si las mujeres mandasen… de Tino Fernández en Expansión & Empleo (un 82% de empleos perdidos en USA son de hombres); Cómo aprovechar el tiempo, de Jenny Moix, en El País Semanal (recomienda el visionado de películas como Náufrago, El gran silencio, Primavera, verano, otoño, invierno… y Un buen año, y cita a Gregorio Marañón: “la rapidez, que es una virtud, engendra un vicio, que es la prisa”); Caricatura del jefe español (o no tanto), de Javier Marías: “El jefe español se levanta todas las mañanas diciendo: Soy jefe, a ver cómo lo hago notar”, en la misma revista. Y en El País. Negocios, el análisis de Carmen Alcaide, Condiciones para una recuperación. “Corremos el riesgo de iniciar 2011 con crecimiento inferior al 2% y en una situación de estancamiento.”

Infoempleo dedica prácticamente todas sus páginas al Mercopersonas 2009, el ranking de las mejores empresas para trabajar que se presenta mañana (desgraciadamente, no podré estar en la presentación; me habría encantado), con un estupendo artículo de José María Gasalla sobre Confianza y Compromiso. He tenido el privilegio de trabajar con el 90% de las compañías que aparecen en el citado ranking.

Y en Empleo y Directivos de Cinco Días, Rosario Correro nos habla de Una gestión de película. La innovación llega a la enseñanza empresarial. Nos propone 10 películas para aprender de gestión. No me resisto a reproducir su análisis, muy valioso.

"Siete minutos de imágenes de la película Gladiator, de Ridley Scott, mezcladas con las de los 24 jugadores del FC Barcelona sirvieron al entrenador Pep Guardiola para motivar a su equipo antes de saltar al Olímpico de Roma en la final del la Liga de Campeones del pasado 17 de mayo. Mientras, los integrantes del Manchester United inglés jugueteaban con el balón sobre el césped. Y mientras la mayoría de los adolescentes iban al instituto, el escritor canadiense David Gilmour permitió a su hijo Jesse, de 16 años, que dejara de acudir a las aulas, siempre y cuando accediese a ver, y a comentar con él, tres películas a la semana. El escritor ha narrado ahora la experiencia, que duró tres años, en la novela Cineclub (Mondadori).
Las dos historias tuvieron final feliz: el Barça ganó la Champions, y Jesse regresó al instituto, se matriculó en la universidad y acabó siendo guionista. Obviamente no se puede atribuir el mérito al cine, pero los dos ejemplos sirven para demostrar que las películas pueden ser una herramienta muy útil para la motivación, la reflexión e incluso el aprendizaje.
Ese es el punto de partida de la fundación Factor Humano, creada en 1997 por la que fuera presidenta de Renfe entre 1991 y 1996, Mercè Sala, a la hora de plantearse ¿por qué no enseñar inteligencia emocional con Erin Brockovich o a enfocarse en una dirección o hacia un objetivo con Cadena perpetua? Cualquiera que haya visto la primera película, dirigida por Steven Soderbergh en el año 2000 y protagonizada por Julia Roberts y David Brisbin, puede entender que la cinta sea más eficaz para explicar el concepto de inteligencia emocional que una lección magistral de una o dos horas de duración. "Como si de un manual de recursos humanos se tratase, Erin Brockovich revela secuencia tras secuencia un catálogo de ideas sobre cómo desarrollar la inteligencia emocional en el entorno laboral", explica el informe Factor humano y cine, que escoge 10 títulos para explicar otros tantos conceptos asociados principalmente al liderazgo y a la gestión de los recursos humanos.
"El cine es el método del caso del siglo XXI", dice Juan Carlos Cubeiro, director de Eurotalent. La consultora suele recurrir también con frecuencia al cine como herramienta de enseñanza y debate. En la actualidad colabora con la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) en la organización de sesiones de cineforum. "No sé cómo las escuelas de negocio pueden estar todavía trabajando con páginas y páginas de una empresa americana que nadie conoce, el cine tiene la ventaja de ser audiovisual, más conceptual y más emocional", explica. Otra de las ventajas, en su opinión, es que permite un análisis más completo de las situaciones y ofrece puntos de vista más amplios. Este mes, APD y Eurotalent organizarán en Madrid un visionado de Milenium como pretexto para tratar aquellas empresas en las que parece que no pasa nada, "pero en realidad hay jefes tóxicos y mucha violencia soterrrada como en Suecia", explica Cubeiro.
El informe Factor humano y cine surgió de la afición de Mercè Sala al cine y su actividad como conferenciante. "Daba con frecuencia conferencias sobre liderazgo, por su experiencia de dirección de alto nivel en varias compañías, y le gustaba incluir referencias al cine en sus presentaciones para inducir al debate", cuenta Anna Fornés, directora de la fundación Factor Humano. "Para que la gente recuerde los mensajes en el tiempo de manera sostenida tienes que introducir métodos de reflexión diferentes a la clase magistral y a la mera explicación de teorías, el cine es una herramienta de formación muy potente".
En un principio eran 100 las películas con secuencias interesantes seleccionadas por Sala y Fornés, y Manuel Garín, del departamento de comunicación audiovisual de la Universidad Pompeu Fabra y especialista en el tema, fue el encargado de elegir la más adecuada para cada uno de los temas, "aportó algunos títulos relativamente desconocidos y de mucha calidad como Arcadia, de Constantin Costa-Gavras, una reflexión bestial sobre el sistema laboral y sobre las consecuencias que puede originar en la psicología de los trabajadores". En el listado, se dio absoluta prioridad a la calidad de las películas, "tenían que ser buenas para estar", afirma Fornés.
El documento todavía no ha sido utilizado formalmente en ningún curso de formación para directivos o responsables de recursos humanos, pero en opinión de la pedagoga directora de la fundación es un tipo de enseñanza que se desarrollará. "Nos pasamos todo el día hablando de innovación, y hay que innovar en la enseñanza, ni podemos hacer todos lo mismo, ni las cosas de la misma manera que hemos hecho toda la vida".
El valor del documento de la fundación radica, además de en el trabajo de la selección de los títulos, en que ofrece un minutaje detallado de cada una de las películas seleccionadas, de manera que por ejemplo en Cadena Perpetua, "un compendio de lecciones sobre iniciativa, riesgo, liderazgo y compañerismo", se puede saber que en los minutos 11 y 16 se trata de la táctica de desmoralización colectiva, que en el 24 se ve la búsqueda de alianzas o que en el 53 empiezan dos secuencias que son todo un "decálogo del buen liderazgo".
El informe recoge alguna película que pasó relativamente desapercibida en su estreno, como es el caso de Plan oculto (2006), Inside man en su título original, a la que Manuel Garín se refiere como "quizá la película más rica y compleja que en los últimos años ha aportado ideas respecto al uso de los recursos humanos en situaciones límites". La cinta, dirigida por Spike Lee y con un reparto de lujo integrado por Denzel Washington, Clive Owen, Jodie Foster y Willem Dafoe, es la historia del secuestro de una cincuentena de rehenes en un banco que sirve para ilustrar el tema de la negociación en el entorno empresarial. Otro de los títulos seleccionados, La cuadrilla (2001), de Ken Loach, era uno de los favoritos de Mercè Sala, según cuenta Fornés, por tratar de las consecuencias de la privatización del ferrocarril en la vida de un grupo de trabajadores.
La cinta más antigua entre las 10 escogidas es El golpe, dirigida por George Roy Hill en 1973 y protagonizada por Paul Newman y Robert Redford, y que trata sobre la importancia del trabajo en equipo. Las películas más recientes son Infiltrados y Plan oculto, ambas realizadas en 2006.
Aparte de las diez incluidas en la lista, son muchas películas que pueden servir para ilustrar seminarios sobre dirección o recursos humanos. Fornés cita Mataharis, de Icíar Bollaín, como una pieza magnifica como punto de partida para un debate sobre conciliación del la vida personal y la vida laboral. Y no sólo el cine, también las series de televisión son material válido. Es el caso de la inglesa The office, "una crítica ácida a determinados tipos de directivos", que la fundación ya ha utilizado para provocar el debate en alguna de las últimas jornadas organizadas. "¿Y Los lunes al sol, de Fernando León de Aranoa, no es un documento sobre la importancia del trabajo en la psicología del ser humano? ¿No vuelve a ser muy actual?", pregunta Fornés. Por su parte, Cubeiro destaca Hoosiers, de David Anspaugh, para tratar el trabajo en equipo, o Titanes, dirigida por Boaz Yakin y protagonizada entre otros por Denzel Washington y Wood Harris, para tratar las fusiones empresariales."


Para predicar con el ejemplo, ABC regalaba hoy el DVD de Hamlet de Franco Zefirelli, con Mel Gibson y Glenn Close. La duda nos atenaza (ctando al bardo: “Nuestras dudas son traidoras, porque nos hacen perder aquello que pudimos ganar, por miedo a intentarlo”). Shakespeare, más necesario que nunca. El mercader de Venecia, actualmente en Madrid; Hamlet, en Barcelona; Tito Andrónico, en Almagro y Mérida…